Archivo del sitio

20/01/19: un nuevo y frío día recorriendo los grandes Palacios de Viena y el Prater

Día 3: visitamos el Palacio de Schönbrunn, el parque de atracciones más antiguo de Europa, las Hundertwasser, los jardines de Belvedere y la Casa de Mozart

Nos despiertan las campanas de la Catedral a las 7 de la mañana… ¿¡a quién se le ocurre tocar las campanas a las 7 de la mañana un domingo?! Conseguimos dormitar hasta las 7,30h pero somos incapaces de dormir más, así que nos ponemos en marcha.

De nuevo día frío en Viena… amanece a -5ºC, así que nos abrigamos bien y salimos a la calle. Todas las cafeterías por las que pasamos están cerradas hasta las 9,30-10h por lo que como tenemos que coger el metro en Karlsplatz bajamos a desayunar al Starbucks que vimos ayer en la estación. Pedimos un par de muffins y dos capuchinos con soja por 13 €. Starbucks es como Mc’Donalds, ¡nunca fallan! 🙂

Después de haber cargado las pilas, cogemos el metro (incluido en la Vienna City Card) hasta la parada del U4 de Shönbrunn. Y como ya irás intuyendo, comenzamos las visitas de hoy por el Palacio de Schönbrunn. Caminamos unos 10 minutos hasta la entrada principal del palacio… ¡menuda pasada! Nos recuerda mucho al Palacio de Versailles que visitamos en 2016.

Lee el resto de esta entrada

18/01/19: ¡nos vamos a conocer la capital de Austria!

Día 1: Viena nos recibe bajo la nieve y nos maravillamos con su Catedral y su Ópera…

 

Nos levantamos muy temprano ya que el embarque de nuestro vuelo comienza a las 7h. Cogemos un taxi hasta la T1 del Prat (29€). Pasamos el control de seguridad sin problemas y vamos a desayunar alguna cosa mientras pasan los 30 minutos que tenemos hasta que anuncien nuestra puerta.

El embarque comienza puntual pero como nos llevan en bus hasta el avión, la salida se retrasa 20 minutos. La verdad es que el sistema de embarque de Vueling cada vez me gusta menos. No tienen en cuenta las filas para entrar al avión con lo que se hacen unos tapones considerables, tampoco vigilan el tamaño y piezas de equipaje que lleva la gente y con el primer bus ya van todos los compartimentos llenos con lo que cuando llega el 2º no cabe el equipaje de los pasajeros que embarcan, suerte que íbamos en el 1º y aún así tuve que ir varias filas hacia delante a dejar mi mini-maleta (muy por debajo de lo permitido). Que por cierto al llegar al aeropuerto me di cuenta que está echa caldo… Habrá que empezar a pensar en una renovación, después de muchos vuelos a lo largo de los 9 años que hace que la tengo…

El vuelo transcurre tranquilo mientras vemos amanecer por encima de las nubes. ¡Me encanta esta vista!

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: