Archivo del sitio

13/10/16: descubrimos las fabulosas playas de las islas Phi Phi

Día 13: Bamboo Island, Monkey Beach, Phi Phi Don, Phi Leh Bay, Viking Cave, Lohsamah Bay y Maya Bay… ¡no sé con cuál me quedo!

A pesar de que hoy el tour empieza más tarde, a las 7,30h ya estamos en pie. Desayunamos en el restaurante del hotel (lo tenemos incluido) y a las 8,45h estamos en Railay West Beach dónde nos recogerá el barco que nos llevará a recorrer algunos puntos de Koh Phi Phi, con el tour que contratamos hace un par de días a través de la agencia del hotel.

Sobre las 9h llega un barco grandote, un speed boat. A bordo ya hay algunas personas que han recogido en otro embarcadero. Nos dan un chaleco salvavidas a cada uno y zarpamos, ¡menuda velocidad coge este chisme!

Las islas Phi Phi son uno de los mayores reclamos turísticos de esta zona del mar de Andamán, y también pertenecen a la provincia de Krabi. Son un archipiélago de pequeñas islas, siendo las principales Koh Phi Phi Don, Koh Phi Phi Leh, Koh Pai o Bamboo Island y Koh Yung o Mosquito Island. Estan consideradas Parque Nacional y tan solo está habitada Phi Phi Don por lo que para recorrerlas se debe pagar una tasa de 400 baths por persona que abonamos en el momento de embarcar a los guías del barco quienes hacen el pago cuando llegamos a la primera isla que visitamos.

En unos 40 minutos llegamos a Bamboo Island y tras echar el ancla en la playa nos dicen que tenemos 40 minutos para disfrutar de un baño en esta isla de playas de arena súper blanca y agua cálida, ¡un verdadero placer para los sentidos!

nuestro barco

Nos reímos bastante con un grupo de chinos que hay cerca nuestro que nos sorprenden bañándose con los chalecos salvavidas en la orilla, pero vaya que el agua no les llegaba ni a las rodillas y ellos con su chaleco 😀 Viendo sus reacciones, ¡creo que no habían visto el mar en su vida!

Cuando ya es casi la hora de embarcar de nuevo se empieza a nublar de lo lindo, vienen unos nubarrones enormes y muy negros hacia nosotros que amenaza con descargar en breve…

Tras un baño de lo más agradable, volvemos al barco y nos dirigimos al siguiente punto justo cuando empieza a llover… en este momento todos los que vamos a bordo nos apretamos los chalecos salvavidas e intentamos sujetarnos dónde podemos porque el  barco pega unos botes considerables… y es que ¡menudas olas con la tormenta! De nuevo, los chinos nos llaman la atención porqué gritan como histéricos con cada salto que da el barco 😀

Tras 20 minutos de viaje movidito, llegamos a Phi Phi Leh y paramos frente a la Vicking Cave, la cuál vemos desde la proa del barco. Se trata de unas cuevas en los acantilados de una minúscula isla que están habitadas. No se visitan por respeto a sus habitantes pero si que permiten que los barcos se acerquen para que veamos cómo viven entre rocas.

Seguimos hasta Pi Leh Bay, una laguna natural formada entre grandes acantilados. Y de nuevo llueve… esperemos que se mejore un poco el día. Aún así, las vistas son espectaculares, de lo mejorcito que hemos visto nunca 🙂

Tras unos 20 minutos de navegación a saltos por el oleaje, llegamos a Maya Bay. Escondida entre formaciones rocosas y acantilados, esta isla es famosa por ser el escenario de la película The Beach protagonizada por Leonardo DiCaprio.

La playa es preciosa pero está abarrotada de gente y de barcos… nuestra guía nos dice que al otro lado de la isla hay otra playa menos visitada, así que nos dirigimos hacia allá. Se tarda unos 5-10 minutos en llegar por un camino entre la densa vegetación de la isla, entre la que encontramos un pequeño altar con ofrendas.

En el otro extremo de la pequeña isla, encontramos un acantilado en el que han colocado una cuerda para bajar y subir del agua, pero no vemos muy claro el baño en esta zona ya que hay bastantes corrientes, así que echamos algunas fotos porque el lugar es bonito y volvemos a la playa principal.

Aquí tomamos alguna instantánea más para el recuerdo y luego nos damos un buen chapuzón de nuevo bajo la lluvia.

Tras 30 minutos en la isla volvemos al barco, y en unos 15 minutos llegamos a Monkey Island, una pequeña isla que se han agenciado un buen grupo de macacos con mala baba que se intentan subir a los barcos en busca de comida.

Algunos pasajeros de otros barcos echan comida a los monos de la playa, pero nuestros guías nos lo desaconsejan ya que se suelen poner agresivos y dicen que han visto a algún mono atacar a turistas… así que evitando problemas, nos quedamos todos quietecitos limitándonos a ver a los monos intentando subir a los otros barcos.

Tras unos minutos proseguimos hacia Hin Klarng, una zona de corales a mar abierto dónde anclamos para poder hacer un rato de snorkel, nos dejan gafas y tubos y nos dicen que bajemos con los chalecos puestos para mayor seguridad. Me sorprende ver como solo bajamos a hacer snorkel 4 o 5 personas de las 12 que vamos a bordo, la mayoría se quedan a bordo… pero nosotros no nos lo pensamos ya que estábamos esperando esta parte del tour y disfrutamos de 45 minutos de un snorkel chulísimo 😀 Vemos bonitos corales, peces de todo tipo, incluido ¡un pez trompeta! Los peces se acercan a ti si te quedas quieta y como el agua está templada invita a quedarte quieto observando.

Pongo el móvil en la bolsa hermética que llevo y grabo un poco, aunque apenas se ve nada en el vídeo, el agua está transparente y cálida, ha dejado de llover y luce un sol radiante… es uno de esos momentos viajeros que pasarán al top 10 🙂

Os dejo el vídeo, aunque no es muy bueno os podéis hacer la idea de los pececillos que había 🙂

Después de esta experiencia genial, volvemos al barco y en unos 10 minutos llegamos a Phi Phi Don dónde vamos a comer. Tenemos la comida incluida en el tour y hoy toca bufet. La mayoría de la comida que ofrecen es thai, pero vemos que hay espaguetis y salsa de tomate y no nos lo pensamos mucho 😛

Tras la comida y un café, vamos a dar una vuelta por la zona, repleta de tiendas de souvenirs y algún alojamiento (recordad que esta es la única isla habitable de la zona) y a las 14,30h volvemos al barco.

Tras un día genial conociendo las maravillas que esconde el mar de Andamán, volvemos a Railay. Tenemos unos 45 minutos de trayecto de nuevo entre grandes botes por las olas y es que en algunas zonas llueve.

Cuando llegamos a Railay West, decidimos pasar la última tarde en este paraíso en su mejor playa, así que caminamos unos 20 minutos hasta llegar a Pranang Bay. Nos damos un buen baño en su agua cálida y disfrutamos de la puesta de sol aquí, metidos en el agua. Mañana volvemos a Bangkok y la verdad es que nos da una pena tremenda dejar este lugar… ¡si el paraíso existe, aquí tiene un pedacito!

Cuando anochece, volvemos a la habitación, nos arreglamos y tras embadurnarnos bien de repelente de mosquitos salimos hacia la calle comercial que hay detrás del hotel dónde hay tiendas de souvenirs, bares, restaurantes y agencias de turismo. Decidimos cenar aquí, mi marido se pide un steak con salsa de champiñones, verduras y patatas fritas con una cerveza, y yo una pizza con un refresco (860 baths todo). Está todo delicioso… aquí los precios son algo más altos que en las grandes ciudades, se nota que es más turístico.

Después de la cena, volvemos a nuestra villa. Hacemos las mochilas y nos damos un baño en el jacuzzi para despedirnos de él 😀

Justo cuando nos íbamos a dormir, mirando las redes sociales nos enteramos que el Rey de Tailandia, Bhumibol Adulyadej, ha fallecido esta tarde. Nos quedamos bastante preocupados puesto que no sabemos cómo nos afectará al resto del viaje… mañana volvemos a la capital del país, y esperamos no tener problemas puesto que vemos que se ha decretado un duelo oficial ¡sin fecha de fin!

Anuncios

30/09/14: día entre dragones de Komodo, peces y corales en islas desiertas… estamos en Flores!

Día 15: Volamos a una nueva isla para conocer a los Dragones de Komodo…

4, 45h y suena el despertador… Vaya nochecita… no hemos pegado ojo porque toda la noche ha habido un vaivén de gente por los pasillos hablando a voces que no nos han dejado descansar, pero aún así nos levantamos emocionados. Hoy cambiamos de isla, volamos a Flores en la región de Nusa Tenggara que se encuentra al este de Indonesia y que está formada por un archipiélago que incluye el Parque Nacional de Komodo y si, vais bien… si tenemos suerte podremos ¡ver a los DRAGONES DE KOMODO!

Hacemos el check-out en el hotel y pedimos un taxi para ir al aeropuerto que nos cuesta 43.000 rupias hasta la terminal de vuelos domésticos del “Ngurah Rai Internasional Airport”. No es que haya escrito mal internacional, es que los indonesios lo escriben así y ¡yo me parto con ello!

Nos dirigimos a los mostradores de Garuda Airlines y cambiamos de nuevo la reserva que te mandan por email al comprar, por los billetes y facturamos las maletas grandes que nos van incluidas en el precio. Tras esto, pasamos a la zona de embarque. Como os comenté hasta final de octubre de 2014, Garuda incluía las tasas aeroportuarias en el precio así que nos evitamos pagarlas al pasar los controles de seguridad.

Aprovechamos que nos queda un ratito libre para ir a una cafetería del aeropuerto a desayunar (190.000 rupias los dos).

Tengo que contaros que este es un trayecto que nos hace especial ilusión, sumaremos un nuevo medio de transporte a la lista de los usados en nuestros viajes, y es que ¡volaremos en un avión de hélices! Puede que muchos piensen que estos aviones son más inseguros, pero al contrario, se ha demostrado que tienen una tasa de fiabilidad mayor que los convencionales y una vez probados, tengo que decir que para el tamaño del avión notamos menos turbulencias que en cualquier avión tipo A-320.

IMG_20140930_064103 copia

Nuestro vuelo sale puntual a las 7,10h de la mañana. Tenemos la hélice junto a nuestra ventanilla, así que podemos verla de cerca 🙂

P1100365 copia

El despegue es de lo más curioso, parece que le falte pista para coger velocidad y una vez en el aire le cuesta un poco más coger altitud pero esto te permite poder disfrutar con calma de las vistas y no notas tanto ese “gusanillo” en el estómago que se suele notar en otros aviones. Este avión es más pequeño de lo que estamos acostumbrados, son unas 20 filas de 2 asientos a cada lado del pasillo, aunque tengo que decir que los asientos son anchos y muy cómodos. A mitad de camino nos sirven un tentempié que no está nada mal.

P1100387 copia

Hemos tenido suerte y es que nos ha tocado el asiento en el lado izquierdo del avión y tal y como leí por internet antes del viaje, a unos 10 minutos de Bali se pude ver el cráter de un volcán que provocó una de las mayores erupciones registradas en todo el mundo,  que fue tan bestia que hizo que cambiara el clima en ¡¡todo el planeta durante un año!!

P1100381 copia

Además, podemos disfrutar de las vistas de la costa de Bali, de las Nusa y Lombok y de otras islas que vamos sobrevolando… se nota que Indonesia está en el conocido “cinturón de fuego del Pacífico” porqué en la mayoría de ellas vemos cráteres volcánicos y montes humeantes… Durante el trayecto no podemos parar de hacer fotos y vídeos, ¡esto mola mucho! Os dejo uno de ellos 🙂

P1100369 copia

costa de Bali

 

P1100377 copia

Lombok

P1100390 copia

islas indonesias en el Pacífico

P1100392 copia

P1100385 copia

P1100386 copia

Llegamos según lo esperado a las 8,45h al Aeropuerto InternaSional de Komodo 😀 y como es habitual, nos dejan en pista y nos dirigimos a pie hasta la terminal. Curiosidad 1 de este trayecto: muchos de los pasajeros se quedan en el avión porqué es una especie de bus con alas y tiene ¡dos paradas! La primera es Labuan Bajo y luego sigue hacia otra isla. ¡Mola!

IMG_4434 copia

Aeropuerto de Komodo

IMG_4433 copia

nuestro avión

Cuando llegamos a la terminal, nos damos cuenta de algo… y es que vemos cómo descargan las maletas del avión y entre ellas, están las nuestras ¡jaja! Luego las llevan con un carrito hasta la terminal y las dejan en la única cinta que hay en el aeropuerto. De nuevo es una terminal pequeña de 3 salas, una para las llegadas, otra para el embarque y la de facturación, eso si se ve todo muy nuevo.

IMG_20141002_125702 copia

Una vez tenemos  nuestro equipaje, salimos y nos encontramos con Franciska de la agencia Florescharm con quien hemos contratado el tour para los dos días y medio que estaremos en Flores. Este es el tour que más caro nos salió (6.800.000 rupias) pero lo lleva todo incluido -guía de habla inglesa, barco a Rinca, entrada al parque de Komodo, snorkel, unas cuevas y unas cascadas, comidas, alojamiento y transporte-. Quizá hubiéramos podido haber conseguido algo más barato contratando en destino pero preferíamos llevarlo todo atado desde casa.

Franciska nos lleva en su coche hasta el puerto de Labuan Bajo, antes hacemos una pequeña parada para tener una vista panorámica del puerto y de la pequeña localidad.

P1100394 copia

Al llegar, le pagamos el precio acordado y nos acompaña hasta el barco con el que iremos a la isla de Rinca y en el que nos espera Nis, nuestro guía para estos días con ellos. Nos ayudan a subir el equipaje al barco y nos ponemos cómodos ya que el trayecto hasta la isla es de 2h. Junto al embarcadero hay unos erizos con mucha pinta de mala leche… ¡vaya púas! Nis me confirma que sus púas son venosas…

 

IMG_4533 copia

El capitán del barco nos explica dónde está el bote y los chalecos salvavidas y cómo debemos usarlos en caso de necesidad y una vez dicho esto, zarpamos hacia la isla de Rinca. Aunque el mar está tranquilo, el barco es del estilo a los klotok de Borneo por lo que la barandilla es muy bajita y parece que te vayas a caer de un momento a otro… pero hay dos bancos acolchados en la cubierta, así que nos ponemos cómodos y disfrutamos del trayecto.

 

P1100396 copia

¡Las vistas son espectaculares! Un mar azul intenso que varía de color en las playas que rodean las cientos de islas que conforman este archipiélago. Viendo todas las islas que nos rodean -y las que no llegamos a ver- entiendes porqué Indonesia está conformada por más de 17.000 islas… muchas de ellas son pequeñas y están deshabitadas.

P1100398 copia

IMG_4535 copia

Observamos que estas islas tienen un aspecto totalmente diferente a lo que llevamos visto en el resto de islas y recordamos que hemos cruzado la línea de Wallace…. la línea que marca un límite biogeográfico a través del archipiélago malayo (Indonesia y Malasia) y que separa los continentes de Asia y Oceanía.

A mitad del siglo XIX, Russell Wallace, observó cómo la fauna y flora eran notablemente distintas a cada lado de la línea a pesar de la cercanía entre islas y la relativa similitud climática, pero reflejaban historias evolutivas separadas de las especies que habitaban en cada zona, de forma que trazó una línea de separación que cruza entre las islas de Bali y Lombok, Borneo y las Célebes y llega al sur de Filipinas como podéis ver en la siguiente imagen extraída de Wikipedia:

 

 

¡Vaya rollo que os acabo de soltar! :p Y dicho esto, sigo con el relato del día de hoy… como os contaba, observamos cómo la tierra es más árida en esta zona de Indonesia y el calor es algo más seco que en Bali, ¡algo que se agradece muchísimo! Ir a bordo del barco, con la brisita, maravillándonos con las vistas de todas las islas que nos rodean es ¡fantástico! ¡La cámara ya saca humo! :p Os dejo un vídeo del momento:

Nis, nuestro guía de habla inglesa en Flores, nos explica muchísimas cosas sobre las islas de Flores, su ciudad Labuan Bajo y del Parque Nacional de Komodo al que nos dirigimos. Es un chico joven, de unos 18 o 20 años, habla un inglés la mar de bueno y le pone ganas… además de interesarse muchísimo por cosas de nuestro país, lo que hace el trayecto la mar de ameno con la charla 🙂

Nos dice que a estas horas la marea está baja y por ello en algunas islas podemos ver la arena que las rodea. Nos cuenta que algunos hombres recorren estas zonas de arena con rastrillos y redes para recolectar almejas y algunos crustáceos… al estilo de los percebeiros gallegos, ¡vaya!

IMG_4542 copia

IMG_4544 copia

Tras 2 horas de trayecto súper agradable con estas vistas, llegamos a la isla de Rinca en la que se encuentra una parte del Parque Nacional de Komodo, fundado en 1980 con el objetivo de proteger al dragón de Komodo que vive en libertad. Cuenta con una superficie de unos 1.238 km² que abarcan las islas de Komodo, Rinca y Padar, y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el 91 y una de las siete maravillas naturales del mundo en 2011.

En el embarcadero hay varios barcos atracados ya… Nos embadurnamos de repelente de mosquitos y protector solar, cogemos las botas de trekking, gorras y cámaras y ¡vamos allá! Para llegar al embarcadero hay que saltar de barco en barco, con cuidado de no caer al agua ya que nos advierten que puede haber cocodrilos de agua salada (con muy mala leche) y dragones de Komodo… Tras llegar al embarcadero sin sufrir bajas, debemos recorrer unos 10 minutos a pie hasta llegar a la entrada oficial del parque dónde como podréis imaginar cayeron varias fotos de rigor 😉

IMG_4550 copia

Y tras el momento “soy turista y se nota”, Nis nos explica algunas cosas importantes que debemos conocer antes de acercarnos más al parque:

1. Los dragones solo ven tres colores: blanco, marrón y negro. ¡Fantástico, voy de negro!

2. Son sensibles a los movimientos en péndulo y a las cosas brillantes. ¡Fantástico otra vez, llevo la cámara al cuello!

3. Si te persiguen -bastante probable en mi caso teniendo en cuenta los puntos 1 y 2…-, debes correr en zig-zag e intentar subir a un árbol cuánto antes. ¿¡A qué árbol si esto es un secarral?! ¡¿Correr, cuánto?! ¡¡Pero si estos bichos alcanzan los 20km/h!!

Madre mía, no sé si quiero seguir andando… ¡jajaja! Tras unos minutos más a pie, llegamos al campamento dónde viven los ranger del parque. Vemos que todas las casas de madera que hay en el campamento están elevadas más de medio metro del suelo, como intuíamos, es para evitar la entrada de “intrusos no deseados” en las casas.

IMG_4554 copia

Hay tres recorridos por el parque en Rinca: el básico que dura una media hora y que recorre la zona cercana al campamento(aprox 1km); el intermedio que dura una hora y media más o menos y recorre unos 3km lo que es buena parte del parque; y el largo que recorre el parque al completo (unos 5km) y dura dos horas y pico. Nos decantamos por el recorrido intermedio ya que hace un calor terrible y creemos que dará para ver bastante… Nis nos presenta al ranger que nos acompañará en el recorrido mientras él nos espera en el campamento.

Nada más presentarnos al ranger, vamos hacia el inicio del recorrido que pasa junto a las cocinas de los ranger y ¡bingo! ¡Hay un montón de dragones echando una siesta! ¡Madre mía, si en foto ya impresionaban, en vivo ni te cuento!

IMG_4558 copia

IMG_4555 copia

Los dragones de Komodo son los lagartos más grandes del mundo con una longitud media de 2-3m metros y unos 70 kg de peso. A consecuencia de su tamaño, son superpredadores de los ecosistemas en los que habitan. Se cree que es uno de los animales más antiguos del mundo y que su historia se remonta a hace 4 millones de años.

IMG_4560 copia

Cada bicharraco de esos es más grande que yo e impone de verdad. Están bastante quietos y el ranger nos cuenta que solo están así cuando hace poco que han comido, por lo visto el solete les acelera la digestión -son rumiantes-. Aún así, vemos cómo más de uno saca la lengua y la mueve sin parar… ése es su sentido del olfato y de la orientación y según parece, pueden oler a una presa de 4 a 9km de distancia…

IMG_4557 copia

Por lo que había leído antes del viaje, los que hay junto a las cocinas son fáciles de ver… aunque la gente normalmente hablaba de uno o dos dragones… y me sorprende gratamente encontrar tantos. No sabemos si veremos más durante el recorrido ya que es cuestión de suerte, pero puedo decir que habiendo visto estos ya me doy por satisfecha. Estar a poco más de un par de metros de estos animales con aspecto prehistórico y poder observarlos con detalle ya es todo un hito para nosotros.

Tras las fotos de rigor, nos encaminamos hacia el interior de la isla para iniciar el recorrido. El ranger nos advierte que debemos caminar tras él todo el tiempo, no detenernos si no lo hace él, no separarnos y no acercarnos a los animales a menos de 2-3 metros. Él lleva un palo robusto acabado en dos puntas, nos comenta que en caso de que un dragón se nos acercara podría bloquearle la boca con él. El dragón de Komodo tiene una aceleración rápida por lo que te puede atacar en pocos segundos y su modus operandi es morder a su presa, inyectando a través de su saliva varias bacterias y proteínas tóxicas que inhiben la coagulación, bajan la tensión arterial, provocan parálisis muscular e inducen a la hipotermia, lo que les conduce a una pérdida de consciencia. Una vez paralizada la presa, es cuando se la come. Por ello es altamente peligroso que te muerda un dragón y hay que actuar con urgencia en caso de que eso ocurra…

IMG_4601 copia

Como os iba diciendo, empezamos el recorrido y a los pocos minutos el ranger nos avisa de que ¡ha visto a otro! Es una hembra y está cuidando de su nido. Nos colocamos tras unos árboles para estar más seguros y el ranger nos dice que podemos echar las fotos que queramos pero sin acercarnos más, tampoco se me ocurriría la verdad… :p

IMG_4564 copia

El ranger nos explica que los dragones hacen varios agujeros en el suelo, de unos 2 metros de profundidad y colocan los huevos solo en uno, así despistan a aquellos depredadores que se los quieran comer. La puesta suele ser en septiembre y hasta abril no eclosionan.

IMG_4563 copia

IMG_4562 copia

¡Qué pasada! estamos teniendo mucha suerte y anotamos otro a la lista de los avistados 🙂 Tras unos minutos allí, seguimos el recorrido. Sin poder evitarlo, te encuentras mirando hacia todos los lados intentando avistar alguno más y confundiendo las ramas que hay en el suelo o los troncos de algunos árboles con dragones 😀

IMG_4565 copia

los ficus recubren algunos troncos de otros árboles

Tras unos minutos más caminando con cuidado por la cantidad de raíces y ramas que hay por el suelo, llegamos a un claro entre varios árboles dónde veo a un búfalo. Lo comento con el ranger y paramos en un lugar seguro para poder observarlo mejor y echar unas fotos.

IMG_4569 copia

IMG_4571 copia

Debe estar rumiando porqué está estirado en el suelo la mar de tranquilo. Nos mira pero no se mueve. Tiene un buen tamaño y nos llama la atención ver un búfalo aquí. No sé si os pasará lo mismo, pero nosotros normalmente relacionábamos a los búfalos con los peludos que hay por América 🙂

En un punto del camino vemos que hay varios árboles con cráneos de animales allí colgados. El chico nos dice que a algunos ranger les gusta coleccionar los que encuentran a veces en los recorridos de vigilancia que hacen y los cuelgan allí o a la entrada del campamento como ya vimos.

IMG_4572 copia

IMG_4577 copia

Cerca de allí vemos unos pájaros que los locales conocen como enamorados porqué dicen que son los animales más fieles que conocen, por lo visto se emparentan desde jóvenes y no se separan hasta la muerte, además van juntos siempre a todos lados…

IMG_4582 copia

Seguimos caminando, pasamos la cuenca de un río por el que apenas pasa un hilo de agua (se nota que estamos en la época seca) y nos dirigimos hacia una zona más seca y con menos árboles. ¿Y si aparece uno ahora a qué árbol me subo si no hay? 😀

IMG_4440 copia

El ranger que nos ha tocado (no recuerdo su nombre) es la mar de majo. Es un chico de nuestra edad más o menos y que lleva varios años trabajando en el parque. Su función no es solo acompañar a los que visitamos el parque si no que también hacen seguimiento de todos los dragones que hay y de otras especies de animales, vigilan que no estén enfermos o heridos y los protegen, ya que los dragones que viven en libertad están en peligro de extinción y son especie protegida por el gobierno de Indonesia.

Además nos explica muchísimas cosas sobre los dragones. Por ejemplo, nos cuenta que al nacer las crías deben correr hacia los árboles y subir a lo alto de éstos para protegerse ya que la madre se los comería si se quedaran en tierra… nos sorprende un montón este dato, la madre los protege mientras están en el huevo pero luego se los zampa si no espabilan… ¡flipa! Los más jóvenes viven en los árboles y solo bajan al suelo a buscar comida, viven así hasta los 4 o 5 años de edad. Creo que es la única especie animal que conozco que la madre se coma a sus hijos…

Os dejo el enlace de Wikipedia sobre los dragones, hay muchísima información por si os interesa saber más sobre estos animales: http://es.wikipedia.org/wiki/Varanus_komodoensis

Tras unos minutos más, nos encontramos con otro ranger y una pareja y… ¡otro dragón! Está echando una siesta sobre un tronco y la verdad es que cuesta verlo ¡¿eh?!

IMG_4599 copia

IMG_4586 copia

Los dos ranger se colocan a unos metros del animal y nos dicen que nos movamos con lentitud y que no nos acerquemos más de dónde están ellos, pero que podemos echar fotos con seguridad. ¡Qué pasada! estamos apenas a 3 metros de él y podemos verlo con detalle. Su piel escamosa, sus garras, los colores, su cola que es casi tan grande como él… ¡todo!

IMG_4593 copia

IMG_4594 copia

IMG_4596 copia

Pasamos casi media hora aquí, no podemos dejar de mirarlo y de pensar en lo afortunados que somos de poder estar viendo esto en persona. Este viaje ha tenido momentos muy duros, momentos en que incluso llegué a pensar en irme antes de tiempo pero poder estar aquí y ahora, hace que el viaje haya merecido la pena. Esta experiencia pasa sin duda a mi top ten viajero. Dudo que jamás pueda olvidar lo que siento en estos momentos…

El ranger nos dice de seguir con el camino, nos quedan unos 20 minutos de trayecto. No me puedo ir de aquí sin echar la mirada atrás y llevarme una última instantánea.

IMG_4600 copia

Como nos dijo, en unos 20 minutos llegamos de nuevo a la zona del campamento y aquí hay algunos monos y ciervos a la sombra de los árboles. Hasta los animales se resguardan como pueden del calor sofocante que hace.

IMG_4605 copia

Una vez en el campamento, nos despedimos del ranger y nos reunimos con Nis en el bar-tienda. Nos compramos unas bebidas frescas (15.000 rupias los dos) y nos sentamos unos minutos para reponernos del calor. Nis nos pregunta por cómo ha ido y cuando le decimos los que vimos nos felicita, por lo visto no es frecuente encontrar tantos en esta época del año. Sobre las 12,45h, volvemos al embarcadero y subimos a bordo de nuestro barco que en seguida se pone en marcha en dirección a Labuan Bajo. Nis nos comenta que tras la comida que nos servirán en breve tocará el snorkel, así que nos cambiamos ya y nos ponemos más frescos y de nuevo, disfrutamos de estas maravillosas vistas 🙂

IMG_4438 copia

Una vez en mar abierto, el capitán nos sirve varios platos: tempuras de tofu, atún con una salsa agridulce, una ensalada, unos mie goreng, arroz blanco y berenjenas fritas. Comemos con Nis mientras el capitán sigue al timón. Todo está riquísimo y tras la caminata entra la mar de bien 🙂

A eso de las 14h llegamos a la isla Kelor, una de las muchas islas que conforman la zona y en la que no vive nadie. Es una isla pequeña, rodeada de una playa de arena blanca en la que durante una hora y algo podremos hacer snorkel.

IMG_20140930_141356 copia

IMG_20140930_141400 copia

IMG_20140930_141404 copia

Entre el capitán y Nis atracan el barco a pocos metros de la playa. Nos quitamos la ropa quedando solo con el bañador y nos prestan unas aletas, unas gafas y un tubo, y nos ayudan a bajar del barco con una escalera. Estamos prácticamente solos aquí y nos parece un pequeño paraíso 🙂

He hecho buceo desde pequeña con mi padre y es algo que me gusta muchísimo, en cambio mi marido no lo veía claro porqué nunca antes había hecho snorkel… pero al ver que se trata de una playa tranquila y sin oleaje, con varios metros con poca profundidad y animado por mi que ya he empezado a ver pececillos y corales fantásticos, accede a hacerlo también. Le ayudo a ponerse el equipo, le explico cómo respirar por el tubo y que no se separe de mi y ¡allá vamos!

Vemos varias especies de peces nuevas para mi, de varios tamaños, de todos los colores y muchos son curiosos, se acercan a nosotros y hasta nos rozan. Todo el fondo está cubierto de coral blanco y el agua está bastante caliente. Me sorprende que hay varios metros dónde casi vas rozando el cuerpo con el fondo de la poca profundidad que hay pero de repente ves una caída al vacío, el agua se vuelve fría y no ves nada de lo profundo y oscuro que se vuelve… No conozco las mareas ni las corrientes de la zona y mi marido es la primera vez que bucea, así que evito acercarnos a esa zona por precaución y seguimos disfrutando de lo que vemos cerca de la orilla.

No tengo fotos ya que no llevo cámara acuática pero si os diré que mi marido acabó emocionado tras 40 minutos buceando y salió diciéndome que cuándo repetimos 🙂 A mi me gustó mucho, hacía tiempo que no buceaba y poder ver peces y corales nuevos me encantó.

Empezamos a coger frío, así que decidimos salir y tomar un poco el sol. Le devolvemos el equipo al guía y le pedimos que nos pase la cámara y las toallas que dejamos en la cubierta antes de bajar.

P1100405 copia

Ponemos las toallas sobre la arena blanca y fina y nos echamos a tomar un poco el sol. Al poco llega una pareja de locales, ella lleva un burkini y se sorprende al verme a mi en bikini 😛 Me llama la atención que no saben nadar, se mojan un poco las piernas y en seguida se van, quedándonos de nuevo solos sobre la arena.

Cuando estamos bastante secos, decidimos recorrer la pequeña isla y echar unas fotos de este paraíso que no olvidaremos nunca.

P1100406 copia

P1100408 copia

P1100410 copia

la arena es blanca y fina, se trata de coral batido por las olas

 

P1100411 copia

al acercarte a la orilla, puedes ver pequeños trozos de coral blanco

 

P1100416 copia

Hay solo dos barcos más atracados en la isla por lo que estamos prácticamente solos. Tras recorrerla, cosa que se hace rápido porqué es una isla pequeña, volvemos al barco y ponemos rumbo al puerto de Labuan Bajo para dar por finalizado el tour de hoy. Sin duda hoy ha sido un buen día y seguro que no lo olvidaremos jamás 🙂

A eso de las 16,30h llegamos a puerto. Allí nos espera un conductor que nos lleva hasta el hotel que va incluido en el tour, el Hotel Laprima a las afueras de Labuan Bajo. Nis nos ayuda con el check-in y nos dice que nos recogerán a las 19,30h para ir a cenar al pueblo. Nos despedimos de él y subimos a dejar las cosas en la habitación. ¡Alucinamos con las vistas tan geniales que tenemos desde la habitación!

IMG_4608 copia

IMG_4607 copia

Decidimos acabar de pasar la tarde en esa fantástica piscina que tiene el hotel, así que cogemos las toallas y los móviles y vamos para abajo. Nos acomodamos en unas tumbonas y nos damos un baño, el agua está buenísima y apenas hay gente. La playa está a pocos pasos de la piscina y puedes oír el vaivén de las olas mientras te bañas en la piscina.

IMG_4442 copia

Hoy nos ha dado el sol de lo lindo a pesar de llevar protector solar 50+ y para muestra un botón:

IMG_4444 copia

con las pulseras que compramos en Borneo

 

Tras un buen rato de relax aquí, aprovechando el wifi gratis del hotel para ponernos al día en redes sociales y hablar con los nuestros, me acerco un momento a la playa que hay frente a la piscina y me maravillo con la estampa del sol cayendo sobre el mar…

 

IMG_4445 copia

Así que le propongo a mi marido volver a la habitación para captar unas instantáneas de la puesta del sol sobre la bahía desde allí que estaremos más altos. Subimos a la habitación y no me equivocaba, desde el balcón es mucho mejor la vista y disfrutamos de una puesta de  sol fantástica. Y como una imagen vale más que mil palabras, ahí van unas cuantas:

 

IMG_4611 copia

IMG_4612 copia

IMG_4448 copia

IMG_4613 copia

En apenas un minuto, vemos como el sol se esconde entre las islas. Sin duda, el colofón a un gran día 🙂

Nos damos una buena ducha y nos arreglamos para la cena. Sobre las 19,30h bajamos al hall dónde nos espera Nis y el conductor -no recuerdo el nombre del chico-. Nos llevan a Labuan Bajo a cenar. Nis nos comenta que en el precio del tour entran hasta 150.000 rupias para la cena, si la cuenta sube más, nosotros pagamos la diferencia. Nos parece bien y nos dejamos aconsejar por ellos sobre dónde ir ya que no tenemos ni idea… nos recomiendan un italiano, el Mediterráneo. El sitio está bien, la comida está buena y hay buen ambiente. Nos pedimos dos pizzas y dos Coca-colas y cenamos la mar de bien por 207.000 rupias (aunque solo pagamos 57.000).

Tras la cena, nos llevan de nuevo al hotel. La verdad es que suerte que nos llevan ellos porqué el hotel está bastante retirado del pueblo y la carretera por la que hay que ir está completamente a oscuras. Vimos a algunos turistas que iban a pie por aquella carretera sin nada de luz y pensamos que era bastante arriesgado lo que hacían…

Llegamos al hotel, quedamos en la hora de recogida de mañana y nos vamos a dormir pronto. Hoy ha sido un gran día 🙂