Archivo del sitio

28/09/17: cambiamos los paisajes kársticos de Yangshuo por la cosmopolita Shanghai

Día 16: y disfrutamos de la gran experiencia de ¡¡subir a bordo del tren Maglev!!

Nos levantamos pronto y nada más abrir las cortinas nos topamos con un amanecer espectacular…

Bajamos a desayunar al restaurante del hotel. La verdad es que nos encontramos en un estado de relajación que ¡ya necesitábamos! En el restaurante del hotel tienen sets que incluyen zumo, café o té, cereales y crêpe de banana por 48Y. ¡Desayunamos de maravilla!

IMG_3298 còpia

Volvemos a la habitación a recoger los bártulos y echamos un último vistazo por la ventana para quedarnos con la estampa del lugar grabada en la retina 😉 Lee el resto de esta entrada

Anuncios

21/09/15: seguimos descubriendo rincones de Manhattan, el Intrepid y alucinamos con las vistas desde el Empire State

Día 3: recorremos el centro de Manhattan, disfrutamos del Intrepid y su Concorde, y de las espectaculares vistas desde lo más alto del Empire State!

El jetlag hace que a eso de las 7,30h estemos despiertos… desayunamos en el apartamento, y sobre las 9h salimos hacia el metro. Tomamos la línea E en Port Authority hasta la parada 5Av/53St.

Caminamos unos metros por la 5th Avenue hasta la St Patrick’s Cathedral, ayer la vimos iluminada en la noche y hoy entramos a conocer su interior. Sede de la arquidiócesis de New York, es la catedral católica más grande de EEUU. La entrada es gratuita pero comprueban los bolsos al entrar. Y si por fuera es impresionante, por dentro lo es aún más.

img_6697-copia

img_6696-copia

 

Su construcción comenzó en 1858 pero no se finalizó hasta 1879, ya que durante la Guerra de Secesión quedaron los trabajos paralizados. La idea era crear un templo que dominara la ciudad con sus torres de más de 100 metros de altura, pero la verdad es que hoy en día parece chiquitita ya que se encuentra entre los rascacielos de la 5ª Avenida y frente al imponente Rockefeller Center… Recorremos el interior del templo, disfrutando de sus columnas y suelos de mármol, sus rosetones y los bonitos órganos.

img_7413-copia

 

img_7419-copia

 

img_7423-copia

 

img_7424-copia

 

Al salir nos acercamos a la tienda Lego que hay cerca del Rockefeller pero está cerrada… pasamos por la plaza central del Rockefeller Center y lo vemos de día… creo que me quedo con la vista nocturna 🙂

img_7425-copia

img_7426-copia

reflejos…

Luego entramos a la Nintendo Store, muy cerca de allí, y disfrutamos de una pequeña exposición de videojuegos y máquinas Nintendo de todas las épocas. Compramos un peluche para uno de mis sobrinos.

img_6698

Caminamos hasta la 42th Street, sintiéndonos unos neoyorquinos más 😛 Una vez en la 42 seguimos hasta cruzar con Park Avenue, dónde se encuentra la Terminal Grand Central, y entramos.

img_7430-copia

La estación fue inaugurada en febrero de 1913 y reformada en 1998, Grand Central es una de las joyas arquitectónicas de Nueva York, sus bóvedas son del arquitecto Rafael Gustavino, un valenciano formado en Barcelona, asesor de Eusebi Güell y uno de los creadores de la bóveda catalana.

Como os decía, la Grand Central es la estación de trenes más grande del mundo en número de andenes. Cuenta con dos niveles, ambos subterráneos. Es un lugar que ha conseguido sobrevivir conservando su estilo durante casi un siglo. Su construcción vino motivada por la necesidad de soterrar las vías y jubilar los trenes a vapor, pero en los años 50, el boom del automóvil y la creación de nuevas zonas residenciales hicieron que el tren cayera en desuso. Ésto, junto al gran incremento de precio del terreno en Manhattan, pusieron a la estación en peligro, pero finalmente, decidieron construir zonas comerciales en los terrenos de la estación y vender el edificio de oficinas que habían construido en su parte trasera. De esa venta surgió el rascacielos de la Pan Am (ahora MetLife), de 59 plantas.

img_7455-copia

La parte más llamativa de la estación es sin duda su nave central, el Vanderbilt Hall. Se trata de una sala de espera de más de 1.100 metros cuadrados. Lo más sorprendente de la sala, además de su tamaño, son sus techos y la decoración en general, por lo que ha sido usada como escenario para innumerables películas.

img_7461-copia

img_6568-copia

Como curiosidad, dicen que en una de las galerías laterales, si hablas en una esquina, en la contraria se escucha tu eco… no pudimos comprobarlo porque estaba a rebosar de gente… 😛 La verdad es que la estación parece más una galería de arte, bien merece una visita.

Salimos de nuevo a la 42th Street y avanzamos hacia Lexington Avenue, hasta el que para mi es uno de los edificios más bonitos de New York, el Chrysler Building.

img_7427-copia

 

img_7431-copia

 

Diseñado por el arquitecto William Van Alen,  es un ejemplo de la arquitectura art decó.  Su construcción competía con la torre del Bantk Of Manhattan (actual The Trump Building) para ser el más alto de la ciudad, dado que el Chrysler “perdía”, decidieron añadirle la aguja piramidal en secreto para alcanzar así su altura de 319 metros y ser el más alto del mundo durante 11 meses, hasta que finalizó la construcción del Empire State Building en 1931.

La verdad es que estar a sus pies es una sensación alucinante, te sientes muy pequeño mirando arriba… Hasta hace unos años se podía subir hasta la planta 77 dónde había un mirador, pero lo cerraron al público. Así que nos conformamos con entrar al vestíbulo y ver sus murales.

 

img_7438-copia

 

img_7433-copia

 

Seguimos avanzando por la 42th Street hasta llegar al Daily News, el famoso rascacielos dónde estaba el Daily Planet la sede dónde trabajaba el protagonista de Superman.

 

img_7441-copia-2

 

Es curioso entrar a su hall, dónde hay una pequeña colección de antigüedades y llama la atención la enorme bola del mundo que aparece en la película.

img_7450-copia

Tras una corta visita, volvemos a la calle 42 y desandamos nuestros pasos para ir al siguiente destino, sin perder de vista el Chrysler, que como os decía me tiene fascinada… creo que es de los edificios más bonitos de NYC.

 

img_7445-copia

 

img_6567-copia

 

Llegamos de nuevo a la 5th Avenue y giramos a la izquierda, dónde se encuentra una de las entradas al Bryan Park, y de la Biblioteca Pública.

img_7465-copia

Llevamos un buen rato de caminata y estamos cansados… nos sentamos en unas mesas que hay fuera y descansamos un poco aprovechando el wifi gratis de la biblioteca. Del edificio, destaca la lujosa McGraw Rotunda y la sala principal, la Rose Main, conocida por ser unos de los escenarios de los Cazafantasmas. Si eres respetuoso con la gente que está estudiando, puedes entrar al interior sin problema.

sense-nom

img_7470-copia

Junto a la New York Public Library encontramos una boca de metro que nos va bien, así que tomamos la línea 7 hasta Times Square, y una vez allí caminamos 10 minutos hasta nuestro apartamento. Decidimos comer “en casa” y así descansar un poco de caminata.

Como os explicaba en la entrada con los preparativos, llevamos el pase NYC Explorer Pass, en el que tenemos incluidos algunos monumentos importantes, entre ellos el Intrepid Sea, Air & Space Museum, al que nos dirigimos tras la comida y que tenemos a unos 15 minutos a pie desde el apartamento.

img_7472-copia

Ubicado en el muelle 86 de la orilla del río Hudson, se encuentra el enorme portaaviones Intrepid, partícipe en la II Guerra Mundial y en la guerra de Vietnam entre otras, en el programa espacial estadounidense y en las labores de rescate del 11S.

img_7479-copia

 

Pasamos los controles de seguridad de la entrada, intercambiamos el pase por la entrada y lo primero que visitamos es el submarino Growler, construido en 1958 y retirado en el 64 al quedar obsoleto. Es bastante claustrofóbico, no sé cómo podían pasarse meses varias personas en su interior… lo que más nos llama la atención es la sala de los torpedos. Dentro del submarino no dejan hacer fotos y se entra en grupos reducidos, vigilado por soldados de la Navy, una vez en la escotilla si nos dejan echar alguna.

img_7488-copia

Tras la visita, entramos al barco del cuál se visitan 4 cubiertas que van desde el puente de mando hasta los dormitorios. Se trata del USS Intrepid, también conocido como The Fighting I, fue uno de los 24 portaaviones de la clase Essex construidos durante la II Guerra Mundial para la Marina de los EEUU y comisionado en agosto de 1943. Si visto de fuera parece grande, una vez allí ¡parece enorme!

img_7485-copia

la sala del sonar

 

img_7549-copia

el sillón del “jefe”

 

img_7487-copia

 

En la cubierta de vuelo encontramos más de una decena de aviones y helicópteros de distintas épocas, entre los que destacan el avión espía A-12 Blackbird, el F-14 Tomcat y el AV-8A Harrier.

 

img_7551-copia

img_7506-copia

img_7504-copia

img_7507-copia

img_7511-copia

img_7519-copia

 

Lo bueno es que frente a cada aeronave tienes carteles informativos explicando sus usos, características y peculiaridades, con lo que se aprende un montón.

Bajando al hangar se encuentra el museo propiamente dicho, dónde se pueden ver objetos originales, maquetas y material multimedia referente al barco y a su historia. La cubierta repleta de aviones y helicópteros ya me ha impresionado, pero no me imaginaba que aquí abajo también habría aviones…

img_7557-copia

img_7563-copia

la primera campana del Intrepid

 

Esta parte es más interactiva, y además de los objetos que exponen, hay varios simuladores y puedes toquetear algunas cosas. La verdad es que el museo es impresionante… solo os diré que llegamos a las 14,30h y salimos a las 17h, al cierre.

Tras ver el hangar, bajamos al muelle y nos dirigimos al Concorde. Si, lees bien, tienen un Concorde en el museo 🙂

img_7490-copia

¡Nos flipa un montón poder ver este bicho de cerca! Puesto en servicio el 21 de enero de 1976, debía ser alucinante ir a bordo de uno de ellos… Y es que fue único avión comercial capaz de romper la barrera del sonido y cruzar el Atlántico en 2 horas y 52 minutos…

img_7569-copia

 

Existe la posibilidad de entrar en él pagando un extra con la entrada, pero nosotros nos conformamos con verlo por fuera, y nos fijamos en todos los pequeños detalles. Su último vuelo fue el 26 de noviembre de 2003 a raíz de un grave accidente dónde fallecieron todos los tripulantes.

img_7586-copia

img_7575-copia

img_7584-copia

img_7593-copia

Desde esta parte del muelle se puede ver New Jersey, el “gran competidor” 😀 Nos echamos unas risas al recordar los comentarios de los personajes de la serie How I Met Your Mother respecto a ello 🙂

img_7589-copia

A las 17h anuncian el cierre del museo, y con pesar, salimos. ¡Este lugar nos ha encantado! Decidimos volver al apartamento a descansar un rato. Caminamos los 15 minutos que nos separan, pasando antes por el supermercado a comprar cena y desayuno para mañana. Nos echamos un ratito y nos tomamos un refresco, y a las 19,20h salimos de nuevo. Cogemos el metro en Times Square, línea Q, R, N hasta la parada 34St Herald con la 5th Ave… ¿ya sabéis a dónde vamos? A conocer el rascacielos más mítico de todo New York, una visita que nos hace especial ilusión… vamos a conocer el Empire State Building 🙂

Tenemos la entrada incluida en el NYC Explorer Pass, así que pasamos los controles de seguridad e intercambiamos el pase por la entrada, y tomamos un ascensor hasta la planta 80 dónde se ubica el primer mirador y las tiendas de souvenirs. De allí, se toma otro ascensor hasta el piso 86 dónde está la plataforma de observación al aire libre.

img_7651-copia

Diseñado por William F. Lamb e inaugurado el 1 de mayo de 1931, con 443 metros de altura (381 metros sin el pináculo), fue durante años el edificio más alto de NY, y el primero del mundo en superar los 100 pisos de altura. Salimos a la terraza y alucinamos con las vistas sobre la ciudad que nunca duerme.

img_6580-copia

img_7615-copia

 

Cada día de la semana, iluminan el edificio de un color y en ocasiones especiales pueden hacer “homenajes lumínicos”, por ejemplo cuando la selección española ganó el Mundial, la iluminaron con los colores de nuestra bandera. Podéis saber los colores de cada día en su página web.

 

img_7625-copia

 

Las vistas que ofrece sobre la ciudad ¡son espectaculares! Al estar en pleno centro de Manhattan puedes distinguir todos sus lugares emblemáticos… Times Square, el estadio Madison, las grandes avenidas que cruzan la ciudad, Central Park, el Rockefeller, The One… a pesar del frío que hace aquí arriba, no vemos el momento de irnos 🙂

img_7626-copia

 

img_7633-copia

 

img_7637-copia

 

Pasamos una hora larga en lo más alto disfrutando de las vistas. Comentar que pagando un plus, se puede acceder a otro mirador en el piso 102, pero es acristalado por lo que no subimos… Estamos helados, y aunque nos quedaríamos más rato, decidimos bajar. Antes, pasamos por la tienda de souvenirs y compramos un imán muy molón por 8,70$ para nuestra colección 🙂

img_6725

Desandamos los pasos de nuevo hasta el metro, de vuelta con la misma línea hasta Times Square y regresamos al apartamento. ¡¡Estamos cansadísimos tras todo el día de caminata!! Pero a la vez muy felices por todo lo conocido hoy 🙂  Cenamos lo comprado, ducha y a las 23h caemos planos en la cama, ¡estamos ko!

20/09/15: hoy disfrutamos de 3 grandes clásicos… Central Park, MoMA y Rockefeller Center

Día 2: recorremos Central Park, disfrutamos del MoMA y de las fabulosas vistas desde lo alto del Top of the Rock!

Nos despertamos pasadas las 7h. Tomamos el desayuno que compramos ayer y salimos a eso de las 9h hacia el metro, cogiendo la línea E hasta la parada de Columbus Circle, a las puertas de Central Park.

 

img_6558-copia

 

img_7187-copia

 

Nos adentramos en uno de los parques más famosos del planeta, creado en 1857 con unos 2,8 km² de extensión. Caminamos por una de las calles principales mientras disfrutamos del paisaje de primeros de otoño que ofrece el lugar, entre corredores y ciclistas que hacen deporte en el parque.

img_7188-copia

 

img_7195-copia

Aquí también hay “momiji” 🙂

img_7190-copia

 

img_7206-copia

 

Llegamos a uno de los puntos turísticos del parque, a la altura de la 72th Street y frente al Edificio Dakota, la Strawberry Fields. Se trata de una conmemoración al cantante John Lenon quién fue asesinado muy cerca del edificio Dakota el 8 de diciembre del 80. Aquí encontramos a varios músicos honrando al cantante con versiones de la famosa Imagine, y multitud de fans que traen flores y ofrendas.

 

img_7197-copia

Salimos un momento del parque para echar un vistazo al edificio Dakota, pero se encuentra tapado por un andamio… aunque desde aquí hay también una buena vista de los apartamentos Majestic, conocidos por ser escenario en una de las pelis de los Cazafantasmas 😛

 

copia

 

Volvemos al parque y caminamos hasta la terraza Bethesda desde dónde hay unas vistas geniales de la Fuente Behtesda, que cuenta con la estatua the Angel of the Water de Emma Stebbins (1893), quién fuera la primera mujer en la historia de Nueva York en realizar un monumento público importante. El conjunto escultórico de estilo neoclásico, mide casi 8 metros de alto y 5 de ancho, y es la primera escultura instalada en el parque, diseñada para conmemorar al acueducto de Croton, el que por primera vez sirviera agua potable a la ciudad.

img_7207-copia

 

img_7208-copia

Vemos que hay una carrera con lo que algunas calles están cerradas. Disfrutamos eso si, de los habitantes más simpáticos del parque, sus ardillas 🙂 Y nos llaman la atención los “bancos con propietario” de Central Park…

 

img_7204-copia

 

img_7193-copia

 

img_7192-copia

 

Seguimos caminando hasta la salida que hay en la 77th Street con la 5th Ave.Aunque el parque nos parece bonito, no deja de ser un parque -enorme, eso si-. Y después de una buena caminata por él, nos apetece seguir descubriendo la ciudad.

 

img_7213-copia

 

Nos adentramos en la 5ª avenida y disfrutamos de las vistas hacia arriba 🙂 Así como de edificios de renombre como el Hotel Plaza, la Apple Store (una des las primeras en abrir), o la iglesia Presbiteriana de New York.

img_7218-copia

img_7220-copia

img_7215-copia

También nos topamos con la Trump Tower y nos echamos unas risas al acordarnos del magnate que intenta hacerse un hueco en la Casa Blanca… (re-edito a 09/11/16 para confirmar que el magnate se ha hecho un hueco en la White House o_O’ )

img_7225-copia

img_7227-copia

img_7228-copia

Seguimos avanzando por la 5th hasta llegar al MoMA. Nos parece increíble estar caminando por la avenida más conocida del mundo entero, con esa sensación de déjà vu continuo…

img_7224-copia

img_7223-copia

img_7231-copia

Hace unos días compramos por internet la entrada combinada del MoMA y el Mirador del Rockefeller, os dejo el enlace por si os interesa. La verdad es que viene de perlas tener la entrada comprada porqué la cola para ello es importante…

img_7230-copia

Entramos al museo sobre las 11h y pasamos un par de horas entre las obras de grandes artistas. El museo es enorme y alberga una gran cantidad de obras, así que os recomiendo que entréis en su web y planifiquéis un poco la visita… Nosotros disfrutamos de algunos de los grandes cuadros de Van Gogh, Picasso, Dalí…

img_7236-copia

img_7258-copia

img_7263-copia

img_6550-copia

…y de Jackson Pollock, ya que a mi marido le encantan sus obras, y ya tenía ganas de ver una en vivo… así que aquí pasamos un buen rato 🙂

img_7242-copia

img_7246-copia

A mitad del recorrido salimos al sculpture garden y nos sentamos en uno de los bancos a descansar un poco mientras observamos las bonitas esculturas que alberga este pequeño jardín.

img_7284-copia

img_7287-copia

Por último, vemos la parte dedicada al diseño gráfico en la que encontramos algunos clásicos, así como unas buenas vistas a los edificios cercanos.

img_7282-copia

img_7279-copia

img_7278-copia

img_7264-copia

Sobre las 13h, cogemos el metro línea E desde la estación 53/5Ave hasta Penn Sta. y volvemos a la tienda B&H, y hoy si, me compro un objetivo gran angular para la réflex a muy buen precio… ¡ya tengo mi equipo fotográfico al completo, y más internacional imposible! Cámara y dos objetivos de Japón, y el tercero de EEUU 😛  Si estáis interesados en comprar electrónica, os recomiendo esta tienda. Regentada por judíos ortodoxos, tienen precios muy competitivos.

Tomamos de nuevo el metro línea E de Penn Sta. a Port Authority y de allí, caminamos 10 minutos hasta el apartamento. La idea era hacernos la comida en el apartamento, pero somos incapaces de encender el gas… Le escribimos a dueña preguntándole si hay truco,  y como es tarde ya, salimos a comer a un restaurante que hay justo al lado del apartamento, el West Side. Tomamos dos hamburguesas deliciosas con refrescos por 28$.

img_6552-copia

Tras la comida volvemos al apartamento y nos echamos una siesta de unos 45 minutos. Sobre las 17,10h salimos más abrigados ya que se está levantando viento y hace fresquete. Tomamos el metro línea E en PA-42 hasta la 53St/5Ave y caminamos hasta la Rockefeller Plaza dónde entramos a su edificio más alto para acceder al Top of the Rock, el mirador más conocido como TOR. Como os decía antes, compramos la entrada por internet y tenemos acceso a la torre entre las 17,55 y las 18,10h -una vez arriba te puedes quedar el rato que quieras-. Pasamos los controles de seguridad y tras tomar un ascensor de los más psicodélico, subimos hasta la planta 67.

¡Las vistas desde aquí son brutales!

img_7309-copia

img_7298-copia

alucina con Central Park

Damos una vuelta alrededor de la primera terraza disfrutando de las fabulosas vistas sobre la ciudad y, subimos a la terraza más alta. Nos agenciamos un sitio frente al Empire State dónde alucinar con la puesta de sol, una de las más bonitas que recuerdo, estrenando mi objetivo súper gran angular 😀

img_7308-copia

img_7302-copia

al fondo el One y más allá Miss Liberty 🙂

 

img_7342-copia

Y con esta estampa, vemos como un tipo trajeado en la terraza inferior clava una rodilla en el suelo y le pide matrimonio a su chica ante la atenta mirada de todos los allí presentes, ¡qué romántico! Aunque seguro que debe ser un clásico en la ciudad 😛

img_6557-copia

Conforme avanza el tiempo, va cayendo el sol y su luz anaranjada le da una estampa casi mágica… y ya el no va más, cuando empiezan a encender las luces de los rascacielos.

img_7360-copia

img_7379-copia

img_7388-copia

Nuestra idea era esperar a que fuera de noche por completo, pero hace un frío que pela aquí arriba y aunque llevamos manga larga y chaqueta estamos helados, así que sobre las 20h, bajamos y disfrutamos de la vista desde el suelo del TOR que tampoco está nada mal 🙂

img_7396-copia

img_7400-copia

img_7393-copia

Hace un viento frío que corta, así que caminamos hacia la estación de metro 53St/5Ave, pasando por delante de la St Patrick’s Cathedral que iluminada está preciosa.

img_7404-copia

 

Cogemos la línea E hasta 42-PABS. Pasamos por un 7-eleven dónde compramos unos noodles rápidos, Redbull, leche y café para mañana (18$) y volvemos al apartamento.

Nos terminamos el sushi de ayer con los fideos, y mientras cenamos, nos llama la dueña explicando cómo encender el gas para poder cocinar, ¡qué mona!

Ducha, y a eso de las 23h a dormir con la sensación de que hoy ha sido un día que seguro recordaremos 🙂

18/11/15: aterrizamos en Hong Kong y empezamos a descubrir la ciudad…

Día 1: tras un vuelo eterno, llegamos a destino…

Tras el desayuno a bordo que consiste en tortilla de patata y espinacas, fruta, yogurt, zumo y café -¡ahí es ná!- rellenamos el documento para la aduana. Y tal y como estaba previsto, aterrizamos en Hong Kong a las 11,50 hora local.

IMG_7175

Bajamos del avión en cuanto podemos, ¡¡necesitamos estirarnos un poco!! Accedemos a la zona de aduanas. Allí entregamos el pasaporte junto al papelillo de la aduana, y nos lo devuelven con el papel sellado. Así de simple, ni preguntas ni huellas ni siquiera un sello en el pasaporte. Qué cosas…

Recogemos las maletas que llegan ¡sanas y salvas! Y vamos  a comprar el ticket para el Airport Express, la idea era comprar ya las tarjetas de pre-pago para el metro, la Octopus, pero solo aceptan efectivo y como aún no tenemos, compramos solo el billete para el tren que si podemos pagar con tarjeta. Salimos a la zona común y ahora si, sacamos dinero de un cajero del HSBC sin problemas, 1000 HKD con un cambio de 1€=8,4HKD.

Nos dirigimos a la estación de tren y en apenas 3 minutos ya vamos montados camino de la ciudad, este trayecto cuesta 100HKD y tarda unos 25 minutos en llevarnos a la estación HK Central, al salir por los tornos debes volver a validar el billete por contacto. Compramos las Octopus por 150HKD (50 de depósito y 100 de saldo inicial) en las máquinas de la estación.

thumb_IMG_8223_1024

Y ahora que ya tenemos nuestras tarjetas pre-pago para el metro (también se puede pagar algunos trenes, ferry y en algunas tiendas) y que podemos olvidarnos de calcular tarifas según trayecto, cogemos la línea roja y nos bajamos en la parada Jordan. Allí vuelves a validar con la tarjeta al salir, también por contacto.

Al salir a la calle alucinamos… entre el calor y la humedad terrible y que en la misma entrada a la estación hay tiendas de encurtidos con sus olores tan particulares es un poco mareante… pero ¡estamos felices de volver a estar en Asia y eso puede con todo!

En apenas 200 metros está nuestro hotel, el Nathan Hotel dónde tenemos reserva para 6 noches con desayuno incluido por 7690HKD.

 ¡A lo tonto son las 14h! Pero típico en Asia, nuestra habitación no estará hasta las 15h… Por suerte, nos guardan las maletas en la recepción, así que descargados decidimos ir a comer mientras hacemos tiempo para poder hacer el check-in.

Estamos agotados y algo mareados por el calor, el viaje y los olores… así que decidimos dejar la dieta local para la cena y ahora nos vamos al McDonald’s a cumplir con nuestra tradición de “McDonald’s por el mundo“. Si habéis leído más entradas del blog sobre otros viajes, sabréis que nos gusta al menos hacer una comida en McDonald’s por aquello de “comprobar que realmente hay un McDonald’s en todas partes” y comer algo occidental cuando estamos por ahí.

IMG_7177

Hace ya unas horas que no comemos nada y nos zampamos las hamburguesas en un santiamén. Como aún es pronto, cuando terminamos de comer nos acercamos a Temple Street, la calle dónde encontrarás el mercado nocturno más grande de la ciudad, pero es pronto y no hay ningún puesto montado aún.

IMG_8975

la puerta de entrada a Temple

Caminamos sin rumbo por las calles aledañas y llegamos al templo Yau Ma Tei, un templo taoista repleto de lámparas con inciensos. Es genial, me encanta la paz que se respira en estos pequeños templos. La entrada es gratis. ¡Cómo echábamos de menos los templos de Asia!

IMG_8970

IMG_8964

IMG_8960

IMG_8962

IMG_8972

Tras un rato recorriendo y admirando los detalles, y relajándonos con los aromas del pequeño templo, volvemos al hotel, ¡necesitamos una ducha y dormir un poco!

La habitación es enorme y muy bien equipada, además está en un planta alta y da a una calle lateral por lo que a pesar del gran tráfico que tiene Nathan Road, no nos molesta demasiado el ruido.

IMG_8976

Nos echamos hasta las 18,30h y luego salimos a ver un icono de la ciudad, su skyline. Llegamos tras 1 parada de metro y ¡alucina, qué chulada! Me parece una pasada poder ver la conocida bahía de Victoria Harbour que en tantas fotos he visto estos días mientras preparaba el viaje… Iluminada en la noche y dando luz a toda la bahía, precioso.

 

IMG_8983

 

IMG_8981

 

IMG_8992

 

IMG_8997

 

Hay mucha gente cogiendo sitio para el espectáculo nocturno de luces, pero a nosotros no nos apetece estar aquí esperando la hora que falta aún para que empiece  con lo cansados que estamos hoy, así que tras un buen rato viendo los edificios más altos y emblemáticos de Hong Kong, volvemos al metro. De nuevo pagamos con las Octupus, una parada hasta Jordan y nos vamos de nuevo a Temple Street. ¡¡Ahora si que mola con sus chiringuitos y sus piratillas que intentan venderte sus productos al 200% más caro!! 😀

Fichamos algunas cosas que nos gustan pero estamos tan cansados que no nos vemos capaces de regatear hoy… El mercado está justo al lado del hotel por lo que ¡amenazamos con volver! 😀

Son las 20.30h, decidimos entrar en un chiringo local que vemos junto al hotel dónde como podemos, pedimos unos wantong, unas alitas de pollo a la vietnamita y un estofado de ternera con sopa con dos refresco de cola por 189HKD todo. Comemos de vicio y ya nos queda claro que tenemos que buscar restaurantes pequeñitos como éste si queremos comer dieta local de la buena 🙂

IMG_7184

Tras la cena, entramos al 7/11 que hay al lado a por unas galletitas para picotear por 50HKD (en todos los combini se puede pagar con la Octopus) y ya si, nos vamos al hotel que ¡no podemos más!

Deshacemos las maletas, otra ducha que con tanta humedad sudamos un montón, charla con los nuestros para decirles que hemos llegado y que hemos empezado a disfrutar de la ciudad, y a ¡dormir!

13/10/13: de Harajuku a Odaiba en busca de Cosplays

Día 17: conocemos algunos “clásicos” en la capital nipona y dedicamos el resto del día a las compras y el ocio…

Hoy es domingo y ¿¡a dónde se va los domingos en Tokyo?! ¡¡A Harajuku!! Aplauso Nos levantamos con la calma, desayunamos y nos ponemos en marcha. JR Yamanote hasta Harajuku y conforme nos vamos acercando a nuestro destino el tren se va llenando más y más hasta que ya no cabe ni un alfiler… en Harajuku bajamos toda la marabunta, creo que el vagón ha subido medio metro al bajar todo el mundo 😛

Nos dirigimos en primer lugar al santuario de Meiji Jingu, de entrada gratuita, es uno de los más populares en Japón y de los más importantes de Tokyo. Dedicado a los espíritus deificados del emperador Meiji y su esposa, la emperatriz Shoken. La construcción del santuario finalizó en 1920, ocho años después de la muerte del emperador y seis después de la muerte de la emperatriz. El santuario fue destruido durante la Segunda Guerra Mundial, pero fue reconstruido poco después. El Emperador Meiji fue el primer emperador del Japón moderno, nació en 1852 y ascendió al trono en 1867, en el pico de la Restauración Meiji, cuando la era feudal llegó a su fin y el emperador fue restablecido en el poder. Durante el período Meiji, Japón se fue modernizando y occidentalizando para abrirse a las principales potencias mundiales. Falleció en 1912.

Y tras un poco de historia, continuo con el relato 🙂 Cruzamos una gran torii de piedra y en seguida encontramos algunos toneletes de sake ofrecidos por los fieles, así como unos barriles de madera repletos de arroz.

IMG_0146 copia

Seguimos paseando por un camino empedrado y rodeado de un frondoso bosque. Tanto el Meiji Shrine como el adyacente parque Yoyogi constituyen una gran zona boscosa dentro de la ciudad. Vemos las indicaciones para el jardín privado y la casa del tesoro pero no los visitamos… nos llama la atención la cantidad de niños y niñas vestidos con trajes tradicionales, así como el montón de familias que llevan a sus bebés para “bautizarlos”. Me encanta esa mezcla de modernidad y tradición que tiene la cultura japonesa 🙂

IMG_0166 copia

Al llegar a las puertas del santuario vemos un montón de turistas en modo paparazzi… y es que hay una boda tradicional sintoísta. Ei pues yo no voy a ser menos Mr. Green Algunas invitadas llevan kimonos realmente bonitos, otras van con vestidos de fiesta como los nuestros, eso sí todos elegantísimos/as. Me acuerdo del capítulo de Callejeros Viajeros que mostraban bodas japonesas y de los costes que conllevan, mucho más elevados a los que nos gastamos aquí.

IMG_0153 copia

IMG_0151 copia

Los novios y la comitiva nupcial entran al interior del edificio principal y cierran las puertas, así que nos quedamos sin poder visitarlo. Vemos el resto de edificios y los patios que los rodean y disfrutamos de los pequeños detalles…

P1090679_1024

IMG_0164 copia

Tras un ratito aquí, desandamos nuestros pasos hasta la entrada principal junto al puente de Harajuku y entramos al parque Yoyogui a ver si hay suerte y encontramos algún cosplay y/o rockabilly que en el anterior viaje no hubo manera 😛 Nos compramos unos helados y nos sentamos en un banquito a descansar. Hay grupos de chicos y chicas que ensayan bailes musicales y obras de teatro, algún personaje disfrazado… pero poca cosa. ¡Vaya chasco! Es la segunda vez que vamos al Yoyogui en su busca y nos quedamos con las ganas. Así que con el intento frustrado 2, nos vamos hacia Takeshita Dori. Algo en el cielo nos llama la atención: ¡es un mini zeppeling!

P1090686 copia

Esta calle estrecha y de unos 400m de largo, está llena de tiendas y cafeterías dirigidas a los adolescentes, se dice de ella que es un símbolo de Harajuku y el lugar de nacimiento de muchas de las tendencias de la moda tokyota. Ya desde el principio de la calle vemos que está abarrotada, se hace difícil poder andar por ella… entramos en algunas tiendas de juguetes en busca de mi peluche de Doraemon pero no hay suerte… desde luego, si te gusta ese estilo de ropa puedes encontrar ¡verdaderas gangas!

P1090687 copia

P1090689 copia

Tras recorrer la calle, nos dirigimos a Omotesando. Esta arbolada avenida de 1km de largo es conocida como los Campos Eliseos de Tokyo ya que cuenta con tiendas de grandes marcas y restaurantes y hoteles de alto standing. Aquí tenemos dos objetivos, entrar al Kiddy Land y al Oriental Bazar para hacer algunas compras.

En el Kiddy no acabamos de encontrar nada que nos guste y no tienen Doraemons… pero en el Bazar ¡arrasamos! Es una de las tiendas de souvenirs más grandes de Tokyo y puedes encontrar de todo en ella, la mayoría de cosas a un precio muy asequible. Compramos un juego de té, unos posa-palillos, un par de marca-páginas, unos posa-vasos de bambú, unas esterillas individuales y dos maceteros con semillas de bonsái de sakura y de arce, ¡todo por 4 duros, digo yens! Me llevo el hanami y el momiji a casa Heart

souvenir

Al salir, topamos con el colegio oficial de enfermería de Tokyo y deformación profesional… pero me hace ilusión 😀 foto de recuerdo y para enviársela a mis compis Mr. Green

P1090696 copia

Como vamos cargados, decidimos volver al hotel a dejar las compras. Así que cogemos la JR de nuevo hasta Shimbashi y descargamos. Aprovechamos que es la hora de comer para entrar al centro comercial que hay junto al hotel, el Caretta. Nos decidimos por un restaurante de tonkatsu, en el que por unos 2500¥ los dos, ¡comemos hasta reventar! -literalmente- unos menús de sopa con bol de tonkatsu con col y arroz y té de cebada caliente gratuito para beber.

Aprovechando que estamos en el triángulo JR-metro-Yurikamome, nos dirigimos hacia la estación del Yurikamome para ir a Odaiba, ¡otro de nuestros barrios favoritos en Tokyo! Nos bajamos en la parada que hay junto al Venus Fort (trayecto 360¥ pp). Ya de camino hemos visto que hay como una exposición de coches de rally, así que luego iremos a echar un vistazo.

Entramos en el centro comercial Venus Fort, la otra vez sólo lo vimos por fuera, y nos quedamos flipados con ese techo falso pero que parece ¡¡¡muy muy real!!!

IMG_0177 copia

IMG_0179 copia

Damos un paseo y ¡vaya flipe de sitio! De nuevo nuestro lema del viaje sale de nuestras bocas: ¡¡“es muy friki pero mola” jaja!! Es como si emularan una ciudad italiana, con sus suelos de adoquines, su fuente y hasta con iglesia ¬¬’

IMG_0181 copia

IMG_0182 copia

Cogemos un mapa del lugar ya que es enorme y nos dirigimos hacia la exposición de coches antiguos que hay con entrada gratuita. Menudos coches tienen aquí…

IMG_0185 copia

IMG_0189 copia

IMG_0200 copia

Pero mi marido ya lo flipa del todo cuando vemos que hay un ¡¡¡DeLorean!!! La carrocería es de acero como el de la película y está muy bien conservado… solo se fabricaron unos 8000 en todo el mundo, así que ver uno es todo un lujo.

IMG_0194 copia

IMG_0198 copia

Después de hacerle mil fotos desde todos los ángulos, seguimos viendo el resto de exposición. Me hace gracia ver un Mazda Carol, éste es tocayo mío Sacando la lengua También tienen una exposición de maquetas de coches y motos, así como información sobre la historia del motor japonés. Antes de salir, de nuevo nos acercamos al DeLorean, mi marido disfrutó como un niño Mr. Green

Miramos algunas tiendas y entramos a todas las jugueterías pero sigo sin encontrar el peluche de Doraemon… empiezo a pensar que lo han retirado del mercado hasta que se acerquen las olimpiadas del 2020…

Cambiamos de edificio y vemos de pasada la exposición gratuita de Toyota, no hacemos demasiado hincapié puesto que ya estuvimos aquí en el primer viaje. Cruzamos hacia el Leisureland y entramos. Es una sala de recreativos enorme y tiene algunas “atracciones” al estilo del Joypolis, vemos que hay una que es un castillo ninja, nos acercamos con intención de entrar pero todos los carteles están en japonés… preguntamos a uno de los empleados y como puede nos dice que no está en inglés… así que nos quedamos con las ganas… Pero nos damos un masajito de pies por 200¥ cada uno en las máquinas que ya probamos en el primer viaje, ¡nos sabe a gloria!

P1090719 copia

En la sala hay un montón de rockabillies y de cosplay… ¡Ah, ¿así que están aquí?! Al salir del Leisureland, miramos los precios para subir a la noria pero vemos que ¡¡hay una cola de 1h!!, así que pasamos de largo.

IMG_0209 copia

En los jardines que rodean el centro comercial vemos que hay un montón de grupos de cosplays por lo que llegamos a la conclusión que se han movido de barrio… supongo que en Harajuku se debían sentir un poco “observados” por los guiris y buscan aquí su rinconcito.

P1090721 copia

Vamos dando un paseo hasta el Divercity, otro gran complejo de ocio, con tiendas y restaurantes y… ¡¡¡su Gundam escala 1:1!!! ¡Alucina! Está rodeado de gente echando fotos y “midiéndose” con él… pero vaya que los más altos apenas éramos como sus pies de altos o_O’

IMG_0219 copia

IMG_0221 copia

P1090726 copia

Antes de entrar al centro por eso, nos acercamos a una exposición de coches de rally que hay al lado y vemos que también hay pistas dónde hacen derrapes y alguna carrera de karts.

P1090723 copia

Y ahora si, entramos al centro. Nos miramos las tiendas, vemos algunas de las marcas habituales que tenemos por aquí y como no, entro a todas las jugueterías que pillo en busca de un peluche de Doraemon, de nuevo intento fallido… Entramos a la tienda Kitty que hay y me enamoro al instante de un gorrito de punto, y eso que yo no soy de Kitty… así que a la saca para mi “sobrina” postiza recién nacida y que conoceré cuando volvamos a casa… uff qué poquito queda para la vuelta, ¡madre mía! Chocado

Tras la compra, nos tomamos un cafelillo de verdad en un Starbucks y salimos hacia las playas que hay en la bahía con intención de ver el atardecer desde allí. Pasamos por delante del Joypolis y estamos más que tentados de volver a entrar, pero decidimos no hacerlo porqué si no nos pueden dar las uvas allí ¡jajaja! ¡¡¡¡Odaiba es el distrito del vicio!!!! Avergonzado Mr. Green

Llegamos a la bahía y nos sentamos junto a una de sus playas para ver cómo cae el sol sobre la bahía de Tokyo, con el Rainbow Bridge, la Tokyo Tower y el Skytree sobresaliendo del skyline de la ciudad.

IMG_0240 copia

IMG_0241 copia

Es bonito ver cómo va cayendo el sol. Mientras en la playa algunos juegan a béisbol, unas chicas intentan hacerse una foto saltando, otros pasean de la mano… y nosotros pensamos en lo lejos que estamos de casa en estos momentos, de lo mucho que hemos disfrutado de Japón en estos 18 días.

IMG_0229 copia

IMG_0245 copia

Cuando empieza a anochecer, decidimos volver pero antes echamos un vistazo al ToysR’us por si por un casual hubiera un Doraemon para mi… pero tampoco… ¡qué mala suerte! ¿Cómo puede ser que no haya ni uno solo? Ojos que se mueven Vemos de nuevo a la Estatua de la Libertad nipona que está junto a la tienda y con la sede de la televisión japonesa de fondo 🙂

IMG_0252 copia

IMG_0248 copia

IMG_0262 copia

Tras las últimas fotos, cogemos de nuevo la línea Yurikamome y volvemos a la estación de Shiodome (360¥ pp). Una vez allí decidimos coger el metro Asakusa Line e ir a echar unas fotos nocturnas del Senso-ji. Así que en pocos minutos estamos frente al santuario… ¡wow qué recuerdos del primer viaje otra vez! Lástima que la gran lámpara de papel está cubierta por una lona, pero por suerte ya la vimos en el 1r viaje Muy feliz

Entramos al recinto y miro por las tiendas que venden peluchitos a ver si encuentro un Doraemon… veo uno en un escaparate pero ya han cerrado el puesto, ¡no me lo puedo creer!

Seguimos recorriendo la calle comercial hasta el santuario. Si ya nos gustó a la luz del sol en su día, visto de noche con todos los edificios y la pagoda iluminados ¡nos gusta más! Además no hay mucha gente a éstas horas por lo que podemos echar unas fotos sin agobios y disfrutar del lugar tranquilamente.

IMG_0284 copia

IMG_0270 copia

IMG_0278 copia

IMG_0283 copia

Y tras la visita, volvemos al metro, línea Asakusa hasta Shiodome de nuevo. Estamos verdaderamente cansados, menudo tute nos hemos pegado hoy… así que para no romper con las costumbres, compramos cena en el Family Mart y nos vamos al hotel a descansar que ya toca… sleep

recuerdos del 2015…

Estamos a punto de terminar otro año y siempre me gusta hacer un recordatorio de lo vivido a lo largo de este año a la vez que empiezo a pensar en qué quiero conseguir en el próximo que estamos a punto de estrenar. No os voy a aburrir con mis pensamientos, pero si me gustaría recordar con vosotros lo que ha sido este 2015 en cuanto a lo viajero 🙂 la verdad es que cuando en primavera decidí cambiar -casi de la noche al día- de trabajo, no contaba con poder viajar tanto este año, pero ahora que lo terminamos y echo la vista atrás veo que ha tenido mucho jugo 😉

Los primeros meses del año los dedicamos a seguir conociendo rincones de nuestra tierra, esos pueblos de estilo medieval que conserva Catalunya, así como algunos lugares a los que había ido de niña con mis padres pero que apenas recordaba ya… así visitamos de nuevo Amposta y al Delta de l’Ebre, dónde comimos una paella fabulosa que nos supo a las mil maravillas 😉 Castellfollit de la Roca nos sorprendió tanto el pueblo en sí, como las vistas que hay de él sobre la roca; Miravet y su castillo templario con una alta importancia en la historia de España y Catalunya; Camprodón y su puente nos enamoró… ya sabéis que me encantan esos pueblos con aire medieval que esconde la provincia de Girona; Tossa de Mar y sus acantilados nos dejaron encandilados, aunque nos cayó una granizada importante que nos hizo correr hasta el coche 😀 y hace tan solo unos días, conocimos la Colonia Güell, situada a pocos kilómetros de Barcelona, es un lugar emblemático de la revolución industrial que cuenta con una de las mejores obras de Gaudí, inacabada por eso…

blog 2015.006

blog 2015.008

blog 2015.001

También nos dedicamos a seguir conociendo rincones que esconde la ciudad que hace 8 años nos acogió y la que hoy es nuestro hogar, Barcelona. Entramos al Ayuntamiento y conocimos su famoso Saló de Cent; el parque de Cervantes y sus miles de rosas; subimos al teleférico de Montjuïc con las geniales vistas sobre la ciudad Condal; acudimos al Circuit de Catalunya en la cercana Montmeló; hicimos algunas compras en el nuevo mercado dels Encants Vells; cogimos un tren hasta la Estació de França y una Golondrina que nos llevó del Moll de la Fusta al Moll del Forum; y recorrimos de nuevo las callecitas del Gótico para volver a “nuestra” Santa María del Mar…

blog 2015.007

Llegó junio y con él, la ocasión de volver a subir a un avión e ir a conocer otra ciudad europea. En esta ocasión, le tocó el turno a Praga. Pasamos 5 días y tuvimos la oportunidad de conocer la ciudad bien a fondo. Sin duda otra ciudad con un gran transfondo histórico que marcó la historia del viejo continente, muy abierta al turismo y que nos gustó muchísimo.

blog 2015.002

También hemos viajado por España… fui a Bilbao en marzo por motivos de trabajo y aunque ya conocía la ciudad, disfruté durante un par de días de ella, me reencontré con sitios que ya conocía y visité algunos que no, además tuve oportunidad de cenar en el emblemático edificio de La Sociedad la Bilbaína, un club al más puro estilo british reservado para un grupo selecto de bilbaínos. En otoño recorrimos algunos pueblos y cuidades de las provincias de Huesca y Navarra con mis padres y hermanos, haciendo una rutilla cultural “aprovechando” que íbamos a comprar vino de la Rioja Navarra 😀 Olite me sorprendió gratamente y lo recomiendo muchísimo, también visitamos lugares curiosos como Uncastillo, pueblo conocido por tener las ruinas de un castillo… si, se mantaron para ponerle el nombre al pueblo 😛  Así como la ciudad de Pamplona y Jaca con sus ciudadelas -que a cuál mejor… – y el Monasterio de Leyre que solo por las vistas desde allá arriba ya merece la pena visitarlo.

blog 2015.005

Pero también han habido dos grandes viajes este año, preparados ambos con muy pocos días de antelación pero hechos con mucha ilusión ya que llevaban tiempo en el tintero.

En septiembre nos fuimos una semana a ¡New York! Creo que todo aquél que se considere viajero debe ir al menos una vez a la big city. Esa sensación de déjà vu continua me fascinó. Poder ver en persona todos esos lugares que reconoces de pelis y series, moló mucho. En esos días visitamos los imprescindibles de Manhattan y también recorrimos algunas zonas del resto de barrios que conforman NYC. Me quedo sin duda con las visitas desde lo alto de sus miradores, los tres, y es que subimos al Rockefeller, al Empire y al One; con el paseo por el High Line y por el puente de Brooklyn; con la fabulosa vista del skyline de la ciudad mires desde dónde mires, y con ¡¡las hamburguesas de Shake Sack!!

blog 2015.003

Y el último gran viaje del año, organizado en menos de 15 días y casi de imprevisto fue otra semana a ¡Hong Kong! Me ha encantado y la recomiendo al 100%, ¡es un lugar lleno de contrastes! Por un lado tienes fabulosas estaciones de metro y altos rascacielos, centros comerciales y calles repletas de luces de neón al más puro estilo de Japón, y por otro, las casas cochambrosas, los mercados callejeros dónde reina el regateo y ese estilo caótico del sudeste asiático. Creo sinceramente, que puede ser un buen destino si es tu primera vez en Asia. Me quedo con el skyline de la ciudad, sobretodo de noche cuando está iluminado; con el mercado de Temple Street y su caos organizado; con el gran buda de Lantau y el templo de los 10.000 budas, así como con todos esos pequeños templos budistas que recorrimos, y dónde tras 4 viajes a Asia, me decidí a comprar unas cuentas budistas 😉

Sin duda, Asia me tiene enganchada y no puedo disimular 🙂

blog 2015.004

Como véis, al final ha sido un año de lo más viajero ¡¿eh?! ¿Y el 2016 qué? seguro que os lo estáis preguntando. Pues aún no sabemos, hay varios lugares en mente… por Europa están Budapest, Atenas, Viena… Estambul y también nos llaman mucho  Thailandia, Singapur, norte de EEUU, China, Cuba, Maldivas… ¡Y es que el mundo es demasiado grande y hay demasiados lugares que quiero visitar! Todo dependerá de los días que podamos organizar y de los presupuestos de viaje, muchas ideas pero ninguna concreta, ya se verá… Tan solo esperamos que por lo menos, sea un año como el que estamos a punto de despedir.

Y sobretodo, gracias a todos/as por seguirme, a pesar de que os cuente menos de lo que a mi me gustaría… espero que el 2016 me dé un poquito de tiempo libre para poder dedicarme más al blog y a explicaros todos esos viajes pendientes de relato que tengo en la mochila 😉

¡FELIZ AÑO NUEVO AMIG@S!

A %d blogueros les gusta esto: