Archivo del sitio

24/11/15: terminan nuestros días en Hong Kong… toca volver a casa

Día 7: Hong Kong – Amsterdam – Barcelona

Nos levantamos como podemos a las 7.30h y digo como podemos porque anoche se oían golpes continuamente arriba. Nos dieron más de las 2h y hubo que llamar a recepción incluso, aunque no sirvió de nada… está claro que hay chalados y maleducados en todas partes ¿¡eh!? Desayunamos en un momento, volvemos a la habitación a cerrar las maletas y bajamos a hacer el check-out.

Cogemos el metro en Jordan hasta Central, dejando las Octopus en saldo negativo ya que nos las queremos llevar de recuerdo -quizá volvamos a esta fascinante ciudad…- 🙂 Pero salimos del metro sin darnos cuenta y, o damos una vuelta enorme por la calle subiendo las escaleras cargados (no hay mecánicas en esta zona) o pagamos un billete sencillo por una parada para poder hacer el transfer por los pasillos subterráneos… Así que pagamos 4,5HKD c/u y hacemos lo segundo.

Una vez en la estación Hong Kong, compramos los billetes del Airport Express en la taquilla, así pagas 10HKD menos por cada billete que si lo compras en la máquina.

En 25 minutos estamos en la Terminal 1 del aeropuerto. Tenemos tiempo de sobras (son las 10h), pero aún así hacemos el check-in en las máquinas para ir más rápidos con la facturación. En cuanto se abren las taquillas, la hacemos y así no tenemos que cargar más con las maletas.

Pasamos el control de seguridad y de inmigración, y pasamos a la zona de embarque. Aquí se me acerca un tipo com una tablet en la mano, he visto que todo el mundo lo esquiva, así que le digo que no hablo inglés. 😛 pero una señora mayor engancha por banda a mi marido… se trata de un cuestionario sobre tu estancia en Hong Kong super largo que parece que no vayamos a librarnos nunca de ella, pero cuando empieza a preguntar sobre qué compras hemos hecho y cuánto hemos gastado en alojamiento, comida, compras… la cortamos de golpe, ¡venga ya, menudo control!

Nuestra idea era comprar algún souvenir más para acabar de gastar los HKD que nos quedan, pero solo hay 2-3 tiendas de dulces y encurtidos, 2 de souvenirs y un porrón de grandes marcas… Compramos una botella de agua para el viaje y un llavero, y luego nos tomamos un café en el Starbucks y echamos el rato hasta las 13.35h que sale el vuelo de KLM hacia Europa.

 

img_7342-copia

Se hace súper pesado por la estrechez de los asientos, además el mío está roto y no puedo reclinarme ni un poco… tampoco me funciona el audio del entretenimiento, así que es un horror de viaje. Suerte que siempre llevo libros y mucha música en el teléfono y con eso puedo entretenerme algo… por suerte me compensaron y conseguí un vuelo a París tirado de precio 🙂

Si debo decir que el personal me parece excepecional, súper atentos y profesionales.Y la comida que sirven a bordo es buena y en abundancia, nos sirven comida y cena, y siempre que quieres pasas por el fondo del avión dónde tienen bebidas y snacks.

img_7356-copia

img_7367-copia

img_7358-copia

vistas aéreas de Uzbekistan

Y entre sueños, lectura y música pasan las 12h de vuelo, y llegamos puntuales a Ámsterdam a las 19h. Pasamos el control de seguridad y de inmigración en pocos minutos (recordad que la fila para europeos es más rápida que el resto) y recorremos medio aeropuerto para llegar a la puerta de embarque. Compramos unas cuantas cajas de galletas holandesas que nos pirran 😛

Hablamos con los nuestros y a las 20,30h embarcamos en el último avión de la jornada, el que nos lleva a Barcelona, aunque salimos con unos minutos de retraso por atasco en pista.

Durante el vuelo nos dan de comer también (sandwich más bebida) y a las 23h bien puntual aterriza en Barcelona. Me encanta esa sensación de ver la costa de Barcelona desde el aire cuando regreso tras un viaje, sobretodo si he estado por tierras lejanas… es como un “ya estamos en casa” 😀

Recogemos las maletas que llegan como unas campeonas y cogemos un taxi hasta casa… ducha rápida, avisamos a los nuestros de que hemos llegado y, a dormir hasta que el cuerpo diga basta. Es curioso, pero cuando regreso de un viaje siempre me voy a dormir con una extraña sensación al pensar que esta misma mañana estaba en Hong Kong… 🙂

17/11/15: 3, 2, 1… despegamos hacia HONG KONG!!!

Día 0: Barcelona – Amsterdam… y noche en vuelo.

 

Anoche antes de ir a dormir, estaba mi marido en el ordenador cuando me llama y me dice: “qué fuerte, mañana nos vamos a la otra punta del mundo”… son cosas que cuando planificas un viaje así no piensas, pero que cuando estás a punto de partir si y realmente, ¡nos vamos a la otra punta del mundo!

IMG_7159

Y es que una nueva aventura está apunto de empezar ya que hoy por fin llega el día en que partimos hacia…

¡Hong Kong!

Nos levantamos tranquilamente a eso de las 9h. Desayunamos, nos damos una ducha y cerramos las maletas tras asegurarnos que llevamos todo lo imprescindible. Salimos de casa sobre las 10,30h en un taxi camino de la T1 del Aeropuerto de Barcelona (32€).

En cuanto llegamos, facturamos las maletas con destino final a HK. Pesan 9 y 11kg cada una, se nota que tan solo vamos una semana…

Pasamos los controles de seguridad, y por tercera vez este año, me toca “el control aleatorio” de drogas… le pregunto al guardia civil -se ve un tío enrollao- qué criterios siguen para este control y cómo de aleatorio es ya que en los últimos vuelos me ha tocado, y me explica que son bastante frecuentes desde que estamos en nivel 4 de seguridad anti-terrorista. En el caso de pasar a nivel 5 haría controles exhaustivos a todos los pasajeros, incluso abrir equipajes.

Tras esto, y of course dando negativo, entramos a la zona Schengen del aeropuerto. Compramos una revista y nos vamos a tomar un zumo y un café (4€) y compramos una botella de agua para el viaje.

Charlamos con los nuestros vía Whatsapp con los nuestros hasta que a las 12,40h empieza el embarque a Ámsterdam, saliendo según lo previsto a las 13,45h.

 

IMG_7161

 

A bordo nos sirven bebidas y unos sándwiches de queso holandés riquísimos, luego un cafelillo y una galleta de caramelo típica holandesa que ¡me pirran! 🙂

 

IMG_7162

 

Y entre lectura, escuchar música y comer, pasamos las dos horas de vuelo corto que tenemos. Llegamos a Amsterdam a las 15,40h atravesando unos nubarrones que hacen que se luzcan las pericias del piloto en la maniobra de aterrizaje  😅

Al llevar solo dos mini mochilas de equipaje de mano, conseguimos salir rápido del avión. Pasamos el control de pasaporte para salir de la zona Schengen y nos dirigimos de las puertas B a las F. Tenemos una hora hasta que empiece el siguiente embarque, así que una vez localizada cuál es nuestra puerta, nos vamos a picar algo que el sándwich nos supo a poco y a estas horas ya tenemos hambre.

 

IMG_7166

 

A las 17h empieza el embarque, es la primera vez que volamos en un avión tipo combi, a ver qué tal la experiencia… aunque la primera impresión no mola. Los asientos del vuelo corto eran igual de anchos y espaciosos que éstos, y la señora china que va a nuestro lado tiene pinta de ser una genio y figura…

 

IMG_7167

 

Salimos con 45 minutos de retraso ya que la carga por lo visto tardó más de lo previsto… y al despegar da la sensación que el avión no pueda con su alma… ¡ay madre que no se levanta!  😅

En seguida nos dan un picoteo y unos cascos malísimos de esos que se enganchan al borde de la oreja, made in a dónde vamos, ¡fijo! 😛 No dan antifaz ni tapones para los oidos, algo que me sorprende tratándose de un vuelo de noche…

Tras la cena, apagan las luces y a dormir… o a hacer lo que se pueda con el poco espacio que tenemos, sin tapones ni antifaz, con el plasta de delante y el “molinillo” de la señora que además no deja de hablar sola ni un momento. Y hace frío, pero de llevar 2 mangas largas y la manta y tener la nariz helada. ¡Apuff que viaje más largo nos espera…! Por suerte decidí traerme un par de pastillas de Lorazepam y con eso conseguimos dormitar a ratos. Hasta que nuestra vecina decide que ya es de día y sube la persiana iluminando todo el avión… Ya os dije que tenía pinta de genio y figura…

 

IMG_7173

Cuando miramos las pantallas, vemos que ya hemos recorrido una gran distancia y falta poco para llegar a destino…

A %d blogueros les gusta esto: