Archivo del sitio

17/07/16: ponemos rumbo a la volcánica Lanzarote!!

Día 1: empiezan unas vacaciones de auténtico relax con todo incluido 😉

Nos levantamos bien temprano y de un salto porque un nuevo viaje está a la vista y no hay nada que me despierte más feliz por las mañanas que eso 😛 Tenemos las maletas hechas, las baterías de la cámara cargadas, las tarjetas de memoria vacías, las reservas hechas y sobretodo unas ganas terribles de volver a subir a un avión hacia un nuevo destino. Como os comentaba en su día antes de partir, en los próximos días vamos a descubrir la isla de Lanzarote, en las Canarias.

Salimos a las 8,45h de casa con un taxi que nos lleva al aeropuerto del Prat (31€). Pesamos la maleta que vamos a facturar porque no tenemos claro si pesa menos de 15kg (es lo permitido por Ryanair)  y nos pasamos de 1kg, así que pasamos algunas cosillas a la maleta de mano y ahora si, nos vamos a facturar sin problemas. Es la primera vez que volamos con esta compañía low cost, a ver qué tal la experiencia…

Una vez pasamos el control de seguridad, nos tomamos un café, compramos unas pastas, un agua y una revistilla para hacer más amenas las casi 3h de vuelo que tendremos por delante.

El avión llega tarde por lo que salimos con 40 minutos de retraso. A bordo pedimos un par de menús (bocata, bebida y snack por 10€ c/u)  y así ya nos damos por comidos.

Echamos algunas fotos de Mallorca, del Estrecho y de Marruecos cuando los sobrevolamos… Mientras el vuelo se sucede entre berridos de la niña futura soprano y malos olores, no entiendo como la gente se despresuriza tanto a bordo… ¡Uff! Llegamos según lo previsto a las 14,05h (hora local) al aeropuerto de Arrecife.

bordeando Lanzarote

Recogemos la maleta que habíamos facturado y tras parada en boxes, vamos hacia la oficina de AutoReisen a recoger el coche de alquiler que tenemos reservado. Como os comentaba en la entrada de los preparativos, esta compañía local es la más recomendada en Trip Advisor y Los Viajeros para alquilar coches en las Canarias. Tras el papeleo, nos asignan un Renault Clio nuevo, recordaré viejos tiempos de cuando tenía mi Cliox recién estrenada como conductora 😉 La mayor ventaja de esta compañía es que podemos conducir los dos sin costes adicionales, y que puedes hacer la recogida y entrega en el mismo aeropuerto, así no tienes que preocuparte de nada.

Acabamos los trámites y vamos a buscar el coche al parking del aeropuerto, y ahora si, ponemos rumbo al hotel. Tenemos unos 40 minutos de camino. La carretera es una nacional bien señalizada y con largas rectas, excepto el último tramo que es un puerto de montaña con unas curvas interesantes. La verdad es que es un trayecto bien chulo, lo malo es que el coche tiene unos 70cv sin turbo y al pobre le cuesta tirar 😛

Llegamos al hotel Sandos Papagayo Beach Resort siguiendo las indicaciones del GPS. Aparcamos en el parking gratuito del alojamiento y pasamos por recepción a hacer el check-in. Nos colocan las pulseras del todo incluido, pagamos la estancia y vamos a descubrir la habitación que nos han asignado. En el corto camino entre la recepción y la habitación ya flipamos con las vistas… unas piscinas súper chulas en el hotel y un entorno junto a las playas del Papagayo geniales.

el paisaje de la parte trasera del hotel es espectacular…

La habitación está en el piso más alto, con vistas a las piscinas y a la playa. Es muy amplia y está decorada con un aspecto similar a nuestra casa, ¡mola!

Nos colocamos los bañadores, nos embadurnamos de protector solar y nos vamos a estrenar el todo incluido, ¡que se note que estamos de vacaciones! Merendamos unas crêpes y un mojito con ron miel, nada mal para empezar… Luego vamos a disfrutar del spa durante 1h y acabamos tumbados frente a la piscina.

A las 18,30h nos entra una morriña tremenda, así que decidimos volver a la habitación y echarnos una siestecilla… y tras un pequeño descanso, disfrutamos del primer atardecer en este fantástico lugar desde la terraza de la habitación 🙂

Lo malo de estos resorts es que siguen horario europeo y hay que ir a cenar antes de las 21.30h. Hoy nos decantamos por el bufet internacional y la verdad es que cenamos la mar de bien. ¡No faltan unas papas arrugás con mojo picón que nos encantan!

Después de cenar, damos un paseo por el complejo para ver las instalaciones, echamos un vistazo a la playa y volvemos a la habitación. Hacen una fiesta en el hotel y hasta las 23.30h se oye música. Nosotros aprovechamos la terraza que tiene la habitación para tomarnos algo aquí. Mañana más…

A %d blogueros les gusta esto: