Archivo del sitio

11 y 12/06/15: ponemos rumbo a la histórica ciudad de Praga

Como os explicaba en la entrada de los preparativos, nos decidimos a hacer esta escapada que llevaba en el tintero demasiado tiempo con pocos días de antelación. Ya sabéis que cada vez nos lo pensamos menos 😛 Ha pasado ya tiempo pero no quiero dejar de contaros nuestras vivencias en la hermosa ciudad, capital de la República Checa.

Día 0: partimos hacia un nuevo destino

Como es habitual cuando hacemos una escapada por Europa, hemos trabajado esta mañana en jornada intensiva y a las 17h ya estamos en el aeropuerto esperando el embarque a nuestro próximo destino. Ha hecho un tiempo horrible todo el día y ya al llegar al aeropuerto hemos visto que muchos vuelos salen con retraso por el tormentorro que cae esta tarde en Barcelona. Nos cambian un par de veces de puerta de embarque y por fin, con 1h de retraso conseguimos salir hacia Praga.

Durante el vuelo nos compramos unos snacks (7,60€) para matar el gusanillo. El trayecto discurre sin incidencias y un par de horas después aterrizamos en el aeropuerto Ruzyne. Sacamos 3000 coronas de un cajero y así nos hacemos ya con moneda local.

Para ir al centro de la ciudad desde el aeropuerto la mejor opción es coger el Airport Expres que por 60 coronas y en 30 minutos te deja en la zona antigua de la ciudad, pero el último era a las 21h y no llegamos a tiempo de cogerlo… así que nos toca coger el bus 100 (32C pp + 16C suplemento maleta), y luego hacer un trasbordo a la línea B del metro hasta la parada de Republiky, la más cercana a nuestro hotel. Como os contaba, escogimos el Hastal Prague Old Town para nuestro alojamiento en la ciudad. Está ubicado en un antiguo edificio con mucho encanto y un bonito estilo vintage. Hacemos el check-in sin problemas y tras dejar las maletas en la habitación salimos a cenar algo que se nos ha hecho muy tarde.

Lo único que encontramos abierto es un kebab, así que no lo pensamos mucho y nos tomamos uno cada uno con un refresco por 277C. Compramos una botella de agua en un badulaque y nos vamos derechos a dormir, estamos ko.

Día 1: comenzamos a descubrir la fabulosa ciudad de Praga

Nos levantamos a las 8.30h con ganas de empezar a conocer esta ciudad pero antes nos damos una ducha y bajamos a desayunar al restaurante del hotel (tenemos el desayuno incluido). Una hora más tarde ya estamos en la calle camino a la plaza de la ciudad vieja. A las 10h comienza el free tour de Sandemans New Europe Tours que como os he comentado en el diario de otras escapadas por Europa es casi un obligado del 1r día de llegada a una nueva ciudad. Esta compañía que opera en muchas de las capitales europeas cuenta con guías en español e inglés que ofrecen una visita guiada por el centro de la ciudad de unas 2 horas en las que te cuentan muchísimas cosas sobre el lugar, con la particularidad que no tienen un precio estandar para los free tour como otras compañías, si no que tú les pagas en base a lo crees que se han ganado con la visita guiada. Además tienen otros tours por la ciudad que si son de precio fijado pero igualmente enriquecedores.

Como os decía, a las 10h sale el tour de la Old Town Square y aquí comienzan a explicarnos los monumentos que alberga esta céntrica plaza que data del S. XI. Destacan en ella dos imponentes edificios considerados como símbolos de la ciudad. Por un lado tenemos la famosa Iglesia de Nuestra Señora de Tyn (su nombre en checo es Kostel Matky Boží před Týnem), que fue construida en el siglo XIV como el mayor símbolo de estilo gótico de la ciudad de Praga. La parte más llamativa son sus dos torres de más de 80 metros de altura.

También encontramos el Ayuntamiento más conocido por tener en una de sus fachadas el Reloj Astronómico, construido en 1410 por el maestro relojero Hanus y perfeccionado por Jan Taborsky en el siglo XVI; cuenta la leyenda que los concejales de la época dejaron ciego al maestro cuando culminó su trabajo para evitar que pudiera volver a crear una obra así… hay que ser crueles…

El reloj medieval más famoso del mundo se compone de 3 partes:

1. El calendario de Josef Mánes en la esfera interior que representa los meses del año, también se distinguen en ella los signos del zodiaco y el escudo de armas de la ciudad vieja. Está presidida por cuatro pequeñas esculturas (un ángel, un astrónomo, un orador y un filósofo).

2. El reloj astronómico propiamente dicho representado en la esfera superior, que representa las órbitas del sol y la luna.

3. Las figuras animadas compuestas por los 12 apóstoles, el Turco, la Avaricia, la Vanidad y la Muerte que se mueven cada vez que el reloj marca las horas en punto.

Tras un buen rato aquí observando el famoso reloj y con la gran suerte de coincidir con el desfile de las figuras animadas, seguimos caminando hacia el Teatro Estatal u Ópera de Praga, construido entre 1781 y 1783, sus muros han albergado a grandes músicos y actores representando sus obras, el más famoso fue Wolfgang Amadeus Mozart que dirigió el estreno mundial de su ópera Don Giovanni en 1787.

Continuamos con la caminata y pasamos frente al edificio central de la Universidad Carolina (Univerzita Karlova) fundada en 1348, siendo la universidad más antigua y de mayor prestigio en la Europa Central y del Este. A mi me hace mucha gracia porque se llama como yo 😛

El siguiente punto es la plaza de Wenceslao, una de los lugares más importantes de la historia de la ciudad. Esta gran plaza de 750 metros de largo fue el lugar dónde nació la primavera de Praga en noviembre de 1989, ya que a raíz de una manifestación juvenil y multitudinaria contra la brutalidad policial se inició la Revolución del Terciopelo y la caída del comunismo.

Callejeamos un poco y hacemos una parada para tomar algo y descansar un poco. Nos tomamos un par de refrescos mientras charlamos con algunas personas del grupo y el guía sobre el destino. Luego seguimos caminando hasta llegar a la antigua entrada a la ciudad vieja que se encuentra en la Torre de la Pólvora (Prašná brána). Construida en 1475 como una de las 13 puertas de la muralla fortificada que daban acceso a la ciudad, fue destruida en 1541 por un devastador incendio. La torre fue reconstruida y en el S. XVII se utilizaba como lugar de almacenamiento de pólvora por lo que adquirió el actual nombre.

Pasamos bajo la torre y nos encaminamos por callejuelas de la ciudad antigua hasta llegar al Josefov o barro judío. Su nombre deriva de José II, el gobernante que comenzó a integrar a los judíos en la vida de Praga en 1850. La comunidad judía de Praga se remonta a la edad media, así que han conformado buena parte de la historia de la ciudad. En el barrio podemos encontrar seis sinagogas (Alta, Española, Klausen, Maisel, Pinkas y Vieja-Nueva) y el cementerio judío. En nuestra caminata por este barrio pasamos frente a la Sinagoga Española que data de 1868 y es conocida por ese nombre por su gran similitud con la Alhambra de Granada. La verdad es que pinta chula y tomamos nota de visitarla otro día por dentro.

Seguimos hasta llegar a la Sinagoga Vieja-Nueva, construida en 1270, es el templo judío más antiguo de Europa aún en funcionamiento. Aquí el guía nos explica la historia del Gólem, un ser creado de materia inerte por un famoso rabino en el siglo XVI con el fin de defender el gueto de Praga de ataques antisemitas y cuidar la Sinagoga Vieja-Nueva.

Avanzamos unos metros hasta la entrada del cementerio judío, creado en 1439, durante 300 años fue el único lugar de la ciudad dónde se permitía enterrar a los judíos que fallecían por lo que debido a la falta de espacio los cuerpos se enterraban unos encima de otros (llegando a más de 10 apilados). No entramos al cementerio pero lo poco que podemos observar desde fuera ya sobrecoge. Esta sin duda será visita indispensable en la ciudad. Frente a la puerta de este simbólico lugar el guía nos explica las barbaries que sufrieron los judíos de la República Checa durante la 2ª Guerra Mundial, sin duda no hubo ciudad con gueto judío que pasara desapercibida para los nazis… como siempre que escucho estos relatos, solo puedo decir que es sobrecogedor hasta qué punto puede llegar la maldad del ser humano.

Acabamos el tour sobre las 13h frente al Rudolfinum con la vista sobre el río Moldava y, el Castillo y la Catedral de San Vito al fondo. Sin duda hemos aprendido muchísimas cosas sobre la historia y la cultura de la ciudad a lo largo de estas 3h y recomendamos encarecidamente hacer el tour. El guía además nos aconseja sobre algunos restaurantes y visitas imprescindibles de la ciudad.

Tras despedirnos de él, buscamos lugar dónde comer. Nos decidimos por el Café Capriccio en la Plaza Kafka dónde tomamos una pizza, un plato de pasta y unos refrescos por 475C.

Después de comer nos acercamos a la oficina de turismo que hay junto al Teatro Estatal a recoger las tarjetas Prague Card que compramos online desde casa y que activaremos mañana. Con ellas tendremos todo el transporte, y la entrada al Castillo, al Museo Judío (que incluye las sinagogas y el cementerio) y a otros muchos monumentos de la ciudad. Estuvimos echando cuentas y con ellas realmente ahorrábamos dinero. Tened en cuenta que nosotros hace años que hicimos este viaje y no sé si sigue compensando, tendréis que hacer cálculos…

Callejeamos un poco en dirección a la Torre de la Pólvora a la que le echamos unas fotos esta vez con más calma y luego seguimos a pie hasta el hotel. Compramos un poco de bebida fresca y nos vamos a descansar un ratito, son las 15h y hace un calor tremendo.

A las 17,30h nos ponemos en marcha de nuevo. Compramos dos billetes sencillos (24C pp) y subimos al tranvía 5 que nos acerca al parque Letná, un parque en la ladera de la colina del Castillo desde el que se obtienen unas bonitas vistas sobre la ciudad, con sus puentes sobre el Moldava. Aquí también encontramos un gran metrónomo erigido en 1991 en el lugar que ocupaba una enorme estatua de Stalin que echaron abajo con la caída del comunismo en el país. La entrada al parque es gratuita pero para acceder a él hay que subir unos cuantos escalones que con el calor que hace se nos hace un poco cuesta arriba, pero al llegar allí nos compramos unas bebidas fresquitas en un bar que hay y nos sentamos a tomárnoslas mientras disfrutamos de las vistas. El parque además tiene mucha vidilla y encontramos a muchos jóvenes aquí, así como algunos músicos que amenizan el lugar.

Sobre las 19h bajamos por el puente Cechuv y recorremos la calle París hasta llegar a la Plaza Vieja.

vista de las torres de Nª Sª de Tyn

Una vez allí echamos unas fotos a la animada plaza y seguimos avanzando por la calle Celetná de camino a la Torre de la Pólvora de nuevo. En esta calle compramos nuestro imán viajero (70C) y un bonito reloj de bolsillo (300C), ya tenemos nuestro recuerdo de Praga para llevarnos a casa 😉

Llegamos al Centro Comercial Palladium y empieza a apretar el hambre, así que cenamos en el restaurante Mongolian BBQ unos noodles y un par de cervezas negras por 310C.  Comemos y bebemos de fábula en este lugar, después de todo el día de caminata bajo un sol abrasador se agradecen las birras 😛

Damos una vuelta al centro comercial y a las 22h volvemos al hotel, ¡ya toca descansar!

Anuncios

20/12/14: visitamos el museo Van Gogh y hacemos unas compras en el Mercado de las Flores

Día 2: día entre cuadros, esculturas, tulipanes y escaparates…

Nos levantamos a las 8,30h. Nos vestimos con las varias capas de ropa habituales en estos días de frío invierno centro europeo y salimos a la calle. Nos cuesta un poco dar con la parada del tranvía que nos llevará hasta el primer punto de la jornada pero al fin damos con él y aprovechando que tenemos la tarjeta de transporte, subimos. En el tranvía se está calentito y los pocos minutos de trayecto nos sirven para entrar en calor 😛

Algo antes de las 10h llegamos a la parada del Museo Van Gogh, dónde tenemos las entradas compradas para las 10h. Como os comentaba en la entrada sobre los preparativos del viaje, compramos con anterioridad las entradas mediante su web, cuestan 15€ por persona y aunque no hay descuento comprándolas online, te evitas las largas colas que se suelen formar en las taquillas.

Todavía no hemos desayunado así que decidimos acercarnos a la cafetería del museo a tomar algo y luego hacer la visita. Tomamos un par de dulces con unos cafés la mar de ricos (16€). Y ya con las pilas cargadas, iniciamos la visita.

Aunque no somos grandes amantes de la obra de Van Gogh, se trata del museo más importante que recoge su obra casi completa con más de 200 piezas originales repartidas en tres plantas en las que se puede ver su obra en las distintas etapas de la corta vida del pintor holandés.

Salimos un par de horas después tras recorrer el museo y nos echamos unas fotos con la escultura “I Amsterdam”.

Volvemos al tranvía y tomamos el primero que pasa hasta Singel. Vamos a visitar el Mercado de las Flores con calma ya que ayer nos gustó lo que vimos 😉 Compramos unos paquetes con bulbos de tulipán holandés y un imán (15€) así nos tendremos un trocito de Holanda en nuestro balcón 🙂

Junto al mercado vemos una tienda en la que venden “magic mushroms” y entramos a cotillear. La verdad es que tienen todo tipo de productos relacionados con la marihuana y otras drogas alucinógenas, y aunque es tentador -por aquello de la facilidad de acceso a ellas que hay- no compramos nada, tampoco lo podríamos llevar a casa ya que en España todo esto es ilegal, así que nos quedamos un poco con las ganas 😛

Caminamos junto a los canales hasta la Plaza Dam. Es curioso cómo cambia esta plaza entre el día y la noche… aunque sin duda la prefiero iluminada en la noche 😉

Y de allí caminamos hasta la cercana Oude Kerk (Iglesia Vieja), construida en 1302 y edificio más antiguo de la ciudad. Pagamos los 10€ que cuesta la entrada y disfrutamos de su interior, sobretodo de los altos techos abovedados construidos en madera, sus grandes vitrinas originales y el gran órgano.

Son algo más de las 13h y tenemos hambre así que buscamos un sitio dónde comer. Nos decantamos por el restaurante Dam Steackhouse en la calle Damstraat, en el que tomamos un par de bistecs con salsa de queso y patatas con un par de copas de vino (37€). Estamos comiendo de lujo en este viaje, la comida holandesa nos está encantando 😛

interior del restaurante

Ayer vimos que los guías de Sandemans organizan también un tour por los coffee shop de la ciudad y salen de la plaza Dam a las 15h pero no hay suficiente grupo para salir y además empieza a llover fuerte y no llevamos paraguas, por lo que desistimos y volvemos corriendo al hotel que tenemos a pocos pasos a echarnos una siesta.

Sobre las 17,30h salimos de nuevo a la calle y vamos al número 7 de la calle Singel dónde se encuentra la casa más estrecha del mundo y que tenemos a un corto paseo del hotel.

Me gusta esta ciudad de noche ya que todos sus edificios están iluminados, lo que le da un ambiente mágico cuando cae el sol…

Volvemos a la plaza Dam y entramos al Centro Comercial Bijenkorf dónde nos tomamos un par de cafés y una tarta de manzana deliciosa (9€). Aunque ha dejado de llover hace un frío tremendo y no apetece mucho estarse por la calle. Aún así, damos otra vuelta por el barrio rojo que tanto nos sorprendió ayer.

Para cenar, volvemos a acercarnos al hotel. En la misma calle encontramos un local llamado Oud Holland dónde tomamos un par de bistec de buey con salsa de vino y verduritas con un par de copas de vino que están buenísimos (41€).

Volvemos al hotel y tras una ducha para relajarnos y entrar en calor vamos a descansar, hoy hemos hecho otra buena caminata por la ciudad 🙂

19/12/14: conocemos el centro histórico de Amsterdam y recorremos el Barrio Rojo por la noche

Día 1: los chicos de Sandemans nos descubren grandes rincones

Nos levantamos a las 8.30h. Nos cubrimos con varias capas de ropa, gorro, guantes, bufanda y abrigo ya que estamos a unos cuantos grados bajo cero… Desayunamos en un Mc Donalds cercano por 5€ los dos y nos dirigimos a la estación central de trenes dónde está la oficina de transporte más cercana, a comprar un billete para las próximas 48h por 12€ pp. Así tendremos billetes ilimitados para todos los transportes de la ciudad sin tener que preocuparnos por andar comprando billetes sencillos.

Le damos una vuelta a la zona de la estación mientras nos maravillamos con el edificio al cual ayer no le prestamos ninguna atención al llegar. Nos parece una pasada estar disfrutando de la vista de los canales de la ciudad después de tanto tiempo queriendo venir a Amsterdam.

estación de trenes

Desde aquí salen los free tour de Sandemans a las 11h, así que ya hacemos tiempo y nos unimos al grupo en español. Comenzamos a caminar hacia la Plaza Dam dónde comienza el tour.

La Plaza Dam es el lugar en torno al cual fue creada la ciudad por lo que en ella encontramos monumentos y edificios históricos, los más importantes el Monumento Nacional construido como un homenaje a los soldados caídos en la II Guerra Mundial, y el Palacio Real, construido en 1648 y 1655 con estilo neoclásico.

De aquí caminamos hacia la Oude Kerk (Iglesia Vieja) construida en 1302 y considerado el edificio más antiguo de la ciudad que curiosamente se encuentra ubicada en el justo centro del Barrio Rojo, el barrio más “emblemático” de Amsterdam.

Es pleno mediodía así que la mayoría de escaparates y locales están cerrados a estas horas, aunque alguno si que permanece abierto. Se dice de la prostitución que es la profesión más antigua del mundo, y aquí ya hace muchos años que es legal y está regulada, con cobertura por la seguridad social holandesa y con todas las prestaciones que pueda tener cualquier otra profesión. A muchos les sorprende, yo creo que si esto fuera así se acabarían las mafias y los trafiqueos de personas de forma ilegal. El/la que se quiera dedicar a ello bien hecho, ¿porqué cuestionarlo, criticarlo o juzgarlo? A mi nadie me dice nada por ser enfermera, ¿no?

Continuamos la ruta hacia el aledaño barrio de Jordaan, en el que se puede visitar uno de los canales más bonitos de Amsterdam, el Brouwersgracht. En la esquina del “canal de los cerveceros” con el canal Herengracht se encuentra la Casa de las Indias Occidentales, sede encargada del gobierno de la colonia Nueva Amsterdam (actualmente, Nueva York). Aquí también se encuentra la casa más estrecha del mundo (en la foto, la de la fachada rojiza).

Con un nombre difícil de pronunciar, Grachtengordel es la denominación del anillo de los tres canales más importantes de Ámsterdam que fue diseñado en el S. XVII para soportar el aumento de la población que había en la ciudad. Los canales que lo componen son el Prinsengracht, Keizersgratch y Herengracht (de fuera a dentro), siendo el último el más llamativo de la ciudad ya que a sus orillas se encuentran algunas de las mansiones más hermosas de la ciudad.

Hacemos una pausa de unos 30 minutos para ir al baño y tomar algo, y mientras los chicos del tour nos cuentan que ofrecen otras caminatas por la ciudad para conocer más a fondo algunas zonas o aspectos de la capital holandesa. Decidimos hacer el tour nocturno por el barrio rojo que hacen esta misma noche para conocer mejor esa zona, así que ya lo contratamos.

Continuamos con el paso y nos adentrarnos en la plaza Spui. Esta zona marcaba el límite dónde terminaba la ciudad y estaba cubierta de agua, hasta que en 1882 la “rellenaron” de tierra para convertirla en el agradable barrio que conforma hoy, muy cercana a la Universidad de la ciudad.

A pocos pasos encontramos el convento Begijnhof. Se trata de un conjunto de casas fundado en 1346 para albergar a la hermandad de las beguinas, una hermandad femenina católica laida. Aquí se halla el edificio más antiguo de la ciudad que data de principios del S. XVI construida con una bonita fachada de madera.

Dentro del recinto, visitamos la Engelse Kerk, construida en el S. XV siendo la primera iglesia católica por lo que la construyeron de forma clandestina. Entramos en su interior pero nos quedamos a las puertas porqué están oficiando una misa.

Proseguimos el camino hasta el Mercado de las Flores o Bloemenmarkt, inaugurado el 1862 y construido sobre barcas flotantes en el canal, es el lugar favorito de los holandeses y turistas para comprar flores y plantas. Nos gusta lo que vemos, así que sin duda aquí volveremos a hacer unas compras 🙂

De aquí caminamos hacia el cercano barrio judío, uno de los más masacrados en Europa durante el holocausto nazi. Llegamos frente al 267 de la calle Prisengrancht dónde se encuentra la casa de Ana Frank, una joven judía holandesa (una de los millones de judíos que fueron perseguidos) que en su diario nos contaba los acontecimientos, sus miedos y sus pensamientos que vivió entre julio de 1942 y agosto de 1944. Tenemos compradas las entradas online para poder visitar la casa con calma y seguro que es una visita que nos marca… mientras, el guía nos explica un poquito sobre la historia de Ana y su familia, así como de las consecuencias del nazismo sobre los judíos asentados en Holanda. Hemos estado en otras ciudades dónde se vivió la represión nazi sobre el pueblo judío, y no deja de impactarme todo lo que aquella gente fue capaz de hacer… piel de gallina. Y con estas reflexiones frente a la casa de Ana Frank, terminamos el free tour.

La particularidad de esta empresa es que no ponen un precio fijo al tour por el centro histórico, si no que dejan que cada uno les pague lo que considere que “se han ganado” con su arte como guía turístico. Les pagamos 20€ junto a una felicitación por lo bien que nos ha expuesto la historia y la cultura de la ciudad a lo largo de estas casi 3h de caminata.

Volvemos caminando hacia la Plaza Dam y comemos en un Mc Donalds (12€) cumpliendo con nuestra tradición viajera de “Mc Donalds por el mundo” 😀

Son casi las 16h y estamos muertos de sueño y de frío, así que regresamos un rato al calorcito de la habitación del hotel dónde nos echamos una siestecilla, ¡que se note que estamos de vacaciones! 😛

A eso de las 18h y ya más recuperados, nos cubrimos con varias capas de ropa y salimos al frío de la calle. Volvemos hacia la plaza Dam que tenemos a menos de 5 minutos y paramos en un par de tiendas a comprar unos souvenirs, unos chupa-chup de marijuana y un gorro rastafari para echar unas risas (todo 16€), las calles están iluminadas por las cercanas fiestas y hay mucho bullicio de gente haciendo compras en esta zona. Volvemos al hotel a dejar las compras en la habitación.

Luego volvemos hacia la Plaza Dam dónde se encuentra el punto de salida del tour por el barrio rojo que contratamos esta mañana con los guías de Sandemans. Mientras esperamos a que los grupos estén formados echo unas fotos de la plaza iluminada con su árbol de Navidad encendido 🙂

Sobre las 19h nos ponemos en marcha, caminamos hasta la cercana Old Church dónde comienzan a explicarnos la historia del barrio rojo y el estado actual de la prostitución en Holanda.

El guía que nos ha tocado es un cachondo y nos cuenta un sinfín de historias y datos sobre el barrio mientras lo recorremos cargado de notas de humor y bromas, lo que hace que el tour sea súper ameno. Durante las dos horas que dura el tour, nos enseña algunos escaparates dónde hay mayoritariamente chicas -también vemos alguno con chicos-, entramos a algunos sexshop, pubs y clubes, y aprendemos muchísimo sobre el barrio y su gente, en el que no sólo hay trabajadoras/es del sexo comercial si no que también viven familias con niños a los que les enseñan que el sexo es algo natural y de lo que no hay que taparse ni avergonzarse. No hay fotos del tour por respeto a la gente que trabaja aquí, supongo que lo entenderéis.

Son cerca de las 21h cuando acabamos el tour tras tomarnos una cerveza con el grupo. Hace mucho frío así que decidimos acercarnos al hotel para cenar. Tomamos un par de pizzas con una copa de vino (27€) en un Steackhouse frente al hotel -¡sorry no recuerdo el nombre!-.

Tras la cena, volvemos al hotel dónde nos damos una buena ducha para entrar en calor. Hoy hemos aprendido muchísimo sobre los holandeses y su capital. Y el tour por el barrio rojo lo recomiendo encarecidamente, creo que sin él no hubiéramos entendido la filosofía ni la cultura del lugar y su gente.

¡¡Nuevo destino recién salido del horno!! Nos vamos a…

Pues como veis tenemos nuevo destino a la vuelta de la esquina… Vamos a visitar la capital del país ¡nº20! de nuestra lista de visitados. Será la práctica pero cada vez preparamos los viajes con menos antelación y es que en pocos días partimos hacia…

¡LISBOA!

Este destino estaba en el tintero hace ya demasiado tiempo y por fin, vamos a conocer la capital de nuestro país vecino. Teníamos prevista hacer la escapada en enero pero por motivos laborales se ha adelantado la posibilidad de coger unos días, y como no sabemos estarnos en casa pues tardamos menos y nada en mirar vuelos hacia un nuevo destino. Dudábamos entre hacer alguna capital más centro-europea para intentar ver algún mercado navideño o tirar hacia las Canarias de nuevo, pero vimos unos precios muy buenos a Lisboa y no nos lo pensamos dos veces. Viajaremos con Vueling por 160€ los dos i/v, llegando a primera hora de la mañana a la ciudad y volviendo a última de la tarde tras pasar 4 días completos.

Con los vuelos en mano, entramos como siempre en Booking y aprovechando el descuento de Genius, reservamos apartamento para las 3 noches por 297€ justo al lado de la Plaza Rossio, vaya en el centro, centro.

Ya hemos estudiado cómo funciona el transporte público en Lisboa, entre metro, bus, eléctrico (tranvía) y elevadores (funiculares), así como que la mejor opción es comprar una tarjeta de prepago 7 Colinas (Viva Viagem) en el quiosco del aeropuerto e ir recargándola con bonos diarios por 6,15€ de manera que tengamos transporte ilimitado que nos ayude a superar las empinadas calles y a cubrir las distancias entre lugares a visitar.

Recordando otros viajes por capitales europeas, entramos en la web de Sandemans y ¡bingo! allí también hacen free tours, así que ya tenemos los horarios apuntados para hacer el “aperitivo” la mañana que llegamos a la ciudad.

Hemos estudiado la Wikitravel para saber todos los trucos, lugares que visitar, cómo moverse, qué comer y beber, qué comprar… vaya, cómo disfrutar al máximo de nuestra estancia en Lisboa. ¿Nuestros imprescindibles? Sin duda el barrio de Bélem con su torre, su monasterio de los Jerónimos y sus dulces; Baixa y Chiado con sus bulliciosas plazas; Alfama y sus fados; la cosmopolita zona del Parque de las Naciones dónde se ubicó la Expo… y disfrutar de cada rincón de la ciudad. Al disponer de 4 días, también tenemos pensado dedicar uno a la cercana ciudad de Sintra para disfrutar de su patrimonio declarado por la UNESCO como el Castillo da Pena.

Y poco más os puedo explicar con tan poca antelación, tenemos muchas ganas de conocer y disfrutar del destino, desconectar a tope y de seguir creciendo con mis viajes, ¿nos acompañas?

19/01/17: Parlamento de Hungría, free tour para conocer la ciudad y de copas por los Ruins Bar

Día 1: visitamos el Parlamento, recorremos la ciudad con un free tour y los bares en ruinas para conocer la noche en Budapest…

 

Nos levantamos a las 8h y tras colocarnos varias capas de ropa salimos a los -9ºC de la calle. Debo decir que en el primer momento de salir recibes una bofetada en la cara… ¡madre qué frío hace en este pueblo! Conforme vas caminando, entras algo en calor y aunque notas frío en la cara -tanto que hasta nos lloran los ojos-, es soportable.

Bajamos un momento a la estación del metro de Ferenciek Ter que tenemos a escasos 20 metros del hostal, y compramos un par de abonos de 72h (4150 Florines c/u) con fecha de inicio para hoy, así nos olvidamos de tener que validar continuamente y de vigilar si haces transbordos o no.

Después, desayunamos en un bar llamado La Lucia en la famosa calle Vacy Utcá que tenemos a escasos 100 metros del hostal, un croissant de Nutella que quita el hipo y un capuccino por unos 2000 florines los dos.  Aquí empezamos a darnos cuenta que no sé otra cosa, pero los dulces húngaros están tremendos y que no será el primero ni el último que comamos estos días 😛

Caminamos unos metros junto al Danubio hasta la parada del tranvía 2 que en pocos minutos nos lleva hasta el Parlamento. Alucinante la vista del Danubio con esos bloques de hielo corriendo por su superficie…

Hoy tenemos concertada la visita guiada en español en el Parlamento de Hungría que compramos a través de esta página web. Hemos llegado pronto así que rodeamos el enorme edificio de estilo gótico mientras admiramos las vistas que ofrece. Es imponente, se nota que a los húngaros les gustan las cosas grandes…

En una de las esquinas del edificio, vemos a unos chicos que promocionan un free tour en español. Les preguntamos y nos dicen que lo hacen todos los días a las 10 y 12h, además de otros tours de pago. Tenemos entradas para la visita a las 10,15h, así que decidimos que si nos da tiempo haremos el de las 12h. La verdad es que ha sido una sorpresa… siempre que viajamos por Europa nos gusta hacer alguno, así conoces mucho más sobre la historia de la ciudad que visitas y normalmente lo hacemos con los chicos y chicas de Sandemans New Europe  a quienes recomiendo al 100%, pero en Budapest no están y pensé que nos tocaría prescindir de ello…

Seguimos rodeando el Parlamento y a las 10h entramos al centro de visitantes. Hacemos tiempo mientras hablamos con los nuestros por Whatsapp de las primeras impresiones y a las 10,15h pasamos los controles de seguridad para acceder al edificio. Dejamos los abrigos en la consigna (es gratis) y nos dan unos auriculares por dónde escucharemos las explicaciones de la guía en español.

Se trata del edificio más representativo de la ciudad y uno de los más famosos de Europa. Asimismo, es el tercer parlamento más grande del mundo después del de Rumanía y el de Argentina. Construido entre 1884 y 1902, el Parlamento de Budapest fue la obra más grande de su época, consta de 691 habitaciones y tiene unas dimensiones de 268 metros de longitud, 118 metros de ancho y 96 metros de altura en la cúpula. Muestra el poder económico de la Hungría de principios de siglo.

Junto a la guía vamos recorriendo distintas salas de una de las alas del Parlamento (la otra se usa con fines políticos y es idéntica -es como un espejo-) mientras nos va explicando la historia del edificio y del país a grandes rasgos. Podemos echar fotos en todas las salas excepto en la del centro de la cúpula que es dónde dos guardias custodian las 24h la santa corona, el cetro y la espada de San Esteban, primer rey de Hungría.

soportes para puros de la época en que permitían fumar a los diputados en el interior del edificio

Terminamos el tour en la antigua Cámara Alta, un hemiciclo que actualmente solo se usa con fines turísticos pero que su hermana gemela del ala sur se usa para reunir el Consejo de los Diputados. La guía nos explica algunas curiosidades sobre la construcción del edificio y el sistema que usan para votar los diputados.

Al acabar nos dejan en una sala pequeña de exposiciones con más datos del edificio y salimos por la tienda en la que tienen cosas la mar de monas.

Son las 11h, así que decidimos picar algo en la cafetería. Pedimos un par de capuccino con un donut y una porción de carrot cake deliciosa por menos de 5€ al cambio.

A las 11,45h nos dirigimos al punto de encuentro del free tour. Se trata de la empresa White Umbrella Tours. Nos hacemos una foto de grupo que luego publican en su página en Facebook, y partimos del Parlamento dónde Xela, la guía española, nos explica el inicio de la historia del país y la construcción del gran Parlamento y porqué los húngaros siempre construyen las cosas tan a lo grande…

el cambio de guardia

De allí vamos a la plaza n la que encontramos la estatua de Imre Nagy, primer Ministro de la República Popular de Hungría tras la II Guerra Mundial. Aquí nos explica la historia de éste y cómo llegó al poder, y de cómo fue derrocado y ejecutado en el 1958 por el Ejército Rojo.

el Presidente Reagan tiene una estatua en la ciudad

Caminamos hasta la cercana plaza de la Libertad. Xela nos cuenta la historia de dos memoriales bien curiosos que alberga la plaza y la controversia y polémica que generan en los ciudadanos. La primera es un memorial a los soviéticos caídos, que como os podéis imaginar no les hace mucha gracia tener algo así en su ciudad, pero los rusos consiguieron que los húngaros no la eliminaran a cambio de “devolverles los cuerpos de los soldados caídos en lugar de ponerlos en una fosa común en Rusia” y eso pudo con el orgullo de los aquincenses (que no budapesteños ni budapenses… 😛 )

La segunda estatua que encontramos y que aún genera más tirria es un “memorial” a los judíos que levantó el actual gobierno de derechas exculpándose de su responsabilidad en el genocidio judío que hubo en la ciudad en la II Guerra Mundial… ¡menudos tíos! La gente le tiene tanta tirria que le tira huevos, han intentado romperla en varias ocasiones y han creado una protesta continua con fotos y objectos de judíos caídos por manos de los nazis… es un tema delicado y parece que el gobierno se cachondee. Lo más curioso, es que los grupos de extrema derecha están ganando adeptos entre los ciudadanos de Budapest…

Callejeamos hasta llegar a la gran basílica de San Esteban, el edificio religioso más grande de Hungría, con un aforo superior a 8500 personas.

El nombre de la basílica hace honor al primer rey de Hungría, Esteban I (975–1038). En el interior de la basílica se encuentra una de las reliquias sagradas más importantes del país: su mano derecha. Las dimensiones de la basílica hablan por sí solas: su base mide 55 metros de ancho por 87 metros de largo y la altura de la cúpula son 96 metros (igual que la del Parlamento) convirtiéndose en uno de los puntos más alto de Budapest junto al edificio del Parlamento.

Su construcción finalizó en 1905 después de más medio siglo de obras. Parte de este largo periodo se debió al derrumbe de la cúpula en 1868. Es imponente ver esa gran cúpula… y descubrir su historia y curiosidades como que el jugador de fútbol Puskas está enterrado en ella a modo de héroe nacional…

Seguimos hasta Erzebet Tere, la plaza dedicada a la emperatriz Elisabeth más conocida como Sisi.

Y tras unos minutos más de paseo llegamos hasta la gran Sinagoga, la 2ª más grande del mundo y la mayor de Europa. Si, todo aquí es grande… Os hablaré de ella el día que la visitamos 😉

Son algo más de las 14h cuando finalizamos el tour tras un montón de historias contadas por la guía con las que hemos aprendido muchísimo de la ciudad, el país y su gente.

Decidimos contratar un par de tours más para estos días. Uno por los bares en ruinas que hacen esta tarde/noche y otro por el barrio judío (15€/pp) y Pest para mañana por la mañana (10€/pp).

Comemos en un restaurante local que hay junto a la sinagoga, el Drum Café. Un tazón de goulash y un rissotto con pollo acompañado por una cerveza con fresa bastante curiosa. De postre nos traen una porción de pastel deliciosa. La comida está muy buena y el servicio es excelente… aunque debo decir que te incitan a beber cerveza aunque no te apetezca 😛

Con la tripa bien llena, caminamos hasta el hostal y nos echamos un ratito. Necesitamos entrar en calor… y coger fuerzas para la noche.

A las 18,30h cogemos el metro aprovechando que tenemos el bono hasta la Sinagoga de nuevo, punto de encuentro para el tour por los Ruins Bar del barrio judío. Somos un grupo de unos 20 españoles. En seguida hacemos migas con un grupo de mallorquines y una pareja de malagueños.

A las 19h comienza el tour y durante 3h el guía, Fernando, nos irá explicando en qué consiste este fenómeno social que se da en la ciudad mientras vamos entrando a distintos pub a tomar unas copas (van 3 copas incluidas en el precio del tour).

El primero de la noche es el Kuplung, aquí tomamos una cerveza mientras disfrutamos de la música en directo que hay. Es bien curioso esto de los bares en ruina… se trata de locales o edificios a punto de caer en ruina que el Ayuntamiento vende a bajo precio a aquél que quiera aprovecharlo para ofrecer un servicio de ocio a la ciudad, deben comprometerse además a mantenerlo en condiciones de seguridad y restaurar aquellos elementos que sean necesarios. Lo bueno es que todos están decorados con objetos reciclados, vintage, etc. y cuentan con una estética de lo más peculiar. Muchos además, han restaurado las habitaciones del edificio y las han reconvertido en hostales o albergues.

Tras casi 1h aquí, nos dirigimos al Instant, uno de los más antiguos de la ciudad. Aquí probamos un vino blanco mientras charlamos con la gente del grupo. Hay varias salas, algunas solo con barras para tomar algo y otras tipo discoteca para echar unos bailes.

Cuando acabamos las copas, vamos hacia el Fogashaz al que solo echamos un vistazo y seguimos hacia el Angel, pero no podemos entrar porque hoy organizan un evento privado, así que buscamos otro lugar dónde tomar la última.

 

Fernando nos lleva al Day & Night Party Hostel. Un chupinazo de Ultimum, la bebida local, que en ayunas como vamos nos acaba de apañar… En la calle estamos a -8ºC pero con lo que llevamos en el cuerpo nos importa poco 😛 Este local cuenta como elemento decorativo y de reciclaje con una carpa de circo invertido. La usan para recoger el agua de la lluvia o de la nieve y la reutilizan para el baño.

De allí vamos al Szimpla Kert, un local de lo más curioso además de enorme. Tiene varias salas, con música y ambientes distintos, todo con objetos reciclados. La idea era cenar aquí ya que dicen que sus hamburguesas son espectaculares, pero está hasta los topes y hay una tremenda cola para pedirlas… así que decidimos buscar sitio para cenar más tarde.

Son más de las 22h cuando damos por finalizado el tour. El grupo dice de ir a cenar juntos y allá vamos. Nos cuesta un poco encontrar un restaurante dónde nos den de cenar a todos a éstas horas… el guía nos recomendó ir al pasaje , en el Spíler Bistro nos apañan mesa para todos. Nos tomamos unas hamburguesas deliciosas con un refresco por 3500 florines los dos.

Y tras un rato de sobremesa, a eso de la 1h nos vamos caminando a paso ligero para el hostal que hace un frío de leche, ¡¡¡-13ºC!!! Al llegar nos damos una ducha rápida y a dormir… la verdad es que no ha estado nada mal el plan improvisado de hoy 🙂

A %d blogueros les gusta esto: