Archivo del sitio

15/06/15: visitamos el Museo del Comunismo y la torre del Reloj en nuestro último día en Praga

Día 4: acabamos de descubrir la ciudad de Praga antes de volver a casa

Nos levantamos a las 9h. Desayunamos en el hotel aprovechando que lo tenemos incluido. Cerramos las maletas y hacemos el check-out, hoy es nuestro último día en la ciudad de Praga. Nuestro vuelo no sale hasta la tarde por lo que pedimos que nos guarden las maletas en el hotel que lo hacen gratuitamente. Es un alivio porque así podemos aprovechar la mañana para acabar de conocer la ciudad 🙂

Cogemos el metro hasta Nové Mesto o Ciudad Nueva, fundada por Carlos IV en el año 1348, siendo actualmente una de las zonas más extensas de Praga. Damos un paseo por sus calles hasta llegar a la primera visita de hoy, la Casa Danzante (Tančící dům).

Se trata de un edificio de estilo deconstructivista ubicado junto al río Moldava. Representa a un hombre y una mujer bailando (Fred Astaire y Ginger Rogers). Es realmente curioso de ver.

Encontramos una parada de tranvía y cogemos el 14 hasta Mustek. Vamos a visitar un curioso museo formado por los objetos de colección de un amante de la historia, al ser un lugar pequeño y no muy conocido cuesta un poco encontrarlo… está en el primer piso de un antiguo edificio en el callejón del Casino Palace Savarin, en el número 10 de la calle Na Příkopě. Se trata del Museo del Comunismo, que narra los años de régimen comunista de la actual República Checa, desde la implantación del modelo político en 1948 hasta la caída de éste en 1989, en la Revolución del Terciopelo. Pagamos la entrada (190 CZK pp) y accedemos a la primera sala.

A lo largo del recorrido distribuido en seis secciones, el museo toca todos los aspectos del comunismo en Praga, desde la vida diaria hasta la propaganda y la censura, pasando por las distintas fases del comunismo: los orígenes, el sueño, la realidad, la pesadilla, los personajes históricos y la Revolución del Terciopelo. Encontramos fotografías, objetos y escenas de la época comunista acompañadas siempre de paneles informativos que incluyen explicaciones en español.

Y lo que más nos sorprende de todo es que ¡tienen un trozo del Muro de Berlin en el interior del museo! Lo que nos recuerda muchísimo nuestra visita a la ciudad de Berlin del anterior año (tengo pendiente hablaros de ella).

Tras una hora y media recorriendo esta curiosa colección privada, salimos de nuevo a la calle y caminamos hasta la  Plaza de Wenceslao. Lugar donde dio inicio la Revolución del Terciopelo y la caída del Comunismo en 1989, es la plaza de mayor tamaño de la ciudad y ha sido escenario de grandes acontecimientos de la historia reciente del país.

homenaje a las víctimas de la Revolución del Terciopelo

El edificio más famoso de la plaza es el Museo Nacional de Praga, terminado en 1890. Justo enfrente se encuentra la estatua del patrón de la República Checa: San Wenceslao a caballo como homenaje al mercado de caballos fundado en 1348 que se encontraba en esta plaza antiguamente.

Accedemos al metro y vamos hasta la parada de Republiky Namesti. Salimos hacia la Torre de la Pólvora y desde ahí caminamos hacia la Ciudad Vieja. Recorremos de nuevo sus calles disfrutando del ambiente de la ciudad.

Se nos hace la hora de comer, así que nos decantamos por el restaurante Kolonial que nos recomendó el guía del free tour que hicimos el primer día y que se encuentra a las puertas del barrio judío. Comemos un solomillo a la pimienta con patatas y unas cervezas negras por 380 CZK, todo delicioso y el personal súper amable. Lo recomendamos encarecidamente.

Desandamos nuestros pasos hasta la Plaza de la Ciudad Vieja. Tenemos un asunto pendiente antes de dejar la ciudad: subir a la Torre del Reloj Astronómico (entrada gratis con la Prague Card).

Como os expliqué, el Reloj Astronómico de Praga construido en 1490, es el reloj medieval más famoso del mundo. En la torre puedes ver el interior del reloj y su funcionamiento, conocer los planos de la maquinaria, visitar la capilla, así como subir al mirador desde el que hay unas bonitas vistas sobre los tejados rojizos de la ciudad.

la maquinaria es de lo más curiosa

sin duda la mejor última visita 🙂

Al bajar de nuevo a la calle entramos en un Starbucks a tomarnos unos frapuccino mientras hacemos un poco de tiempo antes de ir a recoger las maletas al hotel. Vemos una tienda con figuras de cristal de bohemia preciosas y compramos una figura de un caracol y una bola (395CZK) para nuestra “decoración viajera”. No sé si os lo he contado alguna vez pero el 99% de los objetos que tenemos en casa como decoración son recuerdos viajeros que hemos ido trayendo de los distintos destinos que hemos conocido 🙂

Caminamos hasta el hotel dónde recogemos nuestro equipaje y ponemos rumbo al aeropuerto. Para ello, cogemos el metro en Republiky Namesti y hacemos transbordo a la línea roja hasta Havlov Namesti.

Allí cogemos el Airport Expres (nos entra en la Prague Card). Llegamos al aeropuerto a las 17,45h justo cuando empieza a caer un tormentorro. Pasamos los controles de seguridad y pasaporte, de nuevo me hacen el control antidrogas (no sé cuántas veces me lo han hecho este año…) y toca esperar hasta las 20,30h que empieza el embarque… pero el avión despega con una hora de retraso por la tormenta. Viendo que llegaremos a las tantas a casa y que mañana toca madrugar para ir a trabajar, decidimos comprarnos un par de bocatas con unos refrescos en el avión, así llegaremos cenados.

Al fin a las 00,30h aterrizamos en Barcelona. Cogemos un taxi hasta casa poniendo fin al viaje. Venimos cargados con recuerdos en la memoria y la sensación de haber disfrutado muchísimo de Praga. Sin duda, es una ciudad que recomendamos visitar.

Anuncios

14/06/15: conocemos el barrio judío, subimos a lo más alto de Praga y caminamos por la calle más estrecha

Día 3: recorremos el barrio judío, alcanzamos la cima en Petřín y conocemos rincones con encanto en Kampa

Nuevo día en la histórica ciudad de Praga y hoy vamos a conocer el barrio judío. Nos levantamos sobre las 9h y tras tomar el desayuno incluido, salimos caminando hasta Josefov.

Como os comentaba en la entrada del 1r día, Josefov se originó tras la unión de las dos comunidades judías que había en Praga en la Edad Media, una se encontraba alrededor de la Sinagoga Staronová (Vieja-Nueva) y la otra en la Española. Durante los siglos XVI y XVII y debido a las acusaciones de los cristianos, todos los judíos debían llevar un identificativo amarillo. Fue después de muchísimos años de discriminaciones y de considerarlo un gueto, finalmente en 1850 se integró en Praga como un barrio más. A finales del siglo XIX las autoridades reformaron totalmente la zona conservando solamente las sinagogas, el cementerio y el ayuntamiento.
 A todo este conjunto monumental se lo conoce hoy como el Museo Judío de Praga. Entramos gratuitamente a las Sinagogas y al Cementerio con la Prague Card, excepto la Sinagoga Antigua que tiene entrada a parte de 200CZK que compramos, así como una audio-guía por 180CZK.

Comenzamos visitando la Sinagoga Vieja-Nueva, siendo la más antigua de Europa en funcionamiento, data de 1270. Reconstruida en 1694, encontramos en su interior una gran colección de textos hebreos y dibujos de niños cautivos en el campo de concentración de Terezín. Aquí podemos observar claramente la separación del edificio por sexos para las ceremonias. A la entrada al edificio a mi marido le ofrecen una kipá para cubrirse la cabeza, a la salida la guardamos para acceder al resto de edificios que visitaremos hoy.

En el Ayuntamiento del barrio judío encontramos dos relojes, uno de ellos de estilo tradicional marca las horas con números romanos y el otro, muestra los números en hebreo y sus manecillas giran en sentido contrario por lo que da la “hora al revés” 🙂

Caminamos hasta la cercana Sinagoga Pinkas que marca la entrada al Cementerio. Fundada en 1479 es una de las más relevantes de la ciudad. En sus paredes encontramos inscritos los nombres de los 77.297 judíos checoslovacos asesinados por los nazis durante el holocausto. Terrible.

Accedemos al patio interior de la Sinagoga que conforma el Cementerio Judío de la ciudad, dónde durante más de 300 años fue el único terreno en el cual se permitía enterrar a los judíos. La primera lápida data de 1439. El terreno era escaso para albergar a todas las personas que fallecían por lo que amontonaban las lápidas unas sobre otras llegando a alcanzar hasta más de 10 filas. Actualmente se puede apreciar su carácter y forma originales por lo que hace del lugar una de las visitas más interesantes que hemos hecho por Europa a pesar de estar en un lugar de sepultura. A día de hoy se pueden ver más de 12.000 lápidas, por lo que estiman que debe haber unas 100.000 personas enterradas aquí.

Tras un buen rato recorriendo el Cementerio, salimos por la puerta trasera que da a la pequeña Sinagoga Klausen y a la sede de la hermandad del cementerio.

Caminamos hasta la Sinagoga Española. Construida en 1868 adquiere el nombre de “La Española” debido a su decoración morisca, con un aspecto similar a La Alhambra de Granada. El interior del edificio es realmente bonito.

Continuamos hacia la Sinagoga Alta, edificada en el siglo XVI y financiada por Mordechai Maisel, cuenta con dos plantas: en la superior alberga una colección de telas, cortinas y objetos de plata, mientras que en la planta baja hay una pequeña tienda de recuerdos.

Proseguimos el recorrido visitando la Sinagoga Maisel que data de finales del siglo XVI. La sinagoga sufrió un grave incendio en 1689, siendo posteriormente reconstruida con estilo barroco, y remodelada a finales del siglo XIX en estilo neo gótico. Desde 1960 contiene una gran exposición con objetos judíos como libros, objetos decorativos, telas, orfebrería, etc.

Nos acercamos al Moldava e intentamos coger un barco para dar un paseo por el río y ver la ciudad desde otra perspectiva pero son las 12.15h y hasta 13h no sale, así que nos vamos al hotel a descansar un ratito y sobre las 14h nos dirigimos al Centro Comercial Palladium a comer. Nos decidimos por un restaurante de comida típica en el que pedimos un plato de goulash y otro de pollo empanado con patatas, con un refresco y una cerveza por 525 CZK. Comemos de maravilla, lástima que no recuerdo el nombre del local.

Con las pilas recargadas, cogemos el tranvía nº5 hasta Malostranke Namesti, y allí el 20 hasta Újezd, dónde hacemos transbordo al Funicular de Petřín (gratis con la Prague Card). Hace una parada intermedia en la que hay varios restaurantes, pero nosotros seguimos hasta lo más alto del Monte Petřín, a 138 metros sobre la ciudad de Praga.

Damos un corto paseo hasta la Torre Petřín construida en 1891 para la Exposición Nacional de Praga, tiene una cierta similitud con la Torre Eiffel. La entrada está incluida en la Prague Card. Se puede subir andando hasta la terraza superior a 51 metros de altura o bien pagar 60CZK por persona para coger el ascensor. Nosotros nos decantamos por la segunda opción, hace un calor terrible como para andar subiendo los varios pisos de altura que tiene la torre. El ascensor tiene unas compuertas metálicas que le da aire de bunker…

Desde arriba tenemos unas vistas fabulosas sobre la ciudad, a 200 metros de altura sobre el río Moldava. Pasamos un buen rato aquí arriba contemplándolas. La bajada la hacemos por las escaleras, lo que nos permite seguir disfrutando de las vistas.

Castillo con la Catedral en el centro

Una vez abajo queríamos entrar al Laberinto de los Espejos, otro resquicio de la Exposición de Praga de 1891 pero hay una cola tremenda y pasamos de largo. Nos compramos unos helados (85 CZK los dos) y nos los tomamos sentados en un banco a la sombra en el parque. Se está bien a gusto aquí arriba, vemos a varias familias con sus peques y a jóvenes echando la tarde. El Monte cuenta con un parque inmenso y muy bien cuidado.

Tras un ratito de esparcimiento aquí, volvemos al Funicular y una vez en Újezd de nuevo, cogemos el tranvía 12 hasta la Plaza de la Ciudad Nueva. Callejeamos hasta el Puente de Carlos. A pocos metros encontramos la calle más estrecha del mundo que tiene hasta un semáforo porque es imposible cruzarse con nadie aquí. La encontraréis en el nº24 de la calle U Luzického Seminare.

Tras pasar por ella, caminamos hasta la Isla de Kampa, situada bajo el Puente de Carlos, entre el río Moldava y el riachuelo Čertovka, un brazo del Moldava cuya traducción podría ser “río del Diablo”. La leyenda dice que el nombre del río proviene de una malhumorada lavandera que blanqueaba la ropa en este río.

puente de Carlos

Hay unas bonitas vistas del río desde aquí, y encontramos unos bancos con buenas vistas, nos sentamos un ratito a descansar y disfrutar de la vista.

Seguimos recorriendo la pequeña isla hasta llegar al Muro de John Lennon, importante durante la protesta pacífica contra el régimen comunista en el que escribían frases de protesta. Actualmente está repleto de grafitis y junto a él, encontramos un puente repleto de candados y el Molino del Gran Prior, con una rueda de 8 metros que data de la Edad Media.

Callejeando encontramos una parada del tranvía nº20 que nos deja en Malostranke, dónde hacemos transbordo al 5 hasta Republiky, de allí caminamos hasta el hotel. Nos cogemos un par de cafés en la máquina gratuita que hay en la recepción y nos los subimos a la habitación. Descansamos hasta la hora de cenar que volvemos al CC Palladium, esta vez nos decantamos por el Old Town Restaurant en el que comemos un par de pizzas con unas cervezas por 350CZK.

Tras la cena volvemos al hotel. Toca hacer maletas ya que mañana es nuestro último día en la ciudad. Ha sido un día agotador entre la caminata y el calor que hace a pesar de estar solo en junio, pero hemos disfrutado muchísimo de los rincones que esconde esta ciudad.

13/06/15: visitamos el Castillo, disfrutamos de las vistas sobre la ciudad y como colofón, unos fuegos artificiales

Día 2: conocemos los grandes monumentos de la ciudad con un buen fin de fiesta 🙂

A las 9,30h ya estamos en marcha después de desayunar unas tostadas en el hotel. Cogemos el tranvía 5 hasta Malá Strana. Fundado en 1257, es uno de los distritos más antiguos e históricos de Praga. Aquí hacemos transbordo al tranvía nº22 hasta la entrada principal del Castillo.

El Castillo de Praga es uno de los castillos más grandes del mundo y el más importante de la República Checa. Construido por el príncipe Bořivoj Přemyslovec en el siglo IX, se dice que la ciudad de Praga se fundó con su construcción, ya que fue alrededor del Palacio que se comenzaron a levantar las primeras casas.

La entrada son unas 300CZK pero con la Prague Card entramos gratis. Tan solo tienes que enseñarla en taquilla y te dan el ticket de acceso a los distintos edificios que conforman el Castillo. Os dejo la web del castillo para tener más información de cara a preparar su visita porque su reciento es realmente inmenso.

El castillo está conformado por varios edificios de alta relevancia en la historia de Praga. Fue la residencia de los Reyes de Bohemia desde su construcción y desde 1918 es la residencia oficial del presidente de la República Checa.

El primer edificio que visitamos es la Catedral de San Vito, el edificio religioso más importante de Praga.

Su construcción comenzó en 1344 por orden de Juan de Luxemburgo pero no se finalizaron las obras hasta el siglo XX, abriendo sus puertas al público en 1929. Vaya, una obra más larga que la Sagrada Familia de Barcelona y ¡ya es decir!

La catedral alberga la tumba de Wenceslao IV (El rey bueno), las Joyas de la Corona, y es el lugar de coronación de los reyes de Bohemia. Si el edificio por fuera ya es bonito, por dentro lo es más. Sin duda recomiendo su visita. Se puede acceder a una de sus torres con más de 99m de altura, aunque nosotros desistimos porque hay una cola eterna para subir.

Tras la visita a la Catedral, nos acercamos al Palacio Antiguo, creado en el siglo IX como un primitivo palacio de madera, sufrió importantes renovaciones hasta convertirse en el impresionante edificio que se conserva en la actualidad.

De aquí pasamos a la Basílica de San Jorge, fundada hacia el año 920 por el príncipe Vratislav I, hoy tan solo se conservan algunas partes del edificio. El interior de la basílica es de estilo románico, austero y monumental, y alberga las tumbas de los miembros de la dinastía Premyslid, entre ellos la del príncipe Vratislav I, padre de San Wenceslao. En la actualidad la zona del convento que hay en la Basílica, acoge la colección de arte bohemio del siglo XIX de la Galería Nacional de Praga.

vista trasera del monasterio de San Jorge

Desde aquí hay una bonita vista de la parte trasera de San Vito.

Tras esta visita recorremos el Callejón del Oro, una calle estrecha en el recinto del Castillo que debe su nombre a los orfebres que la habitaron en el siglo XVII.

Conformada por casitas de colores que fueron construidas en los muros del castillo a finales del siglo XVI para cobijar a los 24 guardianes del palacio, pasaron a ser ocupadas un siglo más tarde, por el gremio de los orfebres que las habitaron durante varios siglos. Hacia el S. XIX fueron habitadas por mendigos y delincuentes hasta que ya en el S. XX fueron desalojadas y reconvertidas en pequeñas tiendas de artesanías y productos típicos en un intento de honrar a sus inicios. Aquí también encontramos tiendas de armaduras y armas medievales que son bien curiosas de visitar, y un pequeño museo de la tortura en el que se muestran algunos de los objectos usados para la tortura en la edad media.

En el nº22 encontramos la casa dónde vivió Franz Kafka, uno de los escritores más influyentes del siglo XX. Se puede acceder a su interior dónde han creado una especie de mini museo con objetos pertenecientes al escritor de Bohemia.

Paramos en un pequeño bar a tomarnos un helado y comprar una botella de agua por 150CZK y descansar un poco que llevamos toda la mañana de caminata por el recinto del Castillo. Desde aquí tenemos una bonita vista sobre la ciudad de Praga.

Luego tomamos la salida del Callejón del Oro y bajamos callejeando junto a las murallas del Castillo hasta llegar a la parada del tranvía 20 que nos lleva a la plaza de la ciudad pequeña de de Malá Strana.

Esta plaza es el corazón del barrio desde su fundación, en 1257. La mayoría de las casas aunque están reconstruidas, datan de la Edad Media. En el centro de la plaza encontramos la Columna de la Peste, una columna de 20m de altura dedicada a la Santísima Trinidad erigida en 1713, como símbolo de gratitud tras el fin de la epidemia de peste negra que azotó Praga consumiendo a buena parte de su población.

Cumplimos con nuestra tradición viajera de “McDonalds por el mundo” tomando dos menús por 225 coronas.

Luego visitamos la Iglesia de San Nicolás de Malá Strana (entrada 35CZK pp). Construida entre 1673 y 1752 por orden de los jesuitas, está considerada como la mejor joya del barroco de Praga. En el interior encontramos un gran órgano que fue tocado por Mozart en varias ocasiones, y bonitas obras de arte de la época. Se puede acceder a lo alto de su torre.

Bajamos caminando por las bonitas calles de Malá Strana hasta llegar al Puente de Carlos cuando empieza a diluviar, nos resguardamos en un soportal cercano. El puente de Carlos es el monumento más famoso de Praga y comunica la Ciudad Vieja (Staré Město) con la Ciudad Pequeña (Malá Strana). Tiene más de 500m de largo y 10 de ancho, y en su día contaba con hasta 4 carriles destinados al paso de carruajes, actualmente es peatonal. Construido por orden del Rey Carlos IV en 1357, encontramos 30 estatuas a lado y lado del puente con gran simbolismo. Son las 15h cuando amaina un poco la tormenta y salimos hacia el Clementinum cruzando el histórico puente y pasando frente a una de sus torres de vigilancia.

el siempre abarrotado de gente Puente de Carlos

El Clementinum data del siglo XI en que los dominicos ocuparon la Iglesia de San Clemente y construyeron su monasterio. En 1556 llegaron los jesuitas y, tras comprar el edificio, comenzaron una ampliación que duraría casi 200 años. Alberga en su interior la Biblioteca Nacional desde hace más de 2 siglos. La entrada cuesta 220CZK por persona pero tenemos 25% de descuento con la Prague Card.

La visita se hace acompañada por un guía que te va llevando por las estancias más importantes del edificio mientras te explica la historia del lugar. El primer punto que visitamos es la Capilla de los Espejos que recibe su nombre de los múltiples espejos que hay en las paredes y techo de la sala. En la planta superior se encuentra el órgano original del siglo XVIII donde tocó W.A. Mozart, el guía se enrolla y viendo que solo somos 4 personas en el grupo nos deja subir a verlo de más cerca (normalmente está prohibido el paso a la sala superior). Es todo un honor poder estar frente al órgano que más tocaba Mozart en sus conciertos.

De ahí pasamos a la Biblioteca Nacional, que aunque no permiten acceder a la sala si no que hay que observarla desde la puerta, es una pasada ver los miles de libros que albergan sus estanterías, algunos son auténticos manuscritos con cientos de años de antigüedad.

Por último accedemos a la Torre Astronómica, usada en sus orígenes como mirador y posteriormente usada para realizar observaciones astronómicas (desde la mitad del siglo XVIII)s. Con 68m de altura, la Torre Astronómica ofrece una vista de 360 grados sobre el centro histórico de la ciudad lo que es una verdadera maravilla para la vista.

lo que os decía, el Puente de Carlos siempre atestado de gente

De bajada visitamos la Sala de los Meridianos, la estancia tiene dos grandes cuadrantes que sirvieron para medir la altura de las estrellas y los movimientos celestes.

Nos ha encantado poder visitar este lugar tan histórico y sin duda sus vistas desde lo alto de la Torre son fabulosas, recomendamos encarecidamente visitar el lugar.

Caminamos hasta la Plaza de la Ciudad Vieja y entramos a la Iglesia de Nuestra Señora de Tyn. Damos un donativo de 50CZK y accedemos al interior. La iglesia cuenta con 52m de largo y 28 de ancho, aunque su parte más destacable son sus torres de más de 80m de altura.

Al salir, nos tomamos un helado riquísimo en una pequeña heladería en la calle lateral a Tyn y compramos un poco de agua fresca también (140 coronas). Nos vamos al hotel a descansar un rato después de todo el día de caminata bajo un bochorno terrible. Tras el merecido descanso, salimos a cenar a un restaurante cercano un poco de comida típica con unas cervezas.

Decidimos aprovechar que se está de vicio en la calle ahora para disfrutar de la ciudad iluminada en la noche. Nos acercamos hasta la Plaza de la ciudad vieja de nuevo a disfrutar del reloj de Praga de nuevo.

Luego caminamos hasta el Puente de Carlos dónde vemos una bonita puesta de sol.

Callejeamos un poco por la zona y cuando menos lo esperamos empieza un espectáculo de fuegos artificiales del que disfrutamos de lo lindo con el Puente de Carlos y el Castillo como telón de fondo.

Tras casi 20 minutos de fuegos, volvemos al hotel dando un agradable paseo por las calles del casco antiguo. Hoy ha sido un bonito día 🙂

11 y 12/06/15: ponemos rumbo a la histórica ciudad de Praga

Como os explicaba en la entrada de los preparativos, nos decidimos a hacer esta escapada que llevaba en el tintero demasiado tiempo con pocos días de antelación. Ya sabéis que cada vez nos lo pensamos menos 😛 Ha pasado ya tiempo pero no quiero dejar de contaros nuestras vivencias en la hermosa ciudad, capital de la República Checa.

Día 0: partimos hacia un nuevo destino

Como es habitual cuando hacemos una escapada por Europa, hemos trabajado esta mañana en jornada intensiva y a las 17h ya estamos en el aeropuerto esperando el embarque a nuestro próximo destino. Ha hecho un tiempo horrible todo el día y ya al llegar al aeropuerto hemos visto que muchos vuelos salen con retraso por el tormentorro que cae esta tarde en Barcelona. Nos cambian un par de veces de puerta de embarque y por fin, con 1h de retraso conseguimos salir hacia Praga.

Durante el vuelo nos compramos unos snacks (7,60€) para matar el gusanillo. El trayecto discurre sin incidencias y un par de horas después aterrizamos en el aeropuerto Ruzyne. Sacamos 3000 coronas de un cajero y así nos hacemos ya con moneda local.

Para ir al centro de la ciudad desde el aeropuerto la mejor opción es coger el Airport Expres que por 60 coronas y en 30 minutos te deja en la zona antigua de la ciudad, pero el último era a las 21h y no llegamos a tiempo de cogerlo… así que nos toca coger el bus 100 (32C pp + 16C suplemento maleta), y luego hacer un trasbordo a la línea B del metro hasta la parada de Republiky, la más cercana a nuestro hotel. Como os contaba, escogimos el Hastal Prague Old Town para nuestro alojamiento en la ciudad. Está ubicado en un antiguo edificio con mucho encanto y un bonito estilo vintage. Hacemos el check-in sin problemas y tras dejar las maletas en la habitación salimos a cenar algo que se nos ha hecho muy tarde.

Lo único que encontramos abierto es un kebab, así que no lo pensamos mucho y nos tomamos uno cada uno con un refresco por 277C. Compramos una botella de agua en un badulaque y nos vamos derechos a dormir, estamos ko.

Día 1: comenzamos a descubrir la fabulosa ciudad de Praga

Nos levantamos a las 8.30h con ganas de empezar a conocer esta ciudad pero antes nos damos una ducha y bajamos a desayunar al restaurante del hotel (tenemos el desayuno incluido). Una hora más tarde ya estamos en la calle camino a la plaza de la ciudad vieja. A las 10h comienza el free tour de Sandemans New Europe Tours que como os he comentado en el diario de otras escapadas por Europa es casi un obligado del 1r día de llegada a una nueva ciudad. Esta compañía que opera en muchas de las capitales europeas cuenta con guías en español e inglés que ofrecen una visita guiada por el centro de la ciudad de unas 2 horas en las que te cuentan muchísimas cosas sobre el lugar, con la particularidad que no tienen un precio estandar para los free tour como otras compañías, si no que tú les pagas en base a lo crees que se han ganado con la visita guiada. Además tienen otros tours por la ciudad que si son de precio fijado pero igualmente enriquecedores.

Como os decía, a las 10h sale el tour de la Old Town Square y aquí comienzan a explicarnos los monumentos que alberga esta céntrica plaza que data del S. XI. Destacan en ella dos imponentes edificios considerados como símbolos de la ciudad. Por un lado tenemos la famosa Iglesia de Nuestra Señora de Tyn (su nombre en checo es Kostel Matky Boží před Týnem), que fue construida en el siglo XIV como el mayor símbolo de estilo gótico de la ciudad de Praga. La parte más llamativa son sus dos torres de más de 80 metros de altura.

También encontramos el Ayuntamiento más conocido por tener en una de sus fachadas el Reloj Astronómico, construido en 1410 por el maestro relojero Hanus y perfeccionado por Jan Taborsky en el siglo XVI; cuenta la leyenda que los concejales de la época dejaron ciego al maestro cuando culminó su trabajo para evitar que pudiera volver a crear una obra así… hay que ser crueles…

El reloj medieval más famoso del mundo se compone de 3 partes:

1. El calendario de Josef Mánes en la esfera interior que representa los meses del año, también se distinguen en ella los signos del zodiaco y el escudo de armas de la ciudad vieja. Está presidida por cuatro pequeñas esculturas (un ángel, un astrónomo, un orador y un filósofo).

2. El reloj astronómico propiamente dicho representado en la esfera superior, que representa las órbitas del sol y la luna.

3. Las figuras animadas compuestas por los 12 apóstoles, el Turco, la Avaricia, la Vanidad y la Muerte que se mueven cada vez que el reloj marca las horas en punto.

Tras un buen rato aquí observando el famoso reloj y con la gran suerte de coincidir con el desfile de las figuras animadas, seguimos caminando hacia el Teatro Estatal u Ópera de Praga, construido entre 1781 y 1783, sus muros han albergado a grandes músicos y actores representando sus obras, el más famoso fue Wolfgang Amadeus Mozart que dirigió el estreno mundial de su ópera Don Giovanni en 1787.

Continuamos con la caminata y pasamos frente al edificio central de la Universidad Carolina (Univerzita Karlova) fundada en 1348, siendo la universidad más antigua y de mayor prestigio en la Europa Central y del Este. A mi me hace mucha gracia porque se llama como yo 😛

El siguiente punto es la plaza de Wenceslao, una de los lugares más importantes de la historia de la ciudad. Esta gran plaza de 750 metros de largo fue el lugar dónde nació la primavera de Praga en noviembre de 1989, ya que a raíz de una manifestación juvenil y multitudinaria contra la brutalidad policial se inició la Revolución del Terciopelo y la caída del comunismo.

Callejeamos un poco y hacemos una parada para tomar algo y descansar un poco. Nos tomamos un par de refrescos mientras charlamos con algunas personas del grupo y el guía sobre el destino. Luego seguimos caminando hasta llegar a la antigua entrada a la ciudad vieja que se encuentra en la Torre de la Pólvora (Prašná brána). Construida en 1475 como una de las 13 puertas de la muralla fortificada que daban acceso a la ciudad, fue destruida en 1541 por un devastador incendio. La torre fue reconstruida y en el S. XVII se utilizaba como lugar de almacenamiento de pólvora por lo que adquirió el actual nombre.

Pasamos bajo la torre y nos encaminamos por callejuelas de la ciudad antigua hasta llegar al Josefov o barro judío. Su nombre deriva de José II, el gobernante que comenzó a integrar a los judíos en la vida de Praga en 1850. La comunidad judía de Praga se remonta a la edad media, así que han conformado buena parte de la historia de la ciudad. En el barrio podemos encontrar seis sinagogas (Alta, Española, Klausen, Maisel, Pinkas y Vieja-Nueva) y el cementerio judío. En nuestra caminata por este barrio pasamos frente a la Sinagoga Española que data de 1868 y es conocida por ese nombre por su gran similitud con la Alhambra de Granada. La verdad es que pinta chula y tomamos nota de visitarla otro día por dentro.

Seguimos hasta llegar a la Sinagoga Vieja-Nueva, construida en 1270, es el templo judío más antiguo de Europa aún en funcionamiento. Aquí el guía nos explica la historia del Gólem, un ser creado de materia inerte por un famoso rabino en el siglo XVI con el fin de defender el gueto de Praga de ataques antisemitas y cuidar la Sinagoga Vieja-Nueva.

Avanzamos unos metros hasta la entrada del cementerio judío, creado en 1439, durante 300 años fue el único lugar de la ciudad dónde se permitía enterrar a los judíos que fallecían por lo que debido a la falta de espacio los cuerpos se enterraban unos encima de otros (llegando a más de 10 apilados). No entramos al cementerio pero lo poco que podemos observar desde fuera ya sobrecoge. Esta sin duda será visita indispensable en la ciudad. Frente a la puerta de este simbólico lugar el guía nos explica las barbaries que sufrieron los judíos de la República Checa durante la 2ª Guerra Mundial, sin duda no hubo ciudad con gueto judío que pasara desapercibida para los nazis… como siempre que escucho estos relatos, solo puedo decir que es sobrecogedor hasta qué punto puede llegar la maldad del ser humano.

Acabamos el tour sobre las 13h frente al Rudolfinum con la vista sobre el río Moldava y, el Castillo y la Catedral de San Vito al fondo. Sin duda hemos aprendido muchísimas cosas sobre la historia y la cultura de la ciudad a lo largo de estas 3h y recomendamos encarecidamente hacer el tour. El guía además nos aconseja sobre algunos restaurantes y visitas imprescindibles de la ciudad.

Tras despedirnos de él, buscamos lugar dónde comer. Nos decidimos por el Café Capriccio en la Plaza Kafka dónde tomamos una pizza, un plato de pasta y unos refrescos por 475C.

Después de comer nos acercamos a la oficina de turismo que hay junto al Teatro Estatal a recoger las tarjetas Prague Card que compramos online desde casa y que activaremos mañana. Con ellas tendremos todo el transporte, y la entrada al Castillo, al Museo Judío (que incluye las sinagogas y el cementerio) y a otros muchos monumentos de la ciudad. Estuvimos echando cuentas y con ellas realmente ahorrábamos dinero. Tened en cuenta que nosotros hace años que hicimos este viaje y no sé si sigue compensando, tendréis que hacer cálculos…

Callejeamos un poco en dirección a la Torre de la Pólvora a la que le echamos unas fotos esta vez con más calma y luego seguimos a pie hasta el hotel. Compramos un poco de bebida fresca y nos vamos a descansar un ratito, son las 15h y hace un calor tremendo.

A las 17,30h nos ponemos en marcha de nuevo. Compramos dos billetes sencillos (24C pp) y subimos al tranvía 5 que nos acerca al parque Letná, un parque en la ladera de la colina del Castillo desde el que se obtienen unas bonitas vistas sobre la ciudad, con sus puentes sobre el Moldava. Aquí también encontramos un gran metrónomo erigido en 1991 en el lugar que ocupaba una enorme estatua de Stalin que echaron abajo con la caída del comunismo en el país. La entrada al parque es gratuita pero para acceder a él hay que subir unos cuantos escalones que con el calor que hace se nos hace un poco cuesta arriba, pero al llegar allí nos compramos unas bebidas fresquitas en un bar que hay y nos sentamos a tomárnoslas mientras disfrutamos de las vistas. El parque además tiene mucha vidilla y encontramos a muchos jóvenes aquí, así como algunos músicos que amenizan el lugar.

Sobre las 19h bajamos por el puente Cechuv y recorremos la calle París hasta llegar a la Plaza Vieja.

vista de las torres de Nª Sª de Tyn

Una vez allí echamos unas fotos a la animada plaza y seguimos avanzando por la calle Celetná de camino a la Torre de la Pólvora de nuevo. En esta calle compramos nuestro imán viajero (70C) y un bonito reloj de bolsillo (300C), ya tenemos nuestro recuerdo de Praga para llevarnos a casa 😉

Llegamos al Centro Comercial Palladium y empieza a apretar el hambre, así que cenamos en el restaurante Mongolian BBQ unos noodles y un par de cervezas negras por 310C.  Comemos y bebemos de fábula en este lugar, después de todo el día de caminata bajo un sol abrasador se agradecen las birras 😛

Damos una vuelta al centro comercial y a las 22h volvemos al hotel, ¡ya toca descansar!

recuerdos del 2015…

Estamos a punto de terminar otro año y siempre me gusta hacer un recordatorio de lo vivido a lo largo de este año a la vez que empiezo a pensar en qué quiero conseguir en el próximo que estamos a punto de estrenar. No os voy a aburrir con mis pensamientos, pero si me gustaría recordar con vosotros lo que ha sido este 2015 en cuanto a lo viajero 🙂 la verdad es que cuando en primavera decidí cambiar -casi de la noche al día- de trabajo, no contaba con poder viajar tanto este año, pero ahora que lo terminamos y echo la vista atrás veo que ha tenido mucho jugo 😉

Los primeros meses del año los dedicamos a seguir conociendo rincones de nuestra tierra, esos pueblos de estilo medieval que conserva Catalunya, así como algunos lugares a los que había ido de niña con mis padres pero que apenas recordaba ya… así visitamos de nuevo Amposta y al Delta de l’Ebre, dónde comimos una paella fabulosa que nos supo a las mil maravillas 😉 Castellfollit de la Roca nos sorprendió tanto el pueblo en sí, como las vistas que hay de él sobre la roca; Miravet y su castillo templario con una alta importancia en la historia de España y Catalunya; Camprodón y su puente nos enamoró… ya sabéis que me encantan esos pueblos con aire medieval que esconde la provincia de Girona; Tossa de Mar y sus acantilados nos dejaron encandilados, aunque nos cayó una granizada importante que nos hizo correr hasta el coche 😀 y hace tan solo unos días, conocimos la Colonia Güell, situada a pocos kilómetros de Barcelona, es un lugar emblemático de la revolución industrial que cuenta con una de las mejores obras de Gaudí, inacabada por eso…

blog 2015.006

blog 2015.008

blog 2015.001

También nos dedicamos a seguir conociendo rincones que esconde la ciudad que hace 8 años nos acogió y la que hoy es nuestro hogar, Barcelona. Entramos al Ayuntamiento y conocimos su famoso Saló de Cent; el parque de Cervantes y sus miles de rosas; subimos al teleférico de Montjuïc con las geniales vistas sobre la ciudad Condal; acudimos al Circuit de Catalunya en la cercana Montmeló; hicimos algunas compras en el nuevo mercado dels Encants Vells; cogimos un tren hasta la Estació de França y una Golondrina que nos llevó del Moll de la Fusta al Moll del Forum; y recorrimos de nuevo las callecitas del Gótico para volver a “nuestra” Santa María del Mar…

blog 2015.007

Llegó junio y con él, la ocasión de volver a subir a un avión e ir a conocer otra ciudad europea. En esta ocasión, le tocó el turno a Praga. Pasamos 5 días y tuvimos la oportunidad de conocer la ciudad bien a fondo. Sin duda otra ciudad con un gran transfondo histórico que marcó la historia del viejo continente, muy abierta al turismo y que nos gustó muchísimo.

blog 2015.002

También hemos viajado por España… fui a Bilbao en marzo por motivos de trabajo y aunque ya conocía la ciudad, disfruté durante un par de días de ella, me reencontré con sitios que ya conocía y visité algunos que no, además tuve oportunidad de cenar en el emblemático edificio de La Sociedad la Bilbaína, un club al más puro estilo british reservado para un grupo selecto de bilbaínos. En otoño recorrimos algunos pueblos y cuidades de las provincias de Huesca y Navarra con mis padres y hermanos, haciendo una rutilla cultural “aprovechando” que íbamos a comprar vino de la Rioja Navarra 😀 Olite me sorprendió gratamente y lo recomiendo muchísimo, también visitamos lugares curiosos como Uncastillo, pueblo conocido por tener las ruinas de un castillo… si, se mantaron para ponerle el nombre al pueblo 😛  Así como la ciudad de Pamplona y Jaca con sus ciudadelas -que a cuál mejor… – y el Monasterio de Leyre que solo por las vistas desde allá arriba ya merece la pena visitarlo.

blog 2015.005

Pero también han habido dos grandes viajes este año, preparados ambos con muy pocos días de antelación pero hechos con mucha ilusión ya que llevaban tiempo en el tintero.

En septiembre nos fuimos una semana a ¡New York! Creo que todo aquél que se considere viajero debe ir al menos una vez a la big city. Esa sensación de déjà vu continua me fascinó. Poder ver en persona todos esos lugares que reconoces de pelis y series, moló mucho. En esos días visitamos los imprescindibles de Manhattan y también recorrimos algunas zonas del resto de barrios que conforman NYC. Me quedo sin duda con las visitas desde lo alto de sus miradores, los tres, y es que subimos al Rockefeller, al Empire y al One; con el paseo por el High Line y por el puente de Brooklyn; con la fabulosa vista del skyline de la ciudad mires desde dónde mires, y con ¡¡las hamburguesas de Shake Sack!!

blog 2015.003

Y el último gran viaje del año, organizado en menos de 15 días y casi de imprevisto fue otra semana a ¡Hong Kong! Me ha encantado y la recomiendo al 100%, ¡es un lugar lleno de contrastes! Por un lado tienes fabulosas estaciones de metro y altos rascacielos, centros comerciales y calles repletas de luces de neón al más puro estilo de Japón, y por otro, las casas cochambrosas, los mercados callejeros dónde reina el regateo y ese estilo caótico del sudeste asiático. Creo sinceramente, que puede ser un buen destino si es tu primera vez en Asia. Me quedo con el skyline de la ciudad, sobretodo de noche cuando está iluminado; con el mercado de Temple Street y su caos organizado; con el gran buda de Lantau y el templo de los 10.000 budas, así como con todos esos pequeños templos budistas que recorrimos, y dónde tras 4 viajes a Asia, me decidí a comprar unas cuentas budistas 😉

Sin duda, Asia me tiene enganchada y no puedo disimular 🙂

blog 2015.004

Como véis, al final ha sido un año de lo más viajero ¡¿eh?! ¿Y el 2016 qué? seguro que os lo estáis preguntando. Pues aún no sabemos, hay varios lugares en mente… por Europa están Budapest, Atenas, Viena… Estambul y también nos llaman mucho  Thailandia, Singapur, norte de EEUU, China, Cuba, Maldivas… ¡Y es que el mundo es demasiado grande y hay demasiados lugares que quiero visitar! Todo dependerá de los días que podamos organizar y de los presupuestos de viaje, muchas ideas pero ninguna concreta, ya se verá… Tan solo esperamos que por lo menos, sea un año como el que estamos a punto de despedir.

Y sobretodo, gracias a todos/as por seguirme, a pesar de que os cuente menos de lo que a mi me gustaría… espero que el 2016 me dé un poquito de tiempo libre para poder dedicarme más al blog y a explicaros todos esos viajes pendientes de relato que tengo en la mochila 😉

¡FELIZ AÑO NUEVO AMIG@S!

¡Nueva escapada a la vista! NOS VAMOS A…

Interrumpo el relato del viaje a Indonesia de 2014 para contaros que tenemos una nueva escapada por el Viejo Continente a la vista… y es que después de 6 meses de sequía viajera, y en apenas unos días, cogeremos de nuevo las maletas, la cámara y nos montaremos en un avión con rumbo a…

¡¡PRAGA!!

 

Este destino estaba en nuestra lista de “pendientes” desde hace demasiado tiempo… Siempre que mirábamos precios de los vuelos se disparaban… pero esta vez los hemos conseguido por 139€ cada uno ida y vuelta con Vueling, y no nos lo hemos pensado demasiado.

Contamos con 4 días completos para recorrer la capital de la región de Bohemia y descubrir todos los rincones que esconde.

Tenemos el hotel reservado, hemos escogido el Hastal Prague Old Town con una oferta Genius de Booking y tal y como su nombre indica, se encuentra ubicado en el centro de la ciudad vieja, entre el Puente de Carlos, la Plaza Vieja, la Plaza de Wenceslao y la Torre de la Pólvora… ideal para recorrer la ciudad a pie 🙂

Localización del hotel en Praga, imagen extraída de: http://www.hotelhastalprague.com/es/location/

Como ya es rutina en nuestros últimos viajes, sin duda el primer día allí haremos un free tour con los chicos de Sandemans, para que nos cuenten la historia de los principales puntos de interés y a partir de ahí, disfrutar por libre y a nuestro aire de la ciudad.

Nos hemos decidido esta misma semana a hacer la escapada, y cuento con pocos días para la preparación, pero ya me estoy empapando de información sobre lo más importante a visitar, el uso del transporte público y qué ver en las cercanías por si contamos con tiempo para ello. Por supuesto, ¡¡se aceptan sugerencias!!