Archivo del sitio

13/10/16: descubrimos las fabulosas playas de las islas Phi Phi

Día 13: Bamboo Island, Monkey Beach, Phi Phi Don, Phi Leh Bay, Viking Cave, Lohsamah Bay y Maya Bay… ¡no sé con cuál me quedo!

A pesar de que hoy el tour empieza más tarde, a las 7,30h ya estamos en pie. Desayunamos en el restaurante del hotel (lo tenemos incluido) y a las 8,45h estamos en Railay West Beach dónde nos recogerá el barco que nos llevará a recorrer algunos puntos de Koh Phi Phi, con el tour que contratamos hace un par de días a través de la agencia del hotel.

Sobre las 9h llega un barco grandote, un speed boat. A bordo ya hay algunas personas que han recogido en otro embarcadero. Nos dan un chaleco salvavidas a cada uno y zarpamos, ¡menuda velocidad coge este chisme!

Las islas Phi Phi son uno de los mayores reclamos turísticos de esta zona del mar de Andamán, y también pertenecen a la provincia de Krabi. Son un archipiélago de pequeñas islas, siendo las principales Koh Phi Phi Don, Koh Phi Phi Leh, Koh Pai o Bamboo Island y Koh Yung o Mosquito Island. Estan consideradas Parque Nacional y tan solo está habitada Phi Phi Don por lo que para recorrerlas se debe pagar una tasa de 400 baths por persona que abonamos en el momento de embarcar a los guías del barco quienes hacen el pago cuando llegamos a la primera isla que visitamos.

En unos 40 minutos llegamos a Bamboo Island y tras echar el ancla en la playa nos dicen que tenemos 40 minutos para disfrutar de un baño en esta isla de playas de arena súper blanca y agua cálida, ¡un verdadero placer para los sentidos!

nuestro barco

Nos reímos bastante con un grupo de chinos que hay cerca nuestro que nos sorprenden bañándose con los chalecos salvavidas en la orilla, pero vaya que el agua no les llegaba ni a las rodillas y ellos con su chaleco 😀 Viendo sus reacciones, ¡creo que no habían visto el mar en su vida!

Cuando ya es casi la hora de embarcar de nuevo se empieza a nublar de lo lindo, vienen unos nubarrones enormes y muy negros hacia nosotros que amenaza con descargar en breve…

Tras un baño de lo más agradable, volvemos al barco y nos dirigimos al siguiente punto justo cuando empieza a llover… en este momento todos los que vamos a bordo nos apretamos los chalecos salvavidas e intentamos sujetarnos dónde podemos porque el  barco pega unos botes considerables… y es que ¡menudas olas con la tormenta! De nuevo, los chinos nos llaman la atención porqué gritan como histéricos con cada salto que da el barco 😀

Tras 20 minutos de viaje movidito, llegamos a Phi Phi Leh y paramos frente a la Vicking Cave, la cuál vemos desde la proa del barco. Se trata de unas cuevas en los acantilados de una minúscula isla que están habitadas. No se visitan por respeto a sus habitantes pero si que permiten que los barcos se acerquen para que veamos cómo viven entre rocas.

Seguimos hasta Pi Leh Bay, una laguna natural formada entre grandes acantilados. Y de nuevo llueve… esperemos que se mejore un poco el día. Aún así, las vistas son espectaculares, de lo mejorcito que hemos visto nunca 🙂

Tras unos 20 minutos de navegación a saltos por el oleaje, llegamos a Maya Bay. Escondida entre formaciones rocosas y acantilados, esta isla es famosa por ser el escenario de la película The Beach protagonizada por Leonardo DiCaprio.

La playa es preciosa pero está abarrotada de gente y de barcos… nuestra guía nos dice que al otro lado de la isla hay otra playa menos visitada, así que nos dirigimos hacia allá. Se tarda unos 5-10 minutos en llegar por un camino entre la densa vegetación de la isla, entre la que encontramos un pequeño altar con ofrendas.

En el otro extremo de la pequeña isla, encontramos un acantilado en el que han colocado una cuerda para bajar y subir del agua, pero no vemos muy claro el baño en esta zona ya que hay bastantes corrientes, así que echamos algunas fotos porque el lugar es bonito y volvemos a la playa principal.

Aquí tomamos alguna instantánea más para el recuerdo y luego nos damos un buen chapuzón de nuevo bajo la lluvia.

Tras 30 minutos en la isla volvemos al barco, y en unos 15 minutos llegamos a Monkey Island, una pequeña isla que se han agenciado un buen grupo de macacos con mala baba que se intentan subir a los barcos en busca de comida.

Algunos pasajeros de otros barcos echan comida a los monos de la playa, pero nuestros guías nos lo desaconsejan ya que se suelen poner agresivos y dicen que han visto a algún mono atacar a turistas… así que evitando problemas, nos quedamos todos quietecitos limitándonos a ver a los monos intentando subir a los otros barcos.

Tras unos minutos proseguimos hacia Hin Klarng, una zona de corales a mar abierto dónde anclamos para poder hacer un rato de snorkel, nos dejan gafas y tubos y nos dicen que bajemos con los chalecos puestos para mayor seguridad. Me sorprende ver como solo bajamos a hacer snorkel 4 o 5 personas de las 12 que vamos a bordo, la mayoría se quedan a bordo… pero nosotros no nos lo pensamos ya que estábamos esperando esta parte del tour y disfrutamos de 45 minutos de un snorkel chulísimo 😀 Vemos bonitos corales, peces de todo tipo, incluido ¡un pez trompeta! Los peces se acercan a ti si te quedas quieta y como el agua está templada invita a quedarte quieto observando.

Pongo el móvil en la bolsa hermética que llevo y grabo un poco, aunque apenas se ve nada en el vídeo, el agua está transparente y cálida, ha dejado de llover y luce un sol radiante… es uno de esos momentos viajeros que pasarán al top 10 🙂

Os dejo el vídeo, aunque no es muy bueno os podéis hacer la idea de los pececillos que había 🙂

Después de esta experiencia genial, volvemos al barco y en unos 10 minutos llegamos a Phi Phi Don dónde vamos a comer. Tenemos la comida incluida en el tour y hoy toca bufet. La mayoría de la comida que ofrecen es thai, pero vemos que hay espaguetis y salsa de tomate y no nos lo pensamos mucho 😛

Tras la comida y un café, vamos a dar una vuelta por la zona, repleta de tiendas de souvenirs y algún alojamiento (recordad que esta es la única isla habitable de la zona) y a las 14,30h volvemos al barco.

Tras un día genial conociendo las maravillas que esconde el mar de Andamán, volvemos a Railay. Tenemos unos 45 minutos de trayecto de nuevo entre grandes botes por las olas y es que en algunas zonas llueve.

Cuando llegamos a Railay West, decidimos pasar la última tarde en este paraíso en su mejor playa, así que caminamos unos 20 minutos hasta llegar a Pranang Bay. Nos damos un buen baño en su agua cálida y disfrutamos de la puesta de sol aquí, metidos en el agua. Mañana volvemos a Bangkok y la verdad es que nos da una pena tremenda dejar este lugar… ¡si el paraíso existe, aquí tiene un pedacito!

Cuando anochece, volvemos a la habitación, nos arreglamos y tras embadurnarnos bien de repelente de mosquitos salimos hacia la calle comercial que hay detrás del hotel dónde hay tiendas de souvenirs, bares, restaurantes y agencias de turismo. Decidimos cenar aquí, mi marido se pide un steak con salsa de champiñones, verduras y patatas fritas con una cerveza, y yo una pizza con un refresco (860 baths todo). Está todo delicioso… aquí los precios son algo más altos que en las grandes ciudades, se nota que es más turístico.

Después de la cena, volvemos a nuestra villa. Hacemos las mochilas y nos damos un baño en el jacuzzi para despedirnos de él 😀

Justo cuando nos íbamos a dormir, mirando las redes sociales nos enteramos que el Rey de Tailandia, Bhumibol Adulyadej, ha fallecido esta tarde. Nos quedamos bastante preocupados puesto que no sabemos cómo nos afectará al resto del viaje… mañana volvemos a la capital del país, y esperamos no tener problemas puesto que vemos que se ha decretado un duelo oficial ¡sin fecha de fin!

Anuncios

22/09/14: Seguimos en un paraíso llamado Borneo

Día 7: Parque Nacional Tanjung Puting, Borneo

 

A las 5.30h amanece un nuevo día. Sé que es muy pronto, pero me quedo en la cama escuchando los fantásticos sonidos de la selva al amanecer y pensando en la maravillosa experiencia que estamos viviendo. Os dejo un pequeño vídeo del momento: http://youtu.be/TvvFnxn0MYs

La noche ha sido entretenida… Aún no sabemos qué tuvo en jaque a la tripulación del barco y a los ranger del parque a primera hora. Hacía apenas una hora que estábamos en la cama cuando me desperté al escuchar unos gritos y a alguien correr hacia las casas del embarcadero; luego ir y venir de gente hablando entre ellos y corriendo por el barco mientras alumbraban algo con las linternas. Mi marido ni se enteró de lo ocurrido, dormía como un tronco, y yo fui incapaz de salirme de la mosquitera a ver qué pasaba. Pero teniendo en cuenta que dormíamos en un río en medio de la selva imagino que algún animal se acercó más de la cuenta al barco. Me he ido despertando a menudo, un gato se estuvo paseando por la cubierta casi toda la noche, varias veces lo vi merodeando alrededor de la mosquitera, y he escuchado como la tripulación ha estado vigilando toda la noche…

A eso de las 6h mi marido se despierta y nos levantamos. Un nuevo día está a punto de empezar y tengo ganas de que recojan los toldos que cubren la cubierta para poder disfrutar de las vistas del lugar 🙂

IMG_3118 copia

nuestro “dormitorio” 🙂

Al poco oímos cómo la tripulación se pone en marcha también y la guía sube a saludarnos. En seguida, suben los chicos a recoger la mosquitera, la cama y los toldos y en apenas media hora, nos sirven el desayuno: tostadas, café con leche y tortitas rellenas de plátano. ¡Riquísimas! ¡Y qué maravilla disfrutar de un buen desayuno con estas vistas!

 

IMG_3123 copia

En apenas una hora, todos estamos en marcha ya. Tras el desayuno, Maitza nos dice que en seguida volveremos a navegar hasta el siguiente campamento, dónde a las 9h dan el desayuno a los orangutanes. Es una pasada poder estar en este lugar, se respira una paz absoluta, no tenemos conexión a internet, y disfrutamos del momento, charlamos de todo un poco y tienes tiempo hasta de hablar contigo mismo…

 

IMG_3125 copia

Son las 8,35h cuando llegamos al siguiente campamento. Hoy decidimos calzarnos las botas de trekking, ya que el suelo ayer estaba resbaladizo y hay muchas raíces que sobresalen con lo que es fácil torcerse un tobillo. Nos embadurnamos de repelente (¡Viva el Relec®!) y de protector solar y salimos con Maitza a ver a los orangutanes desayunar.

 

IMG_3139 copia

Entrada al campamento

 

Para llegar al lugar dónde les sirven la comida, tenemos que recorrer un corto camino sobre una plataforma entre la selva. La guía nos comenta que está elevada porque durante la época húmeda, el agua del río llega hasta aquí.

 

IMG_3182 copia

 

Hoy hay bastante más gente que ayer viendo los orangutanes. Nos acomodamos y en seguida llegan los ranger del parque, echan frutas varias sobre la plataforma y empieza “la llamada”.

 

IMG_3147 copia

 

Mientas el ranger echa la comida, ya vemos que uno de los orangutanes está ojo avizor en lo alto de un árbol cercano y en cuanto se aparta el chico, sale disparado a comer 🙂

 

IMG_3144 copia

 

Hoy no tenemos demasiado éxito… Tan solo se acerca un macho y una hembra con su cría.

 

IMG_3160 copia

 

El macho nos hace mucha gracia porqué después del festín, se va con las manos bien cargadas de cañas de azúcar hasta lo alto del árbol dónde se las come a una velocidad increíble.

 

IMG_3168 copia

 

Os dejo uno de los vídeos que hice, así además de las imágenes podréis ponerle sonido a la selva indonesia: http://youtu.be/pb3M6R2YARI

Tras casi una hora aquí, y con un calor y una humedad terribles, Maitza nos dice de pasear un poco por la zona para enseñarnos algunas curiosidades. Mientras recorremos el trocito de selva que nos separa del embarcadero nos muestra unas plantas carnívoras típicas de esta isla.

 

IMG_3178 copia

 

También nos enseña algún nido de serpiente y de tarántula y nos muestra un árbol la corteza del cuál suele ser alérgica para la mayoría de la gente con solo rozarla… mejor no probar 😛

 

IMG_3175 copia

 

De vuelta en el klotok, nos quitamos las botas y nos refrescamos un poco. En cuanto volvemos a navegar nos traen unos snacks y unos refrescos… y seguimos disfrutando de las maravillosas vistas. Mi marido no tarda en quedarse frito con la brisa que corre 🙂 Y yo sigo echando fotos del paisaje sin parar… En un momento dado, uno de los chicos sube a avisarme de que hay un Martín Pescador sobre una rama y me muestra trampas para cocodrilos en la orilla del río.

 

IMG_3200 copia

 

Seguimos navegando, cada vez el agua es mas lodosa y con mas maleza y da la sensación de que vayamos a quedarnos atrapados en cualquier comento… en este tramo han disminuido considerablemente la velocidad… os dejo un vídeo del momento: http://youtu.be/B-BNYBBUcDs

 

IMG_3192 copia

 

 

IMG_3194 copia

Finalmente, llegamos a una bifurcación en el río dónde cada vez se ve el agua de un color más oscuro dándole un efecto de espejo. El agua aquí está bastante más limpia y se aprecia perfectamente lo que hay en el fondo. Ese tono más oscuro se debe a un tipo de algas que habita en esta zona.

 

IMG_3205 copia

 

Son las 12h y ya nos sirven la comida, la guía nos comenta que en una hora y media está previsto que estemos en el último campamento que visitaremos. Para comer hoy toca tempura de verduras, arroz blanco, un revuelto de judías con zanahorias y una salsa agridulce, coliflor revuelta con huevo y un pescado de la zona con salsa de pesto, y de postre piña.

 

IMG_3211 copia

 

¡¡Qué maravilla comer con estas vistas!!! ¡¡Ésto no tiene precio, de verdad!!

 

IMG_3212 copia

Acabando de comer llegamos a Camp Leakey y ya vemos que hay un montón de klotok aparcados, se nota que éste es el campamento más importante del parque. Maitza nos dice que tenemos 1h para descansar hasta ir a ver comer de nuevo a los orangutanes.

Nos encontramos tomando  tranquilamente un café cuando el capitán nos avisa de que se acercan al barco un par de orangutanes. ¡Es genial verlos de tan cerca!

 

IMG_3214 copia

 

IMG_3215 copia

 

La tripulación de los barcos los conocen y los llaman por sus nombres mientras les echan restos de verduras y frutas para que se acerquen más. Durante más de media hora podemos disfrutar de ellos a escasos dos metros. Nos damos cuenta de los gestos tan “humanos” que tienen, de lo observadores que son y no podemos creer que estemos en la otra punta del mundo disfrutando de esta vista…

 

IMG_3224 copia

 

IMG_3225 copia

 

IMG_3232 copia

Vemos que los chicos que van en el klotok que hay junto al nuestro se mueren de ganas por acercarse más a los orangutanes así que los invitamos a pasar a nuestro barco. También observamos como algunos macacos se acercan a los barcos… a éstos las tripulaciones los espantan ya que son agresivos y roban las cosas que haya en cubierta, incluidas las pertenencias de los turistas…

 

IMG_3250 copia

 

Acabamos de tomar nuestro café con estas vistas… impresionante de verdad… las fotos no hacen honor… A las 13,15h Maitza nos avisa que es hora de prepararse para ir al campamento. Nos embadurnamos de nuevo de Relec® y de protector solar, nos calzamos las botas y cargamos con las cámaras y en menos de 15 minutos ya estamos de camino hacia el Camp Leakey.

 

IMG_3255 copia

 

A las 13.30h salimos hacia la plataforma, hay un camino largo por la selva y hace mucho calor. Primero pasamos por unas plataformas como en el anterior campamento dónde también nos dice la guía que en la estación húmeda, llega el agua hasta ellas. Por el camino nos topamos con una orangután joven sobre la plataforma que parece que vigile a todo aquél que pasa 🙂

 

IMG_3256 copia

 

Tras unos minutos de camino, llegamos a Camp Leakey, fundado en 1971 por la Dra Galdikas para el estudio de los orangutanes. En este campamento recogen a crías huérfanas y las reintroducen en su medio natural y es el más importante del parque Tanjung Puting.

 

IMG_3260_2 copia

 

Al llegar al parque, podemos visitar el centro de visitantes dónde hay muchísima información sobre el trabajo de reinserción y cuidado de los animales que se lleva a cabo en el campamento y de las familias de orangutanes que viven en él.

 

IMG_3265 copia

árbol genealógico del parque

 

Tras la visita del centro, nos adentramos más en la selva y nos dirigimos a la plataforma de alimentación. De camino nos cruzamos con una jabata y sus crías. Hoy hace un calor y una humedad tremendas, en el barco no se nota tanto pero aquí da hasta sensación de mareo… ¡uff!

 

IMG_3261 copia

 

Tras unos minutos de caminata llegamos a la plataforma y al poco el ranger comienza con el tradicional aviso a los orangutanes y les echa kilos de bananas. No tenemos mucho éxito… solo aparecen dos o tres orangutanes pero nos echamos unas risas con ellos… ¡mira que son ansias!

 

IMG_3275 copia

 

IMG_3283 copia

 

IMG_3287 copia

 

IMG_3285 copia

Por no hablar de las poses tan cómodas que me cogen para comer…

 

IMG_3296 copia

 

 

IMG_3297 copia

 

Tras una hora aquí, no aguantamos más el calor y le decimos a Maitza de volver al barco. Nos quedamos con las ganas de poder ver al macho del parque, a Tom, si uno joven o una hembra ya impresionan ver al macho de cerca debe ser realmente impresionante…

De camino hacia el barco nos encontramos con un macaco con cara de pocos amigos en medio del camino, la guía nos dice que pasemos por un lado sin mirarlo y no habrá problema. Tras unos minutos de paseo, llegamos de vuelta al barco y comienza la navegación de vuelta a Kumai. Nos dicen que si nos queremos duchar, ahora es el momento ya que el agua aquí es más limpia y no está tan contaminada. Con el calor que hemos pasado no dudamos en decirles un SI al unísono 😛

Preparan el sistema de bombas que absorben el agua del río hacia la ducha y allá que vamos. Aunque el agua está bastante fría se agradece un montón… ¡después de dos días sin poder hacerlo y de caminata con un calor sofocante es lo que más me apetece! Más relajados que todas las cosas y por fin, oliendo a limpio, es hora de merendar. Nos suben unas bananas en tempura riquísimas y unos refrescos.

Disfrutamos del último atardecer aquí echados en la cama… ¡qué maravilla! A eso de las 18h ya es noche cerrada y continuamos navegando para acercarnos lo máximo posible a Kumai para mañana no tener problemas para coger nuestro vuelo a Java. Buscamos las chaquetas porqué tras pasar la zona de río más sucia, navegan más rápido y la brisa te deja helado… De repente suben los chicos a avisarnos que han visto ¡¡unos cocodrilos!! Los enfocan con las linternas y se les ven los ojos brillar igual que a los gatos en la oscuridad ¡qué pasada! También vemos cientos de luciérnagas iluminando las palmeras y los árboles de la orilla como luces en un árbol de navidad… alucinante, de verdad.

Sobre las 19h nos dicen que pararemos junto a unas palmeras y pasaremos la noche aquí… ¡¡en medio de la nada!! En seguida algunas luciérnagas de los árboles pasan a la cubierta y nos iluminan en la oscuridad, qué graciosas 🙂 Nos sirven una cena riquísima a base de tempura de verduras, arroz, pescado en salsa de verduras y fruta. Y a eso de las 20-20,30h nos montan las mosquiteras, bajan los toldos y nos preparan la cama para dormir.

Y así, con los sonidos de la selva de noche, con la luz de las luciérnagas que pululan por la cubierta y en medio de la nada, nos vamos a dormir.