Archivo del sitio

22/12/14: nos despedimos de la ciudad navegando por sus canales…

Día 4: …y con una interesante visita al Sex Museum 😉

Hoy es nuestro último día en la capital holandesa, así que nos levantamos con la calma a las 9,30h. Tras envolvernos en varias capas de ropa como una cebolla -hoy el día es más frío y gris que los anteriores-, hacemos el check-out del hotel pagando 25€ de tasas turísticas. La verdad es que hemos estado súper cómodos en el hotel, el WestCord City Centre Hotel, muy confortable y céntrico. Además nos guardan las maletas hasta mediodía ya que nuestro vuelo no sale hasta la tarde.

Decidimos volver al Starbucks de ayer en la plaza Dam a desayunar (13€) y luego caminamos hasta la estación central de trenes dónde se encuentran los embarcaderos de los tours por los canales de la ciudad. Nos decidimos por el tour que ofrece Gray Lines de 1h por 10€ cada uno con audio en español.

En primer lugar sale hacia el gran lago que tras la estación central en la que se tiene la sensación de estar en el mar. Y poco a poco nos vamos adentrando por los distintos canales del Amstel que conforman la ciudad. Es bien curioso ver la ciudad desde este punto de vista y lo recomiendo encarecidamente. Podemos disfrutar de la arquitectura y decoración de los puentes más antiguos de la ciudad, de otro ángulo de los grandes edificios, y de la vista de los 15 puentes que ayer vimos desde tierra 🙂

el Magere Brug

bajo el puente de los 15 puentes

Tras la hora a bordo del barco, llegamos al embarcadero junto a la estación central de nuevo. Muy cerca de aquí encontramos el Sex Museum y ya que la ciudad se presta, decidimos entrar. Pagamos 4€ de entrada y realizamos una visita de lo más curiosa.

Sobre las 12h volvemos al hotel a recoger las maletas y luego de vuelta a la estación central para coger el tren al aeropuerto (10,50€ los dos comprando los billetes en las máquinas). Llegamos a las 13,30h al aeropuerto de Schiphol. Como vamos con tiempo, decidimos comer antes de pasar el control. Nos decantamos por el restaurante Per Tutti! dónde tomamos un par de platos de pasta (28€).

Tras la comida, pasamos el control de seguridad sin problemas. No podemos irnos de Amsterdam sin comprar sus conocidas galletas de caramelo 😛 así que compramos un par de cajas por 5€. Con nuestros dulces en la maleta, nos tomamos un café mientras esperamos a que sean las 16,20h que empieza el embarque… supuestamente… ¡porqué nos dan las 17,45h! Y es que resulta que hasta esa hora no se presentó la tripulación. Estaba el avión preparado pero no había cabin crew… Volamos con KLM y la verdad es que todas las veces que hemos hecho el trayecto Amsterdam-Barcelona con ellos hemos salido con retraso de allí… es curioso.

El vuelo transcurre tranquilo, la verdad es que vamos más cómodos de lo previsto porque las azafatas nos piden un cambio de asiento ya que un bebé va en los asientos de emergencia, así que tenemos más espacio para las piernas sin pagar más 🙂  A mitad de camino nos sirven un sándwich con pollo de kobe (porque según la caja son pollos cuidados y mimados como si fueran vacas wagyu) 😀 con un zumo y un té.

Y al fin llegamos a Barcelona a las 19,45h. Cogemos un taxi hasta casa poniendo fin a esta escapada que nos ha gustado mucho y de la que hemos disfrutado. Recomiendo encarecidamente la visita a la ciudad y volvemos con el pensamiento que tarde o temprano, repetiremos 😉

Anuncios

18/12/14: 3, 2, 1… despegamos hacia la capital holandesa :)

Hace 3 años por estas fechas inauguraba el blog anunciando el que sería nuestro próximo destino, un lugar que hacía mucho tiempo que estaba en la lista de ciudades a visitar. Os contaba los preparativos de la escapada a Amsterdam en esta entrada. Ya sabéis que al blog le dedico mi poco tiempo libre, así que con mucho más retraso del que me hubiera gustado, hoy comienza el relato de nuestra incursión en la capital holandesa.

Día 0: Barcelona – Amsterdam

Hoy hemos trabajado con normalidad y al salir hemos pasado por casa a buscar las maletas que ya teníamos preparadas de anoche. Vamos con el tiempo algo justo, así que tomamos un taxi al aeropuerto (30€). Llegamos con más tiempo del previsto ya que el vuelo sale con 30 minutos de retraso, así que nos da tiempo a tomarnos un café antes de hacer el embarque.

Como os contaba, es nuestro primer vuelo con la compañía KLM y lo bueno de volar con “una de las grandes” es que te dan piscolabis a bordo, un sandwich de queso gouda delicioso con un zumo. Así pasamos las 2h y 20 minutos de trayecto un poco más entretenidos. La primera experiencia con KLM es más que positiva, a pesar del retraso en la salida han embarcado rápido al pasaje y no hemos salido con tanto retraso como esperaba, la tripulación es extremadamente amable y atenta, y el avión es confortable. Creo que repetiremos con ellos…

Son las 22,30h cuando llegamos al aeropuerto de Schiphol, en la capital holandesa. Se nota que faltan pocos días para Navidad porqué todo el aeropuerto está decorado con luces, guirnaldas y árboles de navidad 🙂

Decidimos cenar en la terminal antes de coger el tren, mi marido se decanta por un solomillo y yo, un bocata (24€). Aprovechamos el wifi gratuito del aeropuerto para avisar a los nuestros que hemos llegado y confirmar los horarios de los trenes al centro de la ciudad mientras cenamos.

Compramos los billetes a Amsterdam Central en las máquinas (5€ pp) y cogemos el tren en el andén 3, validando los billetes antes de bajar a la zona de andenes. ¿Porqué Barcelona no dispone de servicio de contactless para el transporte si es lo mejor que han inventado? :/

En 30 minutos estamos en la estación central de la ciudad, salimos a la calle y ¡madre del amor hermoso qué frío hace aquí! Y eso que somos de Lleida y estamos acostumbrados al frío húmedo… por suerte nuestro hotel está a solo 5 minutos a pie de la estación y a paso ligero creo que llegamos antes 😛 Para las siguientes 4 noches, escogimos el WestCord City Centre Hotel.

Es tarde, así que hacemos el check-in sin demora, nos damos una ducha y a dormir, mañana comenzaremos a conocer la ciudad 🙂

Un nuevo destino a la vuelta de la esquina… ¡nos vamos a conocer el Gigante Asiático!

Avanza el verano y nosotros tenemos a la vuelta de la esquina un nuevo destino a la vista… y es que en pocas semanas nos vamos a conocer un pedacito de…

¡China!

El Gigante Asiático era nuestro destino para 2015 pero por motivos laborales tuvimos que hacer un cambio de planes, no estuvo mal ya que conocimos Hong Kong aquél año, pero esta vez, recorreremos durante 23 días un trocito de China. Y digo un trocito porque es ¡inmensa!

A primeros de mayo cuando vimos que este año podríamos disfrutar del mes entero de vacaciones no dudamos en mirar precios de vuelos para China, esa asignatura viajera pendiente. Encontramos buenos precios con la alianza Skyteam: 793€ los dos entrando por Beijing vía París con Air France y, saliendo por Shanghai vía Ámsterdam con KLM. Últimamente hemos hecho los grandes viajes con ellos y la verdad es que la experiencia es buena, personal excelente, confort y escalas en Europa con la comodidad que ello conlleva.

Empezamos a pensar en una ruta y esta es la parte más complicada con un país tan grande y con tanto patrimonio… al final nos decidimos por combinar grandes ciudades con zonas más rurales y esto es lo que salió:

día 0: Barcelona – Paris
día 1: llegada a Beijing (Wanfugjing y su mercado de los bichos)
día 2: Beijing (Ciudad Prohibida, Tian’namen Sq, Colina del Carbón, y hutongs)
día 3: Beijing (Gran Muralla -sector Muntianyu- y Parque Olímpico de Beijing)
día 4: Beijing (Templo de los Lamas, Templo de Confucio, Templo del Cielo y Qianmen Street)
día 5: Beijing (Palacio de Verano, Wanfugjing y Tian’namen)
día 6: Beijing – Pingyao (mañana en un cat café en el Fensiting Hutong de Beijing y tren bala a Pingyao) 
día 7: Pingyao (Old Town Pingyao)
día 8: Pingyao – Xi’an (Muralla, Torre de la Campana y Barrio Musulmán)
día 9: Xi’an (Guerreros de Terracota y compras en el Barrio Musulmán)
día 10: Xi’an – Chengdu (recorremos el parque de la muralla de Xi’an y volamos a Chengdu)
día 11: Chengdu (visita al Panda Base y tarde de relax)
día 12: Chengdu (Gran Buda de Leshan)
día 13: Chengdu – Guillin (volamos a Guilin y visitamos las pagodas del Sol y la Luna)
día 14: Guillin (Reed Flute Cave y vistas del río desde su orilla)
día 15: Guillin – Yangshuo (crucero por el río Li)
día 16: Yangshuo – Shanghai
día 17: Shanghai (ciudad antigua, Concesión francesa y Nanjing East Rd)
día 18: Shanghai (miradores del Pudong, Century Park y compras en mercado A. P. Plaza)
día 19: Shanghai (Día Nacional Rep. Popular China: Pudong, West Nangjing, Cat Café y templo Longhua)
día 20: Shanghai (acuario, Parque río Huangpu, Nangjing East, Plaza del Pueblo)
día 21: Shanghai (Shanghai 1933, Concesión británica y últimas compras en el mercado A.P. Plaza)
día 22: Llegó el momento de volver a casa y reflexiones de un viaje alucinante…

A los pocos días caímos en la cuenta que nuestra parte final del viaje cae en la Fiesta Nacional China (esos días del año en que miles de millones de chinos hacen fiesta…), así que espabilamos a coger el hotel de Shanghai que es dónde estaremos esos días, y poco a poco fuimos reservando el resto a través de Booking. Al ser cliente Genius tengo buenos descuentos y por precios muy asequibles hemos cogido hoteles con puntuaciones por encima de 9, con algún capricho 🙂  Éstos son los alojamientos que hemos reservado:

Beijing: Park Plaza Beijing Wangfujing
Pingyao: Pingyao Xiangshengyuan Guest House
Xi’an: Sing Long No.37 Hostel
Chengdu: Fraser Suites Chengdu
Guilin: Guilin Sky Garden Hotel
Yangshuo: Yangshuo Mountain Retreat
Shanghai: Shanghai Fish Inn East Nanjing Road

China es enorme, así que las distancias son grandes… para movernos entre ciudades hemos comprado algunos vuelos internos a través de la web de Air China, que permite comprar online con tarjetas europeas y que muestra la información en inglés. Volaremos entre Xi’an y Chengdu, de Chengdu a Guilin, y de Guilin a Shanghai. Dos de los trayectos entre ciudades los haremos en tren bala. Es complicado comprar los billetes desde aquí ya que te piden una tarjeta de crédito china para ello, así que mirando en blogs vimos que recomendaban a una pareja de australianos afincados en China que tienen la agencia de viajes China DYI Travel para tramitar la compra de los billetes, así que contactamos con ellos y tras intercambiar algunos mails, nos compraron los billetes de tren entre Beijing y Pingyao, y de Pingyao a Xi’an por 155$ todo. Además nos han pasado un montón de información útil que se agradece un montón, sin duda los recomiendo.

El siguiente paso fue preparar toda la documentación para el visado. China es de los pocos países que requieren sacarse el visado antes de viajar al país. Caduca en 3 meses, así que recomiendan tramitarlo un mes antes del viaje. Los que vivimos en Barcelona lo tenemos un poco más fácil ya que el Consulado que hay aquí lo tramita, tan solo necesitas dos días, uno para llevar la documentación y otro para recoger el visado, y pagar 60€ por persona. Para el resto de la península, debéis enviar toda la documentación requerida por correo a la Embajada de China en Madrid.

Quiero hacer un punto y a parte sobre la obtención del visado en Barcelona. Para solicitarlo debéis tener comprados los vuelos de ida y vuelta, y todos los hoteles reservados en destino puesto que solicitan las reservas. En la web del Consulado obtendréis el formulario a rellenar y deberéis presentarlo presencialmente lunes, miércoles o jueves en las oficinas. Ojo, la foto que hay que hacerse para adjuntar debe ser siguiendo las instrucciones que aparecen en la web, son bastante estrictos y hacen mucho hincapié en que sobretodo se vean las orejas, pelo recogido y que no se lleven gafas ni pendientes/piercings. A alguno lo hicieron recular para repetir la foto.

Es importante ir antes de la hora de apertura ya que las colas son considerables, yo llegué allí a las 8,20h y ya había gente esperando… y a los pocos minutos ya tenía detrás a decenas de personas.

Y recordad llevar toda la documentación (original y copia de DNI y Pasaporte, resguardo de compra del vuelo y reservas de todos los hoteles, formulario relleno y la foto). Si vivís fuera de Cataluña deberéis enviar la misma documentación a la Embajada en Madrid porque aquí solo aceptan a residentes catalanes.

¡Ah! Y no os espantéis, se quedarán vuestros pasaportes hasta el día de la recogida ya que pegan en él el documento del visado.

Muy importante, el pago se debe hacer antes de la recogida en un cajero de BBVA. En una semana estará listo para su recogida. Deberéis presentar el documento que os dan ellos con el número de gestión y el recibo del ingreso en el banco para recuperar vuestros pasaportes. ¡Las colas para recogerlo van más rápidas!

Y ya con el visado aprobado, contratamos un seguro de viajes a través de World Nomads para poder viajar con tranquilidad durante los 23 días que estaremos en China, aprovechando que tengo un 5% de descuento en la contratación (es lo que tiene ser “reincidente”) y que las coberturas que ofrecen son realmente buenas.

Antes de partir también hemos visitado el Centro de Salud Internacional ya que algunas vacunas recomendadas como la del tifus nos había caducado, y además de re-vacunarnos nos dieron algunas recomendaciones que siempre vienen bien.

Y ahora si, con todos los preparativos lo que queda es acabar de empaparse de información sacada de webs, blogs y foros para preparar nuestra ruta personaliza, ver qué nos interesa más de cada lugar que vamos a visitar, y poder hacer nuestra guía personalizada, que como siempre, llevamos la información pero no los días cerrados, así podemos hacer y visitar aquello que más nos apetezca en cada momento.

Empieza la cuenta atrás, ¿nos acompañas una vez más? 😀

17/11/15: 3, 2, 1… despegamos hacia HONG KONG!!!

Día 0: Barcelona – Amsterdam… y noche en vuelo.

 

Anoche antes de ir a dormir, estaba mi marido en el ordenador cuando me llama y me dice: “qué fuerte, mañana nos vamos a la otra punta del mundo”… son cosas que cuando planificas un viaje así no piensas, pero que cuando estás a punto de partir si y realmente, ¡nos vamos a la otra punta del mundo!

IMG_7159

Y es que una nueva aventura está apunto de empezar ya que hoy por fin llega el día en que partimos hacia…

¡Hong Kong!

Nos levantamos tranquilamente a eso de las 9h. Desayunamos, nos damos una ducha y cerramos las maletas tras asegurarnos que llevamos todo lo imprescindible. Salimos de casa sobre las 10,30h en un taxi camino de la T1 del Aeropuerto de Barcelona (32€).

En cuanto llegamos, facturamos las maletas con destino final a HK. Pesan 9 y 11kg cada una, se nota que tan solo vamos una semana…

Pasamos los controles de seguridad, y por tercera vez este año, me toca “el control aleatorio” de drogas… le pregunto al guardia civil -se ve un tío enrollao- qué criterios siguen para este control y cómo de aleatorio es ya que en los últimos vuelos me ha tocado, y me explica que son bastante frecuentes desde que estamos en nivel 4 de seguridad anti-terrorista. En el caso de pasar a nivel 5 haría controles exhaustivos a todos los pasajeros, incluso abrir equipajes.

Tras esto, y of course dando negativo, entramos a la zona Schengen del aeropuerto. Compramos una revista y nos vamos a tomar un zumo y un café (4€) y compramos una botella de agua para el viaje.

Charlamos con los nuestros vía Whatsapp con los nuestros hasta que a las 12,40h empieza el embarque a Ámsterdam, saliendo según lo previsto a las 13,45h.

 

IMG_7161

 

A bordo nos sirven bebidas y unos sándwiches de queso holandés riquísimos, luego un cafelillo y una galleta de caramelo típica holandesa que ¡me pirran! 🙂

 

IMG_7162

 

Y entre lectura, escuchar música y comer, pasamos las dos horas de vuelo corto que tenemos. Llegamos a Amsterdam a las 15,40h atravesando unos nubarrones que hacen que se luzcan las pericias del piloto en la maniobra de aterrizaje  😅

Al llevar solo dos mini mochilas de equipaje de mano, conseguimos salir rápido del avión. Pasamos el control de pasaporte para salir de la zona Schengen y nos dirigimos de las puertas B a las F. Tenemos una hora hasta que empiece el siguiente embarque, así que una vez localizada cuál es nuestra puerta, nos vamos a picar algo que el sándwich nos supo a poco y a estas horas ya tenemos hambre.

 

IMG_7166

 

A las 17h empieza el embarque, es la primera vez que volamos en un avión tipo combi, a ver qué tal la experiencia… aunque la primera impresión no mola. Los asientos del vuelo corto eran igual de anchos y espaciosos que éstos, y la señora china que va a nuestro lado tiene pinta de ser una genio y figura…

 

IMG_7167

 

Salimos con 45 minutos de retraso ya que la carga por lo visto tardó más de lo previsto… y al despegar da la sensación que el avión no pueda con su alma… ¡ay madre que no se levanta!  😅

En seguida nos dan un picoteo y unos cascos malísimos de esos que se enganchan al borde de la oreja, made in a dónde vamos, ¡fijo! 😛 No dan antifaz ni tapones para los oidos, algo que me sorprende tratándose de un vuelo de noche…

Tras la cena, apagan las luces y a dormir… o a hacer lo que se pueda con el poco espacio que tenemos, sin tapones ni antifaz, con el plasta de delante y el “molinillo” de la señora que además no deja de hablar sola ni un momento. Y hace frío, pero de llevar 2 mangas largas y la manta y tener la nariz helada. ¡Apuff que viaje más largo nos espera…! Por suerte decidí traerme un par de pastillas de Lorazepam y con eso conseguimos dormitar a ratos. Hasta que nuestra vecina decide que ya es de día y sube la persiana iluminando todo el avión… Ya os dije que tenía pinta de genio y figura…

 

IMG_7173

Cuando miramos las pantallas, vemos que ya hemos recorrido una gran distancia y falta poco para llegar a destino…

¡¡Asia nos espera de nuevo!! En breve nos vamos a…

Sí, sí… como lees, ¡Asia nos espera de nuevo! El viajazo de este año está a la vuelta de la esquina y de nuevo nos embarcamos en una aventura por el sudeste asiático, y es que esta vez vamos a conocer…

¡¡TAILANDIA!!

A pocas semanas de partir os cuento los preparativos de este nuevo gran viaje que hace tiempo que nos ronda la cabeza.

En un principio estaba previsto que hasta noviembre no podría hacer vacaciones, así que para esas fechas y con solo 15 días libres solo nos cuadraba sudeste asiático, la otra alternativa que lleva tiempo en el tintero es Chile bajando hasta los glaciares de la Antártida pero para ello se necesitan al menos 3 semanas en destino, y esta vez no podría ser… Una compañera de mi marido estuvo este verano un par de semanas en Tailandia y volvió encantada, empezamos a hablar con más gente que ha estado y aún a sabiendas que seguro que encontramos caos y piratillas igual que en Indonesia, creemos que será un destino genial, en el que poder seguir creciendo, conocer una nueva cultura y disfrutar de sus playas…. así que Tailandia cogió peso y vimos buen precio en vuelos y hoteles… y allá que nos lanzamos.

De nuevo volamos con la alianza Skyteam; 560€ por persona i/v, ¡nada mal! La ida es con Air France, escala de 2h en Paris y con la opción de pagar un pequeño suplemento para tener asientos mejores (en fila de dos) y algo más anchos en el vuelo largo, que teniendo en cuenta que se trata de vuelo nocturno y que llegamos a Bangkok a las 6h de la mañana, no nos lo pensamos mucho y pagamos ese pequeño extra. La vuelta será vía Ámsterdam también con un par de horas de escala, y vuelo operado por KLM, llegando a Barcelona por la noche.

Como siempre, el siguiente paso es planificar la ruta… teníamos claro que con 15 días en destino no nos podemos enredar mucho y queremos visitar los lugares disfrutando, y no con prisas y corriendo a todas partes, nuestro estilo ya sabéis que es calmado, que nos permita  del lugar… así que después de darle varias vueltas (sobretodo a la zona de playa porque viajamos al final de la época lluviosa), ésta será nuestra ruta:

DIA 0: Barcelona – Paris (noche en vuelo)
DÍA 1: Bangkok
DÍA 2: Bangkok
DÍA 3: Bangkok – Ayutthaya – Bangkok
DÍA 4: Bangkok – Chiang Mai (tren nocturno)
DÍA 5: Chiang Mai
DÍA 6: Chiang Mai
DÍA 7: Chiang Mai – Campamento de elefantes – Chiang Mai
DÍA 8: Chiang Mai  – Doi Inthanon – Chiang Mai
DÍA 9: Chiang Mai
DÍA 10: Chiang Mai – Krabi > Railay
DÍA 11: Railay
DÍA 12: Railay > tour James Bond Island
DÍA 13: Railay > tour Phi Phi Islands
DÍA 14: Railay – Bangkok
DÍA 15: Bangkok
DÍA 16: Bangkok – Amsterdam – Barcelona

Como podéis ver le dedicaremos unos 4-5 días completos a cada zona. Como siempre, tenemos pensado qué hacer y qué ver en cada lugar pero no llevamos una ruta cerrada, iremos sobre la marcha, haciendo en cada momento lo que más nos apetezca… y lo que quede por ver, ¡para la próxima! 😛

Una vez tuvimos la ruta clara, reservamos el tren nocturno para ir de Bangkok a Chiang Mai. Este trayecto también se puede hacer en avión, pero preferíamos el tren que además de ser mucho más económico será toda una experiencia y ahorramos una noche de hotel 😛 Compramos los billetes a través de la agencia local 12GO y nos mandaron el voucher que deberemos presentar en la estación. El trayecto dura unas 10h, pero pagamos un pelín más y cogimos una cabina privada (para los dos) con aire acondicionado por 3406 BTH que esperamos que nos permita dormir…

Siguiente punto: reservar los hoteles. Como siempre, y después de comparar precios, los hemos reservado a través de Booking. Al ser cliente Genius me ofrecen precios competitivos que ni en la propia web de los hoteles salían… Todos son cancelables hasta pocos días antes de la estancia por si pasara algo… La verdad es que Tailandia es un destino al que se puede viajar por muy poco dinero… nosotros no hemos escatimado en la categoría de los hoteles y aún así nos parecen súper baratos respecto a los precios occidentales. Para las primeras 3 noches en Bangkok, hemos reservado el hotel Chillax Resort (habitación doble superior con hidromasaje, spa y piscina) por 8100 THB, se encuentra en la zona antigua de la ciudad a pocos minutos a pie de los principales templos y como veis podremos relajarnos allí si el jet-lag hace grandes estragos 😛 En Chiang Mai pasaremos 4 noches en el MD Boutique Hotel  (habitación doble con vistas a la piscina y desayuno) por 9000 THB, también ubicado en la ciudad amurallada y a pocos pasos del meollo. Para el destino de playa, nos decantamos por un resort en la zona este de la playa de Railay, reservando 4 noches en habitación doble deluxe con vistas a la piscina y desayuno en el Railay Village Resort & Spa por 12960 THB, este alojamiento cuenta con un servicio de traslado a y desde el aeropuerto (te recogen en coche y te llevan en barca privada) por 1600 THB por trayecto, como no tenemos ganas de complicarnos hemos decidido reservarlo también y olvidarnos de andar regateando en destino por ahorrar unos baths… Y por último, para las dos noches que nos quedaran al final del viaje en Bangkok, hemos cogido el Happy 3 (en habitación doble deluxe y con piscina) por 4600 THB, esta vez ubicado en la zona más cosmopolita de la ciudad y a pocos metros del tren que nos llevará al aeropuerto.

Hemos contactado con una agencia local que lleva un barcelonés afincado en Chiang Mai para 2 tours de un día, el primero nos llevará a conocer el parque natural Doi Inthanon a las afueras de la ciudad y el segundo, visitaremos un campamento de elefantes dónde podremos alimentar y bañar a los animales. Para nosotros era muy importante que de hacer alguna actividad con animales, fuera en un lugar dónde no los maltraten ni los droguen y parece que el lugar con el que trabajan cumple con esos criterios. Las excursiones, salen por unos 60€ por persona y día.

También hemos tenido que comprar un par de vuelos internos, uno para ir de Chiang Mai a Krabi (zona playa de la costa de Andaman) y otro para ir de allí a Bangkok de nuevo. Los hemos comprado con Air Asia, el primero nos cuesta 4850 THB (los dos) y el segundo 2472 THB (también los dos).

Nos gusta viajar tranquilos, así que como siempre hemos contratado el seguro de viaje con World Nomads (108€ los dos, me aplican un 5% de descuento por haber contratado otras veces con ellos) con buenas coberturas, y también pasamos por la consulta de Atención al Viajero dónde nos dieron información sanitaria del destino, y esta vez no hizo falta vacunarse de nada porque ya vamos servidos de las que nos pusimos para el viaje a Indonesia 🙂

Y por último, os traigo una novedad… ¡¡¡éste será nuestro primer viaje con mochila!!! Si, nosotros que siempre vamos con maleta hasta a bordo de un klotok en Indonesia, que somos de los de “no sin mi Roncato”…, hemos decidido que para el tipo de viaje que tenemos pensado iremos más cómodos con mochila. Así que nos hemos comprado unas de 44 y 40 L en las que esperamos que nos quepa lo imprescindible para los 15 días de viaje, eso sí, la idea es lavar ropa en destino aprovechando que el país es barato y se presta a ello. Y sobretodo evitar tener que facturar maletas en los múltiples vuelos que tomaremos (tienen medidas de equipaje de mano) y poder saltar sin problemas al agua si es necesario para bajar de la barca que nos lleve a Railay 😛

Y con todos los preparativos, novedades, y unas ganas terribles ya… solo falta esperar a la hora del embarque. ¿Nos acompañas una vez más? 😀

A %d blogueros les gusta esto: