Archivo del sitio

07/10/16: visitamos un campamento de recuperación de elefantes y vivimos una de las mejores experiencias de nuestras vidas…

Día 7: hoy promete ser un gran día, vamos a cuidar elefantes

Nos levantamos a las 7h y bajamos a desayunar. Hoy tenemos prevista una jornada muy especial y es que vamos a pasar la mañana en un campamento de elefantes. Contratamos el tour de hoy a través de su web.

A las 8,20h nos recoge la guía local Mong y tras asegurarse que llevamos toallas, bañador, protector solar y repelente de mosquitos vamos hacia la furgoneta que nos espera. Nos presenta al conductor y a su hermana, Nian, que también es guía y nos acompañará.

Nos ponemos en marcha y nos explican que aunque allí habrá más grupos, nosotros iremos solos con ellas.

Hacemos una parada a medio camino en un mercado a comprar comida para los elefantes: un par de sacos de pepinos, otro de cañas de azúcar, patatas… y también la comida para nosotros (la tenemos incluida en el tour).

Tras un par de horas de camino -el último tramo por carretera de montaña con unas curvas tremendas- llegamos a la zona del Chang Siam Camp. Cogemos la comida y bajamos hasta las casas de los cuidadores. Nos dan un pantalón y una camisa para ponernos encima el bañador y ¡ya estamos listos para la tarea!

Las chicas nos explican muchísimas cosas sobre los elefantes… pueden vivir hasta los 100 años, procrean hasta los 40 y pico, el embarazo es de dos años y suelen tener un máximo de 5 crías, los machos andan con varias hembras, pesan hasta 2 toneladas y comen a diario aproximadamente el 10% de su peso… su vida se resume en comer, evacuar, bañarse y dormir… y una larga lista de datos curiosos. También nos explican que aquí tienen animales rescatados de otros “campamentos”, zoo y exhibiciones, por eso algunos tienen cicatrices de algunas heridas (a uno de los adultos le falta un trozo de oreja por ejemplo), pero que aquí los cuidan con mimo y lo único “feo” que hacen es atarlos durante el día con cuerdas de varios metros de longitud -vimos algunas- para evitar que salgan solos por la selva y se hagan daño o sean nuevamente atrapados por las mafias. Las cuerdas que usan no les hace ningún daño, no vimos ninguna señal o herida en las patas de los animales, si no me hubiera ido porque para nosotros es muy importante saber que aquí les cuidan y no los maltratan como es común en muchos sitios turísticos, de hecho el campamento esta certificado por varias ONG de protección a los animales, como FAADA.

Mientras nos explica todo ésto hay un momento en que un jovenzuelo casi nos arrolla… que sigiloso, ¡¡ni lo oímos!! La guía nos explica que los peques son muy alocados y ¡solo corren en busca de comida! No ven nada más que no sea comida 😀

El grupo que había dando de comer a algunos elefantes mientras nos explicaban las chicas ya se ha ido y ahora es nuestro turno. ¡¡Madre mía que manera de comer. Son unos ansias!! Les puedes dar la comida directamente en la boca dándoles una indicación para que suban la trompa, o ellos te la cogen de la mano usando su trompa, ¡menuda sensación!

Damos de comer a dos peques y a dos adultos, éstos últimos ¡¡¡son enormes!!! Cómo impresiona verlos de cerca… y por lo visto los asiáticos son bastante más pequeños que los africanos…

Tras la comida, nos explican cómo decirles a los elefantes que paren, que caminen o que giren y nos dicen de subir a uno para ir a dar un paseo… mi marido monta y viendo su cara yo decido que paso, encantada de darles de comer o de lavarlos, pero subir ahí son palabras mayores. Nos ofrecen ir a dar un paseo por la selva acompañados por un elefante, eso me suena mejor y allá vamos. Mientras damos el paseo mi marido me convence para subir… y aun no se como accedo a ello… las chicas nos dicen que volvamos al campamento y después de comer daremos un corto paseo hasta el río.

Al llegar al campamento, nos sirven la comida: un bol de arroz tipo 3 delicias, pollo con verduras y piña, ¡está todo delicioso! Nos sentamos un rato a hablar con ellas sobre diferentes costumbres en Tailandia y en Europa, nos preguntan cosas de nuestro país y nosotros a ellas sobre el suyo… ¡me encantan éstos momentos de compartir con los locales y aprender de su cultura, de crecer en los viajes!

Tras un buen rato de charla llega el momento de subir a uno de ellos. Uno de los cuidadores trae a un adulto bien grandote, subimos a una plataforma y desde allí a los lomos del elefante… ¡madre mía qué impresión! No parecía tan alto desde el suelo… 😛 Damos un paseo de unos 20 minutos hacia el río, y mientras las chicas nos sacan un montón de fotos para inmortalizar el momento.

Acabamos el corto paseo en el río dónde bañamos a los elefantes y ellos a nosotros tirándonos agua con las trompas 😀

Nos echan otro montón de fotos mientras lo pasamos en grande, ¡menuda experiencia! Sin duda el día de hoy pasará al top ten de los viajes 😀

Tras más de media hora en el río con ellos, volvemos al campamento y allí uno de los peques nos da unos besos con la trompa para despedirse de nosotros , ¡qué gracioso!

Nos proponen comprar un par de fotos imprimidas en unos marcos que hacen artesanalmente, y aunque es la turistada del lugar, vemos que esta gente se gana la vida con ello y accedemos a llevarnos dos. Así tendremos un recuerdo más del día de hoy.

Nos secamos y cambiamos de ropa, y nos ponemos en marcha hacia la furgo con la sensación de haber vivido uno de esos días que recordaremos siempre…

Tardamos un par de horas en llegar a Chiang Mai de nuevo, son las 17h y empieza a llover cuando nos dejan en el hotel. Las chicas nos dicen que esta noche nos dejaran en la recepción un dvd con las fotos y vídeos que nos han tomado, ¡qué monas! Nos despedimos de ellas con gratitud, ha sido un placer compartir este día con ellas, recomendaremos su tour sin duda alguna 🙂

Tras una buena ducha (que la necesitamos porque después de estar con los elefantes apestamos), nos echamos un rato. Al levantarnos, llevamos la ropa sucia a una lavandería cercana al hotel donde nos lavarán, secarán y plancharán 3kg de ropa por 200 baths. Nos dicen que mañana podemos pasar a buscarla.

Decidimos ir a cenar al restaurante dónde comimos anteayer, el Aroy Dee, que se encuentra frente al canal, muy cerca del hotel. Tomamos un par de platos de fideos, unos rollitos, una cerveza y un refresco por 205 baths… ¡todo delicioso!

Pasamos por un 7/11 a comprar algunas provisiones y volvemos al hotel… entre el día tan intenso y la humedad, estamos realmente agotados… y antes de las 22.30h nos voy a dormir.

Anuncios