Archivo del sitio

07/10/16: visitamos un campamento de recuperación de elefantes y vivimos una de las mejores experiencias de nuestras vidas…

Día 7: hoy promete ser un gran día, vamos a cuidar elefantes

Nos levantamos a las 7h y bajamos a desayunar. Hoy tenemos prevista una jornada muy especial y es que vamos a pasar la mañana en un campamento de elefantes. Contratamos el tour de hoy a través de su web.

A las 8,20h nos recoge la guía local Mong y tras asegurarse que llevamos toallas, bañador, protector solar y repelente de mosquitos vamos hacia la furgoneta que nos espera. Nos presenta al conductor y a su hermana, Nian, que también es guía y nos acompañará.

Nos ponemos en marcha y nos explican que aunque allí habrá más grupos, nosotros iremos solos con ellas.

Hacemos una parada a medio camino en un mercado a comprar comida para los elefantes: un par de sacos de pepinos, otro de cañas de azúcar, patatas… y también la comida para nosotros (la tenemos incluida en el tour).

Tras un par de horas de camino -el último tramo por carretera de montaña con unas curvas tremendas- llegamos a la zona del Chang Siam Camp. Cogemos la comida y bajamos hasta las casas de los cuidadores. Nos dan un pantalón y una camisa para ponernos encima el bañador y ¡ya estamos listos para la tarea!

Las chicas nos explican muchísimas cosas sobre los elefantes… pueden vivir hasta los 100 años, procrean hasta los 40 y pico, el embarazo es de dos años y suelen tener un máximo de 5 crías, los machos andan con varias hembras, pesan hasta 2 toneladas y comen a diario aproximadamente el 10% de su peso… su vida se resume en comer, evacuar, bañarse y dormir… y una larga lista de datos curiosos. También nos explican que aquí tienen animales rescatados de otros “campamentos”, zoo y exhibiciones, por eso algunos tienen cicatrices de algunas heridas (a uno de los adultos le falta un trozo de oreja por ejemplo), pero que aquí los cuidan con mimo y lo único “feo” que hacen es atarlos durante el día con cuerdas de varios metros de longitud -vimos algunas- para evitar que salgan solos por la selva y se hagan daño o sean nuevamente atrapados por las mafias. Las cuerdas que usan no les hace ningún daño, no vimos ninguna señal o herida en las patas de los animales, si no me hubiera ido porque para nosotros es muy importante saber que aquí les cuidan y no los maltratan como es común en muchos sitios turísticos, de hecho el campamento esta certificado por varias ONG de protección a los animales, como FAADA.

Mientras nos explica todo ésto hay un momento en que un jovenzuelo casi nos arrolla… que sigiloso, ¡¡ni lo oímos!! La guía nos explica que los peques son muy alocados y ¡solo corren en busca de comida! No ven nada más que no sea comida 😀

El grupo que había dando de comer a algunos elefantes mientras nos explicaban las chicas ya se ha ido y ahora es nuestro turno. ¡¡Madre mía que manera de comer. Son unos ansias!! Les puedes dar la comida directamente en la boca dándoles una indicación para que suban la trompa, o ellos te la cogen de la mano usando su trompa, ¡menuda sensación!

Damos de comer a dos peques y a dos adultos, éstos últimos ¡¡¡son enormes!!! Cómo impresiona verlos de cerca… y por lo visto los asiáticos son bastante más pequeños que los africanos…

Tras la comida, nos explican cómo decirles a los elefantes que paren, que caminen o que giren y nos dicen de subir a uno para ir a dar un paseo… mi marido monta y viendo su cara yo decido que paso, encantada de darles de comer o de lavarlos, pero subir ahí son palabras mayores. Nos ofrecen ir a dar un paseo por la selva acompañados por un elefante, eso me suena mejor y allá vamos. Mientras damos el paseo mi marido me convence para subir… y aun no se como accedo a ello… las chicas nos dicen que volvamos al campamento y después de comer daremos un corto paseo hasta el río.

Al llegar al campamento, nos sirven la comida: un bol de arroz tipo 3 delicias, pollo con verduras y piña, ¡está todo delicioso! Nos sentamos un rato a hablar con ellas sobre diferentes costumbres en Tailandia y en Europa, nos preguntan cosas de nuestro país y nosotros a ellas sobre el suyo… ¡me encantan éstos momentos de compartir con los locales y aprender de su cultura, de crecer en los viajes!

Tras un buen rato de charla llega el momento de subir a uno de ellos. Uno de los cuidadores trae a un adulto bien grandote, subimos a una plataforma y desde allí a los lomos del elefante… ¡madre mía qué impresión! No parecía tan alto desde el suelo… 😛 Damos un paseo de unos 20 minutos hacia el río, y mientras las chicas nos sacan un montón de fotos para inmortalizar el momento.

Acabamos el corto paseo en el río dónde bañamos a los elefantes y ellos a nosotros tirándonos agua con las trompas 😀

Nos echan otro montón de fotos mientras lo pasamos en grande, ¡menuda experiencia! Sin duda el día de hoy pasará al top ten de los viajes 😀

Tras más de media hora en el río con ellos, volvemos al campamento y allí uno de los peques nos da unos besos con la trompa para despedirse de nosotros , ¡qué gracioso!

Nos proponen comprar un par de fotos imprimidas en unos marcos que hacen artesanalmente, y aunque es la turistada del lugar, vemos que esta gente se gana la vida con ello y accedemos a llevarnos dos. Así tendremos un recuerdo más del día de hoy.

Nos secamos y cambiamos de ropa, y nos ponemos en marcha hacia la furgo con la sensación de haber vivido uno de esos días que recordaremos siempre…

Tardamos un par de horas en llegar a Chiang Mai de nuevo, son las 17h y empieza a llover cuando nos dejan en el hotel. Las chicas nos dicen que esta noche nos dejaran en la recepción un dvd con las fotos y vídeos que nos han tomado, ¡qué monas! Nos despedimos de ellas con gratitud, ha sido un placer compartir este día con ellas, recomendaremos su tour sin duda alguna 🙂

Tras una buena ducha (que la necesitamos porque después de estar con los elefantes apestamos), nos echamos un rato. Al levantarnos, llevamos la ropa sucia a una lavandería cercana al hotel donde nos lavarán, secarán y plancharán 3kg de ropa por 200 baths. Nos dicen que mañana podemos pasar a buscarla.

Decidimos ir a cenar al restaurante dónde comimos anteayer, el Aroy Dee, que se encuentra frente al canal, muy cerca del hotel. Tomamos un par de platos de fideos, unos rollitos, una cerveza y un refresco por 205 baths… ¡todo delicioso!

Pasamos por un 7/11 a comprar algunas provisiones y volvemos al hotel… entre el día tan intenso y la humedad, estamos realmente agotados… y antes de las 22.30h nos voy a dormir.

03/10/16: recorremos los antiguos templos de Ayutthaya

Día 3: disfrutamos de la magia de Ayutthaya y catamos los grillos a la parrilla en Bangkok

Hoy nos levantamos temprano ya que el plan para hoy es ir a conocer la cercana ciudad de Ayutthaya. Tras tomar el desayuno y arreglarnos, cogemos un taxi hasta Victory Monument, hay muchísimo tráfico y un trayecto de 20 minutos se convierte en uno ¡de 45! Suerte que los taxímetros aquí sólo cuentan distancia recorrida y no tiempo… el trayecto nos sale por 100 THB.

Para ir a Ayutthaya hay dos opciones,  coger un tren desde Hua Lamptong que tarda unas 2h, o bien, tomar una minivan que cuesta 80 baths por trayecto y persona y tarda poco más de 1h. Nosotros nos decantamos por la segunda opción. El taxista nos deja en una callejuela repleta de puestos de minivan que van a distintos destinos. Pagamos al chico del puesto de Ayutthaya y nos dice que en media hora sale la siguiente.
Mientras esperamos voy a un baño público cercano (3 baths) que está bastante limpio y al salir, el chico nos guía hacia la furgo que nos llevará. Somos los únicos occidentales… van unos cuantos locales y un grupo de chinos. Cuesta horrores salir de la ciudad, hay un tráfico tremendo.

Tras hora y media, y un par de paradas en el camino para dejar a unos locales en una universidad que queda de camino, llegamos a Ayutthaya… tienen todo un tinglado montado porque te paran bastante lejos del centro, y aquí ya te esperan unos cuantos tuk-tuk. Negociamos con uno de ellos 3h en las que nos llevará a los templos principales de la ciudad, y nos dejará en el lugar desde dónde salen las furgos de vuelta por 750 baths. Tampoco regateamos demasiado porque aquí no hay más opciones… Una vez cerrado el trato nos montamos en el tuk-tuk y empezamos con la ruta del día.

Situada a 85 km al norte de Bangkok, Ayutthaya fue la capital del Reino de Siam desde 1350 a 1767 D.C. Los restos de esa capital (mayoritariamente templos y estupas medio en ruinas) ocupan un área de 15 km2 y son uno de los lugares históricos más importantes de Tailandia. Fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1991.

El primer templo al que nos lleva el tuk-tukero es el Wat Yai Chai Mongkhon. Pagamos 50 baths pp y entramos. Como casi todos los templos tailandeses está conformado por varios edificios, que se conservan en bastante buen estado, rodeados por un bonito y cuidado jardín. Cuenta con un buda reclinado de 17 metros de alto y 9.5m de ancho del estilo al que vimos ayer en Bangkok.

Construido en el año 1357, el edificio principal del templo cuenta con una gran estupa y está rodeado por Budas cubiertos con paños amarillos como símbolo de pureza.

Subimos a lo alto del edificio y desde allí obtenemos unas bonitas vistas del recinto del Mongkhon.

Tras unos 30 minutos recorriendo el recinto, volvemos al tuk-tuk y seguimos hasta el Wat Mahathat. Pagamos 50 baths pp. Fue erigido en 1374 durante el reinado de Borom Rachathirat I, el templo está prácticamente en ruinas tras los saqueos birmanos, y casi todos los Buda están decapitados… aún así es curiosa su visita y la recomiendo.

Este templo cuenta con uno de los lugares más fotografiados de Tailandia, es famoso por albergar una cabeza de buda entre las raíces de un árbol.

Seguimos hasta el Wat Phra Si Sanphet. La entrada también cuesta 50 baths por persona y es interesante por albergar tres grandes estupas con las cenizas de los tres Reyes más importantes de la ciudad.

Situado dentro de los terrenos del Palacio Real, el templo se usaba para importantes ceremonias reales como juramentos de lealtad y como capilla privada de la familia real. En el año 1.500, el Rey colocó en uno de los santuarios del templo una imagen de Buda en bronce recubierto con 250 kg de oro y de 16 metros de altura, a la que llamó Phra Si Sanphet y por la que tomó ese nombre el templo. Pero Ayutthaya fue saqueada en 1767 por los birmanos, y quemaron el lugar y robaron las estatuas de oro, incluido el Buda de 16 metros. Aun así, es otro de los imprescindibles en la ruta de templos ya que sus tres chedis son las más fotografiadas de Ayutthaya.

Tras un rápido recorrido porque hace un calor terrible, volvemos al tuk-tuk que nos lleva al Wat Lokayasutharam con el buda reclinado de 17 metros de largo por 7 de alto, y que sin duda inspiró al creador del juego Street Fighter. No hay que pagar entrada.

El tuk-tukero nos pregunta qué más templos queremos ver de entre los más importantes de la ciudad, descartamos el Wat Phra Ram que es el más caro y el que menos nos llama la atención. Proseguimos la ruta hasta el Wat Phu Khao Thong un monasterio en forma de estupa que me recuerda ligeramente al Borobudur de Indonesia. La entrada es gratuita y se pueden subir unos cuantos escalones para llegar a lo más alto, aunque las vistas deben ser geniales no queremos que nos dé una insolación, así que nos conformamos con la vista desde el suelo.

El siguiente en la ruta es el Wat Thummikarat, un recinto que cuenta con varios templos y bonitos budas.

Y el último de la jornada será sin duda el que más nos sorprenda. Se trata del Wat Na Phra Men, un pequeño templo que cuesta 20 baths y que parece poco visitado por turistas.

Cuenta con una gran buda de oro de 16 metros en la sala principal y con otro de bronce algo más pequeño en la sala secundaria.

En ésta última hay un monje junto al buda. Como siempre al entrar en un templo budista hacemos una reverencia al buda y el monje al vernos, nos pide que nos arrodillemos frente a él con las palmas de las manos unidas, de repente empieza a orar algo en tailandés y a bendecirnos, y luego nos regala un amuleto a cada uno. ¡Nos quedamos alucinados! Son éstas cosas las que marcan los viajes y te hacen crecer… 🙂

IMG_0031 còpia

Tras un montón de agradecimientos y una propina de 20 baths nos vamos de vuelta al tuk-tuk que nos lleva al punto de salida de las minivan hacia Bangkok. Le pagamos los 750 baths acordados más 10 de propina.

Cuando llegamos a la mini-van, empieza a chispear y una vez en la furgo, mientras esperamos a la hora de la salida, empieza un diluvio que no tiene pinta de parar… ¡qué cantidad de agua cae en este país cuando llueve!

A las 14.10h y con la furgo a tope, salimos hacia Bangkok. Éste conductor va más rapidillo y no hace paradas por lo que en una hora estamos en el punto de partida junto al Monumento a la Victoria. Pagamos los 80 baths pp de la vuelta y vamos a buscar dónde comer.

Vemos que allí al lado está el Centro Comercial One Centre y como empieza a chispear aquí también y tiene pinta de venir tormenta, no nos lo pensamos mucho… en la planta superior hay varios restaurantes, nos decantamos por uno italiano. Pedimos una pizza, un bistec con guarnición y dos refrescos por 430 baths. ¡Comemos de vicio, mientras vemos cómo cae la del pulpo!

Tras la comida, bajamos al hall y tras ponernos las chaquetas y proteger la mochila dónde llevo la cámara y los objetivos, salimos a la calle a buscar un taxi. El primero que para se hace el tonto cuando le pido el taxímetro, como si no me entendiera… tras repetírselo 3 veces señalando al aparato y todo, desisto. Cierro la puerta y llamo al siguiente. Éste al vernos empapados por completo, enciende el taxímetro sin pedírselo y nos dice que subamos. Nos lleva al hotel por 90 baths pero le pagamos 100 por habernos parado y haber sido amable con nosotros…

Aprovechamos para descansar un poco mientras cae agua como para parar un tren y cuando amaina un poco, salimos a comprarnos un chubasquero en una tienda cercana que vimos ayer (40 baths c/u) por lo que pueda pasar… Pasamos también por el 7/11 a comprar agua y desayuno para mañana, y algunas cosillas para picar.

Dejamos las cosas en el hotel y viendo que ha parado de llover, salimos a dar un paseo. Llegamos hasta Rambuttri Rd dónde decidimos hacer un reto que teníamos para este viaje: comprar unos grillos a la parrilla y probarlos. Por 20 baths y con mucha pimienta, el hombre nos sirve unos pocos. Preparamos la cámara e inmortalizamos el momento. No están malos pero tampoco matan, así que con uno para hacer vídeo nos basta 😀

Tras la coña, decidimos cenar en el restaurante que hay frente al hotel dónde ayer comimos de vicio. Nos tomamos unos rollitos, un arroz frito, un pad thai, un refresco y una cerveza Chang por 360 baths. Cenamos entre risas viendo la reacción de los nuestros comentando el vídeo del grillo por el Whatssap 😀

Volvemos al hotel y decidimos aprovechar al máximo la bañera hidromasaje de la habitación, nos damos un buen baño relajante… hacemos las mochilas que mañana cambiamos de zona y a dormir que el día ha sido agotador…

**********

Actualización 2017: las minivans ya no salen desde Victory Monument, sino desde 3 nuevas localizaciones, según el destino: Morchit 2 para ir al Norte, Noreste y centro del país; Sai Tai Mai (Southern Bus Terminal) para ir al Sur y el Oeste; y Ekkamai para ir hacia el Este. Más información.

22/01/17: nos perdemos entre las calles de Budapest antes de volver a casa…

Día 4: visitamos la Gran Sinagoga, el monumento de los Zapatos, la estatua de Colombo y callejeamos por Pest antes de volver a casa por la noche

Hoy nos levantamos sobre las 9h. Cerramos las maletas que nos guardan en el hostal hasta la tarde, y bien abrigados salimos hacia la Gran Sinagoga. Desayunamos en un Donuts Library que hay al lado dónde tienen unos donuts deliciosos (1500Ft) y a las 11h vamos hacia el templo.

Pagamos las entradas (4000Ft c/u) y entramos. A las 11.30h hay un tour en español y mientras hacemos tiempo a que se forme el grupo y venga el guía alucinamos con el interior del templo. Habíamos entrado en alguna sinagoga en nuestro viaje a Praga de 2015, pero ésta es realmente bonita… aunque debo decir que curiosamente guarda un cierto parecido con un templo cristiano.

A la hora especificada llega un guía que habla español y reúne al grupo que hemos formado. Nos explica la historia de la sinagoga y el simbolismo de ésta. Todo lo que nos cuenta es realmente interesante y lo recomiendo sin duda. Construida entre 1854 y 1859 siguiendo el diseño del arquitecto vienés Ludwig Forster, se trata de la segunda más grande del mundo, sólo superada por la de Jerusalén. Mide 53 metros de largo, 26 de ancho y cuenta con un aforo para 2.964 personas, mitad para los hombres y mitad para las mujeres, siendo de las pocas que albergan el mismo espacio para ambos sexos.


Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis hicieron de los alrededores de la sinagoga un ghetto judío que posteriormente se convirtió en un campo de concentración. Desde este lugar muchos judíos fueron enviados a los campos de exterminio. De los judíos que sobrevivieron, fueron más de 2.000 los que murieron de hambre y frío. Sus cuerpos fueron enterrados en el cementerio de la Gran Sinagoga. Visitamos el cementerio y llama la atención que la mayoría de las tumbas comparten año de fallecimiento 1945, sin especificar fecha. El guía nos explica que algunas familias compraron la lápida aquí como homenaje a sus familiares fallecidos en el genocidio, pero no hay cuerpo.

La mayoría yacen en una fosa común bajo el monumento Árbol de la Vida, en el patio trasero de la Sinagoga, una escultura similar a un sauce llorón en el que cada hoja lleva escrita el nombre de un judío asesinado durante el Holocausto. Esta escultura fue construida en 1991 en memoria a todas las víctimas judías del nazismo.

Nos da un tiempo libre para recorrer el patio trasero del templo, en el que se encuentran algunos edificios más.

Tras una hora cargada de explicaciones sobre su historia y su cultura, salimos de nuevo a las frías calles de Budapest. Decidimos caminar por la ciudad y verla desde otra perspectiva… caminando y disfrutando de sus rincones. Recorremos calles conocidas como Vacy Utcá y otras callejuelas menos conocidas pero que guardan bonitos rincones.

Llegamos hasta el Puente de las Cadenas donde admiramos las vistas que ofrece el puente sobre el río lleno de bloques de hielo y la colina de Buda, con sus majestuosos monumentos en la parte más alta de la ciudad.

Seguimos caminando por la orilla del Danubio, aquí hace solecito y se está genial… llegamos al Monumento a los Zapatos e impresiona de verdad. Ver las gélidas aguas del Danubio y lo que representa el memorial… para aquellos que desconozcáis la historia, la forma más habitual de matar a los judíos de la ciudad que tenían los nazis era atar a unos 40 en fila frente al río helado. Les quitaban los zapatos y la ropa que pudieran aprovechar o vender, y pegaban un tiro a las dos personas de los extremos de modo que todos ellos caían a las congeladas aguas del río y con tan solo dos balas, mataban a 40 judíos. Creo que hay que ser salvaje para echar a la gente atada al río helado… no se puede decir de otra forma, bueno si, pero tendría que usar muchos tacos ¬¬’

Tenemos el Parlamento al lado, bajamos a un muelle sobre el río para echar unas panorámicas. De verdad que impresionan esos grandes bloques de hielo sobre el Danubio.

Decidimos entrar al centro de visitantes del Parlamento para hacer parada en boxes y entrar un poco en calor. De aquí, seguimos caminando y callejeando hasta llegar a la Avenida Iszent Istvan dónde nos encontramos con una estatua en bronce de Colombo y su perro, el protagonista de la serie con el mismo nombre de los 80. Nos hace mucha gracia porque desconocíamos que estuviera la estatua en la ciudad y lo descubrimos anoche por casualidad mirando cosillas por internet 🙂

Son las 14,30h y empezamos a tener hambre, así que entramos en un restaurante en la misma avenida y tomamos un pollo empanado con patatas y una crêpe por 2400Ft los dos.

Con energías renovadas y poco de calor en el cuerpo, decidimos seguir con la caminata… así que vamos callejeando, disfrutando de los curiosos edificios que conforman la ciudad hasta llegar a la Plaza de la Libertad. Aquí nos llama la atención ver un edificio rodeado por una verja y mucha policía, ¿adivináis de qué se trata? Pues no es más que la embajada de EEUU ¬¬’

Seguimos con el callejeo hasta llegar a la basílica de San Esteban dónde tomamos unas fotos del imponente edificio.

Todavía es pronto pero empieza a hacer mucho frío para estar más tiempo en la calle, así que decidimos entrar a un Starbucks que hay en la misma plaza y tomarnos un café tranquilamente mientras aprovechamos el wifi del local para hablar un rato con los nuestros. Cuando se hacen las 16,15h decidimos ir al hostal a recoger el equipaje e ir tirando hacia el aeropuerto. De nuevo, caminamos unos 15 minutos hasta el Maverick Hostel dónde nos guardan las maletas. Las recogemos, nos despedimos y ahora si, cogemos el metro en Ferenciek Tere hasta Kobanya-Kispest, dónde hacemos transbordo al bus 200E que nos lleva hasta la terminal 2 del aeropuerto. Pasamos los controles de seguridad sin problemas y decidimos comprar algunos vinos/licores típicos de la zona en el Dutty Free.

Subimos a la planta superior a tomarnos algo y hacer tiempo hasta que a las 19,45h sale anunciada nuestra puerta de embarque y vamos hacia allá.

Como nos temíamos, la zona de embarque de las compañías low cost están en una especie de nave, para llegar a ella tienes que caminar unos minutos al aire libre y si tienes suerte, puedes esperar dentro de la nave, si llegas más justo de tiempo, te tocará esperar en la calle. Aún así, hace bastante frío en el local… Cuando el avión aterriza, te pasan de nuevo a la calle a esperar a que la gente baje y poder subir a él… así que si viajáis en invierno, recordad no quitaros la ropa térmica, jerséis, guantes y todo lo que llevéis encima hasta llegar al avión, menudo frío hace a éstas horas, exactamente ¡¡¡-10ºC!!!

la foto se ve fatal pero para que os podáis hacer una idea de la situación…

Es la primera vez que viajamos en la fila 1 (por sorteo de Ryanair) así que tenemos la suerte de ver todos los procedimientos que lleva a cabo durante el despegue, vuelo y aterrizaje el personal de cabina. Realmente asombra ver la cantidad de tareas tan dispares que realizan… la pega es que hasta que cierran la puerta del avión hace bastante frío (recordad los -10º) y a pesar de que tienes más espacio para las piernas, da una cierta sensación de inseguridad no tener nada delante…
El vuelo ha salido con media hora larga de retraso, así que la hora prevista de llegada a Barcelona son las 23h pasadas. Decidimos pedirnos un menú (bocata, chips y agua) por 10€ cada uno y así llegar cenados a casa.

Las 2h 40 de vuelo transcurren sin problemas y nada más aterrizar en Barcelona cogemos las maletas para salir los primeros, aprovechando al máximo la fila 1 🙂

La temperatura aquí es de 9º y aunque pueda parecer frío, para nosotros ¡¡¡hace calor!!! ¡tenemos 20ºC de diferencia respecto a lo que hacía en Budapest justo al embarcar!

Cogemos un taxi que nos lleva hasta casa y así ponemos fin a una escapada que nos ha gustado muchísimo y que la hemos disfrutado al máximo. A pesar del frío (llegando hasta los -12ºC) no lo hemos pasado tan mal como creíamos y hemos podido disfrutar de la ciudad, nos ha encantado y sin duda Budapest pasa a buen puesto entre las ciudades europeas visitadas. Totalmente recomendable 😉

19/01/17: Parlamento de Hungría, free tour para conocer la ciudad y de copas por los Ruins Bar

Día 1: visitamos el Parlamento, recorremos la ciudad con un free tour y los bares en ruinas para conocer la noche en Budapest…

 

Nos levantamos a las 8h y tras colocarnos varias capas de ropa salimos a los -9ºC de la calle. Debo decir que en el primer momento de salir recibes una bofetada en la cara… ¡madre qué frío hace en este pueblo! Conforme vas caminando, entras algo en calor y aunque notas frío en la cara -tanto que hasta nos lloran los ojos-, es soportable.

Bajamos un momento a la estación del metro de Ferenciek Ter que tenemos a escasos 20 metros del hostal, y compramos un par de abonos de 72h (4150 Florines c/u) con fecha de inicio para hoy, así nos olvidamos de tener que validar continuamente y de vigilar si haces transbordos o no.

Después, desayunamos en un bar llamado La Lucia en la famosa calle Vacy Utcá que tenemos a escasos 100 metros del hostal, un croissant de Nutella que quita el hipo y un capuccino por unos 2000 florines los dos.  Aquí empezamos a darnos cuenta que no sé otra cosa, pero los dulces húngaros están tremendos y que no será el primero ni el último que comamos estos días 😛

Caminamos unos metros junto al Danubio hasta la parada del tranvía 2 que en pocos minutos nos lleva hasta el Parlamento. Alucinante la vista del Danubio con esos bloques de hielo corriendo por su superficie…

Hoy tenemos concertada la visita guiada en español en el Parlamento de Hungría que compramos a través de esta página web. Hemos llegado pronto así que rodeamos el enorme edificio de estilo gótico mientras admiramos las vistas que ofrece. Es imponente, se nota que a los húngaros les gustan las cosas grandes…

En una de las esquinas del edificio, vemos a unos chicos que promocionan un free tour en español. Les preguntamos y nos dicen que lo hacen todos los días a las 10 y 12h, además de otros tours de pago. Tenemos entradas para la visita a las 10,15h, así que decidimos que si nos da tiempo haremos el de las 12h. La verdad es que ha sido una sorpresa… siempre que viajamos por Europa nos gusta hacer alguno, así conoces mucho más sobre la historia de la ciudad que visitas y normalmente lo hacemos con los chicos y chicas de Sandemans New Europe  a quienes recomiendo al 100%, pero en Budapest no están y pensé que nos tocaría prescindir de ello…

Seguimos rodeando el Parlamento y a las 10h entramos al centro de visitantes. Hacemos tiempo mientras hablamos con los nuestros por Whatsapp de las primeras impresiones y a las 10,15h pasamos los controles de seguridad para acceder al edificio. Dejamos los abrigos en la consigna (es gratis) y nos dan unos auriculares por dónde escucharemos las explicaciones de la guía en español.

Se trata del edificio más representativo de la ciudad y uno de los más famosos de Europa. Asimismo, es el tercer parlamento más grande del mundo después del de Rumanía y el de Argentina. Construido entre 1884 y 1902, el Parlamento de Budapest fue la obra más grande de su época, consta de 691 habitaciones y tiene unas dimensiones de 268 metros de longitud, 118 metros de ancho y 96 metros de altura en la cúpula. Muestra el poder económico de la Hungría de principios de siglo.

Junto a la guía vamos recorriendo distintas salas de una de las alas del Parlamento (la otra se usa con fines políticos y es idéntica -es como un espejo-) mientras nos va explicando la historia del edificio y del país a grandes rasgos. Podemos echar fotos en todas las salas excepto en la del centro de la cúpula que es dónde dos guardias custodian las 24h la santa corona, el cetro y la espada de San Esteban, primer rey de Hungría.

soportes para puros de la época en que permitían fumar a los diputados en el interior del edificio

Terminamos el tour en la antigua Cámara Alta, un hemiciclo que actualmente solo se usa con fines turísticos pero que su hermana gemela del ala sur se usa para reunir el Consejo de los Diputados. La guía nos explica algunas curiosidades sobre la construcción del edificio y el sistema que usan para votar los diputados.

Al acabar nos dejan en una sala pequeña de exposiciones con más datos del edificio y salimos por la tienda en la que tienen cosas la mar de monas.

Son las 11h, así que decidimos picar algo en la cafetería. Pedimos un par de capuccino con un donut y una porción de carrot cake deliciosa por menos de 5€ al cambio.

A las 11,45h nos dirigimos al punto de encuentro del free tour. Se trata de la empresa White Umbrella Tours. Nos hacemos una foto de grupo que luego publican en su página en Facebook, y partimos del Parlamento dónde Xela, la guía española, nos explica el inicio de la historia del país y la construcción del gran Parlamento y porqué los húngaros siempre construyen las cosas tan a lo grande…

el cambio de guardia

De allí vamos a la plaza n la que encontramos la estatua de Imre Nagy, primer Ministro de la República Popular de Hungría tras la II Guerra Mundial. Aquí nos explica la historia de éste y cómo llegó al poder, y de cómo fue derrocado y ejecutado en el 1958 por el Ejército Rojo.

el Presidente Reagan tiene una estatua en la ciudad

Caminamos hasta la cercana plaza de la Libertad. Xela nos cuenta la historia de dos memoriales bien curiosos que alberga la plaza y la controversia y polémica que generan en los ciudadanos. La primera es un memorial a los soviéticos caídos, que como os podéis imaginar no les hace mucha gracia tener algo así en su ciudad, pero los rusos consiguieron que los húngaros no la eliminaran a cambio de “devolverles los cuerpos de los soldados caídos en lugar de ponerlos en una fosa común en Rusia” y eso pudo con el orgullo de los aquincenses (que no budapesteños ni budapenses… 😛 )

La segunda estatua que encontramos y que aún genera más tirria es un “memorial” a los judíos que levantó el actual gobierno de derechas exculpándose de su responsabilidad en el genocidio judío que hubo en la ciudad en la II Guerra Mundial… ¡menudos tíos! La gente le tiene tanta tirria que le tira huevos, han intentado romperla en varias ocasiones y han creado una protesta continua con fotos y objectos de judíos caídos por manos de los nazis… es un tema delicado y parece que el gobierno se cachondee. Lo más curioso, es que los grupos de extrema derecha están ganando adeptos entre los ciudadanos de Budapest…

Callejeamos hasta llegar a la gran basílica de San Esteban, el edificio religioso más grande de Hungría, con un aforo superior a 8500 personas.

El nombre de la basílica hace honor al primer rey de Hungría, Esteban I (975–1038). En el interior de la basílica se encuentra una de las reliquias sagradas más importantes del país: su mano derecha. Las dimensiones de la basílica hablan por sí solas: su base mide 55 metros de ancho por 87 metros de largo y la altura de la cúpula son 96 metros (igual que la del Parlamento) convirtiéndose en uno de los puntos más alto de Budapest junto al edificio del Parlamento.

Su construcción finalizó en 1905 después de más medio siglo de obras. Parte de este largo periodo se debió al derrumbe de la cúpula en 1868. Es imponente ver esa gran cúpula… y descubrir su historia y curiosidades como que el jugador de fútbol Puskas está enterrado en ella a modo de héroe nacional…

Seguimos hasta Erzebet Tere, la plaza dedicada a la emperatriz Elisabeth más conocida como Sisi.

Y tras unos minutos más de paseo llegamos hasta la gran Sinagoga, la 2ª más grande del mundo y la mayor de Europa. Si, todo aquí es grande… Os hablaré de ella el día que la visitamos 😉

Son algo más de las 14h cuando finalizamos el tour tras un montón de historias contadas por la guía con las que hemos aprendido muchísimo de la ciudad, el país y su gente.

Decidimos contratar un par de tours más para estos días. Uno por los bares en ruinas que hacen esta tarde/noche y otro por el barrio judío (15€/pp) y Pest para mañana por la mañana (10€/pp).

Comemos en un restaurante local que hay junto a la sinagoga, el Drum Café. Un tazón de goulash y un rissotto con pollo acompañado por una cerveza con fresa bastante curiosa. De postre nos traen una porción de pastel deliciosa. La comida está muy buena y el servicio es excelente… aunque debo decir que te incitan a beber cerveza aunque no te apetezca 😛

Con la tripa bien llena, caminamos hasta el hostal y nos echamos un ratito. Necesitamos entrar en calor… y coger fuerzas para la noche.

A las 18,30h cogemos el metro aprovechando que tenemos el bono hasta la Sinagoga de nuevo, punto de encuentro para el tour por los Ruins Bar del barrio judío. Somos un grupo de unos 20 españoles. En seguida hacemos migas con un grupo de mallorquines y una pareja de malagueños.

A las 19h comienza el tour y durante 3h el guía, Fernando, nos irá explicando en qué consiste este fenómeno social que se da en la ciudad mientras vamos entrando a distintos pub a tomar unas copas (van 3 copas incluidas en el precio del tour).

El primero de la noche es el Kuplung, aquí tomamos una cerveza mientras disfrutamos de la música en directo que hay. Es bien curioso esto de los bares en ruina… se trata de locales o edificios a punto de caer en ruina que el Ayuntamiento vende a bajo precio a aquél que quiera aprovecharlo para ofrecer un servicio de ocio a la ciudad, deben comprometerse además a mantenerlo en condiciones de seguridad y restaurar aquellos elementos que sean necesarios. Lo bueno es que todos están decorados con objetos reciclados, vintage, etc. y cuentan con una estética de lo más peculiar. Muchos además, han restaurado las habitaciones del edificio y las han reconvertido en hostales o albergues.

Tras casi 1h aquí, nos dirigimos al Instant, uno de los más antiguos de la ciudad. Aquí probamos un vino blanco mientras charlamos con la gente del grupo. Hay varias salas, algunas solo con barras para tomar algo y otras tipo discoteca para echar unos bailes.

Cuando acabamos las copas, vamos hacia el Fogashaz al que solo echamos un vistazo y seguimos hacia el Angel, pero no podemos entrar porque hoy organizan un evento privado, así que buscamos otro lugar dónde tomar la última.

 

Fernando nos lleva al Day & Night Party Hostel. Un chupinazo de Ultimum, la bebida local, que en ayunas como vamos nos acaba de apañar… En la calle estamos a -8ºC pero con lo que llevamos en el cuerpo nos importa poco 😛 Este local cuenta como elemento decorativo y de reciclaje con una carpa de circo invertido. La usan para recoger el agua de la lluvia o de la nieve y la reutilizan para el baño.

De allí vamos al Szimpla Kert, un local de lo más curioso además de enorme. Tiene varias salas, con música y ambientes distintos, todo con objetos reciclados. La idea era cenar aquí ya que dicen que sus hamburguesas son espectaculares, pero está hasta los topes y hay una tremenda cola para pedirlas… así que decidimos buscar sitio para cenar más tarde.

Son más de las 22h cuando damos por finalizado el tour. El grupo dice de ir a cenar juntos y allá vamos. Nos cuesta un poco encontrar un restaurante dónde nos den de cenar a todos a éstas horas… el guía nos recomendó ir al pasaje , en el Spíler Bistro nos apañan mesa para todos. Nos tomamos unas hamburguesas deliciosas con un refresco por 3500 florines los dos.

Y tras un rato de sobremesa, a eso de la 1h nos vamos caminando a paso ligero para el hostal que hace un frío de leche, ¡¡¡-13ºC!!! Al llegar nos damos una ducha rápida y a dormir… la verdad es que no ha estado nada mal el plan improvisado de hoy 🙂

Resumen del 2016 viajero…

Otro año que está a punto de terminar y que a mi me ha pasado volando… ¿os pasa lo mismo? Tengo la sensación de que ayer mismo comíamos las uvas y deseábamos un feliz 2016 y ya casi, casi que ¡lo despedimos!

Este año no teníamos grandes planes viajeros… cambié de trabajo el año pasado, éste empezaba un proyecto laboral nuevo que ha requerido de muuuchas horas, y si además añadimos asuntillos personales… pero la verdad es que buscando en la fototeca del 2016 me he sorprendido al ver que a pesar de solo haber hecho un par de viajes al extranjero, hemos recorrido muchos puntos de Catalunya y hemos tachado otra isla del archipiélago canario. ¡Nada mal!

El invierno lo pasamos entre sábados de esquí en Vallter 2000 y Port Ainé, y excursiones por nuestra tierra… Tavertet, Rupit i Pruït, Guimerà, etc.

resumen-blog-010

resumen-blog-004

Llegó la primavera, el buen tiempo, y con ello una excursión que hacía tiempo teníamos pendiente por el Congost de Montrebei.

resumen-blog-005

Primeros de abril y con un mono tremendo, al fin subimos a un avión y volvemos a visitar la ciudad de Paris. Con un incentivo extra y es que tengo a mi mejor amiga de toda la vida trabajando en Disneyland Paris, así que excusa perfecta para visitarla a ella y a Mickey 😛 Aprovechamos que ya conocíamos la ciudad, para acercarnos también al Chateaux de Versailles.

resumen-blog-007

resumen-blog-008

resumen-blog-009

Y con el verano, hacemos de nuevo las maletas y visitamos la isla de Lanzarote. Hacía tiempo que queríamos visitarla y aprovechando que necesitábamos relax a tope, cogimos un todo incluido para una semana… aunque luego no sabemos parar quietos, y alquilamos un coche para poder recorrer la isla y descubrir todos sus rincones 🙂

resumen-blog-011

A la vuelta, hicimos hicimos un poco más de turismo catalán… La Pobla de Lillet, Sant Joan de les Abadesses, Castellar de N’Hug, el nacimiento de los ríos Ter y Llobregat, caminatas por el Montseny, y el Castillo de Montesquiu. Además de días de playa aprovechando que vivimos en la costa, claro…

resumen-blog-003

resumen-blog-006

Otoño, época de caminar por el monte… y nosotros nos acercamos un día a Àger a hacer un intento de coger setas, pero estaba el bosque reseco y no hubo éxito -este año han salido bastante más tarde de lo habitual, cosas del cambio climático…-, pero disfrutamos de un día en familia.

Y con el otoño también nuestras merecidas vacaciones… esta vez hacemos las ¡mochilas! y nos vamos a conocer otro pedacito del Sudeste asiático 🙂 15 días por Tailandia en los que recorremos Bangkok, Ayutthaya, Chiang Mai y Railay con alguna excursión a islas del mar de Andamán. Tengo pendiente explicaros este viaje, lo sé… es mi propósito de año nuevo 😛

resumen-blog-001

resumen-blog-001

resumen-blog-002

resumen-blog-001

 

Y antes de acabar el año, hemos visitado algún punto más de nuestra tierra como el Castillo y la Montaña de Sal de Cardona, y de nuevo nos hemos calzado los esquís aprovechando que ¡este año ha nevado pronto!

resumen-blog-002

Y por supuesto, no hemos dejando de conocer rincones que esconde nuestra ciudad, Barcelona 🙂

resumen-blog-001

¿Qué os parece? ¡¿No ha estado nada mal, eh?!

Y el 2017, ¿qué? ¡Pues aún ni idea! Nos apetece seguir conociendo nuestra tierra, con su patrimonio y su historia… conocer alguna ciudad europea más… quizá repetir alguna… y sigo pensando en Asia para las vacaciones 🙂 Aunque creo que yo nunca dejo de pensar en Asia nunca… 😛 Pero quién sabe, empezamos el año embarcándonos en un gran proyecto personal -no, aún no hay criatura a la vista, nos hemos comprado un piso a reformar…-, así que de momento sin planes, pero siempre pensando en futuros viajes 😉

¿Nos acompañarás a seguir Creciendo con mis viajes? ¡Espero que si!

¡¡¡Feliz 2017 y a por muchos viajes más!!!

 

Carol

24/09/15: visitamos el MET y nos vamos de compras a Times Sq y 5th Ave!

Día 6: mañana cultural en el MET y tarde de compras 🙂

Nos levantamos tranquilamente a eso de las 8,40h. Desayunamos las provisiones que tenemos en el apartamento y nos ponemos en marcha. Es nuestro último día completo en esta fascinante ciudad… ¡qué rápido pasan los días cuando estás de viaje!

Cogemos el metro hasta la parada 86 Street para ir al Metropolitan Museum of Art, más conocido como el MET.

img_7973-copia

Este es otro de los grandes museos de la ciudad de New York y necesitaréis un buen rato para visitarlo. Lo ideal, hacer como nosotros y visitar su web previamente para programar un poco la visita e ir al grano para ver aquello que más os interese.

Pagamos 20$ los dos por la entrada y nos vamos derechos al ala derecha dónde se encuentra la colección de arte egipcio. Los que me conocéis, ya sabéis que el antiguo Egipto es otra de mis pasiones junto a Japón 😉 Lo primero que encontramos al entrar en la zona es el templo egipcio de Dendur, ¡alucinante! ¡Qué cantidad de recuerdos me vienen en estas salas de mi viaje a Egipto en 2005! Tengo pendiente explicaros mi primer gran viaje, en el que me picó el gusanillo viajero 🙂

img_7993-copia

¿Y qué hace un templo egipcio en un museo de NYC? Para aquellos que os hacéis esta pregunta, contaros que cuando Egipto construyó la presa de Asuan para formar el lago Nasser en el río Nilo, muchos templos iban a quedar cubiertos por el agua y antes de perder todo ese patrimonio, decidió regalarlos a distintos países del mundo con los que tenían relaciones diplomáticas. Aquí tienen uno de aquellos y si vais a Madrid podréis visitar el templo Debod. Los llevaron pieza a pieza hasta el país de destino y los reconstruyeron allí. Y aquí estamos, frente a un templo, decenas de esculturas, sarcófagos, jeroglíficos, joyas y figuras mortuorias… ¡qué pasada! Cada vez con más ganas de poder repetir aquél viaje, ésta vez con mi marido 🙂

img_7981-copia

img_7983-copia

img_7986-copia

img_7987-copia

Tras un buen rato en las salas de arte egipcio, nos vamos hacia la zona dónde exponen armas de todo tipo y de todo el mundo. El arte de la guerra… aquí encontramos armaduras, caballeros, espadas, rifles, e incluso el primer revólver Colt de primeros de 1800.

img_8001-copia

img_8002-copia

con esta nos reímos al recordar a Jaime Lannister de Juego de Tronos 😛

 

img_6670-copia

 

img_8008-copia

algunas empuñaduras son verdaderas obras de arte…

 

img_8003-copia

 

img_8013-copia

el mítico Colt

Y de las armas americanas sobretodo, pasamos a las armas niponas… y es que entramos en las salas de arte asiático dónde encontramos verdaderas obras de arte en forma de katana y armaduras samurai…

img_8022-copia

img_8023-copia

img_8027-copia

img_8028-copia

Tras las armas, pasamos a las salas dónde se encuentra una exposición de pintura japonesa. Estoy disfrutando de lo lindo en este museo 😛 Encontramos una colección de pintura Ukiyo-e del artista japonés Hokusai de 1830 a 1833, entre sus pinturas más famosas se encuentran la Gran Ola de Kanawaga y 36 vistas del Monte Fuji, ambas utilizadas para el Japan Rail Pass nipón 🙂

img_8041-copia

img_8042-copia

Os dejo enlace a la entrada del 2º viaje a Japón dónde podréis ver una imagen de los Japan Rail Pass de 2011 y de 2013 con estos dibujos… 🙂

Como os decía, nos deleitamos con el arte japonés un buen rato. Entre las obras también encontramos una sala con tatami y algo de Ikebana.

img_8036-copia

img_8043-copia

Antes de irnos, subimos a la azotea desde dónde se tienen unas bonitas vistas de Central Park y el skyline de la ciudad 🙂

img_8044-copia

img_8047-copia

Tras más de 2h en el museo, decidimos finalizar la visita e ir a ver más lugares emblemáticos de la ciudad. Así que salimos y cogemos el metro hasta la parada West 4 St. – Washington Sq. Caminamos las pocas calles que separan el metro de la plaza Washington Square dónde vamos a visitar un lugar algo friki… y es que en esta plaza está la fuente que usaron para grabar la intro de la serie Friends.

La verdad es que cuesta imaginarse que esa fuente sea la misma de la serie… entre que está abarrotada de gente y que tomaron un plano muy concreto de ella… pero aún así me hace ilusión estar aquí porque era muy fan de esa serie de los 90 🙂

img_8055-copia

Son algo más de la 1h y empezamos a tener hambre. Decidimos que no nos podemos ir de esta ciudad sin comernos unas hamburguesas del Shake Shack… así que tomamos el metro hasta Times Sq y vamos al local que tienen en la 43 St. con la 8th Ave. Os dejo el enlace a su web para que podáis localizar sus restaurantes…

img_6676-copia

Tenemos que esperar unos 30 minutos y cuesta encontrar un sitio dónde sentarse… pedimos un par de ellas con unas patatas y refrescos por 28$, y disfrutamos de ¡¡las mejores hamburguesas que hemos comido en la vida!!

img_6677-copia

Sobre las 15h terminamos de comer… la verdad es que da hasta pena terminar de lo ¡buenas que estaban! Decidimos aprovechar la tarde para pasarla por Times Square e ir a comprar algunos souvenirs. La ciudad tiene lugares increíbles pero yo creo que Times fue de lo que más me impactó…

img_8062-copia

img_8063-copia

img_8065-copia

img_8070-copia

Entramos en varias tiendas, en algunas solo miramos y en otras compramos… Nos hacemos con un monito de peluche para mi sobrino, una sudadera que me encargó mi hermana, 2 vasos de chupito para los padres y un par de imanes para la colección…

img_6699

img_6722

img_6723

img_6724

Tras un buen rato de compras, nos tomamos un café en el Starbucks. Y al salir, nos encontramos con el Naked Cowboy… todo un personaje del que os dejo más información en el enlace.

img_8072-copia

A eso de las 16,30h decidimos volver al apartamento e ir a echarnos un rato. Tras una siesta, preparamos las maletas y recogemos las cosas… mañana ya nos vamos 😦 Pero no queremos pasar toda la tarde en el apartamento, así que a las 19h cogemos el metro hasta Penn Station y nos deleitamos con las vistas del Empire State iluminado, hoy con tonos rojos.

img_8074-copia

Caminamos por la 34 St mirando escaparates. Entramos en uno de los centros comerciales más famosos, el Macy’s. Damos una vuelta pero no nos acaba de convencer nada. Al salir de nuevo a la 34, encontramos un Uniqlo. Esta cadena japonesa me encanta y hay pocas ciudades dónde puedas encontrar una tienda, así que entramos de cabeza. Me compro 4 camisas 😛 Para los que os guste esta tienda, deciros que está previsto que abran una en Barcelona en 2017 😀

img_6726

Son algo más de las 20h cuando decidimos dar por finalizadas las compras y volver al apartamento. Así que entramos al metro. Hoy se acaban nuestras metrocard, así que al salir recargamos las tarjetas con 2,75$ cada una, así mañana no tendremos que preocuparnos de ello yendo cargados con las maletas.

Bajamos en la parada 42 PABT y salimos de nuevo hacia Times Square dónde echamos unas últimas fotos de los grandes carteles y sus luces de neón.

img_8076-copia

img_8081-copia

Compramos en un puesto callejero unas porciones de pizza y unos refrescos por 9$ y con pesar, volvemos al apartamento a eso de las 21,30h. Nos tomamos la cena, ducha y a dormir no muy tarde que mañana nos espera un largo camino de vuelta…

 

23/09/15: Liberty Island, Wall Street, 9/11 Memorial, the One, y Brooklyn Bridge

Día 5: visitamos a Miss Liberty, Wall Street, el 9/11 Memorial, subimos a lo más alto del One y caminamos sobre el Brooklyn Bridge… ¡día super intenso!

 

Nos levantamos a las 8h, desayunamos unos pocos cupcakes que nos quedan y nos ponemos en marcha. Hoy vamos a conocer a ¡Miss Liberty!

Tomamos la línea 1 (roja) en la estación de Times Sq hasta la parada South Ferry. Es importante colocarse en los primeros 5 vagones ya que la estación de South Ferry es pequeña y curva y solo hay cabida para esos vagones, lo avisan por megafonía cuando entra el tren y además hay una marca roja junto a las puertas de éstos.

Junto a nosotros van un grupo de estudiantes italianos que están de viaje en la ciudad con sus profes… una de las profesoras al oírnos hablar español nos da conversación, medio en inglés, medio en italiano 😛 ¡cómo me gustan esos momentos de intercambio viajero! 🙂

Son las 9,30h cuando llegamos a la parada de South Ferry y nos dirigimos hacia el Fort Clinton, dónde están las taquillas para el ferry. Recordad que la visita de hoy la incluimos en el NYC Explorer Pass, así que solo tenemos que intercambiar el pase por el ticket, mucho más rápido porque la cola es distinta y es más ágil.

img_7738-copia

De allí nos dirigimos hacia el muelle en el Battery Park, y ya disfrutamos de las vistas desde aquí… hacia un lado el Hudson con la Estatua de la Libertad a lo lejos, hacia el otro el Fuerte Clinton y la vista de los rascacielos de Wall Street….

img_7737-copia

Los americanos son bastante neuróticos para la seguridad, así que tras una larga cola pasamos un control seguridad igual de estricto que el de un aeropuerto, y subimos al primer ferry que sale. Cogemos sitio junto a un ventanal que queda cerca de la popa del barco desde dónde disfrutamos del fabuloso skyline de la ciudad… el recién estrenado gran angular me es de gran ayuda para tomar unas instantáneas de las vistas 🙂

img_7742-copia

img_7754-copia

Son las 10.30h cuando al fin llegamos a la Liberty Island. La mayoría de la gente se va directa a la zona dónde se ubica la archiconocida estatua, pero nosotros preferimos recorrer la isla y disfrutar también de las vistas del skyline de NYC y New Jersey que hay desde aquí, de los habitantes de la isla y del muelle…

img_7760-copia

img_7762-copia

img_7786-copia

img_7791-copia

Y tras todo ello, ahora si, nos dirigimos a los pies de Miss Liberty, la estatua más famosa del planeta… tras haber visto las que hay en Paris y en Tokyo, al fin disfrutamos de la “original” 🙂

img_7788-copia

La estatua, realizada en láminas de cobre, tiene una altura de 46 metros y medio. Añadiendo el pedestal sobre el que reposa en Liberty Island llega hasta los 93 metros. La Estatua de la Libertad se alza cargada de simbolismos, el más evidente y la razón principal por la que se creó, aparece en forma de inscripción sobre la tabla de su mano izquierda: “July IV MDCCLXXVI” (4 de Julio de 1776), fecha de la firma de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos.

img_7794-copia

Además, la estatua pisa con su pie derecho unas cadenas, en clara referencia a la ruptura de opresiones. Las 25 ventanas del mirador de la corona representan los minerales naturales de la Tierra, y los 7 rayos que salen de ella tienen que ver con los 7 grandes mares o los 7 continentes, según la versión que se imponga. El punto más alto del monumento, la antorcha chapada en oro, que no es la original, simboliza la luz que marca el camino hacia la libertad.

img_7801-copia

Aunque se la conoce como la Estatua de la Libertad, su verdadero nombre es “la libertad iluminando el mundo”, y a pesar de ser considerada un símbolo americano en realidad fue un regalo de los franceses a los estadounidenses en 1886 para conmemorar el centenario de la Declaración de Independencia de los USA, y como un signo de amistad entre las dos naciones.

img_7803-copia

Después de más o menos una hora en la isla, decidimos coger el ferry… y dirigirnos a Ellis Island. Esta pequeña isla, era el punto de llegada de los inmigrantes llegados de Europa y África a la ciudad, y dónde debían pasar los controles de aduanas e inmigración. Por ello en los 90 crearon el Museo de la Inmigración, un pequeño homenaje a todas aquellas personas.

Pero cuál es nuestra sorpresa cuando tenemos que hacer una hora de cola, esperando a que el primer ferry que llega desembarque y embarque… Tanta espera, y viendo que la mayor parte de la gente que sube a bordo se dirige a Ellis Island, se nos pasan las ganas de ir bajar para evitar que nos vuelva a ocurrir lo mismo…. Y es que en Ellis estamos más de 30 minutos parados esperando a que baje y suba la gente… ¡uff! Creo que lo tienen muy mal montado… teniendo en cuenta la cantidad de turistas que van a  ambas islas, da para un ferry a cada isla y no haciendo paradas.

img_6633-copia

Ellis Island

 

img_6629-copia

¡Son más de las 13,30h cuando conseguimos llegar de vuelta a Battery Park! Qué locura… Vemos en el parque el East Coast Memorial, que se compone de 8 bloques de hormigón de casi 6 metros de altura con los nombre de las más de 4500 soldados que perdieron la vida en el mar, junto a su rango, rama militar y estado de origen central, y en el centro un águila con una corona de laurel sobre una ola que simboliza la muerte en el mar, y el memorial de la Llama Eterna en honor a los muertos en el trágico 11-S.

img_7736-copia

img_7820-copia

Seguimos caminando hacia el Bowling Green Park dónde se encuentra el Charging Bull, el toro de Wall Street que simboliza el optimismo, la agresividad y la prosperidad financiera de esta zona de la ciudad… creada por Arturo Di Modica tras la crisis bursátil de 1987. Se hace difícil acercarse a ella ya que está rodeada de turistas… así que nos conformamos con verla en la distancia.

img_7823-copia

img_7825-copia

img_7822-copia

Avanzamos por New Street hasta el cruce con la Wall Street, dónde se encuentra el edificio de la NY Stock Exchange, una de las bolsas más conocidas del planeta. Nos hace especial ilusión ver el edificio, aunque sea por fuera ya que no se puede acceder fácilmente al interior porque tenemos algunos fondos de inversión que cotizan en ella 😛

img_7830-copia

A muy pocos pasos, encontramos el Federal Hall. Construido en 1700 como primer ayuntamiento y más tarde, en 1789, fue el lugar donde George Washington fue nombrado primer presidente de los Estados Unidos. Fue utilizado como Capitolio durante sólo un año ya que, cuando Filadelfia se convirtió en capital provisional de Estados Unidos, el edificio volvió a ejercer su función de ayuntamiento hasta 1812, año en que fue demolido. Aunque el edificio actual no es el original, fue declarado monumento nacional en 1939 y es tal vez el edificio clásico mejor conservado de Nueva York. Alberga un pequeño museo que narra la historia del edificio y que contiene algunos importantes objetos como la biblia sobre la que juró G. Washington. El edificio también cuenta con un pequeño centro de información turística. En la entrada principal del edificio se encuentra una estatua del 1r presidente, George Washington.

img_7832-copia

img_6634-copia

Pasamos frente al Banco de la Reserva Federal, se puede entrar en alguna sala principal, pero para ver los lingotes de oro hay que reservar con muchísima antelación y pagar el tour guiado, y nosotros no llegamos a tiempo… así que nos conformamos con la vista desde fuera. Seguimos caminando por Wall St. hasta el cruce con Broadway Ave. dónde se encuentra la Trinity Church, construida en 1846 por Richard Upjohn, era uno de los edificios más altos del sur de la ciudad y servía como “faro” a los barcos que llegaban a Battery Park. No podemos entrar ya que es tarde y han cerrado…

Son algo más de las 14h cuando hambrientos, entramos en un McDonalds. Tenemos muchos planes aún y queremos “finiquitar” la comida en plan rápido… Tomamos dos menús por 13$ y cumplimos con la tradición de “Mc Donalds por el mundo” que tenemos 😛 Recordad que en todos nuestros viajes hacemos siempre una parada en un restaurante de la cadena para confirmar que estés dónde estés, los menús siempre son iguales 🙂

img_6636-copia

Tras la comida, y un breve descanso de tanta caminata, nos dirigimos hacia la St Paul’s Chapel que también encontramos cerrada… Inaugurada en 1766, esta iglesia es el edificio público más antiguo de Manhattan aún en uso. A pesar de la cercanía al World Trade Center, quedó intacta tras el derrumbe de las torres gemelas, por lo que fue punto de peregrinación de voluntarios y afectados. No podemos entrar en ella porque a esta hora está cerrada, así que la rodeamos y vemos su cementerio desde la verja.

img_7845-copia

Desde aquí ya vemos el One, el edificio más alto que hay actualmente en New York y que construyeron como homenaje a las desaparecidas Torres Gemelas. La idea es construir un complejo de varios edificios, cada uno de ellos numerado, que rodeen el espacio que dejó el antiguo World Trade Center. Y hacia allá es a dónde nos dirigimos…

img_7843-copia

De camino nos topamos también Oculus, con la estación de tren/metro que está construyendo el arquitecto español Santiago Calatrava, considerada como la estación de metro más cara de la historia de la ciudad… espera a que vean la calidad de las construcciones de Don Calatrava… ¬¬’  Comentar que la estación se inauguró en marzo de 2016, así que actualmente es visitable 😉

img_7850-copia

Caminamos entre altos edificios y obras, hasta llegar al 9/11 Memorial y las dos enormes piscinas que cubren la base las Torres Gemelas… Construidas en 2011 como monumento en memoria de las victimas de los atentados del 11S en el World Trade Center.

img_7852-copia

Realmente se ponen los pelos de punta al pensar lo que toda aquella gente debió sufrir en ese momento, y recuerdo mi mal cuerpo de aquel día cuando vi en las noticias y en directo la caída de las torres tras el choque de los aviones. Aún se me ponen los pelos de punta. Y aunque creo que jamás se sabrá toda la verdad sobre lo ocurrido aquél día, si realmente fue un atentado o fue una jugada del gobierno para tener una excusa para ir a la guerra a oriente medio, lo que si sé es que muchos sufrieron las consecuencias de aquel acto… y sus nombres están escritos en los bordes de las piscinas.

img_7859-copia

img_7863-copia

img_7860-copia

Este lugar me genera sentimientos contradictorios, por un lado acongoje al pensar en lo que las piscinas representan, por otro, admiración al mirar alrededor y hacia arriba y ver los altos rascacielos aquí construidos…

img_7864-copia

img_7869-copia

Nos dirigimos hacia el One World Observatory, no queremos irnos de la ciudad sin subir a todos sus miradores y el más alto no iba a ser menos… pagamos 32$ cada uno  y vamos hacia los controles de seguridad. Aquí me pasa algo curioso y es que la militar que me inspecciona el bolso me dice que le gusta mucho y me pregunta dónde lo he comprado… cuando le digo que en una tienda en Barcelona, ¡alucina un montón! 😀 Le explico que soy de Barcelona y que estoy de visita en la ciudad, y me responde que me había confundido por una neoyorquina. No sé qué tengo, pero esto me ocurre a menudo cuando viajo por Europa, siempre me para la gente a preguntarme indicaciones… ¿será que no tengo pinta de ser de ningún sitio en concreto, y simplemente soy una ciudadana del mundo? 🙂

Tras la curiosa conversación con la militar, accedemos al ascensor que te lleva a lo más alto y aunque ya íbamos advertidos, ¡alucinamos con el montaje que tienen aquí!

Nota importante: los que queráis mantener la intriga, no visualicéis los siguientes vídeos 😉

Al llegar arriba, ponen de nuevo un audiovisual sobre los grandes iconos de la ciudad…

Comúnmente conocida como la Freedom Tower, el edificio fue inaugurado el 3 de noviembre de 2014, y alcanza una altura total de 541 metros, que equivalen a 1776 pies, cifra simbólica ya que es el año de la Declaración de Independencia de los EEUU. Durante una hora recorremos los grandes ventanales que ofrecen una vista de 360º sobre la ciudad desde el piso 94. Desde aquí tenemos unas vistas privilegiadas de todos los distritos de la ciudad, de la Liberty Island, de los puentes más famosos, del resto de rascacielos de la ciudad y de las grandes avenidas…

img_7888-copia

img_7915-copia

img_7892-copia

img_7904-copia

img_7896-copia

Tras una hora y algo aquí arriba, decidimos bajar… de nuevo alucinamos con el ascensor 🙂

Una vez abajo, seguimos recorriendo las calles del distrito sur de Manhattan.  A eso de las 16,45h paramos un momento en un Starbucks a tomar un par de cafés (7$), y después proseguimos la caminata hacia el puente de Brooklyn. Pasamos frente al edificio del Ayuntamiento.

img_7918-copia

Sobre las 17h, y antes de que caiga el sol, nos disponemos a cruzar el puente más famoso de la ciudad, el Brooklyn Bridge, que une los distritos de Manhattan y Brooklyn.

img_7923-copia

img_7936-copia

Diseñado por Roebling, y construido entre 1870 y 1883, con 1825 metros de largo y una luz entre pilares de 486.3m, fue el puente colgante más grande del mundo hasta 1889, y considerado todo un pionero en la ingeniería al usar grandes cables de acero para su sostén por primera vez en la historia. Y mientras cruzamos hacia el otro lado sobre el East River, disfrutamos de ese cableado, de las grandes estructuras que forman sus pilares y de las fabulosas vistas hacia el skyline de la ciudad…

img_7941-copia

img_7943-copia

img_7945-copia

img_7948-copia

img_7950-copia

Tardamos unos 30 minutos en recorrerlo de punta a punta y cuando llegamos al mirador Dumbo, y entre los puentes de Brooklyn y de Manhattan vemos caer el sol… disfrutando de una de las puestas de sol más bonitas de este viaje 🙂

img_7953-copia

img_7956-copia

img_7961-copia

FOTO PUESTA

Estamos agotados tras una largo día de caminata, y aunque sé que las vistas del skyline iluminado deben ser brutales, decidimos volver al apartamento. Así que sobre las 18,30h, cogemos el metro en la estación York, línea F hasta W4 St, dónde cambiamos a la línea A hasta 42-PABT. Pasamos por el supermercado que tenemos frente al apartamento a comprar algo para la cena y el desayuno de mañana y nos hacemos con un par de Redbull también (32$). Nos damos una buena ducha, nos relajamos en el apartamento y cenamos un delicioso solomillo, acompañado por fideos y arroz. Realmente la carne en EEUU está deliciosa, ¡no he probado otra igual!

img_6655-copia

Hoy el día ha cundido y hemos visitado lugares que nos hacían especial ilusión… más contentos que unos niños con zapatos nuevos, nos vamos a dormir pronto, estamos ko y aún nos quedan días por delante en esta fabulosa ciudad 🙂

20/09/15: hoy disfrutamos de 3 grandes clásicos… Central Park, MoMA y Rockefeller Center

Día 2: recorremos Central Park, disfrutamos del MoMA y de las fabulosas vistas desde lo alto del Top of the Rock!

Nos despertamos pasadas las 7h. Tomamos el desayuno que compramos ayer y salimos a eso de las 9h hacia el metro, cogiendo la línea E hasta la parada de Columbus Circle, a las puertas de Central Park.

 

img_6558-copia

 

img_7187-copia

 

Nos adentramos en uno de los parques más famosos del planeta, creado en 1857 con unos 2,8 km² de extensión. Caminamos por una de las calles principales mientras disfrutamos del paisaje de primeros de otoño que ofrece el lugar, entre corredores y ciclistas que hacen deporte en el parque.

img_7188-copia

 

img_7195-copia

Aquí también hay “momiji” 🙂

img_7190-copia

 

img_7206-copia

 

Llegamos a uno de los puntos turísticos del parque, a la altura de la 72th Street y frente al Edificio Dakota, la Strawberry Fields. Se trata de una conmemoración al cantante John Lenon quién fue asesinado muy cerca del edificio Dakota el 8 de diciembre del 80. Aquí encontramos a varios músicos honrando al cantante con versiones de la famosa Imagine, y multitud de fans que traen flores y ofrendas.

 

img_7197-copia

Salimos un momento del parque para echar un vistazo al edificio Dakota, pero se encuentra tapado por un andamio… aunque desde aquí hay también una buena vista de los apartamentos Majestic, conocidos por ser escenario en una de las pelis de los Cazafantasmas 😛

 

copia

 

Volvemos al parque y caminamos hasta la terraza Bethesda desde dónde hay unas vistas geniales de la Fuente Behtesda, que cuenta con la estatua the Angel of the Water de Emma Stebbins (1893), quién fuera la primera mujer en la historia de Nueva York en realizar un monumento público importante. El conjunto escultórico de estilo neoclásico, mide casi 8 metros de alto y 5 de ancho, y es la primera escultura instalada en el parque, diseñada para conmemorar al acueducto de Croton, el que por primera vez sirviera agua potable a la ciudad.

img_7207-copia

 

img_7208-copia

Vemos que hay una carrera con lo que algunas calles están cerradas. Disfrutamos eso si, de los habitantes más simpáticos del parque, sus ardillas 🙂 Y nos llaman la atención los “bancos con propietario” de Central Park…

 

img_7204-copia

 

img_7193-copia

 

img_7192-copia

 

Seguimos caminando hasta la salida que hay en la 77th Street con la 5th Ave.Aunque el parque nos parece bonito, no deja de ser un parque -enorme, eso si-. Y después de una buena caminata por él, nos apetece seguir descubriendo la ciudad.

 

img_7213-copia

 

Nos adentramos en la 5ª avenida y disfrutamos de las vistas hacia arriba 🙂 Así como de edificios de renombre como el Hotel Plaza, la Apple Store (una des las primeras en abrir), o la iglesia Presbiteriana de New York.

img_7218-copia

img_7220-copia

img_7215-copia

También nos topamos con la Trump Tower y nos echamos unas risas al acordarnos del magnate que intenta hacerse un hueco en la Casa Blanca… (re-edito a 09/11/16 para confirmar que el magnate se ha hecho un hueco en la White House o_O’ )

img_7225-copia

img_7227-copia

img_7228-copia

Seguimos avanzando por la 5th hasta llegar al MoMA. Nos parece increíble estar caminando por la avenida más conocida del mundo entero, con esa sensación de déjà vu continuo…

img_7224-copia

img_7223-copia

img_7231-copia

Hace unos días compramos por internet la entrada combinada del MoMA y el Mirador del Rockefeller, os dejo el enlace por si os interesa. La verdad es que viene de perlas tener la entrada comprada porqué la cola para ello es importante…

img_7230-copia

Entramos al museo sobre las 11h y pasamos un par de horas entre las obras de grandes artistas. El museo es enorme y alberga una gran cantidad de obras, así que os recomiendo que entréis en su web y planifiquéis un poco la visita… Nosotros disfrutamos de algunos de los grandes cuadros de Van Gogh, Picasso, Dalí…

img_7236-copia

img_7258-copia

img_7263-copia

img_6550-copia

…y de Jackson Pollock, ya que a mi marido le encantan sus obras, y ya tenía ganas de ver una en vivo… así que aquí pasamos un buen rato 🙂

img_7242-copia

img_7246-copia

A mitad del recorrido salimos al sculpture garden y nos sentamos en uno de los bancos a descansar un poco mientras observamos las bonitas esculturas que alberga este pequeño jardín.

img_7284-copia

img_7287-copia

Por último, vemos la parte dedicada al diseño gráfico en la que encontramos algunos clásicos, así como unas buenas vistas a los edificios cercanos.

img_7282-copia

img_7279-copia

img_7278-copia

img_7264-copia

Sobre las 13h, cogemos el metro línea E desde la estación 53/5Ave hasta Penn Sta. y volvemos a la tienda B&H, y hoy si, me compro un objetivo gran angular para la réflex a muy buen precio… ¡ya tengo mi equipo fotográfico al completo, y más internacional imposible! Cámara y dos objetivos de Japón, y el tercero de EEUU 😛  Si estáis interesados en comprar electrónica, os recomiendo esta tienda. Regentada por judíos ortodoxos, tienen precios muy competitivos.

Tomamos de nuevo el metro línea E de Penn Sta. a Port Authority y de allí, caminamos 10 minutos hasta el apartamento. La idea era hacernos la comida en el apartamento, pero somos incapaces de encender el gas… Le escribimos a dueña preguntándole si hay truco,  y como es tarde ya, salimos a comer a un restaurante que hay justo al lado del apartamento, el West Side. Tomamos dos hamburguesas deliciosas con refrescos por 28$.

img_6552-copia

Tras la comida volvemos al apartamento y nos echamos una siesta de unos 45 minutos. Sobre las 17,10h salimos más abrigados ya que se está levantando viento y hace fresquete. Tomamos el metro línea E en PA-42 hasta la 53St/5Ave y caminamos hasta la Rockefeller Plaza dónde entramos a su edificio más alto para acceder al Top of the Rock, el mirador más conocido como TOR. Como os decía antes, compramos la entrada por internet y tenemos acceso a la torre entre las 17,55 y las 18,10h -una vez arriba te puedes quedar el rato que quieras-. Pasamos los controles de seguridad y tras tomar un ascensor de los más psicodélico, subimos hasta la planta 67.

¡Las vistas desde aquí son brutales!

img_7309-copia

img_7298-copia

alucina con Central Park

Damos una vuelta alrededor de la primera terraza disfrutando de las fabulosas vistas sobre la ciudad y, subimos a la terraza más alta. Nos agenciamos un sitio frente al Empire State dónde alucinar con la puesta de sol, una de las más bonitas que recuerdo, estrenando mi objetivo súper gran angular 😀

img_7308-copia

img_7302-copia

al fondo el One y más allá Miss Liberty 🙂

 

img_7342-copia

Y con esta estampa, vemos como un tipo trajeado en la terraza inferior clava una rodilla en el suelo y le pide matrimonio a su chica ante la atenta mirada de todos los allí presentes, ¡qué romántico! Aunque seguro que debe ser un clásico en la ciudad 😛

img_6557-copia

Conforme avanza el tiempo, va cayendo el sol y su luz anaranjada le da una estampa casi mágica… y ya el no va más, cuando empiezan a encender las luces de los rascacielos.

img_7360-copia

img_7379-copia

img_7388-copia

Nuestra idea era esperar a que fuera de noche por completo, pero hace un frío que pela aquí arriba y aunque llevamos manga larga y chaqueta estamos helados, así que sobre las 20h, bajamos y disfrutamos de la vista desde el suelo del TOR que tampoco está nada mal 🙂

img_7396-copia

img_7400-copia

img_7393-copia

Hace un viento frío que corta, así que caminamos hacia la estación de metro 53St/5Ave, pasando por delante de la St Patrick’s Cathedral que iluminada está preciosa.

img_7404-copia

 

Cogemos la línea E hasta 42-PABS. Pasamos por un 7-eleven dónde compramos unos noodles rápidos, Redbull, leche y café para mañana (18$) y volvemos al apartamento.

Nos terminamos el sushi de ayer con los fideos, y mientras cenamos, nos llama la dueña explicando cómo encender el gas para poder cocinar, ¡qué mona!

Ducha, y a eso de las 23h a dormir con la sensación de que hoy ha sido un día que seguro recordaremos 🙂

19/09/15: día de “contrastes” en que conocemos las oficinas de los Cazafantasmas!

Día 1: hacemos el tour contrastes de NY, recorremos Litle Italy, Chinatown, High Line Park y Times Sq!

A las 7h nos despertamos… Vaya nochecita… A pesar de ser un piso alto, hay muchísimo ruido por la noche y los bomberos montan unas porcatas alucinantes… Han pasado como 4 o 5 camiones con las sirenas y las bocinas a todo trapo, ¡e incluso cuando volvían a la estación! que desgraciadamente está en la calle de al lado.

Desayunamos tranquilamente los cupcakes que compramos ayer, y a las 8,20h salimos a la calle. Paseamos por las calles aledañas hasta llegar a Times Sq de nuevo. Aún nos falta un ratillo hasta la hora de recogida para el tour, así que damos una vuelta y alucinamos al ver una sede de la Cienciología…

img_6959-copia

img_6963-copia

img_6962-copia

A las 8,45h vamos a la cafetería Carve en la 8th Ave donde empieza el tour de contrastes que reservamos por internet. Son unas 5h en bus con guía hispano y recorriendo los barrios de Harlem, Bronx, Queens y Brooklyn por 59$/pp, mientras recorremos las calles de New York haciendo paradas en los puntos más interesantes.

Pagamos el tour y subimos a la mini-van. Somos unas 10 personas, la mayoría españoles. Cuando estamos todos, arranca y nos dirigimos al norte de Manhattan pasando junto al río Hudson. La primera parada es junto al Cotton Club. Éste situado en la 125 St data de 1978, pero el original de 1920 abierto en Harlem fue un mítico local de la noche neoyorquina que incluso se resistió a cerrar en la época de la ley seca y dónde algunos de los grandes de la música hicieron sus pinitos como Louis Armstrong.

p1100756-copia

Volvemos a la furgo y la siguiente parada es la Riverside Chuch, construida gracias a la aportación económica de John D. Rockefeller Jr y el pastor Fosdick en 1920. De estilo neogótico ha acogido grandes discursos de personalidades como Martin Luther King, Nelson Mandela e incluso Fidel Castro.

 

p1100770-copia

img_6971-copia

 

Su interior sorprende, es mucho más bonita de lo que parece desde fuera. Lo siento, no dejaban hacer fotos ya que estaban celebrando un evento religioso.

Salimos y cruzamos la calle hacia el General Grant National Memorial. Se trata del mausoleo dónde se encuentra enterrado el General Ulysses S. Grant, uno de los grandes protagonistas de la Guerra de Secesión y el 18º presidente de los EEUU.

p1100764-copia

Es un lugar realmente impresionante… pero a mi me llaman mucho la atención unos bancos que hay en el parque a los lados del mausoleo, al más puro estilo de Gaudí. La tierra tira, qué le vamos a hacer 😛

img_6983-copia

La siguiente parada del tour, es la Columbia University. Es la institución de educación superior más antigua del estado de Nueva York, la quinta más antigua de Estados Unidos, y fue fundada en 1754 como “Colegio del Rey” por carta real de George II de UK. Hoy en día es una de la universidades de mayor prestigio del país y nos flipa un montón poder ver su campus principal, aunque sea de un vistazo desde su parque.

img_6991-copia

img_6992-copia

Seguramente reconoceréis el edificio principal -que aparece en la foto sobre estas líneas- ya que ha salido en multitud de películas y series…

La siguiente parada es un poco más adelante. Visitamos la St John the Divine Cathedral, en la Amsterdam Ave, que data de 1892 aunque a lo largo de su historia ha estado en construcción (ha sufrido varios incendios, dos guerras mundiales de por medio, cambios radicales en su estilo…) por lo que los neoyorquinos la conocen como la Catedral inacabada o de interminable construcción 😛

p1100773-copia-2

Se trata de una de la catedrales anglicanas más grandes del mundo, con una superficie de más de 11.000 m². Entramos y alucinamos al contemplar los casi 40 metros de altura que tiene su nave principal. Apenas tenemos 5 minutos para verla, así que no nos da para mucho… pero si tenéis tiempo, recomiendo su visita.

img_6999-copia

img_6998-copia

Tras echar un vistazo, volvemos a la furgo y hacemos una pequeña parada para ver las Brownstone, casas “en serie” de fachada recubierta de piedra arenisca marrón muy típicas del Upper West Side y que reconoceréis de muchas pelis y series 🙂

img_7039-copia

Tras unas fotos, volvemos a la mini-van y nos dirigimos hacia Harlem. La primera parada es el Teatro Apollo, uno de los clubs de música popular más famosos de EEUU y uno de los más relevantes de la historia de la música afroamericana en el país ya que en él dieron sus primeros pasos grandes intérpretes como Ella Fitzgerald, Stevie Wonder o Michael Jackson.

img_7021-copia

Frente a la entrada del teatro, hay en el suelo baldosas con los nombres de los grandes de la música que han pasado por su escenario, el estilo del paseo de la fama de Hollywood. Me encantaría poder entrar a ver un espectáculo en este sitio tan mítico… aunque nos conformamos escuchando a una banda que hay tocando junto a la entrada.

img_7024-copia

p1100779-copia

img_7022-copia

Tras unos minutos aquí, volvemos a la furgo y avanzamos hacia el norte, cruzando el río Harlem y de camino al Bronx mientras nos va explicando datos sobre la historia de la ciudad, el carácter de los neoyorquinos, su cultura y costumbres, curiosidades, etc. En unos 20 minutos, llegamos al estadio de los New York Yankees, uno de los mejores equipos de béisbol del país.

img_7052-copia

img_7054-copia

Aquí el guía nos da media hora para poder ir al baño y comer algo. Nos acercamos a un McDonald’s cercano dónde compramos algo de bebida y vamos al baño, y en un puesto callejero, compramos unos cacahuetes para matar el gusanillo (3$). Luego dedicamos el tiempo que nos queda a admirar la zona, nos llama mucho la atención las vías del metro elevado… al más puro estilo hollywoodiense.

img_6526-copia

p1100793-copia

p1100790-copia

Retomamos el tour y volvemos a la furgo, pasamos por delante de los Juzgados y de Forth Apache, la principal comisaria del Bronx y que también ha sido escenario en múltiples películas ambientadas en el famoso barrio.

img_7064-copia

El guía hace especial hincapié en el tema droga… En algunas calles no nos deja hacer fotos porqué dice que allí la gente es agresiva y podemos tener problemas, yo echo alguna con la cámara compacta de forma disimulada, igual que la mayoría del grupo y es que nosotros no vemos tanto peligro como él dice, de hecho apenas hay gente por la calle…

img_7068-copia

Tampoco nos deja bajar en ningún momento de la furgo y dice que si lo hacemos debe ser bajo nuestra responsabilidad. Uno del grupo le pregunta si alguna vez les ha pasado algo con algún grupo y el guía en plan dramático le dice que si, que una persona se empeñó en bajarse y lo dejaron allí… Nos quedamos sin palabras, que bajara y lo dejaran allí no quiere decir que le pasara nada, y de hecho tampoco vemos pintas por la calle ni trueques… sí algún yonki puesto hasta arriba pero que no parecía que pudiera dar problemas mientras lleve el colocón. No sé todos tenemos la impresión de que el tipo exagera para darle este toque de “peligro” extra al barrio, yo tengo la impresión que es como en todas partes, si usas el sentido común y no te metes en líos, podrías caminar por la calle sin demasiado problema teniendo en cuenta que estamos a plena luz del día… no digo que por la noche no sea más complicado el tema…

Mientras avanzamos por Grand Concourse y Westchester Ave hacia el sur del barrio, nos va explicando historias del lugar, de asesinatos, mafias y peleas entre bandas contrarias, y nos enseña varios puntos dónde ha habido tiroteos y aún se conservan los agujeros que dejaron las balas sobre edificios.

Llegamos a la zona de graffitis y aquí nos deja bajar pero sin separarnos del grupo y tan solo unos minutos. La mitad de la gente van acongojados con todas las historias que ha explicado, algunos ni siquiera quieren bajar de la mini-van… A mi me alucina un montón ver esas canchas de baloncesto que tanto aparecen en las pelis y hay algunos graffiti realmente bonitos.

img_7073-copia

img_7082-copia

Tras unos 10 minutos a modo “rebaño”, volvemos a la furgo y nos dirigimos hacia el distrito de Queens al otro lado del río East, cruzando por el puente Throgs Neck Bridge. Éste es el condado étnicamente más diverso del mundo; con una población de 2,3 millones de habitantes, es el segundo distrito más poblado en la ciudad de Nueva York.

Pasamos frente a un enorme club de golf propiedad de Trump, y diversos barrios residenciales con unos casoplones alucinantes… La primera parada en Queens es en el parque Flushing Meadow Corona, dónde se celebró la 2ª Expo de NY en 1964 y que sirvió de escenario para la peli Men in Black del 97 🙂

img_7104-copia

El Corona es el segundo parque más grande de la ciudad de Nueva York después de Central Park, cuenta con una superficie de 5 km², aunque tan solo conserva el globo terráqueo, los “platillos” y el edificio principal, que actualmente alberga el Museo de Arte de Queens y que fue sede de las Naciones Unidas antes de trasladarse a Manhattan.

img_7101-copia

En el mismo parque se encuentra el estadio de los Mets y el estadio abierto dónde se celebra el US Open de Tennis. Nos deja unos 20 minutos para dar una vuelta por el parque que aprovechamos para sentarnos en una sombra a tomarnos los cacahuetes, son algo más de las 13h y empieza a apretar el hambre… y hace demasiado calor para pasear a la solana.

Tras esos minutos, volvemos a la mini-van y nos ponemos en marcha hacia el distrito de Brooklyn. Pasamos junto a un gran cementerio, el guía nos dice que se trata del Calvary Cementery, el mayor cementerio de la ciudad. La verdad es que son varios kilómetros de tumbas y panteones. La foto no es muy buena ya que íbamos en movimiento con la furgo pero para que os hagáis una idea…

img_7111-copia

Nos dirigimos al barrio de Williamsburg donde se concentra la mayor comunidad de judíos jasídicos Satmar de EEUU, una variante de judíos ortodoxos. De camino ya nos advierte que podremos bajar del coche y caminar junto a él unas cuantas calles, pero nos pide que no nos separemos del grupo y que no hagamos fotos, sobretodo a la gente. Nos explica que una vez tuvo problemas con un turista por intentar ayudar a una mujer de la comunidad que se había caído al suelo. Según su cultura todo aquél que no practique su religión es impuro, y por tanto nosotros no podemos tocarlos… se ve que se armó una buena e incluso acudió la poli. Pero aquí igual que en el Bronx somos varios los que echamos alguna foto de las casas de forma disimulada cuando no hay nadie por la calle, y es que si algo distingue a este barrio, además de sus gentes, es que tienen rejas en las puertas y ventanas de las casas.

img_7115-copia

 

Son una comunidad muy estricta en cuanto a vestimenta y formas de hacer… se dedican sobretodo a negocios de electrónica y joyería, los hombres, porque las mujeres deben quedarse en casa a trabajar sus labores y cuidar de los hijos. Os dejo un enlace a un blog en el que explica varias curiosidades sobre ellos por si queréis saber más.

Hoy está todo cerrado ya que es sábado y celebran el sabbat, su festivo semanal religioso… una pena, porque tiene pinta de ser un barrio bullicioso y repleto de comercios.

Tras unos minutos caminando por el barrio, volvemos a la furgo y nos dirigimos al último punto del tour, al mirador de Dumbo, con esas fantásticas vistas al skyline más famoso del cine. Aparcamos en Main St y caminamos con la vista puesta en el Manhattan Bridge hacia el Main Street Park.

img_7117-copia

Las vistas del puente de Manhattan y del Brooklyn Bridge con el skyline de la ciudad son alucinantes y ya tenemos claro que aquí hay que volver con más calma a disfrutar del lugar.

img_7124-copia

Pasamos unos 20 minutos echando fotos y disfrutando a tope, y finalmente, volvemos a la furgo con la que cruzamos por los carriles más altos del puente de Manhattan hasta Chinatown, dónde termina el tour a eso de las 15,15h. Las vistas desde lo alto del puente no tienen desperdicio, aunque al estar en movimiento las fotos no son muy buenas, sorry!

img_7127-copia

p1100798-copia

p1100799-copia

El guía nos deja en Canal St. De allí caminamos hacia Little Italy dónde todas las calles están adornadas ya que hoy terminan las fiestas de San Genaro, el patrón del barrio.

img_7132-copia

Tenemos un hambre atroz y vemos una pizzeria con cierto encanto, a la que no dudamos en entrar. Comemos unas pizzas deliciosas con unos refrescos (42$) en San Vicenzo. El local tiene las paredes empapeladas de fotos de personalidades que han comido allí.

img_6537-copia

img_6535-copia

Ya con la tripa llena, paseamos un poco por la feria que han montado en Herter y Murray St. Luego seguimos a pie entrando de nuevo en Chinatown dónde no queda duda que aquí viven muchos chinos, ya que todos los carteles están en inglés y en chino.

img_7138-copia

Seguimos hasta la Hook & Ladder 8, la estación de bomberos que sirvió como cuartel de los Cazafantasmas en la peli 🙂 Aunque es una frikada, nos hacía especial ilusión venir hasta aquí ya que esas pelis marcaron nuestra infancia 😛

img_7145-copia

Y cuál es nuestra sorpresa cuando vemos que están recogiendo el plató de grabación de la nueva peli que estrenan en 2016… Lástima no haber llegado un ratito antes, quizá podríamos haber visto cómo grababan… Pero bueno, como recompensa le pedimos a los bomberos que hay en la estación si podemos pasar un momento para hacer una foto al logo de la peli que hay allí dentro. Se enrollan y nos dejan pasar un segundo en el que ¡me hago con la instantánea! Vemos que también tienen un altar en honor a los compañeros que fallecieron el 11S.

img_7150-copia

Tras el momento friki y más contentos que unas pascuas, cogemos el metro en Franklin Sta hasta la parada 14 St (línea roja) y tras usurpar wifi en la Apple Store para mandarles una foto de la estación a los nuestros, pasar frente a la sede de Google, y comprar dos botellas de agua grandes (5$), entramos al Chelsea Market.

img_6539-copia

El mercado de Chelsea mola un montón cómo lo tienen decorado. Es un antiguo almacén de los muelles restaurado, repleto de tiendas y zonas de restauración de todo tipo.

img_6541-copia

Salimos por el otro extremo del mercado y aquí subimos al High Line Elevated Park. En los años 30 se construyó una línea ferroviaria elevada a 10 metros para desarrollar el lado oeste de Manhattan evitando atascos y accidentes, y proteger la zona más industrial de la ciudad en aquella época. En 1980 cesó el tráfico de trenes y los terrenos quedaron desocupados hasta que en 2006 se desarrolló su rehabilitación como espacio urbano, creando un parque elevado en la ciudad de unos 2km de longitud en el que no solo puedes disfrutar de un bonito parque y de las vistas de la ciudad, si no que además, puedes tomar algo en los puestos o en las tiendas que hay a lo largo del recorrido, o asistir a los múltiples eventos que allí se organizan.

img_7159-copia

 

img_7158-copia

 

nfzi10alsig1o8facpeina_thumb_1497c

Nosotros lo recorremos desde la 15 St hasta la calle 23 dónde bajamos para ir a buscar el metro con el mismo nombre, pero el parque llega hasta la calle 34 y sigue creciendo. Os dejo enlace a su web por si queréis echar un vistazo a los eventos que organizan.

Caminamos unas calles hasta la estación de metro 23 St alucinando con los bloques de pisos con las escaleras de incendios por la fachada que tanto vemos en las series y pelis ambientadas en NYC. No me importaría nada vivir en un lugar así 🙂

img_7047-copia

Tomamos la línea E hasta 42- Port Authority y de nuevo nos acercamos a Times Square.

img_6538-copia

Una vez en Times Sq entramos al Toys’r Us para ver esa noria que tienen dentro, y a Disney Store para comprarle algo de Mickey a mi sobrino que le pirra, pero no veo nada que me guste o que no pueda encontrar en la tienda de Barcelona… Nos flipa un montón poder estar en Times Square… y no puedo evitar pensar en toda esa gente que se reúne cada Nochevieja aquí para celebrar la entrada del nuevo año frente a la “bola”.

img_7171-copia

img_7172-copia

img_7173-copia

img_7162-copia

Alucinamos también con los personajes disfrazados que encuentras a cada paso, y con las matrículas tan remolonas que llevan en los coches, ¡yo quiero una así para el mío! 😀

img_6542-copia

img_6988-copia

Sobre las 19,30h volvemos hacia el apartamento, estamos realmente cansados tras la caminata de hoy… Antes, pasamos por un súper cercano a hacer la compra. Cogemos cosillas para los desayunos y cenas de los próximos días, y refrescos y picoteo, así como sushi para hoy por 77$ todo. ¡Nos vamos bien cargados! Al llegar al apartamento, duchita, cena rica y a las 21.30h planos en la cama tras la jornada intensa de hoy…

img_6545-copia

P.D: comentaros que nuestra idea era hacer un tour caminando/metro por los barrios de Harlem, Bronx, Long Island y Brooklyn con un guía hispano llamado Andrew, como me habían recomendado un par de parejas que han hecho el tour con él (os dejo enlace al blog de una de ellas dónde explica su experiencia). Pero Andrew me comentó que no estaba en la ciudad los días que nosotros la visitábamos, así que no pudo ser. De modo que buscamos opiniones por internet y dimos con la alternativa que contratamos. El tour no estuvo mal, pero el guía no nos acabó de convencer… demasiado dramático con todo y apenas daba tiempo para visitar los lugares de interés. Si no tienes más opciones, lo recomiendo. Pero si puedes escoger a Andrew, seguro que es mucho mejor.

18/09/15: ¡¡New York nos espera!!

Día 0: ¡New York, New York!

Nos levantamos de un salto a las 6,30h, tarareando la canción de Sinatra y llenos de ilusión ya que hoy cruzamos “el charco” y nos vamos a NYC 🙂 Estos madrugones no duelen tanto como los del día a día ¿¡eh!? 😛  Desayuno rápido y a las 7h nos subimos a un taxi camino del aeropuerto (34€).

Nos dirigimos a los mostradores del grupo KLM y facturamos las maletas. Siempre hacemos el check-in online, de modo que en el aeropuerto podemos coger la cola rápida, lo que agiliza mucho el trámite.

La chica que nos atiende nos dice que podemos cambiar los asientos a unos en el lateral (la configuración del avión es 2-4-2) sin que nos varíe el precio, ¡así que genial! Y menos mal, porqué nos tocaba en el medio de los asientos de 4 y con un bebé detrás…

Pasamos los controles de seguridad y a mi me toca hacer el de drogas, vaya tela, el segundo este año… Todo en orden como era de esperar. Sacamos unos cuantos euros por si hiciera falta cambiar y pasamos el control de pasaportes para salir de la zona Schengen.

Tenemos tiempo, así que nos vamos a desayunar ya en la zona E del aeropuerto (13€).

Esta vez volamos con Delta, y lo mejor de todo es que ¡es vuelo directo a NY! Es nuestra primera vez con esta compañía.

img_6873-copia

El embarque empieza puntual a las 9,40h pero nos pasamos una hora en el avión esperando a poder coger pista para despegar… ¡menuda cola para la pista central! Lo bueno es que esa hora se descuenta del tiempo total de viaje, es decir ya cuentan con ese tiempo y de las 8h de viaje que marcan las pantallas, 1h es de espera. ¿Lo mejor de ese rato? El vídeo con las normas de seguridad tan gracioso que tiene Delta.

El vuelo se hace ameno, acostumbrados a los panzones de horas que supone volar a Asia…, y el personal de cabina es muy atento.

Nos dan de picar al poco de despegar (bebida más pastas saladas y cacahuetes), luego comida (ensalada y lasaña), reparten botellines de agua y luego bocata, bebida y dulce choco.  Vamos que no pasamos hambre ni sed…

img_6507-copia

Y tras 7h de vuelo, empezamos a vislumbrar el skyline de la ciudad, alucinante. Ver ese skyline, que tanto conoces por la tele y el cine, por primera vez con tus propios ojos te deja sin palabras.

El desembarque es rápido, nada más bajar del avión vamos al control de pasaportes. Tras 1 h de cola conseguimos pasar los dos juntos. El tipo de inmigración al ver nuestro pasaporte cambia al español, ¡gracias majo! Así me lo pone más fácil  aunque vaya, tampoco tiene mucha complicación… mira aquí para la foto, huellas de los pulgares, del resto de dedos, cuántos días venís y para adentro. ¡Ya estamos en suelo americano!

Recogemos las maletas que las han dejado junto a la cinta con todas las de nuestro vuelo y vamos hacia la zona de aduana. Allí nos preguntan de dónde somos y si llevamos jamón en la maleta, decimos que no (no llevamos comida), cuántos días estaremos y motivo de la estancia y si hemos estado antes en EEUU, yo le digo que es la 1ª vez y mi marido que ya había estado en Chicago, y listos, ya podemos salir de la zona de seguridad del aeropuerto.

Vemos una oficina de cambio que no está del todo mal y cambiamos 100€ a 98$ (cambio oficial 1€=1,14$, allí a 1,08$).

De ahí nos dirigimos a la estación del Airtrain, pagamos 5$ más 1$ de la tarjeta cada uno. Una vez en Jamaica Sta, compramos la tarjeta para el metro, escogemos la Metrocard de manera que tendremos viajes ilimitados por 7 días. Cuesta 30$ cada una (más 1$ de la tarjeta). Una vez tenemos abono, cogemos la línea E Express del metro hasta la parada 42 St Port Authority (42-PABT). En total 1h de trayecto que me paso observando a los neoyorquinos que suben a bordo y con la canción de Sinatra en mi cabeza 🙂

No es difícil usar el metro en NYC pero os dejo unas pequeñas instrucciones y un mapa 😉

metro

metro

Al fin, salimos a la calle… ¡qué pasada, menuda sensación de déjà vu! Tardamos 10 minutos a pie en llegar de la estación al apartamento que alquilamos a través de Airbnb. Tal y como acordamos con la anfitriona, nos da la llave el conserje. Entre pitos y flautas nos han dado las 17h… conectamos el wifi del apartamento y avisamos a los nuestros de que hemos llegado. Y nada más asormarnos a la ventana del piso 12 dónde estamos, ¡alucinamos con las vistas del apartamento hacia Times Square!

El apartamento está la mar de bien, es el domicilio de la anfitriona ya que hay ropa en los armarios, pero por lo que deducimos debe viajar a menudo y aprovecha cuando no está para sacarse un extra para pagar un apartamento tan bien ubicado…

Aunque hay muchas ganas de empezar a conocer la ciudad, estamos agotados, así que decidimos echarnos una horita y recuperarnos un poco.

Y tras la pequeña siesta, y ya más descansados, volvemos al metro, línea E a Penn Sta. Nada más salir a la calle alucinamos, tenemos el estadio Madison delante y el Empire State a la izquierda, ¡guau!

img_6516-copia

img_6933-copia

Huele de maravilla a hot dog, y no nos lo pensamos mucho, nos compramos un par en un puesto callejero con un refresco (10$).

img_6931-copia

Caminamos junto a la gran oficina central de Correos hasta la tienda B&H pero está cerrada… Tengo algo mirado por internet que comprar aquí… así que amenazo con volver… me anoto los horarios de apertura, y caminamos 15 minutos hasta Times Sq para ver el meollo y las luces de neón y los coches de policía que tanto aparecen en las pelis… Y alucinamos de nuevo con el tinglao que tienen aquí montado y ¡el gentío que hay!

img_6942-copia

img_6943-copia

img_6950-copia

img_6944-copia

A las 20h ya no podemos más con nuestra alma, así que pasamos por un 7-Eleven de vuelta al apartamento a comprar cena (unas porciones de pizza) y desayuno para mañana (café, muffins y donuts) por 13$ todo.

Cenamos, ducha y tras un último vistazo a la ciudad desde la ventana del apartamento, nos vamos a dormir a eso de las 21.30h.

img_6958-copia

Caemos planos en la cama bajo el murmullo de la “ciudad que nunca duerme“.