Archivo de la categoría: NEW YORK 2015

25/09/15: último día en la ciudad que nunca duerme… con pesar, volvemos a casa.

Día 7: el viaje llegó a su fin…

La verdad es que el apartamento aunque es muy chiquitín está super bien ubicado, lo que nos ha permitido visitar la ciudad sin problema y hemos podido pasar casi cada día por Times Sq. Además cuenta con varios restaurantes y tiendas en los alrededores, lo que nos ha facilitado el tema comida. Sin duda, si podéis, recomiendo esta zona para alojarse. Sólo tiene una pega y es que las ventanas no ajustan demasiado, lo que hace que a pesar de ser un piso bastante alto, se escucha todo el ruido del tráfico… y es cierto eso de “la ciudad que nunca duerme” porque por la noche persiste el zumbido del tráfico igual que de día.

 

p1100832-copia

 

Desayunamos tranquilamente en el apartamento y cerramos las maletas. Nos vamos más cargados de lo que vinimos 😛

Hoy es nuestro último día en la ciudad y a pesar de que nuestro vuelo sale a primera hora de la tarde, no tenemos planes porque da la casualidad que se celebra una cumbre mundial de la ONU y además el Papa Francisco visita la ciudad, así que está todo atestado de policía y militares ¬¬’ Pasamos de ir más al centro y decidimos ir a dar un paseo hasta el río Hudson y echar un último vistazo al Intrepid. Nos sentamos un rato en los muelles de al lado y contemplamos la orilla contraria del río dónde se encuentra New Jersey.

A media mañana volvemos hacia el apartamento. Recogemos el equipaje y nos dirigimos de nuevo a la parada de metro 42- PABT dónde cogemos la línea E hasta Jamaica Station. Allí recargamos las tarjetas del Airtrain que guardamos del día de llegada y lo tomamos hasta la T4 del aeropuerto internacional JFK.

Entre ir hasta el aeropuerto, facturación, control de pasaporte y toda la mandanga se nos hacen ¡las 14h! Es alucinante los controles de seguridad que tiene este aeropuerto… Una vez dentro de la zona de seguridad, decidimos ir a comer alguna cosa, y cuando vemos un Shake Shack ¡¡no tenemos dudas!! Última comida americana y es una deliciosa burger 😀

 

img_6702-copia

 

Compramos una botella de agua para gastar las pocas monedas que nos quedan, y cuál es nuestra sorpresa al ir a pagar que nos faltan 3 centavos… ¡ostras qué apuro! Le decimos al dependiente que la pagamos con la tarjeta de crédito o la dejamos porque no nos llegan las monedas, y el hombre nos dice que no nos preocupemos que él pone los céntimos que faltan… ¡qué majo! le damos las gracias en tres idiomas por lo menos 🙂

Nos dirigimos a la puerta de embarque dónde ya se encuentra el avión de Delta. Embarcamos puntuales y a las 16,20h despega según lo previsto hacia Ámsterdam. Tenemos por delante unas cuantas horas de viaje pero la verdad es que este avión es bastante cómodo. Pasamos el rato entre comer, escuchar música, ver alguna peli y dormir ya que es vuelo de noche. Una hora antes de aterrizar nos despiertan con un delicioso desayuno, la comida es uno de los puntos fuertes de esta alianza 🙂

 

img_6708-copia

 

Aterrizamos 30 minutos antes de lo previsto en el aeropuerto de Schiphol en Ámsterdam, y son las 5,30h aprox cuando conseguimos bajar del avión… iba bien lleno. Al llegar a la zona de control de pasaportes hay unas colas importantes, pero no nos lo pensamos y vamos derechos a las filas para los ciudadanos de la UE que van bastante más rápidas. Lo pasamos sin problemas y tras pasar el control de seguridad, nos dirigimos a la puerta de embarque. Aún faltan un par de horas para que salga el vuelo a Barcelona, así que nos pedimos un café en un Starbucks y nos lo tomamos mientras esperamos.

img_6715-copia

Estamos esperando ya para embarcar cuando vemos cómo suben nuestras maletas a la bodega, ¡qué bueno, y qué tranquilidad saber que aquí no se quedan! 😛 Embarcamos puntuales y las 8h despegamos rumbo a casa, al fin. Nos dan desayuno a bordo, y en un par de horas llegamos a Barcelona, disfrutando una vez más del skyline de nuestra ciudad junto al mar… ¡Cómo me gustan esas vistas cuando vuelvo a casa de viaje! 🙂

Recogemos el equipaje que llega intacto y cogemos un taxi que nos lleve a casa…

img_6721-copia

Aquí termina otro gran viaje, otra gran experiencia que sin duda recordaremos siempre 🙂

Anuncios

24/09/15: visitamos el MET y nos vamos de compras a Times Sq y 5th Ave!

Día 6: mañana cultural en el MET y tarde de compras 🙂

Nos levantamos tranquilamente a eso de las 8,40h. Desayunamos las provisiones que tenemos en el apartamento y nos ponemos en marcha. Es nuestro último día completo en esta fascinante ciudad… ¡qué rápido pasan los días cuando estás de viaje!

Cogemos el metro hasta la parada 86 Street para ir al Metropolitan Museum of Art, más conocido como el MET.

img_7973-copia

Este es otro de los grandes museos de la ciudad de New York y necesitaréis un buen rato para visitarlo. Lo ideal, hacer como nosotros y visitar su web previamente para programar un poco la visita e ir al grano para ver aquello que más os interese.

Pagamos 20$ los dos por la entrada y nos vamos derechos al ala derecha dónde se encuentra la colección de arte egipcio. Los que me conocéis, ya sabéis que el antiguo Egipto es otra de mis pasiones junto a Japón 😉 Lo primero que encontramos al entrar en la zona es el templo egipcio de Dendur, ¡alucinante! ¡Qué cantidad de recuerdos me vienen en estas salas de mi viaje a Egipto en 2005! Tengo pendiente explicaros mi primer gran viaje, en el que me picó el gusanillo viajero 🙂

img_7993-copia

¿Y qué hace un templo egipcio en un museo de NYC? Para aquellos que os hacéis esta pregunta, contaros que cuando Egipto construyó la presa de Asuan para formar el lago Nasser en el río Nilo, muchos templos iban a quedar cubiertos por el agua y antes de perder todo ese patrimonio, decidió regalarlos a distintos países del mundo con los que tenían relaciones diplomáticas. Aquí tienen uno de aquellos y si vais a Madrid podréis visitar el templo Debod. Los llevaron pieza a pieza hasta el país de destino y los reconstruyeron allí. Y aquí estamos, frente a un templo, decenas de esculturas, sarcófagos, jeroglíficos, joyas y figuras mortuorias… ¡qué pasada! Cada vez con más ganas de poder repetir aquél viaje, ésta vez con mi marido 🙂

img_7981-copia

img_7983-copia

img_7986-copia

img_7987-copia

Tras un buen rato en las salas de arte egipcio, nos vamos hacia la zona dónde exponen armas de todo tipo y de todo el mundo. El arte de la guerra… aquí encontramos armaduras, caballeros, espadas, rifles, e incluso el primer revólver Colt de primeros de 1800.

img_8001-copia

img_8002-copia

con esta nos reímos al recordar a Jaime Lannister de Juego de Tronos 😛

 

img_6670-copia

 

img_8008-copia

algunas empuñaduras son verdaderas obras de arte…

 

img_8003-copia

 

img_8013-copia

el mítico Colt

Y de las armas americanas sobretodo, pasamos a las armas niponas… y es que entramos en las salas de arte asiático dónde encontramos verdaderas obras de arte en forma de katana y armaduras samurai…

img_8022-copia

img_8023-copia

img_8027-copia

img_8028-copia

Tras las armas, pasamos a las salas dónde se encuentra una exposición de pintura japonesa. Estoy disfrutando de lo lindo en este museo 😛 Encontramos una colección de pintura Ukiyo-e del artista japonés Hokusai de 1830 a 1833, entre sus pinturas más famosas se encuentran la Gran Ola de Kanawaga y 36 vistas del Monte Fuji, ambas utilizadas para el Japan Rail Pass nipón 🙂

img_8041-copia

img_8042-copia

Os dejo enlace a la entrada del 2º viaje a Japón dónde podréis ver una imagen de los Japan Rail Pass de 2011 y de 2013 con estos dibujos… 🙂

Como os decía, nos deleitamos con el arte japonés un buen rato. Entre las obras también encontramos una sala con tatami y algo de Ikebana.

img_8036-copia

img_8043-copia

Antes de irnos, subimos a la azotea desde dónde se tienen unas bonitas vistas de Central Park y el skyline de la ciudad 🙂

img_8044-copia

img_8047-copia

Tras más de 2h en el museo, decidimos finalizar la visita e ir a ver más lugares emblemáticos de la ciudad. Así que salimos y cogemos el metro hasta la parada West 4 St. – Washington Sq. Caminamos las pocas calles que separan el metro de la plaza Washington Square dónde vamos a visitar un lugar algo friki… y es que en esta plaza está la fuente que usaron para grabar la intro de la serie Friends.

La verdad es que cuesta imaginarse que esa fuente sea la misma de la serie… entre que está abarrotada de gente y que tomaron un plano muy concreto de ella… pero aún así me hace ilusión estar aquí porque era muy fan de esa serie de los 90 🙂

img_8055-copia

Son algo más de la 1h y empezamos a tener hambre. Decidimos que no nos podemos ir de esta ciudad sin comernos unas hamburguesas del Shake Shack… así que tomamos el metro hasta Times Sq y vamos al local que tienen en la 43 St. con la 8th Ave. Os dejo el enlace a su web para que podáis localizar sus restaurantes…

img_6676-copia

Tenemos que esperar unos 30 minutos y cuesta encontrar un sitio dónde sentarse… pedimos un par de ellas con unas patatas y refrescos por 28$, y disfrutamos de ¡¡las mejores hamburguesas que hemos comido en la vida!!

img_6677-copia

Sobre las 15h terminamos de comer… la verdad es que da hasta pena terminar de lo ¡buenas que estaban! Decidimos aprovechar la tarde para pasarla por Times Square e ir a comprar algunos souvenirs. La ciudad tiene lugares increíbles pero yo creo que Times fue de lo que más me impactó…

img_8062-copia

img_8063-copia

img_8065-copia

img_8070-copia

Entramos en varias tiendas, en algunas solo miramos y en otras compramos… Nos hacemos con un monito de peluche para mi sobrino, una sudadera que me encargó mi hermana, 2 vasos de chupito para los padres y un par de imanes para la colección…

img_6699

img_6722

img_6723

img_6724

Tras un buen rato de compras, nos tomamos un café en el Starbucks. Y al salir, nos encontramos con el Naked Cowboy… todo un personaje del que os dejo más información en el enlace.

img_8072-copia

A eso de las 16,30h decidimos volver al apartamento e ir a echarnos un rato. Tras una siesta, preparamos las maletas y recogemos las cosas… mañana ya nos vamos 😦 Pero no queremos pasar toda la tarde en el apartamento, así que a las 19h cogemos el metro hasta Penn Station y nos deleitamos con las vistas del Empire State iluminado, hoy con tonos rojos.

img_8074-copia

Caminamos por la 34 St mirando escaparates. Entramos en uno de los centros comerciales más famosos, el Macy’s. Damos una vuelta pero no nos acaba de convencer nada. Al salir de nuevo a la 34, encontramos un Uniqlo. Esta cadena japonesa me encanta y hay pocas ciudades dónde puedas encontrar una tienda, así que entramos de cabeza. Me compro 4 camisas 😛 Para los que os guste esta tienda, deciros que está previsto que abran una en Barcelona en 2017 😀

img_6726

Son algo más de las 20h cuando decidimos dar por finalizadas las compras y volver al apartamento. Así que entramos al metro. Hoy se acaban nuestras metrocard, así que al salir recargamos las tarjetas con 2,75$ cada una, así mañana no tendremos que preocuparnos de ello yendo cargados con las maletas.

Bajamos en la parada 42 PABT y salimos de nuevo hacia Times Square dónde echamos unas últimas fotos de los grandes carteles y sus luces de neón.

img_8076-copia

img_8081-copia

Compramos en un puesto callejero unas porciones de pizza y unos refrescos por 9$ y con pesar, volvemos al apartamento a eso de las 21,30h. Nos tomamos la cena, ducha y a dormir no muy tarde que mañana nos espera un largo camino de vuelta…

 

23/09/15: Liberty Island, Wall Street, 9/11 Memorial, the One, y Brooklyn Bridge

Día 5: visitamos a Miss Liberty, Wall Street, el 9/11 Memorial, subimos a lo más alto del One y caminamos sobre el Brooklyn Bridge… ¡día super intenso!

 

Nos levantamos a las 8h, desayunamos unos pocos cupcakes que nos quedan y nos ponemos en marcha. Hoy vamos a conocer a ¡Miss Liberty!

Tomamos la línea 1 (roja) en la estación de Times Sq hasta la parada South Ferry. Es importante colocarse en los primeros 5 vagones ya que la estación de South Ferry es pequeña y curva y solo hay cabida para esos vagones, lo avisan por megafonía cuando entra el tren y además hay una marca roja junto a las puertas de éstos.

Junto a nosotros van un grupo de estudiantes italianos que están de viaje en la ciudad con sus profes… una de las profesoras al oírnos hablar español nos da conversación, medio en inglés, medio en italiano 😛 ¡cómo me gustan esos momentos de intercambio viajero! 🙂

Son las 9,30h cuando llegamos a la parada de South Ferry y nos dirigimos hacia el Fort Clinton, dónde están las taquillas para el ferry. Recordad que la visita de hoy la incluimos en el NYC Explorer Pass, así que solo tenemos que intercambiar el pase por el ticket, mucho más rápido porque la cola es distinta y es más ágil.

img_7738-copia

De allí nos dirigimos hacia el muelle en el Battery Park, y ya disfrutamos de las vistas desde aquí… hacia un lado el Hudson con la Estatua de la Libertad a lo lejos, hacia el otro el Fuerte Clinton y la vista de los rascacielos de Wall Street….

img_7737-copia

Los americanos son bastante neuróticos para la seguridad, así que tras una larga cola pasamos un control seguridad igual de estricto que el de un aeropuerto, y subimos al primer ferry que sale. Cogemos sitio junto a un ventanal que queda cerca de la popa del barco desde dónde disfrutamos del fabuloso skyline de la ciudad… el recién estrenado gran angular me es de gran ayuda para tomar unas instantáneas de las vistas 🙂

img_7742-copia

img_7754-copia

Son las 10.30h cuando al fin llegamos a la Liberty Island. La mayoría de la gente se va directa a la zona dónde se ubica la archiconocida estatua, pero nosotros preferimos recorrer la isla y disfrutar también de las vistas del skyline de NYC y New Jersey que hay desde aquí, de los habitantes de la isla y del muelle…

img_7760-copia

img_7762-copia

img_7786-copia

img_7791-copia

Y tras todo ello, ahora si, nos dirigimos a los pies de Miss Liberty, la estatua más famosa del planeta… tras haber visto las que hay en Paris y en Tokyo, al fin disfrutamos de la “original” 🙂

img_7788-copia

La estatua, realizada en láminas de cobre, tiene una altura de 46 metros y medio. Añadiendo el pedestal sobre el que reposa en Liberty Island llega hasta los 93 metros. La Estatua de la Libertad se alza cargada de simbolismos, el más evidente y la razón principal por la que se creó, aparece en forma de inscripción sobre la tabla de su mano izquierda: “July IV MDCCLXXVI” (4 de Julio de 1776), fecha de la firma de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos.

img_7794-copia

Además, la estatua pisa con su pie derecho unas cadenas, en clara referencia a la ruptura de opresiones. Las 25 ventanas del mirador de la corona representan los minerales naturales de la Tierra, y los 7 rayos que salen de ella tienen que ver con los 7 grandes mares o los 7 continentes, según la versión que se imponga. El punto más alto del monumento, la antorcha chapada en oro, que no es la original, simboliza la luz que marca el camino hacia la libertad.

img_7801-copia

Aunque se la conoce como la Estatua de la Libertad, su verdadero nombre es “la libertad iluminando el mundo”, y a pesar de ser considerada un símbolo americano en realidad fue un regalo de los franceses a los estadounidenses en 1886 para conmemorar el centenario de la Declaración de Independencia de los USA, y como un signo de amistad entre las dos naciones.

img_7803-copia

Después de más o menos una hora en la isla, decidimos coger el ferry… y dirigirnos a Ellis Island. Esta pequeña isla, era el punto de llegada de los inmigrantes llegados de Europa y África a la ciudad, y dónde debían pasar los controles de aduanas e inmigración. Por ello en los 90 crearon el Museo de la Inmigración, un pequeño homenaje a todas aquellas personas.

Pero cuál es nuestra sorpresa cuando tenemos que hacer una hora de cola, esperando a que el primer ferry que llega desembarque y embarque… Tanta espera, y viendo que la mayor parte de la gente que sube a bordo se dirige a Ellis Island, se nos pasan las ganas de ir bajar para evitar que nos vuelva a ocurrir lo mismo…. Y es que en Ellis estamos más de 30 minutos parados esperando a que baje y suba la gente… ¡uff! Creo que lo tienen muy mal montado… teniendo en cuenta la cantidad de turistas que van a  ambas islas, da para un ferry a cada isla y no haciendo paradas.

img_6633-copia

Ellis Island

 

img_6629-copia

¡Son más de las 13,30h cuando conseguimos llegar de vuelta a Battery Park! Qué locura… Vemos en el parque el East Coast Memorial, que se compone de 8 bloques de hormigón de casi 6 metros de altura con los nombre de las más de 4500 soldados que perdieron la vida en el mar, junto a su rango, rama militar y estado de origen central, y en el centro un águila con una corona de laurel sobre una ola que simboliza la muerte en el mar, y el memorial de la Llama Eterna en honor a los muertos en el trágico 11-S.

img_7736-copia

img_7820-copia

Seguimos caminando hacia el Bowling Green Park dónde se encuentra el Charging Bull, el toro de Wall Street que simboliza el optimismo, la agresividad y la prosperidad financiera de esta zona de la ciudad… creada por Arturo Di Modica tras la crisis bursátil de 1987. Se hace difícil acercarse a ella ya que está rodeada de turistas… así que nos conformamos con verla en la distancia.

img_7823-copia

img_7825-copia

img_7822-copia

Avanzamos por New Street hasta el cruce con la Wall Street, dónde se encuentra el edificio de la NY Stock Exchange, una de las bolsas más conocidas del planeta. Nos hace especial ilusión ver el edificio, aunque sea por fuera ya que no se puede acceder fácilmente al interior porque tenemos algunos fondos de inversión que cotizan en ella 😛

img_7830-copia

A muy pocos pasos, encontramos el Federal Hall. Construido en 1700 como primer ayuntamiento y más tarde, en 1789, fue el lugar donde George Washington fue nombrado primer presidente de los Estados Unidos. Fue utilizado como Capitolio durante sólo un año ya que, cuando Filadelfia se convirtió en capital provisional de Estados Unidos, el edificio volvió a ejercer su función de ayuntamiento hasta 1812, año en que fue demolido. Aunque el edificio actual no es el original, fue declarado monumento nacional en 1939 y es tal vez el edificio clásico mejor conservado de Nueva York. Alberga un pequeño museo que narra la historia del edificio y que contiene algunos importantes objetos como la biblia sobre la que juró G. Washington. El edificio también cuenta con un pequeño centro de información turística. En la entrada principal del edificio se encuentra una estatua del 1r presidente, George Washington.

img_7832-copia

img_6634-copia

Pasamos frente al Banco de la Reserva Federal, se puede entrar en alguna sala principal, pero para ver los lingotes de oro hay que reservar con muchísima antelación y pagar el tour guiado, y nosotros no llegamos a tiempo… así que nos conformamos con la vista desde fuera. Seguimos caminando por Wall St. hasta el cruce con Broadway Ave. dónde se encuentra la Trinity Church, construida en 1846 por Richard Upjohn, era uno de los edificios más altos del sur de la ciudad y servía como “faro” a los barcos que llegaban a Battery Park. No podemos entrar ya que es tarde y han cerrado…

Son algo más de las 14h cuando hambrientos, entramos en un McDonalds. Tenemos muchos planes aún y queremos “finiquitar” la comida en plan rápido… Tomamos dos menús por 13$ y cumplimos con la tradición de “Mc Donalds por el mundo” que tenemos 😛 Recordad que en todos nuestros viajes hacemos siempre una parada en un restaurante de la cadena para confirmar que estés dónde estés, los menús siempre son iguales 🙂

img_6636-copia

Tras la comida, y un breve descanso de tanta caminata, nos dirigimos hacia la St Paul’s Chapel que también encontramos cerrada… Inaugurada en 1766, esta iglesia es el edificio público más antiguo de Manhattan aún en uso. A pesar de la cercanía al World Trade Center, quedó intacta tras el derrumbe de las torres gemelas, por lo que fue punto de peregrinación de voluntarios y afectados. No podemos entrar en ella porque a esta hora está cerrada, así que la rodeamos y vemos su cementerio desde la verja.

img_7845-copia

Desde aquí ya vemos el One, el edificio más alto que hay actualmente en New York y que construyeron como homenaje a las desaparecidas Torres Gemelas. La idea es construir un complejo de varios edificios, cada uno de ellos numerado, que rodeen el espacio que dejó el antiguo World Trade Center. Y hacia allá es a dónde nos dirigimos…

img_7843-copia

De camino nos topamos también Oculus, con la estación de tren/metro que está construyendo el arquitecto español Santiago Calatrava, considerada como la estación de metro más cara de la historia de la ciudad… espera a que vean la calidad de las construcciones de Don Calatrava… ¬¬’  Comentar que la estación se inauguró en marzo de 2016, así que actualmente es visitable 😉

img_7850-copia

Caminamos entre altos edificios y obras, hasta llegar al 9/11 Memorial y las dos enormes piscinas que cubren la base las Torres Gemelas… Construidas en 2011 como monumento en memoria de las victimas de los atentados del 11S en el World Trade Center.

img_7852-copia

Realmente se ponen los pelos de punta al pensar lo que toda aquella gente debió sufrir en ese momento, y recuerdo mi mal cuerpo de aquel día cuando vi en las noticias y en directo la caída de las torres tras el choque de los aviones. Aún se me ponen los pelos de punta. Y aunque creo que jamás se sabrá toda la verdad sobre lo ocurrido aquél día, si realmente fue un atentado o fue una jugada del gobierno para tener una excusa para ir a la guerra a oriente medio, lo que si sé es que muchos sufrieron las consecuencias de aquel acto… y sus nombres están escritos en los bordes de las piscinas.

img_7859-copia

img_7863-copia

img_7860-copia

Este lugar me genera sentimientos contradictorios, por un lado acongoje al pensar en lo que las piscinas representan, por otro, admiración al mirar alrededor y hacia arriba y ver los altos rascacielos aquí construidos…

img_7864-copia

img_7869-copia

Nos dirigimos hacia el One World Observatory, no queremos irnos de la ciudad sin subir a todos sus miradores y el más alto no iba a ser menos… pagamos 32$ cada uno  y vamos hacia los controles de seguridad. Aquí me pasa algo curioso y es que la militar que me inspecciona el bolso me dice que le gusta mucho y me pregunta dónde lo he comprado… cuando le digo que en una tienda en Barcelona, ¡alucina un montón! 😀 Le explico que soy de Barcelona y que estoy de visita en la ciudad, y me responde que me había confundido por una neoyorquina. No sé qué tengo, pero esto me ocurre a menudo cuando viajo por Europa, siempre me para la gente a preguntarme indicaciones… ¿será que no tengo pinta de ser de ningún sitio en concreto, y simplemente soy una ciudadana del mundo? 🙂

Tras la curiosa conversación con la militar, accedemos al ascensor que te lleva a lo más alto y aunque ya íbamos advertidos, ¡alucinamos con el montaje que tienen aquí!

Nota importante: los que queráis mantener la intriga, no visualicéis los siguientes vídeos 😉

Al llegar arriba, ponen de nuevo un audiovisual sobre los grandes iconos de la ciudad…

Comúnmente conocida como la Freedom Tower, el edificio fue inaugurado el 3 de noviembre de 2014, y alcanza una altura total de 541 metros, que equivalen a 1776 pies, cifra simbólica ya que es el año de la Declaración de Independencia de los EEUU. Durante una hora recorremos los grandes ventanales que ofrecen una vista de 360º sobre la ciudad desde el piso 94. Desde aquí tenemos unas vistas privilegiadas de todos los distritos de la ciudad, de la Liberty Island, de los puentes más famosos, del resto de rascacielos de la ciudad y de las grandes avenidas…

img_7888-copia

img_7915-copia

img_7892-copia

img_7904-copia

img_7896-copia

Tras una hora y algo aquí arriba, decidimos bajar… de nuevo alucinamos con el ascensor 🙂

Una vez abajo, seguimos recorriendo las calles del distrito sur de Manhattan.  A eso de las 16,45h paramos un momento en un Starbucks a tomar un par de cafés (7$), y después proseguimos la caminata hacia el puente de Brooklyn. Pasamos frente al edificio del Ayuntamiento.

img_7918-copia

Sobre las 17h, y antes de que caiga el sol, nos disponemos a cruzar el puente más famoso de la ciudad, el Brooklyn Bridge, que une los distritos de Manhattan y Brooklyn.

img_7923-copia

img_7936-copia

Diseñado por Roebling, y construido entre 1870 y 1883, con 1825 metros de largo y una luz entre pilares de 486.3m, fue el puente colgante más grande del mundo hasta 1889, y considerado todo un pionero en la ingeniería al usar grandes cables de acero para su sostén por primera vez en la historia. Y mientras cruzamos hacia el otro lado sobre el East River, disfrutamos de ese cableado, de las grandes estructuras que forman sus pilares y de las fabulosas vistas hacia el skyline de la ciudad…

img_7941-copia

img_7943-copia

img_7945-copia

img_7948-copia

img_7950-copia

Tardamos unos 30 minutos en recorrerlo de punta a punta y cuando llegamos al mirador Dumbo, y entre los puentes de Brooklyn y de Manhattan vemos caer el sol… disfrutando de una de las puestas de sol más bonitas de este viaje 🙂

img_7953-copia

img_7956-copia

img_7961-copia

FOTO PUESTA

Estamos agotados tras una largo día de caminata, y aunque sé que las vistas del skyline iluminado deben ser brutales, decidimos volver al apartamento. Así que sobre las 18,30h, cogemos el metro en la estación York, línea F hasta W4 St, dónde cambiamos a la línea A hasta 42-PABT. Pasamos por el supermercado que tenemos frente al apartamento a comprar algo para la cena y el desayuno de mañana y nos hacemos con un par de Redbull también (32$). Nos damos una buena ducha, nos relajamos en el apartamento y cenamos un delicioso solomillo, acompañado por fideos y arroz. Realmente la carne en EEUU está deliciosa, ¡no he probado otra igual!

img_6655-copia

Hoy el día ha cundido y hemos visitado lugares que nos hacían especial ilusión… más contentos que unos niños con zapatos nuevos, nos vamos a dormir pronto, estamos ko y aún nos quedan días por delante en esta fabulosa ciudad 🙂

22/09/15: Museo de Historia Natural, Roosevelt Island, Flatiron y tiendeo por Broadway Ave!

Día 4: día completo… mañana en el Museo de Historia Natural, tarde en Roosevelt Island, Flatiron, Union Sq y Broadway Avenue.

Hoy conseguimos dormir un rato más que los otros días… Tomamos un desayuno en el apartamento al más puro estilo estadounidense…

img_6591-copia

Tras el atracón, vamos a buscar el metro a 42-Port Authority, línea azul hasta la parada 81-St. Desde la misma estación de metro se puede acceder al American Museum of Natural History, que es nuestro primer destino del día, pero preferimos salir a la calle y ver esa fachada que en tantas películas hemos visto 🙂

img_7696-copia

Nos toca hacer una cola de unos 20 minutos. Delante llevamos a una familia de españoles con los que intercambiamos información viajera 🙂 Algunos museos de la ciudad tienen la particularidad que pagando un donativo ya puedes entrar, sin necesidad de pagar el precio establecido para la entrada. Nosotros pagamos 10$ y entramos. Los otros españoles, decidieron pagar 15$ por dos adultos y dos niños. Este museo también es inmenso, así que os recomiendo echar un vistazo a su web y programar un poco qué queréis visitar u os podéis pasar un día entero aquí dentro.

Ya el hall principal dónde están las taquillas, impresiona… con un gran esqueleto de dinosaurio en el centro de la sala.

img_7653-copia

Conforme entramos a la zona de los mamíferos alucinamos aún más al descubrir maquetas a tamaño real de algunos animales, están muy bien hechos, parece que se vayan a mover en cualquier momento.

img_7656-copia

Visitamos las salas del Antiguo Egipto y de las Culturas Asiáticas, dónde podemos ver momias de nuevo (ya las vimos en el Museo del Cairo y en el British Museum anteriormente), y una tumba de la Dinastia Ming que trajeron de los pies de la Gran Muralla China…

img_7658-copia

img_7660-copia

Después vamos hacia la sala de los minerales, dónde tienen muestras de todos los minerales y gemas que hay, además de algunos fragmentos de meteorito. Esta sala me alucina un montón, y es que de pequeña me gustaba coleccionar minerales, así que tener tantísimos aquí juntos me parece una pasada.

img_7689-copia

meteorito de Groenlandia tan pesado que la plataforma que lo sujeta llega hasta los cimientos del museo…

img_7693-copia

img_7694-copia

Luego visitamos la sala de la ballena azul, es impresionante. La réplica de 29 metros de longitud suspendida del techo es digna de ver…

img_7687-copia

De allí, nos vamos a la zona de los dinosaurios. Y aquí alucino otra vez al ver la cantidad de esqueletos de dinosaurio que tienen. Algunos son realmente grandes y ocupan toda la sala, como los del Tyrannosaurus Rex, el Triceratops y el Saurópodor entre otros…

img_7678-copia

img_7680-copia

img_7673-copia

img_7674-copia

img_7677-copia

img_7684-copia

Aunque se hace algo pesado visitar el museo por lo grande que es, como amante de las ciencias naturales, me lo paso en grande aquí 🙂 Son más de las 12,30h cuando salimos del museo… y apenas hemos visto una pequeña parte de éste…

img_7695-copia

Decidimos volver al metro, línea azul hasta 42-PABS e ir a comer al apartamento. Antes pasamos por el supermercado que tenemos en frente a comprar algo de verduras y carne, y algo de picoteo para los siguientes días (44$).

Hace un día nublado y bastante fresquete, y los madrugones de estos días hacen mella… así que después de comer nos echamos un rato de siesta hasta las 16,30h. Una vez recargadas las pilas, cogemos de nuevo el metro hasta la parada de  Lexington Ave /59 St. Desde allí caminamos unos pocos minutos hacia la 2ª Avenida para coger el teleférico hacia Roosevelt Island (incluido en la MetroCard). Las vistas del Queensboro Bridge no están nada mal desde él… y nos sorprende ver lo cerca que pasamos de algunos edificios junto a la orilla del East River.

img_7700-copia

img_7703-copia

img_7705-copia

El trayecto hasta la isla Roosevelt dura unos 15 minutos y vemos como muchos neoyorquinos lo usan para cruzar hacia ella, una isla de apenas 2 millas de largo entre los distritos de Manhattan y Queens, y en la que viven unas 9000 personas.

Las vistas desde esta orilla hacia Manhattan son bien chulas, bien merece la pena acercarse a aquí si se dispone de tiempo… vemos una bonita puesta de sol sobre su skyline.

img_6607-copia

img_6606-copia

barcos transportadores de basuras sobre el East River

 

img_7710-copia

 

img_7720-copia

 

Tras unas cuantas fotos, caminamos 300m hasta la boca de metro Roosevelt Island, línea F y nos dirigimos hacia la parada St Herald dónde hacemos trasbordo a las líneas amarillas (N, Q, R), y bajamos en la parada 23 Street. Salimos a la calle y vamos a disfrutar de la vista de otro gran clásico de la ciudad, el Flatiron Building.

img_7731-copia

El Flatiron, fue uno de los edificios más altos en Nueva York hasta su finalización en 1902. Situado en la confluencia de la calle 23, la 5th Avenue y Broadway Av., mirando hacia Madison Square. Al igual que una columna clásica griega, su fachada de caliza está dividida horizontalmente en tres partes. La forma tan peculiar tiene su historia: la constructora y el arquitecto querían un edificio diferente que atrajera a financieros de Wall Street como inquilinos, y se interesaron por la forma triangular del solar donde hoy se levanta el edificio. No consiguieron tener a los ejecutivos de inquilinos, pero el edificio sí fue una auténtica revolución en cuanto a la forma…y en cuanto a la altura, e incluso en sus primeros tiempos se hicieron apuestas sobre cuanto aguantaría en pie…

img_7728-copia

img_7726-copia

Tras disfrutar de la vista, volvemos a bajar al metro y volvemos a tomar las líneas amarillas (R, W) hasta la parada 14 St – Union Sq.

img_6612-copia

 

Salimos a la calle por la Union Square. Esta plaza es conocida por el Greenmarket, que tiene lugar aquí hasta las 18h todos los lunes, miércoles, viernes y sábados. El famoso mercado al aire libre empezó en el 1976 con unas pocas paradas de granjeros regionales, pero actualmente se pueden encontrar hasta 140 paradas de todo tipo de productos (panaderías, aceites, plantas, quesos artesanos, verduras, mermeladas, pastelerías, zumos, etc.). Nosotros no cogemos el mercado abierto, pero si disfrutamos del gentío que hay en ella, de los grupos de gente jugando a damas y al ajedrez, y de los Hare Krishna con sus cánticos… Nos recuerda bastante a la Pl. Catalunya de Barcelona 🙂

img_7734-copia

Decidimos adentrarnos en la Broadway Avenue e ir a mirar algunas tiendas que llevamos apuntadas…

img_7735-copia

Tras caminar unos metros, nos encontramos con la tienda Planet Forbiden, de cómics y videojuegos, y alucinamos tanto con su escaparate que no podemos evitar entrar 😛 La tienda mola por dentro y por fuera, os la recomiendo. Compramos un libro de Dune en inglés por 10$.

img_6617-copia

img_6618-copia-2

Desandamos lo andado y volvemos al metro de Union Sq, dónde tomamos de nuevo la línea amarilla hasta la parada 8 St-NYU. Salimos de nuevo en Broadway Ave, entramos en un par de tiendas de zapatos y ropa que llevo recomendadas, pero nos encontramos con los mismos precios y modelos que en España… así que no compramos nada… pero disfrutamos de las vistas y el ambiente de la New York University.

Son las 20h cuando agotados, cogemos el metro de nuevo en Bleeker St (línea 6) para volver al apartamento. En la parada de Brooklyn Bridge nos quedamos los turistas en el vagón sin darnos cuenta de que era la última parada de la línea… de repente el tren arranca de nuevo y pasamos por la City Hall, una de las estaciones fantasma que hay en la ciudad, aunque lo sabía, no caigo hasta que la veo y me doy cuenta tarde para echar unas fotos…

Bajamos de nuevo en Brooklyn Bridge y cambiamos a la línea 4, en Fulton St cambiamos a la línea azul y de allí vamos hasta la parada 42-PABT. Menudo viajecito, casi 45 minutos de trayecto 😛

Intentamos cenar en las hamburgueserías Shake-Shack y en 5 Guys pero hay muchísima cola en ambos, y estamos súper cansados como para esperar los más de 30 minutos de cola que hay, así que vamos al supermercado que tenemos frente al hotel y compramos edamame, sushi y refrescos por 22$, y nos vamos al apartamento. Antes de subir al piso, vamos a la azotea del bloque desde dónde hay unas vistas geniales del Intrepid y hacia Times Sq.

img_6621-copia

Cenamos tranquilamente en el apartamento. Y tras una ducha, a las 23h caemos planos en la cama…

21/09/15: seguimos descubriendo rincones de Manhattan, el Intrepid y alucinamos con las vistas desde el Empire State

Día 3: recorremos el centro de Manhattan, disfrutamos del Intrepid y su Concorde, y de las espectaculares vistas desde lo más alto del Empire State!

El jetlag hace que a eso de las 7,30h estemos despiertos… desayunamos en el apartamento, y sobre las 9h salimos hacia el metro. Tomamos la línea E en Port Authority hasta la parada 5Av/53St.

Caminamos unos metros por la 5th Avenue hasta la St Patrick’s Cathedral, ayer la vimos iluminada en la noche y hoy entramos a conocer su interior. Sede de la arquidiócesis de New York, es la catedral católica más grande de EEUU. La entrada es gratuita pero comprueban los bolsos al entrar. Y si por fuera es impresionante, por dentro lo es aún más.

img_6697-copia

img_6696-copia

 

Su construcción comenzó en 1858 pero no se finalizó hasta 1879, ya que durante la Guerra de Secesión quedaron los trabajos paralizados. La idea era crear un templo que dominara la ciudad con sus torres de más de 100 metros de altura, pero la verdad es que hoy en día parece chiquitita ya que se encuentra entre los rascacielos de la 5ª Avenida y frente al imponente Rockefeller Center… Recorremos el interior del templo, disfrutando de sus columnas y suelos de mármol, sus rosetones y los bonitos órganos.

img_7413-copia

 

img_7419-copia

 

img_7423-copia

 

img_7424-copia

 

Al salir nos acercamos a la tienda Lego que hay cerca del Rockefeller pero está cerrada… pasamos por la plaza central del Rockefeller Center y lo vemos de día… creo que me quedo con la vista nocturna 🙂

img_7425-copia

img_7426-copia

reflejos…

Luego entramos a la Nintendo Store, muy cerca de allí, y disfrutamos de una pequeña exposición de videojuegos y máquinas Nintendo de todas las épocas. Compramos un peluche para uno de mis sobrinos.

img_6698

Caminamos hasta la 42th Street, sintiéndonos unos neoyorquinos más 😛 Una vez en la 42 seguimos hasta cruzar con Park Avenue, dónde se encuentra la Terminal Grand Central, y entramos.

img_7430-copia

La estación fue inaugurada en febrero de 1913 y reformada en 1998, Grand Central es una de las joyas arquitectónicas de Nueva York, sus bóvedas son del arquitecto Rafael Gustavino, un valenciano formado en Barcelona, asesor de Eusebi Güell y uno de los creadores de la bóveda catalana.

Como os decía, la Grand Central es la estación de trenes más grande del mundo en número de andenes. Cuenta con dos niveles, ambos subterráneos. Es un lugar que ha conseguido sobrevivir conservando su estilo durante casi un siglo. Su construcción vino motivada por la necesidad de soterrar las vías y jubilar los trenes a vapor, pero en los años 50, el boom del automóvil y la creación de nuevas zonas residenciales hicieron que el tren cayera en desuso. Ésto, junto al gran incremento de precio del terreno en Manhattan, pusieron a la estación en peligro, pero finalmente, decidieron construir zonas comerciales en los terrenos de la estación y vender el edificio de oficinas que habían construido en su parte trasera. De esa venta surgió el rascacielos de la Pan Am (ahora MetLife), de 59 plantas.

img_7455-copia

La parte más llamativa de la estación es sin duda su nave central, el Vanderbilt Hall. Se trata de una sala de espera de más de 1.100 metros cuadrados. Lo más sorprendente de la sala, además de su tamaño, son sus techos y la decoración en general, por lo que ha sido usada como escenario para innumerables películas.

img_7461-copia

img_6568-copia

Como curiosidad, dicen que en una de las galerías laterales, si hablas en una esquina, en la contraria se escucha tu eco… no pudimos comprobarlo porque estaba a rebosar de gente… 😛 La verdad es que la estación parece más una galería de arte, bien merece una visita.

Salimos de nuevo a la 42th Street y avanzamos hacia Lexington Avenue, hasta el que para mi es uno de los edificios más bonitos de New York, el Chrysler Building.

img_7427-copia

 

img_7431-copia

 

Diseñado por el arquitecto William Van Alen,  es un ejemplo de la arquitectura art decó.  Su construcción competía con la torre del Bantk Of Manhattan (actual The Trump Building) para ser el más alto de la ciudad, dado que el Chrysler “perdía”, decidieron añadirle la aguja piramidal en secreto para alcanzar así su altura de 319 metros y ser el más alto del mundo durante 11 meses, hasta que finalizó la construcción del Empire State Building en 1931.

La verdad es que estar a sus pies es una sensación alucinante, te sientes muy pequeño mirando arriba… Hasta hace unos años se podía subir hasta la planta 77 dónde había un mirador, pero lo cerraron al público. Así que nos conformamos con entrar al vestíbulo y ver sus murales.

 

img_7438-copia

 

img_7433-copia

 

Seguimos avanzando por la 42th Street hasta llegar al Daily News, el famoso rascacielos dónde estaba el Daily Planet la sede dónde trabajaba el protagonista de Superman.

 

img_7441-copia-2

 

Es curioso entrar a su hall, dónde hay una pequeña colección de antigüedades y llama la atención la enorme bola del mundo que aparece en la película.

img_7450-copia

Tras una corta visita, volvemos a la calle 42 y desandamos nuestros pasos para ir al siguiente destino, sin perder de vista el Chrysler, que como os decía me tiene fascinada… creo que es de los edificios más bonitos de NYC.

 

img_7445-copia

 

img_6567-copia

 

Llegamos de nuevo a la 5th Avenue y giramos a la izquierda, dónde se encuentra una de las entradas al Bryan Park, y de la Biblioteca Pública.

img_7465-copia

Llevamos un buen rato de caminata y estamos cansados… nos sentamos en unas mesas que hay fuera y descansamos un poco aprovechando el wifi gratis de la biblioteca. Del edificio, destaca la lujosa McGraw Rotunda y la sala principal, la Rose Main, conocida por ser unos de los escenarios de los Cazafantasmas. Si eres respetuoso con la gente que está estudiando, puedes entrar al interior sin problema.

sense-nom

img_7470-copia

Junto a la New York Public Library encontramos una boca de metro que nos va bien, así que tomamos la línea 7 hasta Times Square, y una vez allí caminamos 10 minutos hasta nuestro apartamento. Decidimos comer “en casa” y así descansar un poco de caminata.

Como os explicaba en la entrada con los preparativos, llevamos el pase NYC Explorer Pass, en el que tenemos incluidos algunos monumentos importantes, entre ellos el Intrepid Sea, Air & Space Museum, al que nos dirigimos tras la comida y que tenemos a unos 15 minutos a pie desde el apartamento.

img_7472-copia

Ubicado en el muelle 86 de la orilla del río Hudson, se encuentra el enorme portaaviones Intrepid, partícipe en la II Guerra Mundial y en la guerra de Vietnam entre otras, en el programa espacial estadounidense y en las labores de rescate del 11S.

img_7479-copia

 

Pasamos los controles de seguridad de la entrada, intercambiamos el pase por la entrada y lo primero que visitamos es el submarino Growler, construido en 1958 y retirado en el 64 al quedar obsoleto. Es bastante claustrofóbico, no sé cómo podían pasarse meses varias personas en su interior… lo que más nos llama la atención es la sala de los torpedos. Dentro del submarino no dejan hacer fotos y se entra en grupos reducidos, vigilado por soldados de la Navy, una vez en la escotilla si nos dejan echar alguna.

img_7488-copia

Tras la visita, entramos al barco del cuál se visitan 4 cubiertas que van desde el puente de mando hasta los dormitorios. Se trata del USS Intrepid, también conocido como The Fighting I, fue uno de los 24 portaaviones de la clase Essex construidos durante la II Guerra Mundial para la Marina de los EEUU y comisionado en agosto de 1943. Si visto de fuera parece grande, una vez allí ¡parece enorme!

img_7485-copia

la sala del sonar

 

img_7549-copia

el sillón del “jefe”

 

img_7487-copia

 

En la cubierta de vuelo encontramos más de una decena de aviones y helicópteros de distintas épocas, entre los que destacan el avión espía A-12 Blackbird, el F-14 Tomcat y el AV-8A Harrier.

 

img_7551-copia

img_7506-copia

img_7504-copia

img_7507-copia

img_7511-copia

img_7519-copia

 

Lo bueno es que frente a cada aeronave tienes carteles informativos explicando sus usos, características y peculiaridades, con lo que se aprende un montón.

Bajando al hangar se encuentra el museo propiamente dicho, dónde se pueden ver objetos originales, maquetas y material multimedia referente al barco y a su historia. La cubierta repleta de aviones y helicópteros ya me ha impresionado, pero no me imaginaba que aquí abajo también habría aviones…

img_7557-copia

img_7563-copia

la primera campana del Intrepid

 

Esta parte es más interactiva, y además de los objetos que exponen, hay varios simuladores y puedes toquetear algunas cosas. La verdad es que el museo es impresionante… solo os diré que llegamos a las 14,30h y salimos a las 17h, al cierre.

Tras ver el hangar, bajamos al muelle y nos dirigimos al Concorde. Si, lees bien, tienen un Concorde en el museo 🙂

img_7490-copia

¡Nos flipa un montón poder ver este bicho de cerca! Puesto en servicio el 21 de enero de 1976, debía ser alucinante ir a bordo de uno de ellos… Y es que fue único avión comercial capaz de romper la barrera del sonido y cruzar el Atlántico en 2 horas y 52 minutos…

img_7569-copia

 

Existe la posibilidad de entrar en él pagando un extra con la entrada, pero nosotros nos conformamos con verlo por fuera, y nos fijamos en todos los pequeños detalles. Su último vuelo fue el 26 de noviembre de 2003 a raíz de un grave accidente dónde fallecieron todos los tripulantes.

img_7586-copia

img_7575-copia

img_7584-copia

img_7593-copia

Desde esta parte del muelle se puede ver New Jersey, el “gran competidor” 😀 Nos echamos unas risas al recordar los comentarios de los personajes de la serie How I Met Your Mother respecto a ello 🙂

img_7589-copia

A las 17h anuncian el cierre del museo, y con pesar, salimos. ¡Este lugar nos ha encantado! Decidimos volver al apartamento a descansar un rato. Caminamos los 15 minutos que nos separan, pasando antes por el supermercado a comprar cena y desayuno para mañana. Nos echamos un ratito y nos tomamos un refresco, y a las 19,20h salimos de nuevo. Cogemos el metro en Times Square, línea Q, R, N hasta la parada 34St Herald con la 5th Ave… ¿ya sabéis a dónde vamos? A conocer el rascacielos más mítico de todo New York, una visita que nos hace especial ilusión… vamos a conocer el Empire State Building 🙂

Tenemos la entrada incluida en el NYC Explorer Pass, así que pasamos los controles de seguridad e intercambiamos el pase por la entrada, y tomamos un ascensor hasta la planta 80 dónde se ubica el primer mirador y las tiendas de souvenirs. De allí, se toma otro ascensor hasta el piso 86 dónde está la plataforma de observación al aire libre.

img_7651-copia

Diseñado por William F. Lamb e inaugurado el 1 de mayo de 1931, con 443 metros de altura (381 metros sin el pináculo), fue durante años el edificio más alto de NY, y el primero del mundo en superar los 100 pisos de altura. Salimos a la terraza y alucinamos con las vistas sobre la ciudad que nunca duerme.

img_6580-copia

img_7615-copia

 

Cada día de la semana, iluminan el edificio de un color y en ocasiones especiales pueden hacer “homenajes lumínicos”, por ejemplo cuando la selección española ganó el Mundial, la iluminaron con los colores de nuestra bandera. Podéis saber los colores de cada día en su página web.

 

img_7625-copia

 

Las vistas que ofrece sobre la ciudad ¡son espectaculares! Al estar en pleno centro de Manhattan puedes distinguir todos sus lugares emblemáticos… Times Square, el estadio Madison, las grandes avenidas que cruzan la ciudad, Central Park, el Rockefeller, The One… a pesar del frío que hace aquí arriba, no vemos el momento de irnos 🙂

img_7626-copia

 

img_7633-copia

 

img_7637-copia

 

Pasamos una hora larga en lo más alto disfrutando de las vistas. Comentar que pagando un plus, se puede acceder a otro mirador en el piso 102, pero es acristalado por lo que no subimos… Estamos helados, y aunque nos quedaríamos más rato, decidimos bajar. Antes, pasamos por la tienda de souvenirs y compramos un imán muy molón por 8,70$ para nuestra colección 🙂

img_6725

Desandamos los pasos de nuevo hasta el metro, de vuelta con la misma línea hasta Times Square y regresamos al apartamento. ¡¡Estamos cansadísimos tras todo el día de caminata!! Pero a la vez muy felices por todo lo conocido hoy 🙂  Cenamos lo comprado, ducha y a las 23h caemos planos en la cama, ¡estamos ko!

20/09/15: hoy disfrutamos de 3 grandes clásicos… Central Park, MoMA y Rockefeller Center

Día 2: recorremos Central Park, disfrutamos del MoMA y de las fabulosas vistas desde lo alto del Top of the Rock!

Nos despertamos pasadas las 7h. Tomamos el desayuno que compramos ayer y salimos a eso de las 9h hacia el metro, cogiendo la línea E hasta la parada de Columbus Circle, a las puertas de Central Park.

 

img_6558-copia

 

img_7187-copia

 

Nos adentramos en uno de los parques más famosos del planeta, creado en 1857 con unos 2,8 km² de extensión. Caminamos por una de las calles principales mientras disfrutamos del paisaje de primeros de otoño que ofrece el lugar, entre corredores y ciclistas que hacen deporte en el parque.

img_7188-copia

 

img_7195-copia

Aquí también hay “momiji” 🙂

img_7190-copia

 

img_7206-copia

 

Llegamos a uno de los puntos turísticos del parque, a la altura de la 72th Street y frente al Edificio Dakota, la Strawberry Fields. Se trata de una conmemoración al cantante John Lenon quién fue asesinado muy cerca del edificio Dakota el 8 de diciembre del 80. Aquí encontramos a varios músicos honrando al cantante con versiones de la famosa Imagine, y multitud de fans que traen flores y ofrendas.

 

img_7197-copia

Salimos un momento del parque para echar un vistazo al edificio Dakota, pero se encuentra tapado por un andamio… aunque desde aquí hay también una buena vista de los apartamentos Majestic, conocidos por ser escenario en una de las pelis de los Cazafantasmas 😛

 

copia

 

Volvemos al parque y caminamos hasta la terraza Bethesda desde dónde hay unas vistas geniales de la Fuente Behtesda, que cuenta con la estatua the Angel of the Water de Emma Stebbins (1893), quién fuera la primera mujer en la historia de Nueva York en realizar un monumento público importante. El conjunto escultórico de estilo neoclásico, mide casi 8 metros de alto y 5 de ancho, y es la primera escultura instalada en el parque, diseñada para conmemorar al acueducto de Croton, el que por primera vez sirviera agua potable a la ciudad.

img_7207-copia

 

img_7208-copia

Vemos que hay una carrera con lo que algunas calles están cerradas. Disfrutamos eso si, de los habitantes más simpáticos del parque, sus ardillas 🙂 Y nos llaman la atención los “bancos con propietario” de Central Park…

 

img_7204-copia

 

img_7193-copia

 

img_7192-copia

 

Seguimos caminando hasta la salida que hay en la 77th Street con la 5th Ave.Aunque el parque nos parece bonito, no deja de ser un parque -enorme, eso si-. Y después de una buena caminata por él, nos apetece seguir descubriendo la ciudad.

 

img_7213-copia

 

Nos adentramos en la 5ª avenida y disfrutamos de las vistas hacia arriba 🙂 Así como de edificios de renombre como el Hotel Plaza, la Apple Store (una des las primeras en abrir), o la iglesia Presbiteriana de New York.

img_7218-copia

img_7220-copia

img_7215-copia

También nos topamos con la Trump Tower y nos echamos unas risas al acordarnos del magnate que intenta hacerse un hueco en la Casa Blanca… (re-edito a 09/11/16 para confirmar que el magnate se ha hecho un hueco en la White House o_O’ )

img_7225-copia

img_7227-copia

img_7228-copia

Seguimos avanzando por la 5th hasta llegar al MoMA. Nos parece increíble estar caminando por la avenida más conocida del mundo entero, con esa sensación de déjà vu continuo…

img_7224-copia

img_7223-copia

img_7231-copia

Hace unos días compramos por internet la entrada combinada del MoMA y el Mirador del Rockefeller, os dejo el enlace por si os interesa. La verdad es que viene de perlas tener la entrada comprada porqué la cola para ello es importante…

img_7230-copia

Entramos al museo sobre las 11h y pasamos un par de horas entre las obras de grandes artistas. El museo es enorme y alberga una gran cantidad de obras, así que os recomiendo que entréis en su web y planifiquéis un poco la visita… Nosotros disfrutamos de algunos de los grandes cuadros de Van Gogh, Picasso, Dalí…

img_7236-copia

img_7258-copia

img_7263-copia

img_6550-copia

…y de Jackson Pollock, ya que a mi marido le encantan sus obras, y ya tenía ganas de ver una en vivo… así que aquí pasamos un buen rato 🙂

img_7242-copia

img_7246-copia

A mitad del recorrido salimos al sculpture garden y nos sentamos en uno de los bancos a descansar un poco mientras observamos las bonitas esculturas que alberga este pequeño jardín.

img_7284-copia

img_7287-copia

Por último, vemos la parte dedicada al diseño gráfico en la que encontramos algunos clásicos, así como unas buenas vistas a los edificios cercanos.

img_7282-copia

img_7279-copia

img_7278-copia

img_7264-copia

Sobre las 13h, cogemos el metro línea E desde la estación 53/5Ave hasta Penn Sta. y volvemos a la tienda B&H, y hoy si, me compro un objetivo gran angular para la réflex a muy buen precio… ¡ya tengo mi equipo fotográfico al completo, y más internacional imposible! Cámara y dos objetivos de Japón, y el tercero de EEUU 😛  Si estáis interesados en comprar electrónica, os recomiendo esta tienda. Regentada por judíos ortodoxos, tienen precios muy competitivos.

Tomamos de nuevo el metro línea E de Penn Sta. a Port Authority y de allí, caminamos 10 minutos hasta el apartamento. La idea era hacernos la comida en el apartamento, pero somos incapaces de encender el gas… Le escribimos a dueña preguntándole si hay truco,  y como es tarde ya, salimos a comer a un restaurante que hay justo al lado del apartamento, el West Side. Tomamos dos hamburguesas deliciosas con refrescos por 28$.

img_6552-copia

Tras la comida volvemos al apartamento y nos echamos una siesta de unos 45 minutos. Sobre las 17,10h salimos más abrigados ya que se está levantando viento y hace fresquete. Tomamos el metro línea E en PA-42 hasta la 53St/5Ave y caminamos hasta la Rockefeller Plaza dónde entramos a su edificio más alto para acceder al Top of the Rock, el mirador más conocido como TOR. Como os decía antes, compramos la entrada por internet y tenemos acceso a la torre entre las 17,55 y las 18,10h -una vez arriba te puedes quedar el rato que quieras-. Pasamos los controles de seguridad y tras tomar un ascensor de los más psicodélico, subimos hasta la planta 67.

¡Las vistas desde aquí son brutales!

img_7309-copia

img_7298-copia

alucina con Central Park

Damos una vuelta alrededor de la primera terraza disfrutando de las fabulosas vistas sobre la ciudad y, subimos a la terraza más alta. Nos agenciamos un sitio frente al Empire State dónde alucinar con la puesta de sol, una de las más bonitas que recuerdo, estrenando mi objetivo súper gran angular 😀

img_7308-copia

img_7302-copia

al fondo el One y más allá Miss Liberty 🙂

 

img_7342-copia

Y con esta estampa, vemos como un tipo trajeado en la terraza inferior clava una rodilla en el suelo y le pide matrimonio a su chica ante la atenta mirada de todos los allí presentes, ¡qué romántico! Aunque seguro que debe ser un clásico en la ciudad 😛

img_6557-copia

Conforme avanza el tiempo, va cayendo el sol y su luz anaranjada le da una estampa casi mágica… y ya el no va más, cuando empiezan a encender las luces de los rascacielos.

img_7360-copia

img_7379-copia

img_7388-copia

Nuestra idea era esperar a que fuera de noche por completo, pero hace un frío que pela aquí arriba y aunque llevamos manga larga y chaqueta estamos helados, así que sobre las 20h, bajamos y disfrutamos de la vista desde el suelo del TOR que tampoco está nada mal 🙂

img_7396-copia

img_7400-copia

img_7393-copia

Hace un viento frío que corta, así que caminamos hacia la estación de metro 53St/5Ave, pasando por delante de la St Patrick’s Cathedral que iluminada está preciosa.

img_7404-copia

 

Cogemos la línea E hasta 42-PABS. Pasamos por un 7-eleven dónde compramos unos noodles rápidos, Redbull, leche y café para mañana (18$) y volvemos al apartamento.

Nos terminamos el sushi de ayer con los fideos, y mientras cenamos, nos llama la dueña explicando cómo encender el gas para poder cocinar, ¡qué mona!

Ducha, y a eso de las 23h a dormir con la sensación de que hoy ha sido un día que seguro recordaremos 🙂

19/09/15: día de “contrastes” en que conocemos las oficinas de los Cazafantasmas!

Día 1: hacemos el tour contrastes de NY, recorremos Litle Italy, Chinatown, High Line Park y Times Sq!

A las 7h nos despertamos… Vaya nochecita… A pesar de ser un piso alto, hay muchísimo ruido por la noche y los bomberos montan unas porcatas alucinantes… Han pasado como 4 o 5 camiones con las sirenas y las bocinas a todo trapo, ¡e incluso cuando volvían a la estación! que desgraciadamente está en la calle de al lado.

Desayunamos tranquilamente los cupcakes que compramos ayer, y a las 8,20h salimos a la calle. Paseamos por las calles aledañas hasta llegar a Times Sq de nuevo. Aún nos falta un ratillo hasta la hora de recogida para el tour, así que damos una vuelta y alucinamos al ver una sede de la Cienciología…

img_6959-copia

img_6963-copia

img_6962-copia

A las 8,45h vamos a la cafetería Carve en la 8th Ave donde empieza el tour de contrastes que reservamos por internet. Son unas 5h en bus con guía hispano y recorriendo los barrios de Harlem, Bronx, Queens y Brooklyn por 59$/pp, mientras recorremos las calles de New York haciendo paradas en los puntos más interesantes.

Pagamos el tour y subimos a la mini-van. Somos unas 10 personas, la mayoría españoles. Cuando estamos todos, arranca y nos dirigimos al norte de Manhattan pasando junto al río Hudson. La primera parada es junto al Cotton Club. Éste situado en la 125 St data de 1978, pero el original de 1920 abierto en Harlem fue un mítico local de la noche neoyorquina que incluso se resistió a cerrar en la época de la ley seca y dónde algunos de los grandes de la música hicieron sus pinitos como Louis Armstrong.

p1100756-copia

Volvemos a la furgo y la siguiente parada es la Riverside Chuch, construida gracias a la aportación económica de John D. Rockefeller Jr y el pastor Fosdick en 1920. De estilo neogótico ha acogido grandes discursos de personalidades como Martin Luther King, Nelson Mandela e incluso Fidel Castro.

 

p1100770-copia

img_6971-copia

 

Su interior sorprende, es mucho más bonita de lo que parece desde fuera. Lo siento, no dejaban hacer fotos ya que estaban celebrando un evento religioso.

Salimos y cruzamos la calle hacia el General Grant National Memorial. Se trata del mausoleo dónde se encuentra enterrado el General Ulysses S. Grant, uno de los grandes protagonistas de la Guerra de Secesión y el 18º presidente de los EEUU.

p1100764-copia

Es un lugar realmente impresionante… pero a mi me llaman mucho la atención unos bancos que hay en el parque a los lados del mausoleo, al más puro estilo de Gaudí. La tierra tira, qué le vamos a hacer 😛

img_6983-copia

La siguiente parada del tour, es la Columbia University. Es la institución de educación superior más antigua del estado de Nueva York, la quinta más antigua de Estados Unidos, y fue fundada en 1754 como “Colegio del Rey” por carta real de George II de UK. Hoy en día es una de la universidades de mayor prestigio del país y nos flipa un montón poder ver su campus principal, aunque sea de un vistazo desde su parque.

img_6991-copia

img_6992-copia

Seguramente reconoceréis el edificio principal -que aparece en la foto sobre estas líneas- ya que ha salido en multitud de películas y series…

La siguiente parada es un poco más adelante. Visitamos la St John the Divine Cathedral, en la Amsterdam Ave, que data de 1892 aunque a lo largo de su historia ha estado en construcción (ha sufrido varios incendios, dos guerras mundiales de por medio, cambios radicales en su estilo…) por lo que los neoyorquinos la conocen como la Catedral inacabada o de interminable construcción 😛

p1100773-copia-2

Se trata de una de la catedrales anglicanas más grandes del mundo, con una superficie de más de 11.000 m². Entramos y alucinamos al contemplar los casi 40 metros de altura que tiene su nave principal. Apenas tenemos 5 minutos para verla, así que no nos da para mucho… pero si tenéis tiempo, recomiendo su visita.

img_6999-copia

img_6998-copia

Tras echar un vistazo, volvemos a la furgo y hacemos una pequeña parada para ver las Brownstone, casas “en serie” de fachada recubierta de piedra arenisca marrón muy típicas del Upper West Side y que reconoceréis de muchas pelis y series 🙂

img_7039-copia

Tras unas fotos, volvemos a la mini-van y nos dirigimos hacia Harlem. La primera parada es el Teatro Apollo, uno de los clubs de música popular más famosos de EEUU y uno de los más relevantes de la historia de la música afroamericana en el país ya que en él dieron sus primeros pasos grandes intérpretes como Ella Fitzgerald, Stevie Wonder o Michael Jackson.

img_7021-copia

Frente a la entrada del teatro, hay en el suelo baldosas con los nombres de los grandes de la música que han pasado por su escenario, el estilo del paseo de la fama de Hollywood. Me encantaría poder entrar a ver un espectáculo en este sitio tan mítico… aunque nos conformamos escuchando a una banda que hay tocando junto a la entrada.

img_7024-copia

p1100779-copia

img_7022-copia

Tras unos minutos aquí, volvemos a la furgo y avanzamos hacia el norte, cruzando el río Harlem y de camino al Bronx mientras nos va explicando datos sobre la historia de la ciudad, el carácter de los neoyorquinos, su cultura y costumbres, curiosidades, etc. En unos 20 minutos, llegamos al estadio de los New York Yankees, uno de los mejores equipos de béisbol del país.

img_7052-copia

img_7054-copia

Aquí el guía nos da media hora para poder ir al baño y comer algo. Nos acercamos a un McDonald’s cercano dónde compramos algo de bebida y vamos al baño, y en un puesto callejero, compramos unos cacahuetes para matar el gusanillo (3$). Luego dedicamos el tiempo que nos queda a admirar la zona, nos llama mucho la atención las vías del metro elevado… al más puro estilo hollywoodiense.

img_6526-copia

p1100793-copia

p1100790-copia

Retomamos el tour y volvemos a la furgo, pasamos por delante de los Juzgados y de Forth Apache, la principal comisaria del Bronx y que también ha sido escenario en múltiples películas ambientadas en el famoso barrio.

img_7064-copia

El guía hace especial hincapié en el tema droga… En algunas calles no nos deja hacer fotos porqué dice que allí la gente es agresiva y podemos tener problemas, yo echo alguna con la cámara compacta de forma disimulada, igual que la mayoría del grupo y es que nosotros no vemos tanto peligro como él dice, de hecho apenas hay gente por la calle…

img_7068-copia

Tampoco nos deja bajar en ningún momento de la furgo y dice que si lo hacemos debe ser bajo nuestra responsabilidad. Uno del grupo le pregunta si alguna vez les ha pasado algo con algún grupo y el guía en plan dramático le dice que si, que una persona se empeñó en bajarse y lo dejaron allí… Nos quedamos sin palabras, que bajara y lo dejaran allí no quiere decir que le pasara nada, y de hecho tampoco vemos pintas por la calle ni trueques… sí algún yonki puesto hasta arriba pero que no parecía que pudiera dar problemas mientras lleve el colocón. No sé todos tenemos la impresión de que el tipo exagera para darle este toque de “peligro” extra al barrio, yo tengo la impresión que es como en todas partes, si usas el sentido común y no te metes en líos, podrías caminar por la calle sin demasiado problema teniendo en cuenta que estamos a plena luz del día… no digo que por la noche no sea más complicado el tema…

Mientras avanzamos por Grand Concourse y Westchester Ave hacia el sur del barrio, nos va explicando historias del lugar, de asesinatos, mafias y peleas entre bandas contrarias, y nos enseña varios puntos dónde ha habido tiroteos y aún se conservan los agujeros que dejaron las balas sobre edificios.

Llegamos a la zona de graffitis y aquí nos deja bajar pero sin separarnos del grupo y tan solo unos minutos. La mitad de la gente van acongojados con todas las historias que ha explicado, algunos ni siquiera quieren bajar de la mini-van… A mi me alucina un montón ver esas canchas de baloncesto que tanto aparecen en las pelis y hay algunos graffiti realmente bonitos.

img_7073-copia

img_7082-copia

Tras unos 10 minutos a modo “rebaño”, volvemos a la furgo y nos dirigimos hacia el distrito de Queens al otro lado del río East, cruzando por el puente Throgs Neck Bridge. Éste es el condado étnicamente más diverso del mundo; con una población de 2,3 millones de habitantes, es el segundo distrito más poblado en la ciudad de Nueva York.

Pasamos frente a un enorme club de golf propiedad de Trump, y diversos barrios residenciales con unos casoplones alucinantes… La primera parada en Queens es en el parque Flushing Meadow Corona, dónde se celebró la 2ª Expo de NY en 1964 y que sirvió de escenario para la peli Men in Black del 97 🙂

img_7104-copia

El Corona es el segundo parque más grande de la ciudad de Nueva York después de Central Park, cuenta con una superficie de 5 km², aunque tan solo conserva el globo terráqueo, los “platillos” y el edificio principal, que actualmente alberga el Museo de Arte de Queens y que fue sede de las Naciones Unidas antes de trasladarse a Manhattan.

img_7101-copia

En el mismo parque se encuentra el estadio de los Mets y el estadio abierto dónde se celebra el US Open de Tennis. Nos deja unos 20 minutos para dar una vuelta por el parque que aprovechamos para sentarnos en una sombra a tomarnos los cacahuetes, son algo más de las 13h y empieza a apretar el hambre… y hace demasiado calor para pasear a la solana.

Tras esos minutos, volvemos a la mini-van y nos ponemos en marcha hacia el distrito de Brooklyn. Pasamos junto a un gran cementerio, el guía nos dice que se trata del Calvary Cementery, el mayor cementerio de la ciudad. La verdad es que son varios kilómetros de tumbas y panteones. La foto no es muy buena ya que íbamos en movimiento con la furgo pero para que os hagáis una idea…

img_7111-copia

Nos dirigimos al barrio de Williamsburg donde se concentra la mayor comunidad de judíos jasídicos Satmar de EEUU, una variante de judíos ortodoxos. De camino ya nos advierte que podremos bajar del coche y caminar junto a él unas cuantas calles, pero nos pide que no nos separemos del grupo y que no hagamos fotos, sobretodo a la gente. Nos explica que una vez tuvo problemas con un turista por intentar ayudar a una mujer de la comunidad que se había caído al suelo. Según su cultura todo aquél que no practique su religión es impuro, y por tanto nosotros no podemos tocarlos… se ve que se armó una buena e incluso acudió la poli. Pero aquí igual que en el Bronx somos varios los que echamos alguna foto de las casas de forma disimulada cuando no hay nadie por la calle, y es que si algo distingue a este barrio, además de sus gentes, es que tienen rejas en las puertas y ventanas de las casas.

img_7115-copia

 

Son una comunidad muy estricta en cuanto a vestimenta y formas de hacer… se dedican sobretodo a negocios de electrónica y joyería, los hombres, porque las mujeres deben quedarse en casa a trabajar sus labores y cuidar de los hijos. Os dejo un enlace a un blog en el que explica varias curiosidades sobre ellos por si queréis saber más.

Hoy está todo cerrado ya que es sábado y celebran el sabbat, su festivo semanal religioso… una pena, porque tiene pinta de ser un barrio bullicioso y repleto de comercios.

Tras unos minutos caminando por el barrio, volvemos a la furgo y nos dirigimos al último punto del tour, al mirador de Dumbo, con esas fantásticas vistas al skyline más famoso del cine. Aparcamos en Main St y caminamos con la vista puesta en el Manhattan Bridge hacia el Main Street Park.

img_7117-copia

Las vistas del puente de Manhattan y del Brooklyn Bridge con el skyline de la ciudad son alucinantes y ya tenemos claro que aquí hay que volver con más calma a disfrutar del lugar.

img_7124-copia

Pasamos unos 20 minutos echando fotos y disfrutando a tope, y finalmente, volvemos a la furgo con la que cruzamos por los carriles más altos del puente de Manhattan hasta Chinatown, dónde termina el tour a eso de las 15,15h. Las vistas desde lo alto del puente no tienen desperdicio, aunque al estar en movimiento las fotos no son muy buenas, sorry!

img_7127-copia

p1100798-copia

p1100799-copia

El guía nos deja en Canal St. De allí caminamos hacia Little Italy dónde todas las calles están adornadas ya que hoy terminan las fiestas de San Genaro, el patrón del barrio.

img_7132-copia

Tenemos un hambre atroz y vemos una pizzeria con cierto encanto, a la que no dudamos en entrar. Comemos unas pizzas deliciosas con unos refrescos (42$) en San Vicenzo. El local tiene las paredes empapeladas de fotos de personalidades que han comido allí.

img_6537-copia

img_6535-copia

Ya con la tripa llena, paseamos un poco por la feria que han montado en Herter y Murray St. Luego seguimos a pie entrando de nuevo en Chinatown dónde no queda duda que aquí viven muchos chinos, ya que todos los carteles están en inglés y en chino.

img_7138-copia

Seguimos hasta la Hook & Ladder 8, la estación de bomberos que sirvió como cuartel de los Cazafantasmas en la peli 🙂 Aunque es una frikada, nos hacía especial ilusión venir hasta aquí ya que esas pelis marcaron nuestra infancia 😛

img_7145-copia

Y cuál es nuestra sorpresa cuando vemos que están recogiendo el plató de grabación de la nueva peli que estrenan en 2016… Lástima no haber llegado un ratito antes, quizá podríamos haber visto cómo grababan… Pero bueno, como recompensa le pedimos a los bomberos que hay en la estación si podemos pasar un momento para hacer una foto al logo de la peli que hay allí dentro. Se enrollan y nos dejan pasar un segundo en el que ¡me hago con la instantánea! Vemos que también tienen un altar en honor a los compañeros que fallecieron el 11S.

img_7150-copia

Tras el momento friki y más contentos que unas pascuas, cogemos el metro en Franklin Sta hasta la parada 14 St (línea roja) y tras usurpar wifi en la Apple Store para mandarles una foto de la estación a los nuestros, pasar frente a la sede de Google, y comprar dos botellas de agua grandes (5$), entramos al Chelsea Market.

img_6539-copia

El mercado de Chelsea mola un montón cómo lo tienen decorado. Es un antiguo almacén de los muelles restaurado, repleto de tiendas y zonas de restauración de todo tipo.

img_6541-copia

Salimos por el otro extremo del mercado y aquí subimos al High Line Elevated Park. En los años 30 se construyó una línea ferroviaria elevada a 10 metros para desarrollar el lado oeste de Manhattan evitando atascos y accidentes, y proteger la zona más industrial de la ciudad en aquella época. En 1980 cesó el tráfico de trenes y los terrenos quedaron desocupados hasta que en 2006 se desarrolló su rehabilitación como espacio urbano, creando un parque elevado en la ciudad de unos 2km de longitud en el que no solo puedes disfrutar de un bonito parque y de las vistas de la ciudad, si no que además, puedes tomar algo en los puestos o en las tiendas que hay a lo largo del recorrido, o asistir a los múltiples eventos que allí se organizan.

img_7159-copia

 

img_7158-copia

 

nfzi10alsig1o8facpeina_thumb_1497c

Nosotros lo recorremos desde la 15 St hasta la calle 23 dónde bajamos para ir a buscar el metro con el mismo nombre, pero el parque llega hasta la calle 34 y sigue creciendo. Os dejo enlace a su web por si queréis echar un vistazo a los eventos que organizan.

Caminamos unas calles hasta la estación de metro 23 St alucinando con los bloques de pisos con las escaleras de incendios por la fachada que tanto vemos en las series y pelis ambientadas en NYC. No me importaría nada vivir en un lugar así 🙂

img_7047-copia

Tomamos la línea E hasta 42- Port Authority y de nuevo nos acercamos a Times Square.

img_6538-copia

Una vez en Times Sq entramos al Toys’r Us para ver esa noria que tienen dentro, y a Disney Store para comprarle algo de Mickey a mi sobrino que le pirra, pero no veo nada que me guste o que no pueda encontrar en la tienda de Barcelona… Nos flipa un montón poder estar en Times Square… y no puedo evitar pensar en toda esa gente que se reúne cada Nochevieja aquí para celebrar la entrada del nuevo año frente a la “bola”.

img_7171-copia

img_7172-copia

img_7173-copia

img_7162-copia

Alucinamos también con los personajes disfrazados que encuentras a cada paso, y con las matrículas tan remolonas que llevan en los coches, ¡yo quiero una así para el mío! 😀

img_6542-copia

img_6988-copia

Sobre las 19,30h volvemos hacia el apartamento, estamos realmente cansados tras la caminata de hoy… Antes, pasamos por un súper cercano a hacer la compra. Cogemos cosillas para los desayunos y cenas de los próximos días, y refrescos y picoteo, así como sushi para hoy por 77$ todo. ¡Nos vamos bien cargados! Al llegar al apartamento, duchita, cena rica y a las 21.30h planos en la cama tras la jornada intensa de hoy…

img_6545-copia

P.D: comentaros que nuestra idea era hacer un tour caminando/metro por los barrios de Harlem, Bronx, Long Island y Brooklyn con un guía hispano llamado Andrew, como me habían recomendado un par de parejas que han hecho el tour con él (os dejo enlace al blog de una de ellas dónde explica su experiencia). Pero Andrew me comentó que no estaba en la ciudad los días que nosotros la visitábamos, así que no pudo ser. De modo que buscamos opiniones por internet y dimos con la alternativa que contratamos. El tour no estuvo mal, pero el guía no nos acabó de convencer… demasiado dramático con todo y apenas daba tiempo para visitar los lugares de interés. Si no tienes más opciones, lo recomiendo. Pero si puedes escoger a Andrew, seguro que es mucho mejor.

18/09/15: ¡¡New York nos espera!!

Día 0: ¡New York, New York!

Nos levantamos de un salto a las 6,30h, tarareando la canción de Sinatra y llenos de ilusión ya que hoy cruzamos “el charco” y nos vamos a NYC 🙂 Estos madrugones no duelen tanto como los del día a día ¿¡eh!? 😛  Desayuno rápido y a las 7h nos subimos a un taxi camino del aeropuerto (34€).

Nos dirigimos a los mostradores del grupo KLM y facturamos las maletas. Siempre hacemos el check-in online, de modo que en el aeropuerto podemos coger la cola rápida, lo que agiliza mucho el trámite.

La chica que nos atiende nos dice que podemos cambiar los asientos a unos en el lateral (la configuración del avión es 2-4-2) sin que nos varíe el precio, ¡así que genial! Y menos mal, porqué nos tocaba en el medio de los asientos de 4 y con un bebé detrás…

Pasamos los controles de seguridad y a mi me toca hacer el de drogas, vaya tela, el segundo este año… Todo en orden como era de esperar. Sacamos unos cuantos euros por si hiciera falta cambiar y pasamos el control de pasaportes para salir de la zona Schengen.

Tenemos tiempo, así que nos vamos a desayunar ya en la zona E del aeropuerto (13€).

Esta vez volamos con Delta, y lo mejor de todo es que ¡es vuelo directo a NY! Es nuestra primera vez con esta compañía.

img_6873-copia

El embarque empieza puntual a las 9,40h pero nos pasamos una hora en el avión esperando a poder coger pista para despegar… ¡menuda cola para la pista central! Lo bueno es que esa hora se descuenta del tiempo total de viaje, es decir ya cuentan con ese tiempo y de las 8h de viaje que marcan las pantallas, 1h es de espera. ¿Lo mejor de ese rato? El vídeo con las normas de seguridad tan gracioso que tiene Delta.

El vuelo se hace ameno, acostumbrados a los panzones de horas que supone volar a Asia…, y el personal de cabina es muy atento.

Nos dan de picar al poco de despegar (bebida más pastas saladas y cacahuetes), luego comida (ensalada y lasaña), reparten botellines de agua y luego bocata, bebida y dulce choco.  Vamos que no pasamos hambre ni sed…

img_6507-copia

Y tras 7h de vuelo, empezamos a vislumbrar el skyline de la ciudad, alucinante. Ver ese skyline, que tanto conoces por la tele y el cine, por primera vez con tus propios ojos te deja sin palabras.

El desembarque es rápido, nada más bajar del avión vamos al control de pasaportes. Tras 1 h de cola conseguimos pasar los dos juntos. El tipo de inmigración al ver nuestro pasaporte cambia al español, ¡gracias majo! Así me lo pone más fácil  aunque vaya, tampoco tiene mucha complicación… mira aquí para la foto, huellas de los pulgares, del resto de dedos, cuántos días venís y para adentro. ¡Ya estamos en suelo americano!

Recogemos las maletas que las han dejado junto a la cinta con todas las de nuestro vuelo y vamos hacia la zona de aduana. Allí nos preguntan de dónde somos y si llevamos jamón en la maleta, decimos que no (no llevamos comida), cuántos días estaremos y motivo de la estancia y si hemos estado antes en EEUU, yo le digo que es la 1ª vez y mi marido que ya había estado en Chicago, y listos, ya podemos salir de la zona de seguridad del aeropuerto.

Vemos una oficina de cambio que no está del todo mal y cambiamos 100€ a 98$ (cambio oficial 1€=1,14$, allí a 1,08$).

De ahí nos dirigimos a la estación del Airtrain, pagamos 5$ más 1$ de la tarjeta cada uno. Una vez en Jamaica Sta, compramos la tarjeta para el metro, escogemos la Metrocard de manera que tendremos viajes ilimitados por 7 días. Cuesta 30$ cada una (más 1$ de la tarjeta). Una vez tenemos abono, cogemos la línea E Express del metro hasta la parada 42 St Port Authority (42-PABT). En total 1h de trayecto que me paso observando a los neoyorquinos que suben a bordo y con la canción de Sinatra en mi cabeza 🙂

No es difícil usar el metro en NYC pero os dejo unas pequeñas instrucciones y un mapa 😉

metro

metro

Al fin, salimos a la calle… ¡qué pasada, menuda sensación de déjà vu! Tardamos 10 minutos a pie en llegar de la estación al apartamento que alquilamos a través de Airbnb. Tal y como acordamos con la anfitriona, nos da la llave el conserje. Entre pitos y flautas nos han dado las 17h… conectamos el wifi del apartamento y avisamos a los nuestros de que hemos llegado. Y nada más asormarnos a la ventana del piso 12 dónde estamos, ¡alucinamos con las vistas del apartamento hacia Times Square!

El apartamento está la mar de bien, es el domicilio de la anfitriona ya que hay ropa en los armarios, pero por lo que deducimos debe viajar a menudo y aprovecha cuando no está para sacarse un extra para pagar un apartamento tan bien ubicado…

Aunque hay muchas ganas de empezar a conocer la ciudad, estamos agotados, así que decidimos echarnos una horita y recuperarnos un poco.

Y tras la pequeña siesta, y ya más descansados, volvemos al metro, línea E a Penn Sta. Nada más salir a la calle alucinamos, tenemos el estadio Madison delante y el Empire State a la izquierda, ¡guau!

img_6516-copia

img_6933-copia

Huele de maravilla a hot dog, y no nos lo pensamos mucho, nos compramos un par en un puesto callejero con un refresco (10$).

img_6931-copia

Caminamos junto a la gran oficina central de Correos hasta la tienda B&H pero está cerrada… Tengo algo mirado por internet que comprar aquí… así que amenazo con volver… me anoto los horarios de apertura, y caminamos 15 minutos hasta Times Sq para ver el meollo y las luces de neón y los coches de policía que tanto aparecen en las pelis… Y alucinamos de nuevo con el tinglao que tienen aquí montado y ¡el gentío que hay!

img_6942-copia

img_6943-copia

img_6950-copia

img_6944-copia

A las 20h ya no podemos más con nuestra alma, así que pasamos por un 7-Eleven de vuelta al apartamento a comprar cena (unas porciones de pizza) y desayuno para mañana (café, muffins y donuts) por 13$ todo.

Cenamos, ducha y tras un último vistazo a la ciudad desde la ventana del apartamento, nos vamos a dormir a eso de las 21.30h.

img_6958-copia

Caemos planos en la cama bajo el murmullo de la “ciudad que nunca duerme“.

New York… New York!

Bueno, bueno… ya faltan pocos días para volver a hacer las maletas y subirnos en un avión. Es curioso, lo que a algunos les da pereza, a mi me encanta y me ilusiona porqué significa que estoy a punto de conocer ¡un nuevo destino!

Y es que por primera vez (para mi, mi marido ya estuvo en Chicago hace unos años), cruzaremos un charco llamado Atlántico  e iremos a descubrir las américas… y es que nos vamos a…

¡¡New York!!

Desde que conseguimos cuadrar fechas y compramos los vuelos, no puedo quitarme de la cabeza la mítica canción de Sinatra… y mientras leéis los planes que tenemos para nuestra semana en la big city os dejo la canción 😉

Éste es un viaje que teníamos planeado para mayo de este año, pero a primeros de año hice un cambio en mi vida cambiando de trabajo y claro, me perdí las vacaciones que ya tenía programadas en el anterior. Esto nos ha hecho re-programar el “año viajero” pero bueno, aquí estamos… ¡con un nuevo destino entre manos y a punto de conocerlo!

Como os decía, en breve nos vamos a descubrir New York City. Tendremos 8 días / 7 noches para conocer muchos de los rincones que esconde la gran metrópolis americana.

Conseguimos un chollazo con KLM encontrando vuelos al 40% de descuento… así que pillamos vuelo directo a la ida con Delta y la vuelta con KLM realizando una escala corta en Ámsterdam por… ¡¡¡798€ los dos!!!

Para mi, imprescindible escoger los mejores asientos -siempre que se pueda- con SeatGuru, una web que te identifica las peculiaridades de cada asiento para cada vuelo.

Lo que más dolores de cabeza nos ha traído es el tema alojamiento… y esperemos que finalmente salga bien. Resulta que el viernes que nosotros llegamos es el final de la Fashion Week en NY, así que como los hoteles estaban con unos precios prohibitivos -a partir de 2000€ la semana-, decidimos alquilar el apartamento de alguien a través de Airbnb. Después de muchos intentos, y de pagar la novatada de hacer pre-reservas con los consiguientes bloqueos en la tarjeta de crédito y sin conseguir ninguno… descubrimos que el truco era escribir a los anfitriones hasta conseguir que una nos confirmara que tenía el apartamento libre para las fechas, y ese fue el que cogimos… por 1112€ (112€ de gastos de reserva Airbnb) para 7 noches a 5 minutos a pie de ¡Times Square! ¡Súper céntrico! Por lo que vemos en Google Maps, cuenta con muchísimas tiendas, restaurantes y transporte en los alrededores. La anfitriona lleva poco tiempo registrada en la web, esperemos que responda bien y no nos llevemos una sorpresa una vez allí…

El siguiente paso, fue hacer el ESTA a través de su web. El ESTA es el visado de entrada al país. De esto se encargó mi marido, pero por lo que me cuenta, puedes hacerlo en pack (un ESTA que nos incluya a los dos) a través de su página web. Pagamos 14$ por persona con tarjeta de crédito. A los pocos días te mandan una autorización -si consideran que eres apto para entrar en su país-, así cuando llegas al control de inmigración del país ya saben quién eres y dónde te alojarás. Además, una vez allí deberemos rellenar el documento de declaración de la aduana -uno por familia- que también se entrega en inmigración.

Sin duda, algo imprescindible en EEUU es llevar un buen seguro que te cubra gastos sanitarios en caso de emergencia… y es que la sanidad norteamericana es la más cara del mundo. Nosotros nos hemos decantado esta vez por World Nomads, de momento hemos contratado el seguro para 7 días y una vez iniciada la cobertura, deberemos ampliarla por 1 día más a través de su web.

Y una vez todos estos temas atados… solo queda leer, leer y releer y buscar aquellas cosas que más nos llaman la atención, pensar en qué queremos visitar y de qué frikadas queremos disfrutar. Tenemos claro el transporte y que una vez allí deberemos comprar una tarjeta Metrocard para poder usar de forma ilimitada el metro y bus. También hemos mirado los distintos pases turísticos que ofrece la ciudad, decantándonos por el NY Explorer Pass que te da la opción de incluir aquellos lugares que quieres visitar con un 15% de descuento sobre las entradas y ahorrándote colas una vez allí. En el pase hemos incluido el Empire State, el Intrepid Museum y la Estatua de la Libertad & Ellis Island, ahorrándonos 40$ entre los dos. No penséis que nos olvidamos del mirador del Top Of The Rock… hicimos cuentas y nos salía mejor comprar la entrada combinada TOR + MoMA que venden en su página web que incluirlo en un pase. Queremos visitar el Museo de Arte Moderno y no entra en todos los pases, pero de esta forma nos ahorramos 20$ entre los dos y ¡matamos dos pájaros de un tiro! 😛

También hemos reservado una excursión de Contrastes que nos llevarán a conocer el resto de barrios que conforman NYC -el Bronx, Harlem, Queens y Brooklyn-. Aunque todo el mundo me había recomendado un chico que hace el tour a pie/metro, no está en la ciudad los días que nosotros la visitamos, así que dejándonos aconsejar por una amiga, hemos cogido ésta. Nos costará 59$ por persona y nos llevarán en coche durante toda una mañana.

¿Nuestros imprescindibles? Subir a los tres grandes miradores: el Top of the Rock, el Empire State y el nuevo One. Visitar el Intrepid Museum y el MOMA. Pasear por las salas de Egipto del Metropolitan y conocer los dinosaurios del Museo de Historia Natural. Descubrir las vistas del skyline desde el otro lado del puente de Brooklyn. Recorrer Central Park. Visitar a Miss Liberty. Probar los cupcakes del Magnolia Bakery. Hacer compras de todo tipo por sus miles tiendas, mercados, centros comerciales… Frikear de lo lindo. Que los nuestros nos vean a través de las cámaras de Times Square. Descubrir escenarios de pelis y series.  Ponernos los pelos de punta visitando la zona cero del 11S. Abrir los ojos sin poder cerrarlos al mirar arriba hasta que nos coja torticulis. Sentirnos unos “neoyorquinos” más. Y en definitiva, perdernos por sus calles y mezclarnos con la gente…

A la vuelta, prometo detalles y diario completo 😉

Edito: aquí tenéis el itinerario que seguimos en nuestros días por la big city!

Día 0 (18/09/15): Barcelona – New York

Día 1 (19/09/15): tour Contrastes, Little Italy, Chinatown, High Line Park y Times Square

Día 2 (20/09/15): Central Park, MoMA y Rockefeller Center

Día 3 (21/09/15): centro Manhattan, Intrepid y Empire State

Día 4 (22/09/15): Museo de Historia Natural, Roosevelt Island, Flatiron and Broadway Ave

Día 5 (23/09/15): Liberty Island, Wall Street, 9/11 Memorial, The One and Brooklyn Bridge

Día 6 (24/09/15): MET, Times Sq, 5th Ave

Día 7 (25/09/15): New York – Amsterdam – Barcelona

los Reyes Magos nos han traído…

¡¡¡¡DOS VIAJAZOS PARA EL 2015!!!!

 

reyes

 

¡Ya tenemos plan de viaje para el 2015: New York y China! ¿Nada mal, eh?

La idea es disfrutar de una semana completa en New York en mayo o junio. Aún no hay nada atado ya que dependerá de cuándo nos den en el trabajo esa semana de vacaciones, pero ya hemos empezado a pensar qué queremos ver. ¿Imprescindibles? ¡Por supuesto! visitar la zona cero del 11S, subir a lo alto del Top Of the Rock para tener unas buenas vistas del Empire State, echar la fotos por excelencia de un viaje a NY: La Estatua de la Libertad y el puente de Brooklyn, entrar al MOMA …, y sobretodo, perdernos por sus calles, mezclarnos con su gente y disfrutar de las vistas hacia arriba que nos ofrecerá la ciudad.

Para el segundo viaje de 2015 tampoco hay nada atado ni preparado, también dependerá de las fechas de las vacaciones de verano de este año, pero nuestra idea es pasar unos 15-18 días recorriendo una parte de China en septiembre. Hemos visto buenos precios para los vuelos con Qatar, rondando los 450€ entrando por Beijing y saliendo por Shanghai desde Barcelona con escala en Doha. Será una buena opción, pero hasta que no tengamos fechas confirmadas no compraremos vuelos. ¿La idea de ruta? ¡Ya está en mi cabeza dando vueltas! 🙂 La idea es entrar  por Beijing para disfrutar de los tesoros que esconde la antigua capital imperial: la Gran Muralla de China, la Ciudad Perdida o Palacio Imperial, el Templo del Cielo, el Palacio de Verano… y de ahí empezar una ruta que sí o sí, debe incluir Xian y sus guerreros de terracota, Datong y sus templos colgantes en lo alto de sus montañas, y la región de Guillin con un crucero por el río Li para disfrutar de las fantásticas vistas de las montañas Karst en Yangshuo, y acabar el itinerario en la gran ciudad de Shanghai, con su templo Buda de Jade, los jardines de Yuyan y los templos de la cercana Suzhou.

Por supuesto, me quedan unos meses por delante para preparar por libre ambos viajes. Ya he empezado a mirar blogs amigos como Viajar Code: Verónica, Mi Mundo en una Maleta y Una Vida de Viaje para coger ideas para New York de sus viajes y, del blog En Beijing y de la web del Instituto Cervantes de Beijing que ofrece guías gratuitas de Pekin y Shanghai para los preparativos de China, así como del foro Los Viajeros dónde siempre encuentro muuucha información para preparar mis viajes por libre.

¡Os iré contando conforme cojan forma estos dos grandes destinos que nos esperan! Of course, se aceptan sugerencias ¡¿Eh?!