19/09/17: nos transportamos a la edad media de China en la ciudad amurallada de Pingyao

Día 7: Pingyao, una de las ciudades con más encanto de China

Amanece un nuevo día, y casi sin darnos cuenta ya llevamos una semana conociendo China 🙂

A pesar de que la cama es de estilo tradicional con un futón fino, dormimos del tirón hasta las 9,15h. De nuevo con ayuda del traductor Pleco, conseguimos contratar con el dueño del hostal el transfer hasta la estación de trenes para mañana por 30Y y que nos laven 2kg de ropa por 45Y 😀

Hechos los trámites, salimos a descubrir la ciudad, pero nos damos cuenta que nos queda poco efectivo y resulta que los cajeros que hay en la ciudad amurallada solo aceptan tarjetas locales… así que nos toca pegarnos una buena caminata hasta la salida oeste de la muralla, dónde fuera de ésta hay un cajero que acepta Visa y MasterCard, aquí si podemos sacar dinero sin problemas con nuestra Revolut.  Lo bueno de esta caminata, poder ver las murallas de esta zona de la ciudad 🙂

Como no nos hace gracia ir con tanto dinero encima, volvemos de nuevo hasta el extremo este de la zona amurallada, parando antes a comprar unos cafés y unas pastas para desayunar que nos tomamos en el alojamiento. El dueño del hostal cuando nos ve desayunando nos trae unas manzanas, ¡qué mono!

nuestro hotel

Dejamos parte del dinero en la habitación y ahora si, a eso de las 11h salimos a conocer la ciudad.

La Ciudad Vieja de Pingyao se fundó en el siglo XIV y conserva su esencia de las dinastías Ming y Qing. Fue declarada Patrimonio de la Unesco en 1997 y por ello, y su aire medieval, la hacen destino turístico 🙂

Cerca de la puerta este de la muralla, compramos las entradas para visitar los puntos de interés de la ciudad. Según el cartel informativo que hay junto a la taquilla, cuesta 150Y por persona pero por algún motivo que desconocemos ya que nos lo dicen en chino, solo nos cobran 60Y a cada uno… mira, ¡eso que nos ahorramos!

El primer sitio que visitamos es el templo taoista Qing Xu Guan, construido a principios de la Dinastía Tang en el 657 aC, es el templo más antiguo de la ciudad.

Y realmente te das cuenta de lo antiguo que es cuando te fijas en sus columnas o sus techos de madera… ¡cuánta historia habrán visto estos edificios! Veo que unos monjes venden llaveros con símbolos tao y chinos hechos en madera de forma artesanal, y me compro un par por pocos yuanes.

Caminamos unos 10 minutos y llegamos al templo del Dios del Fuego. Aquí los fieles venían a rezar a sus dioses para evitar incendios en la antigua ciudad de Pingyao, donde las casas eran de madera y un incendio podía hacer mucho daño.

Nos dirigimos hasta la puerta norte dónde subimos a lo alto de la muralla, ¡menudas vistas! La muralla de Pingyao tiene un perímetro de seis kilómetros, 12 metros de altura y 4 de ancho, y cuenta con seis puertas y hasta 72 torres de vigilancia. Aunque dicen que la de Xi’An es mucho mayor, esta es realmente bonita y también se puede pasear por ella.

torre de vigilancia de la puerta norte

Preferimos bajar de nuevo porque hace un calor terrible a la solana, y caminar hasta la calle sur, donde entramos en el que fuera el primer banco de China, el Rishengchang Draft Bank Museum o Museo de la Cámara de Comercio. Fundado en 1823 cuando se comenzaron a emitir cheques en la ciudad puesto que los negocios textiles prosperaban y comenzaban a vender a otras regiones, se convirtió en un centro de financiación que daría lugar al primero de los bancos del país, llamados tongs.

Está conformado por varios edificios, cada uno con una función administrativa que se conservan con todo detalle. En algunas salas hay pequeñas exposiciones. Es un lugar muy curioso de visitar, y puedes ver la configuración tradicional de las edificaciones chinas.

Cuando salimos del museo comienza a picar el hambre… Por internet vemos que varios viajeros recomiendan el Petit Resto muy cerca de aquí, así que es ahí dónde vamos a cargar las pilas. Tomamos tres platos, uno de pollo con verduras, otro de brócoli con setas y otro de judías en tempura que están deliciosos, con dos refrescos por 96Y.

Con el estómago lleno, caminamos por las bellas calles de Pingyao repletas de comercios hasta la Ancient Government Buildings.

Construido en 1346 durante la dinastía Yuan, es considerado como uno de los mejores edificios gubernamentales del país. Cuenta con varios edificios y jardines que  recorremos con calma entre la multitud, disfrutando del lugar y antes de salir, subimos a la Torre del Fengshui desde donde hay unas vistas geniales sobre los tejados de la ciudad.

Seguimos caminando por las calles de Pingyao hasta llegar a la puerta que marca la entrada a la calle comercial Cheng Huang Street.

Proseguimos la caminata hasta el Templo Cheng Huang o del Dios de la Ciudad, otro de los grandes y antiguos templos de la ciudad que servía para protegerla. Aquí encontramos varios edificios con altares que forman el complejo y unas estatuas del zodiaco chino la mar de graciosas 🙂

Este es uno de los lugares que más nos gusta, y se respira paz a pesar del gentío. Encontramos muchísima simbología y es que los chinos son grandes supersticiosos.

Hemos visto varias tiendas que venden una especie de mosto típico de la zona y licores. Compramos un licor bastante fuerte (la etiqueta marca 45º) con un frasco bien mono por 20Y, directo a la colección de licores viajeros de mi marido 🙂

Después caminamos hasta el templo de Confucio. Aunque el lugar es hermoso y está catalogado con AAAAA por el Gobierno Chino, no estamos mucho… ya nos empiezan a parecer todos iguales y estamos agotados entre el calor y la caminata del día…

Tras una breve visita, decidimos que ya no podemos caminar más y estamos lejos del hotel… así que paramos al primer “bus” que vemos y le preguntamos al conductor si nos llevaría hasta el hotel, nos dice que sin problema, así que pagamos los 10Y pp que cuesta el transporte y en 10 minutos estamos en nuestro alojamiento. Nos hemos ahorrado una caminata de más de media hora y ¡nuestros pies lo agradecen! Comentaros que en Pingyao aunque el tráfico solo está permitido en ciertas calles y por locales que se dirigen a su casa/hoteles, veréis que está repleta de motos y coches eléctricos que no hacen ruido alguno pero que te salen de todas partes y aunque se considera peatonal, tienes que ir vigilando todo el tiempo o corres el riesgo de ser atropellado porque ellos ¡no vigilan!

Al llegar el dueño del hostal nos ofrece un plato con boniatos asados y manzanas para merendar que aceptamos encantados 🙂 Nos devuelve nuestra ropa limpia y planchada, ¡esto si que es un lujo! Así podemos viajar con menos equipaje a pesar de ser un viaje largo 😉

Son las 17h pasadas y decidimos descansar un ratito hasta que anochezca, estamos ko. A las 19h salimos de nuevo a la calle, nos acercamos hasta la puerta este de la muralla para verla por fuera, pero no la iluminan por la noche por lo que no se ve demasiado… Caminamos por la calle este hasta cruzar con la sur y bajamos por ella, si de día la ciudad tiene encanto, de noche mejora con sus fanalillos rojos por doquier.

Decidimos ir a cenar al Petit Resto de nuevo ya que la comida nos pareció deliciosa. Pedimos un par de platos de pollo, uno de fideos y uno de arroz con dos refrescos por 76Y todo, cenamos de maravilla, todo está delicioso.

Aunque en las tiendas exponen productos de artesanía de porcelana y madera muy chulas no compramos nada, los precios están bastante inflados dentro de las murallas por lo que hemos leído y todavía queda mucho viaje por delante. Volvemos al hostal dando un paseo entre farolillos. Paramos a comprar un par de cafés para mañana en una tienda en la calle este (14Y).

Son más de las 21h cuando llegamos de nuevo al alojamiento. Nos damos una ducha, preparamos las maletas y a dormir, mañana conoceremos un nuevo punto de nuestra ruta por China pero estamos felices de haber venido hasta aquí, la visita ha merecido mucho la pena 🙂

Acerca de creciendoconmisviajes

Viajar nos abre la mente, nos hace ver las cosas de otra forma, nos convierte en curiosos, potencia nuestro afán por conocer, nos vuelve más independientes, autónomos y resolutivos... ¡viajar nos ayuda a crecer!

Publicado el 04/23/2018 en ASIA, CHINA 2017 y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: