15/09/17: hoy cumplimos un sueño, recorrer un trocito de la Gran Muralla China

Día 3: visitamos una gran maravilla del mundo y acabamos el día frente a la moderna arquitectura del parque olímpico de Beijing

Nos levantamos algo antes de las 8h y bajamos a desayunar al Starbucks que tenemos delante del hotel, un par de dulces y dos frapuccino de té verde (a los que me aficionaría el resto del viaje) por 104Y y nos ponemos en marcha a pesar de ser muy temprano.

Hoy voy a cumplir un sueño, de esos que tienes desde pequeña… Aún recuerdo lo mucho que aluciné la primera vez que la vi en un libro de historia y pensaba que jamás podría visitarla. Pero ¡hoy voy a hacerlo, y podré decir que he caminado un trocito de la Gran Muralla China!

Después de mirar bien opiniones en diferentes blogs y foros, decidimos visitar el tramo que hay en Muntianyu. Bien conservado, no muy complicado de recorrer y relativamente cerca de Beijing. Así que tras el desayuno y con las pilas cargadas nos dirigimos al metro y vamos hasta la parada de Dongzhimen. Seguimos las indicaciones a Bus transfer hall (salida H) y luego vamos hacia los andenes norte de la estación de autobuses que está adherida a la estación de metro/tren. Deberéis seguir en todo momento los carteles que indican la línea del bus 916快. Es importante que os fijéis que lleva el icono “” que significa “rápido” ya que si no el trayecto puede eternizarse..

Cuando fichamos el andén des de el cuál sale el bus, vemos que hay uno a punto de salir. Así que nos echamos una carrerilla y conseguimos cogerlo. El trayecto cuesta 12Y y se puede pagar con las Beijing Card del metro (la tarjeta de contacto que compramos al llegar el primer día).

El trayecto dura aproximadamente una hora y la verdad es que tardamos un rato en estar seguros que es el bus correcto, ya que hace multitud de paradas en Beijing y pensábamos que sería un bus bastante directo al llevar el símbolo de exprés. Somos los únicos occidentales a bordo y los anuncios de parada son en chino, única y exclusivamente… el idioma es un problema en este viaje y cada día nos damos más cuenta de ello. Hay una familia india y entre sus apuntes y los nuestros, y los gps de los móviles conseguimos saber que se trata del bus que toca… La mujer tenía apuntada otra parada, pero le comentamos que en varios blogs encontré que era mejor esperar a la última parada y hacer caso omiso de los “charlatanes” que subirán en el bus intentando convencernos de que es la última y que vayamos con ellos a un “módico precio”.

Efectivamente, cuando falta poco para llegar, en las paradas que hace el bus, son varias las personas que intentan hacernos creer que debemos ir con ellos, pero hacemos caso omiso y esperamos a la última parada, junto a la estación de autobuses de Haoirou. Pasamos las Beijing Card de nuevo por el lector y la máquina nos descuenta los 12Y que cuesta el trayecto.

la parada correcta es fácilmente reconocible porqué es frente a este edificio

Nada más bajar ya nos esperan un montón de conductores ofreciéndose para llevarnos a los pies de la Muralla. Se nos acerca un local pidiendo 60Y por los dos, tras un duro regateo conseguimos bajarle a 50Y. El hombre acepta y en unos 20 minutos en coche, nos deja junto a las taquillas de la Gran Muralla.

El tipo nos acompaña hasta comprar las entradas, y suerte porque aunque no habla ni papa de inglés, se esfuerza por entendernos y nos ayuda a comprar la entrada que más nos interesa. De todas las opciones que hay, decidimos subir en telesilla y bajar en tobogán (120Y), más la entrada (45Y), más el shuttle ida y vuelta para que nos acerque a la falda de la muralla y ahorrar un buen paseo a pie (15Y), pagamos en total 360Y los dos. Nos despedimos amablemente del conductor y caminamos unos 400m hasta la parada del shuttle, haciendo antes una parada en el wc y comprando algo de picoteo en la calle comercial.

El trayecto del shuttle se supone que son 10 minutos pero pasamos por una zona que están de obras arreglando el tendido eléctrico y se alarga un poco más. Caminamos unos pasos desde el parking hasta la entrada del telesilla, parándonos a observar un mapa de la zona y deseando poder ver la Gran Muralla al fin…

En la entrada del telesilla nos marcan las entradas a la Muralla también y tras unas risas al subir a la silla porque echamos de menos los esquís, disfrutamos de las primeras vistas del gran muro de China. Es realmente alucinante poder estar aquí… y en realidad piensas que los chinos consiguieron “cercar el monte”.

podéis ver parte del recorrido del tobogán de bajada


El telesilla nos deja en la torre 6. Decidimos caminar hacia la izquierda y alucinamos con la sensación de estar pisando y tocando la Gran Muralla.


Aquí hay que venir con una mínima condición física puesto que el desnivel es elevado y hay muchísima pendiente y escalones entre las distintas torres. Es algo muy curioso, porqué no sé porqué motivo todos imaginamos la Muralla con un suelo liso… pero como os decía, los chinos pusieron cercas al monte y la Muralla recorre el pico del monte…

La pena es que el día está bastante nublado y no podemos disfrutar al 100% de la vista de la Gran Muralla sobre el horizonte, pero si alcanza la vista para darte cuenta de la mega construcción que hicieron los chinos en ¡¡¡el siglo V a.C!!!

las vistas desde el interior de las torres de vigilancia

Esta antigua fortificación construida para proteger la frontera norte del imperio chino de los ataques de los nómadas provenientes de Mongolia y Manchuria fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987 y una de las 7 Nuevas Maravillas del Mundo Moderno en 2007.

Se calcula que tiene unos 7.000 kilómetros de largo (contando todas sus ramificaciones y construcciones secundarias), y va desde la frontera de China con Corea del Norte hasta el Desierto de Gobi, aunque desgraciadamente tan solo se conserva un 30% de ella.

Y nosotros, casi sin darnos cuenta hemos recorrido unos poquitos kilómetros de esos 7.000 y estamos junto a la torre 11.

Decidimos volver hacia la 6 ya que si seguimos adelante hay mucho más desnivel y hay que contar con fuerzas para la vuelta…

En total estamos más de 3h disfrutando del lugar… ¡sin palabras! Cuando llegamos de vuelta a la torre 6, nos dirigimos a la estación de salida del tobogán echando antes un último vistazo a este maravilloso lugar para retenerlo para siempre en nuestras retinas.

El patinete con el que bajas por el tobogán es muy sencillo de llevar. Debes mover la palanca hacia delante si quieres acelerar y hacia atrás para frenar. Si lo dejas en modo caída libre, coge bastante velocidad y es muy divertido, pero nos tocan unos caguetas por delante que van a 2 por hora y tenemos que estar frenando todo el tiempo. El recorrido transcurre a través de la vegetación A los pies de la Muralla y aunque hay bastante desnivel, es fácil de bajar.

Una vez abajo, vamos a comer unos bocatas al Subway, son más de las 15h y ¡estamos hambrientos! Pedimos dos refrescos, dos bocatas al gusto y dos bolsas de chips por 110Y. No está nada mal, después de la caminata entran muy bien, la verdad.

Aunque sabemos que aquí serán mucho más caros los imanes que en Beijing, no podemos irnos sin uno de este lugar para nuestra colección. Así que en un pequeño local que hay junto al Subway, compramos uno que no está demasiado mal de precio (35Y).

Volvemos a la parada del shuttle que nos lleva de vuelta a la entrada del recinto. Apenas hay conductores aquí, y falta hora y media para el siguiente bus hasta la estación de buses de Haoirou… pero vemos a una pareja de franceses que se encuentran en la misma tesitura que nosotros, y les decimos de compartir transporte hasta la estación de autobuses. Aceptan y conseguimos pactar con una mujer que nos lleve por 30Y la pareja. La señora tampoco habla inglés pero es muy amable y nos lleva hasta la parada del 916 exprés que regresa a Beijing. No tenemos que esperar nada porque justo al llegar nosotros, lo hace el bus también. La señora muy amable nos indica que ése es el bus que nos llevará a Beijing.

Por 12Y y tras una hora y cuarto aproximada de trayecto, estamos de nuevo en la estación de autobuses de Dongzhimen. Allí cogemos el metro (3Y) y nos vamos derechos al hotel a darnos una ducha y a echarnos una buena siesta. Estamos agotados de la caminata pero muy felices por haber podido vivir esta maravillosa experiencia que no olvidaremos jamás.

Sobre las 19h salimos de nuevo al metro, y tras varios trasbordos interminables y 45 minutos de trayecto, llegamos a la parada Olimpyc Green (4Y). Estamos en la zona olímpica de Pekín. Aquí se concentran maravillas de la arquitectura china que se construyeron para las Olimpíadas de Beijing 2008. Damos un paseo por la zona aunque solo vemos los edificios más representativos como el Nido o Estadio Nacional de Pekín, llamado así por la forma de nido que tiene. Se trata de una gran estructura metálica que obtiene luz solar para auto abastecerse y recoge el agua de la lluvia para regar su césped.

Vemos también la Antorcha Olímpica, una altísima estructura en la que estuvo la llama de los Juegos de 2008 y que cambia de color continuamente haciendo diferentes juegos de luces.

El parque es inmenso y nosotros ya nos hemos pegado una buena caminata hoy, así que después de ver sus dos edificios más representativos, entramos al centro comercial Xin’ao buscando un restaurante dónde cenar.

Nos decantamos por uno fusión chino/japonés en el que comemos varios platos bien buenos por 125Y. Estábamos nosotros tan tranquilos comiendo, cuando una clienta local empieza a montar una porcata tremenda a los camareros… no sabemos de qué va la cosa porque no entendemos chino, pero no os podéis imaginar la que se lía en un momento… Después de cenar con espectáculo incluido (no queráis ver nunca a una china realmente enfadada), damos una vuelta por el centro comercial pero son casi las 22h y ya está cerrando todo, así que volvemos al metro y tras hacer el mismo trayecto a la inversa (4Y) llegamos al hotel que son casi las 23h. De nuevo a la ducha (hace muchísimo calor y humedad en Beijing) y a dormir, hoy ha sido un gran día en el que hemos cumplido un sueño: ¡poder recorrer un trocito de la Gran Muralla China!

Acerca de Creciendo con mis viajes

Viajar nos abre la mente, nos hace ver las cosas de otra forma, nos convierte en curiosos, potencia nuestro afán por conocer, nos vuelve más independientes, autónomos y resolutivos... ¡viajar nos ayuda a crecer!

Publicado el 03/15/2018 en ASIA, CHINA 2017 y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .