Visita guiada al centro penitenciario La Model

Todos los meses de Octubre la asociación 48 horas Open House de Barcelona celebra un fin de semana de puertas abiertas donde participan más de 150 edificios de todo tipo, forma y medida de la ciudad condal. Nosotros este año aprovechamos para visitar el histórico centro penitenciario de Barcelona, La Model.

Construido en 1904, el centro debía servir de modelo para la reforma del sistema penitenciario, de ahí su nombre de “Modelo”. Tras 113 años de historia en la que ha acogido a miles de presos, el pasado 8 de junio de 2017 cerraba sus puertas como cárcel y las abría de nuevo a los pocos meses ofreciendo visitas guiadas y una exposición que muestra la cotidianidad de sus salas y la historia de algunos de sus presos más relevantes.

Tras más de 1 hora de espera conseguimos entrar. El chico de la entrada nos dice que entre semana apenas hay visitantes y mostrando el DNI se puede acceder de forma gratuita. También hoy nos piden el DNI para registrar la entrada.

Somos un grupo de unas 20 personas y nos acompaña una voluntaria que nos va explicando un poco la distribución de la cárcel y nos muestra algunas de las salas visitables. Accedemos al interior a través de las grandes puertas de rejas como si fuéramos presos, recreando ese momento que sin duda debe ser estremecedor.

La Model se diseñó según un planteamiento racionalista dirigido a garantizar el control visual de todo el complejo desde un solo punto central. Así, accedemos al patio central desde dónde está la torre de vigilancia con vista a todos los pabellones y patios que conforman el complejo.

Las salas se caracterizaban por un sistema celular, que aislaba a cada preso en una celda individual para prevenir los efectos de las “malas compañías”.  Este modelo arquitectónico suponía un avance y una mejora considerables respecto a las sórdidas cárceles antecesoras a la Model, pero en poco tiempo quedó desbordada. Cuatro años después de su inauguración, debieron ampliar el complejo con 200 celdas más. Aún así, en la época de la Guerra Civil y pos-guerra el centro acogió además de presos comunes, a múltiples presos políticos y sindicales del régimen franquista con lo que llegó a cuadriplicar su capacidad, llegando a albergar hasta 13000 presos entre sus muros (en un centro proyectado a acoger a tan solo un millar…).

diseño de las celdas individuales

las celdas actuales disponían de litera para dos presos

interior de una celda

Su historia se corresponde con los periodos de la Restauración (Semana Trágica, anarquismo, sindicalismo), la dictadura de Primo de Rivera, la Segunda República, la Guerra Civil, el Franquismo y la Democracia. En el interior del primer pabellón que visitamos encontramos una exposición en las celdas que muestran algunos de los presos conocidos que acogió la cárcel, como el Vaquilla, Salvador Puig, Lluís Companys o Salvador Seguí.

en algunas hubo fusilamientos…

Tras visitar este primer pabellón en que podemos hacernos una idea de cómo era la vida en las celdas, accedemos a otro pabellón visitable en el cuál podemos ver los distintos niveles de celdas que había, llegando hasta los 3 pisos de altura. También podemos ver el comedor comunitario.

Accedemos a uno de los patios de la cárcel en la que hay otra exposición con la historia de los centros penitenciarios de Catalunya.

Luego vemos otro de los patios en el que había un pequeño colmado dónde los presos podían adquirir algunos productos de higiene y comida.

No solo hubo presos si no que también se llevaron a cabo ejecuciones entre sus muros, la más común era utilizando el garrote vil. La última ejecución en la Model fue la de Salvador Puig Antich en marzo de 1974. La guía nos comenta que se sabe que el barrote está escondido en el complejo aunque se desconoce su ubicación exacta. Lo que si nos muestra es la sala y el punto en el que se encontraba cuando era utilizado para las ejecuciones.

Por último accedemos a las salas dónde los presos podían recibir visitas de sus familiares. Éstas se realizaban en salas separadas por un cristal blindado y se comunicaban a través de un interfono, no podían durar más de 20 minutos.

Tras una hora de visita reviviendo la historia del lugar, salimos del recinto. Nos ha gustado poder conocer de más cerca este lugar histórico de la ciudad. La verdad es que uno puede hacerse a la idea de cómo debían sentirse las personas que estuvieron encerradas entre sus muros y desde luego no debía ser una vivencia fácil…

Salimos pensando en cuántas historias albergaran estos muros en los 113 años de su historia… Sin duda, recomendamos esta visita.

Anuncios

Publicado el 01/01/2018 en Barcelona, Barcelona, CATALUNYA y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: