21/09/15: seguimos descubriendo rincones de Manhattan, el Intrepid y alucinamos con las vistas desde el Empire State

Día 3: recorremos el centro de Manhattan, disfrutamos del Intrepid y su Concorde, y de las espectaculares vistas desde lo más alto del Empire State!

El jetlag hace que a eso de las 7,30h estemos despiertos… desayunamos en el apartamento, y sobre las 9h salimos hacia el metro. Tomamos la línea E en Port Authority hasta la parada 5Av/53St.

Caminamos unos metros por la 5th Avenue hasta la St Patrick’s Cathedral, ayer la vimos iluminada en la noche y hoy entramos a conocer su interior. Sede de la arquidiócesis de New York, es la catedral católica más grande de EEUU. La entrada es gratuita pero comprueban los bolsos al entrar. Y si por fuera es impresionante, por dentro lo es aún más.

img_6697-copia

img_6696-copia

 

Su construcción comenzó en 1858 pero no se finalizó hasta 1879, ya que durante la Guerra de Secesión quedaron los trabajos paralizados. La idea era crear un templo que dominara la ciudad con sus torres de más de 100 metros de altura, pero la verdad es que hoy en día parece chiquitita ya que se encuentra entre los rascacielos de la 5ª Avenida y frente al imponente Rockefeller Center… Recorremos el interior del templo, disfrutando de sus columnas y suelos de mármol, sus rosetones y los bonitos órganos.

img_7413-copia

 

img_7419-copia

 

img_7423-copia

 

img_7424-copia

 

Al salir nos acercamos a la tienda Lego que hay cerca del Rockefeller pero está cerrada… pasamos por la plaza central del Rockefeller Center y lo vemos de día… creo que me quedo con la vista nocturna 🙂

img_7425-copia

img_7426-copia

reflejos…

Luego entramos a la Nintendo Store, muy cerca de allí, y disfrutamos de una pequeña exposición de videojuegos y máquinas Nintendo de todas las épocas. Compramos un peluche para uno de mis sobrinos.

img_6698

Caminamos hasta la 42th Street, sintiéndonos unos neoyorquinos más 😛 Una vez en la 42 seguimos hasta cruzar con Park Avenue, dónde se encuentra la Terminal Grand Central, y entramos.

img_7430-copia

La estación fue inaugurada en febrero de 1913 y reformada en 1998, Grand Central es una de las joyas arquitectónicas de Nueva York, sus bóvedas son del arquitecto Rafael Gustavino, un valenciano formado en Barcelona, asesor de Eusebi Güell y uno de los creadores de la bóveda catalana.

Como os decía, la Grand Central es la estación de trenes más grande del mundo en número de andenes. Cuenta con dos niveles, ambos subterráneos. Es un lugar que ha conseguido sobrevivir conservando su estilo durante casi un siglo. Su construcción vino motivada por la necesidad de soterrar las vías y jubilar los trenes a vapor, pero en los años 50, el boom del automóvil y la creación de nuevas zonas residenciales hicieron que el tren cayera en desuso. Ésto, junto al gran incremento de precio del terreno en Manhattan, pusieron a la estación en peligro, pero finalmente, decidieron construir zonas comerciales en los terrenos de la estación y vender el edificio de oficinas que habían construido en su parte trasera. De esa venta surgió el rascacielos de la Pan Am (ahora MetLife), de 59 plantas.

img_7455-copia

La parte más llamativa de la estación es sin duda su nave central, el Vanderbilt Hall. Se trata de una sala de espera de más de 1.100 metros cuadrados. Lo más sorprendente de la sala, además de su tamaño, son sus techos y la decoración en general, por lo que ha sido usada como escenario para innumerables películas.

img_7461-copia

img_6568-copia

Como curiosidad, dicen que en una de las galerías laterales, si hablas en una esquina, en la contraria se escucha tu eco… no pudimos comprobarlo porque estaba a rebosar de gente… 😛 La verdad es que la estación parece más una galería de arte, bien merece una visita.

Salimos de nuevo a la 42th Street y avanzamos hacia Lexington Avenue, hasta el que para mi es uno de los edificios más bonitos de New York, el Chrysler Building.

img_7427-copia

 

img_7431-copia

 

Diseñado por el arquitecto William Van Alen,  es un ejemplo de la arquitectura art decó.  Su construcción competía con la torre del Bantk Of Manhattan (actual The Trump Building) para ser el más alto de la ciudad, dado que el Chrysler “perdía”, decidieron añadirle la aguja piramidal en secreto para alcanzar así su altura de 319 metros y ser el más alto del mundo durante 11 meses, hasta que finalizó la construcción del Empire State Building en 1931.

La verdad es que estar a sus pies es una sensación alucinante, te sientes muy pequeño mirando arriba… Hasta hace unos años se podía subir hasta la planta 77 dónde había un mirador, pero lo cerraron al público. Así que nos conformamos con entrar al vestíbulo y ver sus murales.

 

img_7438-copia

 

img_7433-copia

 

Seguimos avanzando por la 42th Street hasta llegar al Daily News, el famoso rascacielos dónde estaba el Daily Planet la sede dónde trabajaba el protagonista de Superman.

 

img_7441-copia-2

 

Es curioso entrar a su hall, dónde hay una pequeña colección de antigüedades y llama la atención la enorme bola del mundo que aparece en la película.

img_7450-copia

Tras una corta visita, volvemos a la calle 42 y desandamos nuestros pasos para ir al siguiente destino, sin perder de vista el Chrysler, que como os decía me tiene fascinada… creo que es de los edificios más bonitos de NYC.

 

img_7445-copia

 

img_6567-copia

 

Llegamos de nuevo a la 5th Avenue y giramos a la izquierda, dónde se encuentra una de las entradas al Bryan Park, y de la Biblioteca Pública.

img_7465-copia

Llevamos un buen rato de caminata y estamos cansados… nos sentamos en unas mesas que hay fuera y descansamos un poco aprovechando el wifi gratis de la biblioteca. Del edificio, destaca la lujosa McGraw Rotunda y la sala principal, la Rose Main, conocida por ser unos de los escenarios de los Cazafantasmas. Si eres respetuoso con la gente que está estudiando, puedes entrar al interior sin problema.

sense-nom

img_7470-copia

Junto a la New York Public Library encontramos una boca de metro que nos va bien, así que tomamos la línea 7 hasta Times Square, y una vez allí caminamos 10 minutos hasta nuestro apartamento. Decidimos comer “en casa” y así descansar un poco de caminata.

Como os explicaba en la entrada con los preparativos, llevamos el pase NYC Explorer Pass, en el que tenemos incluidos algunos monumentos importantes, entre ellos el Intrepid Sea, Air & Space Museum, al que nos dirigimos tras la comida y que tenemos a unos 15 minutos a pie desde el apartamento.

img_7472-copia

Ubicado en el muelle 86 de la orilla del río Hudson, se encuentra el enorme portaaviones Intrepid, partícipe en la II Guerra Mundial y en la guerra de Vietnam entre otras, en el programa espacial estadounidense y en las labores de rescate del 11S.

img_7479-copia

 

Pasamos los controles de seguridad de la entrada, intercambiamos el pase por la entrada y lo primero que visitamos es el submarino Growler, construido en 1958 y retirado en el 64 al quedar obsoleto. Es bastante claustrofóbico, no sé cómo podían pasarse meses varias personas en su interior… lo que más nos llama la atención es la sala de los torpedos. Dentro del submarino no dejan hacer fotos y se entra en grupos reducidos, vigilado por soldados de la Navy, una vez en la escotilla si nos dejan echar alguna.

img_7488-copia

Tras la visita, entramos al barco del cuál se visitan 4 cubiertas que van desde el puente de mando hasta los dormitorios. Se trata del USS Intrepid, también conocido como The Fighting I, fue uno de los 24 portaaviones de la clase Essex construidos durante la II Guerra Mundial para la Marina de los EEUU y comisionado en agosto de 1943. Si visto de fuera parece grande, una vez allí ¡parece enorme!

img_7485-copia

la sala del sonar

 

img_7549-copia

el sillón del “jefe”

 

img_7487-copia

 

En la cubierta de vuelo encontramos más de una decena de aviones y helicópteros de distintas épocas, entre los que destacan el avión espía A-12 Blackbird, el F-14 Tomcat y el AV-8A Harrier.

 

img_7551-copia

img_7506-copia

img_7504-copia

img_7507-copia

img_7511-copia

img_7519-copia

 

Lo bueno es que frente a cada aeronave tienes carteles informativos explicando sus usos, características y peculiaridades, con lo que se aprende un montón.

Bajando al hangar se encuentra el museo propiamente dicho, dónde se pueden ver objetos originales, maquetas y material multimedia referente al barco y a su historia. La cubierta repleta de aviones y helicópteros ya me ha impresionado, pero no me imaginaba que aquí abajo también habría aviones…

img_7557-copia

img_7563-copia

la primera campana del Intrepid

 

Esta parte es más interactiva, y además de los objetos que exponen, hay varios simuladores y puedes toquetear algunas cosas. La verdad es que el museo es impresionante… solo os diré que llegamos a las 14,30h y salimos a las 17h, al cierre.

Tras ver el hangar, bajamos al muelle y nos dirigimos al Concorde. Si, lees bien, tienen un Concorde en el museo 🙂

img_7490-copia

¡Nos flipa un montón poder ver este bicho de cerca! Puesto en servicio el 21 de enero de 1976, debía ser alucinante ir a bordo de uno de ellos… Y es que fue único avión comercial capaz de romper la barrera del sonido y cruzar el Atlántico en 2 horas y 52 minutos…

img_7569-copia

 

Existe la posibilidad de entrar en él pagando un extra con la entrada, pero nosotros nos conformamos con verlo por fuera, y nos fijamos en todos los pequeños detalles. Su último vuelo fue el 26 de noviembre de 2003 a raíz de un grave accidente dónde fallecieron todos los tripulantes.

img_7586-copia

img_7575-copia

img_7584-copia

img_7593-copia

Desde esta parte del muelle se puede ver New Jersey, el “gran competidor” 😀 Nos echamos unas risas al recordar los comentarios de los personajes de la serie How I Met Your Mother respecto a ello 🙂

img_7589-copia

A las 17h anuncian el cierre del museo, y con pesar, salimos. ¡Este lugar nos ha encantado! Decidimos volver al apartamento a descansar un rato. Caminamos los 15 minutos que nos separan, pasando antes por el supermercado a comprar cena y desayuno para mañana. Nos echamos un ratito y nos tomamos un refresco, y a las 19,20h salimos de nuevo. Cogemos el metro en Times Square, línea Q, R, N hasta la parada 34St Herald con la 5th Ave… ¿ya sabéis a dónde vamos? A conocer el rascacielos más mítico de todo New York, una visita que nos hace especial ilusión… vamos a conocer el Empire State Building 🙂

Tenemos la entrada incluida en el NYC Explorer Pass, así que pasamos los controles de seguridad e intercambiamos el pase por la entrada, y tomamos un ascensor hasta la planta 80 dónde se ubica el primer mirador y las tiendas de souvenirs. De allí, se toma otro ascensor hasta el piso 86 dónde está la plataforma de observación al aire libre.

img_7651-copia

Diseñado por William F. Lamb e inaugurado el 1 de mayo de 1931, con 443 metros de altura (381 metros sin el pináculo), fue durante años el edificio más alto de NY, y el primero del mundo en superar los 100 pisos de altura. Salimos a la terraza y alucinamos con las vistas sobre la ciudad que nunca duerme.

img_6580-copia

img_7615-copia

 

Cada día de la semana, iluminan el edificio de un color y en ocasiones especiales pueden hacer “homenajes lumínicos”, por ejemplo cuando la selección española ganó el Mundial, la iluminaron con los colores de nuestra bandera. Podéis saber los colores de cada día en su página web.

 

img_7625-copia

 

Las vistas que ofrece sobre la ciudad ¡son espectaculares! Al estar en pleno centro de Manhattan puedes distinguir todos sus lugares emblemáticos… Times Square, el estadio Madison, las grandes avenidas que cruzan la ciudad, Central Park, el Rockefeller, The One… a pesar del frío que hace aquí arriba, no vemos el momento de irnos 🙂

img_7626-copia

 

img_7633-copia

 

img_7637-copia

 

Pasamos una hora larga en lo más alto disfrutando de las vistas. Comentar que pagando un plus, se puede acceder a otro mirador en el piso 102, pero es acristalado por lo que no subimos… Estamos helados, y aunque nos quedaríamos más rato, decidimos bajar. Antes, pasamos por la tienda de souvenirs y compramos un imán muy molón por 8,70$ para nuestra colección 🙂

img_6725

Desandamos los pasos de nuevo hasta el metro, de vuelta con la misma línea hasta Times Square y regresamos al apartamento. ¡¡Estamos cansadísimos tras todo el día de caminata!! Pero a la vez muy felices por todo lo conocido hoy 🙂  Cenamos lo comprado, ducha y a las 23h caemos planos en la cama, ¡estamos ko!

Anuncios

Publicado el 11/13/2016 en AMÉRICA, NEW YORK 2015 y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: