20/05/11: vamos a conocer los ciervos de Nara!

Día 5: peregrinaje budista y sintoísta en Nara y “Mc Donald’s por el mundo: Japón”

 

El día de hoy lo destinaremos a la ver la ciudad de Nara. Nos levantamos sobre las 8h, desayunamos en la estación en el Café Francés, qué ricos están los rollitos de canela 🙂

Antes de coger el tren, pasamos por una parafarmacia a comprar un protector solar, el sol pega de lo lindo y con tantas horas al sol yo ya tengo la nariz bien colorada… y ahora si, tomamos el tren JR que nos lleva a Nara. Es un viaje de unos 40 minutos incluido con el JRP (Japan Rail Pass). Nosotros incluimos los trayectos de hoy aprovechando que tenemos el JRP activado, pero también puedes pagar el trayecto (unos 800¥ si no recuerdo mal) aunque no es la única opción para viajar a Nara, ya que puedes usar también los trenes de una línea privada que te lleva más o menos en el mismo tiempo solo que algo más económico (unos 600¥).

Nara fue la primera capital permanente de Japón y fue fundada en el año 710. Fue capital de Japón hasta el año 784 cuando debido a las influencias y las ambiciones políticas de los monasterios budistas empezaron a ser una amenaza para el gobierno, y la capital se trasladó a Nagaoka. Debido a su pasado, está llena de tesoros históricos, incluyendo algunos de los templos budistas más antiguos de Japón, así como uno de los santuarios shintoistas más importante y uno de los parques más grandes del país, en Nara-Koen. Es por ello, que debe ser un imprescindible si se visita el país nipón 😉

Al llegar a Nara, hacemos parada en boxes (wc y bebida) y nos dirigimos a la oficina de información turística que hay en la misma estación. Nos preguntan de dónde somos y nos dan un mapa de la ciudad en ¡español! ¡mola!

thumb_P1010319_1024

Hay pases para un bus que recorre los puntos más importantes de la ciudad, además de los buses urbanos, y también hay opción de alquilar bicis en la misma estación, pero nosotros preferimos pasear y disfrutar del lugar de una forma calmada. Así que salimos de la estación por una de las calles principales y vamos andando hacia la zona de los templos por calles peatonales repletas de tiendas y restaurantes. El primero de la jornada es el Kofuku-ji. Se trata del templo de la familia Fujiwara, el clan más poderoso de Nara durante gran parte de los períodos de Nara y Heian, fue fundado al mismo tiempo que la capital, en el año 710. En la cima del poder de los Fujiwara, el templo constaba de más de 150 edificios, hoy tan solo quedan un par de ellos…

P1010321

El templo solo se puede visitar por fuera, tan solo se puede entrar a la sala dónde se guardan los tesoros artísticos que se conservan del templo (500¥) pero nosotros no lo hicimos. Además están celebrando una ceremonia… hay un grupo numeroso de gente, todos con una camiseta igual y siguiendo unas lecturas y cánticos al son de la campana que toca el monje que dirige el evento. Nos mantenemos algo alejados y no echamos fotos al lugar dónde están rezando por respeto.

P1010326

las fuentes de purificación que están a la entrada de cualquier templo o santuario

Caminado entre los edificios ya encontramos los famosos ciervos de Nara. Según los carteles, los ciervos llevan más de 1000 años en Nara conviviendo con sus gentes. Se dejan tocar y se les puede dar comida, eso si, nos recuerdan que son animales salvajes y que pueden atacar, por lo que hay que ir con cuidado.

P1010345

thumb_P1010333_1024

En este templo se encuentra la gran pagoda de Nara, una de las más altas de todo Japón, con una altura de cinco pisos, y es todo un símbolo de la ciudad.

P1010330

Seguimos caminando, y entramos al Nara Koen, el gran parque de Nara. Seguimos viendo ciervos por doquier y a varios artistas que intentan captar la magia de los parajes en sus lienzos, grupos haciendo yoga y un montón de grupos de escolares de excursión.

thumb_P1010349_1024

De camino a la zona de templos, encontramos el Museo Nacional, al que no entramos. Compramos unas galletas para ciervos en una paradita y se las damos, ¡son unos ansias! Es alucinante poder estar tan cerca de un ciervo… Vemos que los animales tienen predilección por los niños, los siguen a todas partes 🙂

thumb_P1010355_1024

Camino del templo de Todaiji pasamos por la gran puerta de Nandaimon.

thumb_P1010377_1024

Nos llama la atención los Niō,  dos dioses iracundos y musculosos guardianes de Buda que se encuentran junto a la puerta en cualquier templo budista. Se dice que son una manifestación de la deidad protectora Bodhisattva Vajrapāṇi, y según la tradición japonesa, los Niō viajaron con Buda para protegerlo.

thumb_P1010368_1024

Una vez cruzamos la puerta, ya estamos en el recinto del templo budista más importante de Nara… seguimos caminando entre escolares y ciervos hasta la taquilla.

P1010359

P1010364

Algo que no os he comentado y que es importante, el día que vayáis a visitar Nara vigilad de no llevar comida en la mochila ni papeles (o guías) en la mano. Tienen una cierta predilección por comerse todos los papeles que vean y a más de un turista vimos cómo le quitaban la guía de la mano para zampársela o cómo perseguían a aquellos que llevaban comida en la mochila hasta que se la daban ¡jaja!

thumb_P1010374_1024

Llegamos a la taquilla del Todai-ji, conocido también como “Gran templo de oriente”, es uno de los más famosos e históricamente significativos de Japón y es punto de referencia de Nara. Se trata del edificio de madera más grande del mundo y alberga en su interior al gran Daibutsu, el buda de bronce más grande de Japón, y uno de los más grandes dentro de un edificio. Y ya desde la taquilla, la vista del templo es imponente.

P1010380

Construido en 752 como el templo central de todos templos budistas de Japón y el responsable de que la capital nipona se moviera a Nagaoka en 784, por su gran influencia en los asuntos del gobierno… Pagamos la entrada (500¥ pp) y nos dirigimos al pasillo central que lleva a la entrada del templo. Aunque primero haremos parada en la fuente de purificación. Quizá os sorprenda pero nos gusta integrarnos en la cultura del lugar que viajamos y si ellos se purifican antes de entrar, creemos que también debemos hacerlo nosotros, aunque solo sea por respeto.

thumb_P1010378_1024

Junto a la entrada al templo, vemos una estatua de Buda de madera que da un poco de mal rollo. El cartel que lo acompaña dice que si frotas tu mano en su pie y luego lo pasas por la zona de “tu dolencia” tiene efectos curativos.

P1010385

Nada más acceder al interior del templo, te encuentras con el gran buda… una figura imponente de Daibutsu de nada menos que 14,98 metros de altura y un peso de unas 500 toneladas. Literalmente, ¡es enorme! ¡Solo su cara mide 5,33 metros! De verdad que la foto no hace honor a la realidad…

P1010388

P1010392

Originariamente el templo era tres veces mayor, pero por lo visto los sucesivos ataques e incendios destruyeron una gran parte del edificio.

Junto al gran buda existe una columna con un agujero que la atraviesa, cuenta la leyenda que el que pasa por él tendrá grandes bendiciones en su próxima vida. Vemos que todos los niños lo atraviesan sin problemas… pero los adultos no se animan a intentarlo y yo tampoco, no me vaya a quedar atascada y haga el ridículo 😛

P1010403

En la puerta y frente al buda hay un quemador de incienso enorme, echo unas moneditas al cajón y siguiendo sus rituales, enciendo tres barritas de incienso a la vez que pido un deseo al gran Daibutsu.

Nos dirigimos hacia la salida del templo cruzando de nuevo la puerta de Nandaimon. Pero antes de salir, compramos unos souvenir en las tiendas que hay junto a ella.

Damos un largo paseo por el Nara Koen, y nuevamente nos quedamos maravillados con sus jardines, sus estanques, sus puentes… y la cantidad de gente que hay haciendo picnic en las sombras del parque.

P1010416

P1010426

Vamos siguiendo la ruta que hay trazada por el parque hacia el mayor santuario de Japón. De camino vemos una armería muy pequeña y entramos a ver las katanas y shuriken que tienen expuestas. El dueño de la tienda nos explica que la katana es considerada Tesoro Nacional en Japón, por lo que las originales no se pueden sacar del país. Hay la opción de comprar una réplica, y rellenando unos documentos podríamos llevárnosla como recuerdo, pero no lo vemos claro… Lo que si compramos es un shuriken para mi cuñado que en otra vida debía ser un ninja porque le encantan todas estas cosas… lo que descubriremos al llegar a casa es que es ¡¡ilegal entrar este tipo de armas en nuestro país!! Por suerte no viene afilada y sé que mi cuñado no la sacará de su casa ni la usará para otra cosa que sea decoración… ¬¬’

P1010431

Tras un buen paseo por el parque, entramos en la zona del Santuario de Kasuga Taisha, fundado por la familia Furiwara en el año 768, y considerado el mayor templo sintoísta del país, por lo que es lugar de peregrinación para muchos japoneses. Es impresionante ver la cantidad de faroles de piedra que hay a su alrededor y sus columnas rojas en madera lacada.

thumb_P1010491_1024

P1010444

La entrada a los santuarios sintoístas en Japón es gratuita, pero en este caso si quieres recorrer todo el complejo incluida la sala Hômotsuden (o sala del tesoro), debes pagar 400¥.

Junto a la taquilla vemos unos cuantos puestos con  ema que son unas tablillas de madera dónde anotas tus deseos y dejas en el templo, y con tiras de la suerte, unos papelillos en los que pone tu fortuna… Por 100¥ compramos un papelillo de la suerte -en inglés-, que viene con una figura pequeña de un ciervo tallado en madera. La tradición dice que si la predicción es buena te la quedas para ti y, si es mala, debes atar el papel a una estructura metálica que hay en el santuario para que los dioses te protejan. En nuestro caso, como nos da buena fortuna, nos la quedamos 🙂

thumb_P1010455_1024

Vamos recorriendo los diferentes edificios y patios que conforman el santuario, es un lugar realmente bonito y merece la pena visitarlo. Además hay muy pocos visitantes y se respira una gran paz. Vemos algunos monjes haciendo sus labores, hombres y mujeres y es que en el shinto se aceptan las mujeres.

thumb_P1010461_1024

P1010487

Aquí hay un buda al que los japoneses vienen a pedir por sus males o por sus enfermos. Sigo el ritual de oración budista para pedir por la salud de un familiar que no anda muy fino en estos momentos… El ritual consiste en echar una moneda en una caja de madera que hay frente al altar, hacer dos reverencias seguidas de dos palmadas; entonces se pide al Buda tu deseo o petición, y se hacen dos reverencias más para terminar. En el caso de que haya una campana en el altar, en lugar de dar las palmadas, se toca la campana.

Sólo tengo foto de la zona dónde se encuentra el buda desde lejos porqué no se pueden hacer fotos de él, es el único que vemos en todo el viaje que no se puede fotografiar y suponemos que es por respeto a su “labor”.

P1010465

Seguimos recorriendo el santuario y disfrutando de las distintas salas y edificios que lo conforman. Así como del jardín zen de piedra que tiene en el centro. Hay un monje en esos momentos haciendo los dibujos en la arena con el rastrillo y nos quedamos literalmente embobados viendo cómo lo hace. ¡Qué destreza!

P1010457

thumb_P1010484_1024

thumb_P1010486_1024

El sintoísmo se considera la única religión originaria de Japón e incluye la adoración de los kami o espíritus de la naturaleza. Por ello, sus santuarios suelen estar en armonía con la naturaleza y es fácil ver objetos de protección en árboles, estanques o figuras que representan animales.

thumb_P1010471_1024

Volvemos paseando por el Nara Koen pero esta vez con intención de ir a buscar un sitio para comer… en la guía recomendaban la zona de Nara-Machi, las calles comerciales por las que pasamos para llegar al parque cuando llegamos y que están repletas de tiendas y restaurantes, así que decidimos ir hacia allá. De camino vemos más ciervos… en un momento dado, me encontraba yo haciéndole una foto a unos de ellos cuando unos chicos que pasan por allí nos ofrecen una galleta de las que han comprado ellos para que hagamos la foto más chula, ¡qué majos, son la caña! Les damos las gracias y hacemos la foto con lengua fuera y todo (fijaos bien en el ciervo que hay delante)… 😛

P1010511

Seguimos hacia la salida del Nara Koen y vemos que hay montones de barriles de arroz y sake junto a la gran torii (puerta sagrada que marca la entrada a los santuarios shinto) del Santuario Kasuga Taisha, son donativos y ofrendas que hacen los fieles al santuario. ¡Me encantan esos barriletes!

thumb_P1010502_1024

thumb_P1010515_1024

Tras una buena caminata, llegamos a la calle comercial de Nara-machi. Entramos al primer sitio que nos parece bien y nos tomamos un plato típico de la ciudad (una especie de tortilla rellena de arroz). Estamos cansados tras la caminata de la mañana y no tenemos tiempo para visitar más puntos de interés de Nara ya que todo cierra sobre las 16h y son más de las 15h cuando terminamos de comer, así que decidimos, volver a la estación JR Nara y coger el primer tren que pase de vuelta a Kyoto.

Al llegar a Kyoto, nos vamos derechos al hotel, necesitamos una ducha que menudo calor hemos pasado y, luego ¿qué mejor que echarse una siesta? pues eso, nos echamos un ratito que entre el jet-lag que aún dura y el paseo de hoy estamos ko.

Después vamos a dar una vuelta por la zona de la estación JR que tenemos junto al hotel. Entramos en ella y damos un gran paseo por sus más de 10 plantas repletas de tiendas y restaurantes, ¡es enorme!

Ya ha oscurecido y las vistas de la ciudad y sus luces de neón ¡son geniales! Otra faceta de Kyoto 🙂 Hacemos unas fotos nocturnas de la Torre de Kyoto y de la fuente luminosa de la estación y salimos a ver qué hay en los alrededores.

P1000873

Junto a la torre encontramos un centro comercial enorme de sólo electrónica, los almacenes Yodobashi. Entramos y nos quedamos alucinados al ver ¡¡6 plantas sólo de gadgets y electrónica!! ¡No sé como nos resistimos a salir de allí sin comprar nada! ¬¬’

P1010524

Las plantas superiores del Yodobashi, están llenas de restaurantes de todo tipo pero hoy hemos decidido que romperemos esquemas y seguiremos con una tradición viajera, así que salimos de nuevo a la calle y frente a la estación encontramos nuestro objetivo: un Mc Donald’s. Y es que como ya expliqué aquí, tenemos la tradición de “Mc Donald’s por el mundo” y es que hemos comido en un Mc de cada país al que hemos viajado… y es que Mc Donald’s es universal, igual que KFC y Starbucks ¡Están en todas partes! Foto de rigor y tras la cena, de vuelta al hotel a descansar… sleep

Anuncios

Publicado el 11/30/2015 en JAPÓN 2011 y etiquetado en , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. salon optyczny warszawa

    Hi friends, good piece of writing and good urging commented here, I am
    truly enjoying by these.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: