26/09/14: De vuelta a Bali dónde conocemos a los monos de Ubud

Día 11: Dejamos Yogyakarta y volvemos a Bali…

A las 5.30h nos levantamos con una pereza brutal, bajamos a tomar el desayuno que tenemos incluido y volvemos a la habitación a recoger nuestro equipaje, hoy dejamos Java y volvemos a “la isla de los dioses”.

Hacemos el check-out y desde la misma recepción nos piden un taxi para ir al aeropuerto. Es muy temprano y no tenemos ganas de regateos ya, así que le pedimos que ponga el taxímetro y let’s go! Ayer le preguntamos a Kioto cuánto nos podría costar un taxi oficial del hotel al aeropuerto y nos dijo que unas 20.000 o 30.000 rupias. En unos 20 minutos llegamos y el taxista nos dice que debemos pagar 2.000 rupias de peaje para entrar con el coche al aeropuerto. Cuando llegamos a la terminal, le pagamos las 20.000 rupias que marca el taxímetro y para dentro.

Teóricamente nuestro vuelo sale a las 8,05h pero ya sale en las pantallas que va con retraso. Será nuestro primer vuelo con la compañía indonesia Garuda Airlines. Es la única compañía indonesia certificada para volar según la normativa UE y hasta hace muy poquito, la única que incluía las tasas aéreas en su billete. Lo bueno de esta compañía es que acepta pago con tarjetas europeas a través de su web, así que al igual que con Kalstar, puedes evitar tener que comprar mediante intermediarios.

Facturamos las maletas y nos quedamos con las mochilas. Pasamos a la zona de embarque tras pasar otro control de seguridad super light de esos suyos 😛

Decidimos comer algo más, ya que apenas lo hicimos antes. Nos tomamos un café con leche y unas tostadas cada uno por 25.000 rupias. La cafetería tiene una gran cristalera que da a la pista dónde cargan y descargan los aviones. Alucinamos un montón cuando vemos que un avión que acaba de despegar se aposenta justo delante nuestro y podemos disfrutar de todo el proceso de descarga y carga de pasajeros y equipaje así como de todas las comprobaciones y pasos que siguen hasta que el avión vuelve a pista para despegar. ¡Mola! Os dejo un vídeo que grabamos: http://youtu.be/IZSH4OPQSIc

Estamos en la terminal de vuelos domésticos pero aún así me sorprende que solo haya cinco puertas de embarque para el tamaño que tiene la ciudad… ¡nuestro vuelo se retrasa 1h! Ya sabíamos que la puntualidad brilla por su ausencia en Indonesia pero con el madrugón que nos habíamos pegado, este rato de más se nos hizo eterno.

 

IMG_4363 copia

Al fin, nuestro vuelo sale anunciado en una puerta de embarque. Hacemos cola y allí flipamos de nuevo al ver “el equipaje de mano” de algunos y lo pongo entre comillas porqué muchos llevan mochilas enormes y otros tantos 3-4 piezas grandotas… Tras enseñar nuestro billete y pasaporte a la chica de la puerta, salimos a la pista dónde a pie te diriges hasta tu avión. Suerte que te señalan cuál es, si no sería fácil irte a otro lado x’D

La verdad es que este avión es realmente cómodo y cuenta hasta con pantalla multimedia, lo cuál nos sorprende bastante teniendo en cuenta que se trata de una low cost…

IMG_4364 copia

Nos entretenemos con la pantalla jugando un poco, leyendo su revista dónde vemos que a partir de final de 2014 inauguran vuelos a Londres y pasamos el rato del vuelo. Veo en las pantallas que sobrevolamos la zona volcánica del este de Java y al mirar por la ventanilla me encuentro con la caldera del Tengger y el Bromo & Co, así como el Kawah Ijen

IMG_4369 copia

la zona del Bromo

IMG_4373 copia

más del Bromo

IMG_4365 copia

la zona del Ijen

Puede parecer una tontería pero me gusta un montón despedirme de Java con esta imagen… me acuerdo de las dos jornadas tan intensas que vivimos para ver los volcanes y lo gratificantes que fueron al ver dónde nos habíamos metido.

Seguimos con el vuelo… quedan pocos minutos para llegar a Bali y vemos el estrecho que hay entre ambas islas, volamos sobre la zona de Ketapang pero ya apreciamos la costa balinesa entre las brumas…

IMG_4374 copia

Tras dos horas de vuelo, llegamos de nuevo a Bali. Ponemos el reloj en hora ya que aquí hay 1h más que en Java. Este aeropuerto ya lo conocemos así que nos orientamos mejor. Vamos a la zona de recogida de equipajes y llegan nuestras maletas sanas y salvas. De verdad que esta parte es la que más me estresa de un viaje…

Vamos a la zona de taxis para coger uno hasta Ubud. Aquí nos tocan un poco lo que no suena porque en el cartel informativo que tienen en el stand de los taxis oficiales pone que son 250.000 IDR hasta Ubud y a nosotros nos piden 300.000 diciendo que es por las maletas… a ver, digo yo… si estás en un aeropuerto lo lógico es que la gente vaya con maleta ¿no? ¿porqué no ponen los precios reales y punto? ¡Uff! Como no nos queda más remedio, aceptamos el precio y nos vamos con el taxista que nos asignan. El hombre es majo y chapurrea algo de inglés. Nos explica un poco por dónde vamos y nos dice que tardaremos menos de una hora y media en llegar.

Qué horror el modo de conducir de los indonesios… de verdad que te pasas el viaje con los webs por corbata 😀 Es terrible el tráfico que tienen y el estado de las carreteras, y ese modo kamikaze de conducir… un viaje que aquí harías en media hora allí te cuesta el triple. Intentamos echar una cabezada y a eso de las 13h, una hora y cuarto después, llegamos al hotel. Le pagamos al señor lo pactado y salimos hacia el hall.

Para nuestra estancia de 3 noches en Ubud, escogimos el hotel Alaya Resort Ubud. Una chulada de hotel, de verdad. Es un poco caro para los precios del país pero en su día vimos que en Ubud los precios subían respecto al resto y nos gustó que contara con un 9,8 de puntuación en Booking, así que nos decidimos por disfrutar de nuestra estancia en él. Y así fue, todo un acierto.

Hacemos el check-in y nos enseñan nuestra habitación. Alucinamos en colores 🙂

 

IMG_4375 copia

nuestra habitación

 

IMG_4376 copia

nuestra habitación

 

La cama es literalmente enorme y súper cómoda, la habitación muy muy amplia y muy luminosa y tiene una ducha zen que nos encanta, además de frutas típicas para picotear. El botones nos explica los horarios del desayuno, del restaurante y de la piscina, cómo funciona la TV y las claves para usar el Wifi. Cuando nos quedamos solos echamos un vistazo a la terraza de la habitación y vemos que hay un campo de arroz justo delante nuestro ¡qué paz y qué maravilla de sitio!

 

IMG_4377 copia

nuestra terraza

 

IMG_4378 copia

Nos cambiamos de ropa y nos ponemos más frescos ya que aquí hace bastante más calor que días atrás. Nos embadurnamos de protector solar y de repelente de mosquitos a consciencia ya que Ubud es zona de riesgo de dengue y malaria, y salimos a descubrir la zona y comer algo. A pocos metros del hotel hay una bifurcación que da a tres calles, todas ellas repletas de tiendas, restaurantes y templos. Nos decidimos por una de ellas al azar.

P1100237 copia

nuestros primeros templos hindúes

P1100241 copia

Nos sorprende ver tantos templos juntos… es algo que preguntaremos al guía que tenemos contratado mañana. Seguimos caminando con cierta dificultad ya que las aceras están muy atrotinadas y constantemente te van parando “los excuse me” 😛

IMG_20140917_153831 copia

en Bali encuentras estas estrellas en sus aceras

Lo bueno que tiene Indonesia, es que los restaurantes tienen todos la carta en inglés y con los precios en la puerta, así que antes de entrar al local ya te puedes hacer a la idea de lo que vas a comer y de lo que te vas a gastar. Lo malo, es que en prácticamente todos los restaurantes tienen el mismo menú… lo que dificulta el poder variar la dieta 😦

Al fin, localizamos un warung que nos entra por el ojo y entramos. El sitio está más que decente, cuenta con wifi gratis y está adosado a una casa tradicional balinesa por lo que vemos su jardín desde él.

IMG_20140926_135756 copia

Nos comemos un pizza yo y un plato de pasta mi marido con unos refrescos por 90.000 rupias, nada mal 🙂 Y ya con la tripa llena, volvemos a la calle con el objetivo de visitar un lugar muy conocido en Ubud, el Monkey Forest. Sabemos que vamos por el buen camino porqué empezamos a ver estas esculturas a lo largo de la calle:

P1100242 copia

Ubicado en el corazón de Ubdu, el Monkey Forest es una reserva natural de más de 27 hectáreas de extensión en la que se encuentran varios templos, pero que es especialmente conocida gracias al grupo de monos que habitan en ella… Pagamos 20.000 rupias cada uno por la entrada y allá vamos. Al entrar al parque tienes unas indicaciones que nosotros ya habíamos leído por internet, así que ya vamos preparados… te recomiendan no llevar nada brillante, quitarte gorras o sombreros y no llevar nada que llame la atención de los monos ya que son un poco cabroncetes y unos manguis, así que te robarán sin ninguna piedad. Aunque venden comida para darles, no se recomienda hacerlo, pueden ser agresivos si hay comida de por medio… Hoy vamos casi con lo puesto, dejamos mochilas y bolsos en el hotel, solo llevamos las gorras que las guardamos en los bolsillos y la cámara pequeña. Así que una vez preparados, vamos allá.

P1100246 copia

El lugar es muy muy bonito, se respira paz y hace fresquete, ¡cosa que se agradece! Pero no puedes evitar mirar a todos lados no sea que te venga algún macaco por la espalda… 😛 El Bosque de los Monos contiene una densa y variada vegetación compuesta por más de 100 especies diferentes de árboles. Entre el verde manto del bosque se encuentran varios templos y un cementerio que son vigilados cuidadosamente por los monos que viven en la reserva.

P1100264 copia

P1100266 copia

Empezamos a encontrarnos macacos mientras recorremos el parque. En la taquilla nos dieron un mapa del lugar y vemos que hay tres o cuatro de templos, un lago y un cementerio. Así que nos dirigimos primero al lago bajo la atenta mirada de los monos…

P1100260 copia

P1100279 copia

Más que un lago, es una fuente que recoge agua del riachuelo que pasa por debajo y dónde la gente echa monedas al más puro estilo de la Fontana di Trevi 🙂

P1100252 copia

P1100250 copia

P1100261 copia

De ahí nos vamos a uno de los templos del parque. Dedicado a varios dioses, es el lugar dónde más monos se concentran… y dónde más vendedores de comida hay, así como gente que se ofrece para hacerte una foto con ellos haciendo que se te suban a los hombros o la cabeza. Aquí la cosa es hacer negocio como sea…

P1100272 copia

P1100267 copia

P1100275 copia

P1100257 copia

Aquí podemos presenciar una pelea entre varios machos y realmente dan miedito cuando están enfadados ¡¿eh?! ¡Vaya dientes enseñan y cómo gruñen…! Por suerte, otros tienen cara de ser más buenos…

P1100269 copia

Tras un buen rato en esta zona, seguimos caminando hacia el siguiente templo que está cerca de la salida.

P1100271 copia

P1100253 copia

P1100283 copia

Nos quedamos un buen rato mirando a esta estatua:

P1100282 copia

Simboliza a algún dios hindú pero realmente nos sorprende lo “curiosas” que pueden ser sus representaciones… ¿qué opinas?

A eso de las 17h y a punto de cerrar, decidimos dar por finalizada la visita al lugar. De vuelta al hotel nos encontramos con toda una calle repleta de tiendas, así que echamos un vistazo y compro un pareo la mar de chulo tras regatear por 200.000 rupias. Estoy segura que podría haberlo sacado por menos, pero tras 5 minutos de estira y afloja ya no tenía ganas de estirar más… En España me hubiera costado bastante más y realmente me gustaba mucho, así que sin problema.

Echamos el ojo a algunos sitios que nos pueden interesar para la cena y localizamos una lavandería… esto si que nos interesa mucho porqué estamos casi en el ecuador del viaje y necesitamos lavar la ropa usada, apenas nos queda limpia. Siempre que hacemos grandes viajes, llevamos ropa para una semana o 10 días y lavamos en destino, es algo que te permite llevar menos equipaje, ir menos cargados y tener más espacio para llevar souvenirs a la vuelta.

Vamos al hotel a por la ropa sucia y volvemos a la lavandería que está a 2 minutos a pie. Nos da las tarifas que nos parecen más que buenas y nos dice que mañana por la tarde ya podremos recogerla, limpia, seca y planchada. ¡Mola!

Y ahora que ya tenemos este tema solucionado… ¡vamos a catar esa fabulosa piscina que tiene el hotel! Así que volvemos al hotel, nos ponemos los bañadores y vamos a descubrir la piscina.

IMG_4379 copia

la terraza de nuestra habitación

IMG_4381 copia

IMG_4382 copia

IMG_4383 copia

Tiene una pinta tremenda ¡¿eh?! Dejamos las cosas en la tumbona y nos echamos al agua que está templadita. ¡Menuda maravilla! ¡Al fin un poco de relax con un buen bañito! Estamos solos en la piscina, así que disfrutamos a nuestras anchas de ella. Junto a la piscina hay un bar y decidimos rematar la tarde tomando unos mocktail de frutas riquísimos por 170.000 rupias los dos. ¡Esto es vida! 😀 Conforme va cayendo el atardecer vamos escuchando a todo tipo de bichos, hay uno que hace un sonido muy gracioso… días más adelante descubriremos de qué animal se trata…

Empiezan a acudir mosquitos a tope, así que ha llegado la hora de volver a la habitación. Nos damos una buena ducha y salimos a cenar. Vamos a la misma calle dónde comimos hoy y nos decidimos por otro warung. Cenamos dos mie goreng más un refresco y una Bintang (cerveza indonesia) por 180.000 rupias los dos. Está muy bueno pero de nuevo, muy muy picante…

 

IMG_4395 copia

Tras la cena, regresamos al hotel. Hablamos un poquito con los nuestros y a dormir en esa fabulosa cama de 2m… mañana empezaremos a descubrir los rincones que esconde Bali 🙂

Anuncios

Publicado el 03/24/2015 en INDONESIA 2014 y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: