24/09/14: Nueva jornada entre templos y volcanes en Java

Día 9: Yogyakarta – Templos y meseta del Dieng Plateau

 

Esta noche nos ha costado dormir más que noches anteriores ya que de madrugada oímos la llamada a la oración de las mezquitas cercanas, pero por suerte la cama es la mar de cómoda y en seguida cogimos el sueño de nuevo hasta las 7h que suena el despertador.

 

Nos vestimos y bajamos a desayunar. Tenemos desayuno buffet incluido en el precio del hotel. Disfrutamos de un buen café javanés y unos dulces que nos saben a gloria. Volvemos a la habitación a por las cosas y antes de las 8h estamos en la recepción dónde nos recoge Ajo, el conductor.

 

De nuevo nos topamos con un tráfico brutal y nos cuesta casi 1h salir de la caótica Yogyakarta. A las afueras recogemos a Kioto, nuestro guía, tal y como quedamos ayer. Hoy nos espera otro largo día de carretera para llegar hasta la meseta del volcán Dieng Plateau, al norte de Yogya.

 

¿Y qué nos espera en Dieng? Se trata de una zona montañosa en el centro de Java a más de 2.000m sobre el nivel del mar, una zona mucho más rural, lejos de las grandes ciudades de su caos y por tanto, más tranquila. Su nombre proviene de “Di Hyang” que significa “Morada de los Dioses” y es que en esta zona, se construyeron más de 400 templos hindúes alrededor del 750 dC, mucho más antiguos que los grandes Prambanan y Borobudur, y consideradas las construcciones de piedra más antiguas de Java. Lamentablemente, a penas se conservan 8 templos de esos 400, la mayoría de ellos en ruinas… También nos espera la visita a uno de los cráteres volcánicos de la zona, y eso de ver volcanes a nosotros ya sabéis que ¡nos encanta!

 

Lo malo es que como ya avanzaba, aunque Dieng está solo a unos 150km de Yogya, la espantosidad de sus carreteras y su tráfico hace que este viaje sea laaargo… ¡algo así como 3h y media! Así que nos armamos de paciencia, intentamos no mirar demasiado hacia adelante para no morir del susto por la conducción tan temeraria que tienen y aprovechamos para charlar con Kioto que nos sigue contando cosas interesantes sobre su país y su gente.

 

Si hasta Wonosobo la carretera es mala, de ahí al Dieng ya es peor… una carretera de un carril y medio de montaña con cientos de curvas y una pendiente importante. ¡Qué mareo! Ahora, las vistas son geniales… ver esos campos de cultivo en terraza a lo largo de la ladera de las montañas no tiene precio.

 

IMG_3459 copia

 

Paramos en un mirador… vaya un trozo de explanada junto a la carretera en la que han montado una tienda y un WC cochambroso por el que cobran entrada, y en el que nos cobran 1.000 rupias solo por aparcar, esta gente ve negocio por doquier ¿eh? Al menos las vistas desde aquí de todo el valle valen la pena.

 

IMG_3461 copia

 

Seguimos unos minutos más hasta llegar a la meseta del Dieng, dónde pagamos una retribución de 3.000 rupias por persona. Es como un peaje. Aparcamos en el complejo de templos y pagamos la entrada que da acceso a todos ellos y al cráter del volcán (25.000 IDR por persona). Ajo nos espera en el coche y nosotros salimos con Kioto a ver los primeros templos del día -por fin-.

 

Antes de seguir con el relato, os dejo un mapa de la zona para que os sea más fácil situaros según os vaya contando:

 

 

Como os decía, el complejo conocido como Candi Arjuna cuenta con una serie de templos cada uno dedicado a un dios hinduísta. Se trata de una explanada bastante grande pero apenas quedan los restos de lo que en su día debió ser.

 

IMG_3470 copia

 

IMG_3469 copia

 

Vemos algunos montones de piedras y le preguntamos a Kioto que nos dice que se trata de los restos de templos. Los apilan intentando buscar correlación entre ellos para algún día tratar de restaurar el complejo. En algunos ya trabajan. Y otros están en buenas condiciones e incluso se puede entrar en ellos.

 

IMG_3485 copia

 

IMG_3479 copia

 

IMG_3498 copia

 

Nos alejamos un poco para poder tener una perspectiva del lugar y luego caminamos unos minutos a través de un camino y Kioto nos enseña un par de templos que están entre campos de cultivo. Volvemos al coche y Ajo nos lleva hasta el siguiente templo de la zona: el Candi Gatotkaca:

 

IMG_3503 copia

 

IMG_3481 copia

interior del templo

 

Lo bueno de visitar esta zona es que no hay apenas gente… solo un par de parejas locales y nosotros. Así que se respira paz 🙂

Volvemos al coche y recorremos unos cuantos kilómetros más hasta el siguiente punto de la visita y es que hoy aprovechando que estamos en zona volcánica, veremos ¡más cráteres! Aparcamos y nos vamos hacia el Sikidang Kawah.

 

IMG_3505 copia

 

¡Alucinamos, estamos en el mismísimo cráter de un volcán activo! El suelo está caliente, sale humo por doquier, huele a huevos podridos, hay trozos de azufre y el agua que hay en pequeños charcos burbujea, además notas movimiento bajo tus pies. ¿No os lo creéis? ¡Pues mirad!

 

IMG_3506 copia

 

IMG_3540 copia

 

IMG_3534 copia

 

Nos acercamos a una zona cercada y al asomarnos vemos que hay ¡¡lava burbujeando!!

 

IMG_3529 copia

 

IMG_3532 copia

 

Cuando piensas la temperatura que debe tener eso te pones malo, si cayeras ahí te desharías literalmente en pocos segundos. Piensas en el lugar que estás y se ponen los pelos de punta pero a la vez te maravilla el poder disfrutar del espectáculo que nos brinda la naturaleza. Y es que aunque los templos de esta zona no son gran cosa, poder disfrutar de ésto, hace que el viaje hasta aquí haya merecido la pena. Rodeamos el cráter burbujeante y flipamos en colores con lo que vemos.

 

IMG_3516 copia

 

Os dejo un vídeo que grabé del lugar: http://youtu.be/zNC0PODqCcg

 

 

IMG_3523 copia

Vista del cráter con lava

 

 

IMG_4351 copia

vista panorámica

 

 

Kioto nos deja a nuestro aire y pasamos más de media hora aquí, dándole vueltas al hoyo y quedándonos con esta experiencia grabada en la retina. De vuelta al coche, pasamos junto a unos puestos dónde venden verduras y comida típica de la zona así como figuras hechas con azufre del estilo a las que vendían los mineros del Ijen.

 

De camino al siguiente punto, paramos un momento a echarle la foto a un templo que queda junto a la carretera, el Candi Bima.

 

IMG_3541 copia

 

Y proseguimos unos kilómetros más hasta llegar a los lagos Telaga Warna y Telaga Pengilon, nuestro último punto en el tour por la meseta del Dieng. Aparcamos junto al Dieng Plateau Theater, una especie de observatorio, pero nosotros no entramos en él si no que caminamos unos minutos por un camino de tierra en ascenso hasta una pequeña cima dónde poder contemplar la vista panorámica de los lagos. Aquí pagamos 5.000 rupias cada uno para poder acceder a ese “mirador”.

 

IMG_3543 copia

 

Nos sorprende encontrar aquí arriba a unos cuantos locales construyendo una plataforma… Kioto nos dice que es para ¡echarse la siesta a la sombra! Madre mía… De los lagos sorprende ese contraste de color entre ellos. Los lagos se formaron sobre el cráter de dos volcanes. El lago turquesa es de ese color por la mayor concentración de azufre en sus aguas.

 

Los lagos se pueden visitar de dos formas, una como hacemos nosotros con una vista panorámica y otra, pagar 100.000 rupias para poder bajar hasta la orilla y recorrerla, junto a la visita a unas cuevas que hay cerca. El precio nos pareció excesivo así que preferimos verlos así y pagar solo 5.000 rupias.

 

IMG_3545 copia

 

Tras unos minutos disfrutando de las vistas, volvemos al coche. Son más de las 14h así que volvemos a Wonosobo para buscar un sitio dónde comer. Kioto nos comenta que esta pequeña ciudad cuenta con el 1r restaurante chino que se abrió en Indonesia y es que por lo visto los primeros inmigrantes chinos que llegaron al país se asentaron en esta zona. Nos comenta que se come bien y que es barato, así que allá que vamos. Se trata del Asia Restaurant y data de los 60 y hay poca gente. Tienen comida típica de varias zonas de China, así que cogemos unos cuantos platos y los compartimos para probar más cosas 🙂 Nos sale por 181.500 rupias los dos.

 

IMG_4352 copia

Fanta de fresa 🙂

 

Ya con la panza llena y antes de iniciar el camino de vuelta a Yogya, Kioto nos propone entrar al mercado de Wonosobo y así conocer cómo es un mercado javanés. Aceptamos y nos adentramos en un laberinto de puestos de verduras, hortalizas, frutas, huevos, carne, pescado, ropa, cosas para el hogar y todo lo que uno pueda necesitar.

 

IMG_3558 copia

Puesto de pescado salado

 

IMG_3553 copia

 

IMG_3557 copia

puestos de carnes

 

Kioto nos explica el uso de muchas plantas medicinales, por lo visto son muy fan de la medicina natural, y nos explica qué son algunas frutas y verduras que no conocemos y que son típicas de allí. Hablamos de recetas, intercambiamos información sobre alimentos de aquí y de allí y nos cuenta muchas cosas sobre la gastronomía javanesa. Nosotros flipamos con las condiciones en que tienen algunos alimentos, pero creo que ellos flipan aún más con nosotros ya que nos miran con cara de no haber visto un occidental en su vida. En un puesto del mercado, la señora incluso me toca el brazo mientras me mira con cara de impresionada como si no pudiera creer que soy real. No hay persona en el mercado que no nos mire con cara de alucine… y confirmamos con Kioto que debemos ser los primeros occidentales que nos adentramos en su mercado 🙂

 

IMG_3561 copia

 

Tras un buen rato aquí, decidimos emprender el viaje de vuelta. Si la ida se hizo pesada, la vuelta ni os cuento. Hay un tráfico espantoso, y de nuevo vivimos el horror de la conducción indonesia: adelantamientos con coches o camines que vienen de frente y con línea continua, circular por el arcén para adelantar o correr más, bocinazos y luces continuos, 3 hileras de vehículos en dos carriles… vamos que es un cague ir en coche en Indonesia y eso que vamos en los asientos de atrás, ¡¡no quiero ni pensar lo que debe ser conducir allí!!

 

Le preguntamos a Kioto si llegamos con tiempo de ver los templos budistas de Mendut y Pawon y nos dice que sin problema. Así tras dos horas de coche, llegamos. Estos templos forman parte del complejo budista de Yogyakarta junto al Borobudur. Nos cuenta que una vez al año  budistas de muchos puntos, acuden hasta aquí para hacer una procesión que empieza en estos dos templos y acaba con un recorrido por el Borobudur hasta “alcanzar el Nirvana”. Realmente debe ser agotador porqué hay varios kilómetros de distancia entre los templos.

 

Pagamos 3.300 IDR cada uno por la entrada combinada a los dos templos. Primero visitamos el Candi Pawon que está dedicado a Kubera, el dios budista de la riqueza.

 

IMG_3564 copia

 

Estamos solos aquí así que podemos disfrutar de la visita con calma. Nos impresionan los relieves de sus paredes. Dentro se intuye dónde se hallaba el Buda de su interior así como un quemador de incienso, pero hoy en día está vacío.

 

Sin título

 

IMG_3568 copia

 

IMG_3575 copia 2

 

Las estupas y el tipo de piedra te recuerdan mucho a las del Borobudur, el templo madre del budismo. El templo está rodeado de un pequeño jardín del que me llaman la atención los bonsai de Flor de Camboya que hay.

 

IMG_3574 copia

 

Junto al templo hay varias tiendas y entramos en una que nos llama la atención por tener figuras hechas con piedra volcánica como la de los templos. Kioto nos alerta que venden figuras hechas con dos tipos de piedra, la volcánica de verdad que cuando echan agua sobre ella la absorbe y otra “sintética” que la repele. Sabiendo el truco, nos adentramos en la tienda para comprar una estupa como las del Borobudur. Ese templo nos marcó y queremos tener algo de él en casa. Así que tras mirar todas las que tiene, de comprobar cuáles son las buenas y de regatear, conseguimos comprarla por 150.000 rupias.

 

IMG_5276

Nuestra campana del Borobudur

 

Tras la compra, volvemos al coche y nos dirigimos al otro templo budista de la zona: el templo de Mendut.

 

IMG_3585 copia

 

Por fuera, su aspecto es muy similar a los otros templos que hemos visitado hoy. Aún así, le damos una vuelta y disfrutamos del realismo de los relieves de la piedra. En sus muros se cuentan leyendas que Kioto nos resume.

 

IMG_3591 copia

 

IMG_3628 copia

 

Hay un par de chicas jovencitas que no dejan de mirarnos y sonreírnos. Kioto nos dice que los locales no acaban de acostumbrarse a ver occidentales y les encanta echarse fotos con nosotros, así que  le decimos que les pregunte si quieren una. Las chicas muy cortadas le dicen que si y allá que vamos. Nos miran con unos ojos como platos ¡jeje! nos hacemos una foto con nuestra cámara y otra con su móvil. Seguro que andamos por el wathsapp de alguna adolescente javanesa ¡jaja!

 

Luego entramos al templo y alucinamos con lo que vemos: un Buda enorme de 3m de altura en posición sentado y con sus manos en Dharmachakra es decir, enseñando la rueda de la vida. Acompañado por otros dos en postura de abhaya mudra que representa la protección y la bendición, y de vitarka mudra que representa la sabiduría y el conocimiento.

 

 

IMG_3599 copia

 

 

IMG_3601 copia

 

El templo por fuera puede parecer más de lo mismo, pero que conserve las figuras de Buda originales, esculpida con tanto realismo, hace que este templo sea más atractivo que los visitados en la jornada de hoy.

 

IMG_3611 copia

 

Como buena budista, compro unos inciensos por 1.000 rupias y con una reverencia los enciendo frente al gran buda. A Kioto no deja de sorprenderle 🙂

Al salir vemos que hay un grupo de franceses que estaban visitando el templo que se dirigen hacia la salida y en seguida, les asalta el grupo “sarong”. Y os preguntaréis ¿qué es eso? pues eso es un grupo de locales que te asalta siempre a la salida de los lugares de interés ofreciéndote sarong, abanicos, figuras, souvenirs o lo que se tercie que vendan… todo ofrecido a grito pelado y de un modo muy cansino… no hay quien se los quite de encima 😀

 

IMG_3627 copia

 

El guía nos dice que junto al templo hay un ficus milenario. Algunas de sus ramas en lugar de crecer hacia arriba, crecen hacia abajo hasta volver al suelo. Él las usa como lianas y nos invita a subirnos a ellas como si fuéramos Tarzan. Menudas risas 🙂

 

IMG_3617 copia

 

IMG_3633 copia

Aquí lo tenéis a él

 

Junto al templo también amontonan cientos de piedras que antiguamente conformaban una parte de él. Salimos discretamente para evitar a los vendedores y vemos que hay un monasterio budista. Kioto nos dice que se puede entrar en él gratuitamente y allá que vamos, él nos deja 30 minutos a nuestro aire para disfrutar del lugar.

 

El monasterio está formado por varios edificios, rodeado por jardines decorados al estilo zen que tanto me gusta a mi.

 

IMG_3652 copia

 

Encontramos una gran campana de bronce y varias estatuas de buda en varias posiciones. Estamos solos visitando el lugar, con el sol que cae y el entorno es mágico.

 

IMG_3657 copia

 

IMG_3665 copia

 

Se nos hace de noche aquí y ya salíamos del recinto cuando vemos que hay un buda recostado que nos llama la atención y vemos que junto a él, se encuentra una sala dónde hay otro junto a un altar budista, así que entramos.

 

IMG_3669 copia

 

IMG_3670 copia

En nuestros viajes a Japón siempre habíamos visto budas sentados, nunca uno recostado y nos sorprende gratamente. Éste tiene una postura relajada, como si durmiera.

 

IMG_3673 copia

 

IMG_3672 copia

 

Tras los 30 minutos que se nos pasan volando y ya con noche cerrada, vamos hacia el coche y nos encontramos a Kioto hablando con unos españoles. Hablamos unos minutos con ellos y luego retomamos el viaje de vuelta al hotel. Son solo las 18,30h pero llevamos todo el día de arriba a abajo y con un tute de carretera tremendo y estamos agotados. Tenemos bien bien 1h de viaje hasta el hotel. Como ayer, Kioto nos dice que él se quedará cerca de su casa y que Ajo nos llevará hasta el hotel. Mañana nos recogerán más tarde que hoy ya que el día será más relajado.

 

Cuando llegamos al hotel, le damos una propina a Ajo, se la ha ganado pobre hombre con esas 8h de coche que se ha chupado hoy.

Subimos a la habitación y nos damos una buena ducha. Luego, igual que ayer, bajamos a cenar al restaurante del hotel. Hoy nos zampamos unas hamburguesas rebuenas y pronto a dormir que estamos k.o.

Mañana más 😉

Anuncios

Publicado el 02/22/2015 en INDONESIA 2014 y etiquetado en , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Buff lo de las horas en coche me mata O.O
    Pero bueno, al menos parece que con el guía muy bien y mucho intercambio cultural, no?
    un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

  2. Lo de las horas en coche fue lo que peor llevé y más con esa forma de conducir que tienen… Pero el guía fue un acierto, hablamos de muchos temas e intercambiamos mucha información. Gracias por tu comentario Vero!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: