21/09/14: Empieza una de las mejores experiencias de mi vida, ¡nos vamos a Borneo!

Día 6: Surabaya – Pangkalan Bun

 

A las 6,15h amanece un nuevo día en Surabaya, cerramos las maletas y bajamos a tomar el desayuno que tenemos incluido. Es tipo buffet, una parte desayuno typical asiático y otra occidental. ¿Ya sabéis hacia qué parte del buffet nos fuimos no? ¡Jeje!

 

Tras hacer el check-out, pedimos un taxi para ir al aeropuerto de Surabaya, el Juanda Airport. Hoy tomaremos el primero de 7 vuelos nacionales… ¡miedito! Le decimos al taxista que nuestro vuelo es nacional y que volamos con la compañía Kalstar, y tras unos 15 minutos de trayecto nos deja en T1 por 20.000 rupias. Vaya sorpresa la nuestra cuando llegamos a la puerta de la terminal y vemos que nuestro vuelo no sale anunciado en las pantallas… nos vamos a información a preguntar y nos dicen que ¡sale de la T2! ¿¡Y cómo leches vamos ahora a la T2?! Yo creo que las chicas de información nos ven la cara de apuro y nos dicen que cojamos el shuttle gratuito que en 15 minutos nos llevará a la T2, ¡uff! Salimos de nuevo del aeropuerto y en seguida vemos el shuttle… un bus cochambroso en el que vamos solos hacia la otra terminal, ¡vaya tela! Suerte que venimos al aeropuerto con tiempo… si no, perdemos el vuelo, fijo.

 

Ahora si, nuestro vuelo sale en las pantallas. Para entrar a la zona de embarque tienes que enseñar tu billete o bien el e-ticket que te mandan las compañías por email. Una vez en el aeropuerto, debes pasar un primer control de seguridad dónde te escanean los bultos que llevas. Una vez hecho esto, nos topamos con una cola interminable para facturar nuestro equipaje. Alucinamos en colores al ver a la gente con montones de sacos y cajas llenos a reventar para facturar. Parece que hayan ido al mercado y manden la compra… por avión ¡jaja!

Al fin, conseguimos facturar nuestras maletas, nos cambian los e-ticket por los billetes… ¡RELLENOS A MANO! y el resguardo del equipaje.

 

Luego pasamos por un mostrador dónde pagamos las tasas aeroportuarias. Cada aeropuerto tiene sus tarifas y hasta octubre de 2014, los vuelos de Garuda eran los únicos que las llevaban incluidas. En este caso, pagamos 75.000 IDR por persona y de ahí ya hacia el control de seguridad dónde te vuelven a escanear todos los bultos de nuevo y tú pasas por el arco, pero a diferencia de lo que estamos acostumbrados aquí no es necesario deshacerse de todo lo metálico que lleves encima (reloj, cinturón…) ni vaciar tus bolsillos! Tal cual salimos del control,  llegas al acceso al primer piso dónde se encuentra la zona de embarque. Entre pitos y flautas, nos hemos quedado solo con 30 minutos hasta la hora de embarque… y eso que ¡veníamos con tiempo!

 

Teóricamente, el vuelo sale a las 8,55h pero hasta las 8.50h no empieza el embarque, aunque debo decir que fue rápido y a las 9,10h, despega nuestro vuelo rumbo a una nueva isla indonesia. Nos sorprende que a las 5 parejas de guiris que vamos en el avión nos colocan en las primeras filas, y los locales van 4 filas más atrás. No me preguntéis porqué. Otra cosa que mola mucho de los aeropuertos de Indonesia es que normalmente cuando embarcas sales a la zona de pistas, caminas hasta tu avión y subes, con lo cuál puedes echar algunas fotos junto a ellos.

 

Para ser una compañía de low cost nos sorprenden con un desayuno más que decente a los 20 minutos de vuelo 🙂 Una caja que incluye un bollito relleno de chocolate, un vaso de agua envasada y luego reparten zumos, café o té. ¡Nada mal!

 

La aproximación al aeropuerto de Pangkalan Bun, en la región del Kalimantan Central de la isla de Borneo, es alucinante y podemos empezar a hacernos una idea de lo que nos espera los siguientes días: la tupida selva del Parque Nacional de Tanjung Puting y un crucero por el río Sekonyer 😀

 

 

Cuando el avión se aproxima a la pista parece que vaya a rozar los árboles con la panza, ¡increíble! Son las 10,15h cuando tocamos tierra en este nuevo destino. Al igual que en el embarque, bajas del avión y te diriges a pie hasta la terminal. Ya desde la pista queda claro que este aeropuerto es chiquitín, chiquitín 🙂

 

 

 

Entramos a la sala de llegadas, dónde hay una sola cinta de recogida y en la que se ve a los operarios cómo ponen el equipaje en ellas. Vamos que casi que te la podrían dar en mano. De nuevo aquí vemos a algunos porteadores que intentan cogerte la maleta de la cinta para llevártela a la calle… ¡a escasos 10 metros! por un módico precio… ¡Ni hablar, mi maleta solo la llevo yo!

A los pocos minutos recogemos nuestras maletas y nos dirigimos hacia la calle dónde nos estará esperando nuestro guía para estos días. Una cosa que nos gusta mucho, es que tras recoger la maleta y antes de salir, te piden el resguardo de la facturación y comprueban que la maleta que llevas sea la tuya.  Junto a la salida nos espera Maitza, la guía colaboradora de Jenie, con un cartel con nuestros nombres.

 

Aunque la visita al Parque Nacional Tanjung Puting se puede hacer por libre cuando preparamos nuestro viaje, decidimos contratar un tour  para estos días con un guía de habla ingles. En el foro de Los Viajeros, recomendaban muy mucho a Jenie Subaru, y tras contactarle y llegar a un acuerdo nos quedamos con él para estos días. El tour con Jenie se trata de un crucero 3 días/2 noches por el río Sekonyer a pensión completa, en un barco solos, guía de habla inglesa que nos acompañará en todo momento, los gastos de la tripulación, los traslados del aeropuerto al barco ida y vuelta y la entrada al parque y a los tres campamentos.

 

Como os decía, la guía se presenta, nos lleva a un taxi y nos dirigimos hacia el embarcadero en la población Kumai, a pocos kilómetros de Pangkalan Bun. De camino paramos en una copisteria ya que para entrar al parque piden copia de los pasaportes. En apenas 30 minutos nos encontramos junto al que será nuestro transporte y alojamiento los próximos días. Aquí nos encontramos con Jenie, quien nos explica que le será imposible acompañarnos por motivos familiares más que justificados, pero que nos deja con una muy buena amiga suya. Aquí le pagamos los 5 millones de rupias que cuesta el tour y promete esperarnos a la vuelta a Kumai para llevarnos al aeropuerto. Tenemos su número de teléfono y nos dice que si necesitamos cualquier cosa, podemos contactarle sin problema.

Jenie nos enseña el klotok (embarcación típica de la zona) dónde iremos y nos presenta a la tripulación que nos acompañará en el barco además de la guía, compuesta por: la cocinera, el capitán y el pinche (lo siento, pero no recuerdo sus nombres). Nos ayudan a embarcar y a subir las maletas y a eso de las 11,30-12h salimos hacia el Parque Nacional Tanjung Puting. 

 

 

 El Parque Nacional de Tanjung Puting cuenta con más de 400.000 hectáreas de frondosa selva y es famoso por la conservación del orangután en su hábitat. El parque, fundado por la Dra Biruté Galdikas en 1971 sirve como centro de rehabilitación de orangutanes, dónde los capacitan para sobrevivir en libertad. Galdikas es considerada una de las Leakey’s Angels, un trío de mujeres discípulas de Louis Leakey y amantes de los grandes primates del mundo; así Diane Fossey estudió los gorilas, Jane Goodall los chimpancés y Galdikas los orangutanes. Actualmente en el parque viven unos 6.000 orangutanes en libertad siendo la mayor población de orangutanes del mundo, y conviven con leopardos, macacos, narigudos, martines pescadores, cocodrilos y unas 100 especies más de animales. Os dejo enlace a la web oficial: http://orangutan.org/orangutan-facts/why-is-the-orangutan-in-danger/

 

tanjung-puting-map

Mapa del Parque Nacional, extraído de su web oficial

 

Como os decía iniciamos la navegación por el Sekonyer y esto ya tiene pinta de que nos va a gustar y mucho. ¡Qué paz! ¡Qué maravilla! Es fantástico no tener que hacer nada más que poder disfrutar de las vistas que nos ofrece la naturaleza. Entramos en un estado de relajación absoluta, de verdad.

 

 

Maitza ya nos dijo que nosotros haremos vida en la cubierta del barco, comeremos, dormiremos y haremos vida ahí mientras dure el tour. Ellos estarán en la planta de abajo y el baño será compartido por todos. Nos explica un poco cómo será el tour, qué veremos estos días así como curiosidades del parque y de los orangutanes. Antes de irse nos pregunta si tenemos alguna alergia alimenticia o si hay alguna cosa que no nos guste, le decimos que no y que nos dejamos sorprender (hemos leído que en los klotok es dónde mejor suele comer la gente…) así que nos apetece mucho probar la comida típica de esta zona, y sube un olorcito riquísimo de la cocina!

 

IMG_2975 copia

 

A las 13h nos sirven la comida, unas tempuras de pescado y verdura, dorada con salsa agridulce, ensalada de col con judías y zanahorias, arroz blanco y sandía, en una cantidad como para que coman 4 personas! Todo está riquísimo y es genial disfrutar de una buena comida con estas vistas tan fantásticas.

 

P1100168 copia

 

Tras la comida, Maitza nos dice que llegaremos al primer campamento sobre las 14,30h y que podremos ver cómo dan de comer a los orangutanes en las plataformas a las 15h. Así que como solo faltan 20 minutos, nos vamos poniendo las bambas de nuevo, reforzamos el repelente anti-mosquitos y el protector solar, preparamos las cámaras y esperamos a que sea la hora.

 

IMG_2987 copia

 

Cuando llegamos al muelle, ya hay varios klotok más. Aparcan en paralelo junto a dos más y cruzamos a través de sus cubiertas hasta llegar al muelle. Maitza nos explica que parte del proceso de rehabilitación de los orangutanes consiste en darles de comer cada día a las mismas horas sobre unas plataformas y que es un buen lugar para poder verlos de cerca con seguridad. Nos dice las normas del parque, cosas que con un poco de sentido común ya no harías como no acercarte a menos de 1m de los orangutanes, no darles de comer ni de beber y no hacer ruido. Primero vemos un mini museo dónde explica un poco la historia del parque y el fin de éste y luego ya salimos hacia un camino de arena fina blanca. Hay mucha humedad, pocos árboles en esta zona y pega el sol de lo lindo… ¡menudo calor! Tras unos minutos nos adentramos en la selva, esta zona resbala bastante y además hay que ir con cuidado de no tropezar con las raíces de los árboles. Son unos 15-20 minutos de caminata y a eso de las 14,50h llegamos al claro dónde se encuentra la plataforma.

 

IMG_3095 copia

 

A las 15h llega uno de los ranger del parque y echa unos cuantos kilos de bananas sobre la plataforma y empieza el banquete. Avisa a los orangutanes con unos gritos. La guía nos dice que cada ranger tiene su grito y los orangutanes de su zona saben identificar cuando es su turno. A los pocos minutos, empezamos a oír como se mueven las ramas de los árboles y vemos a los primeros que se acercan a comer. ¡Indescriptible!

 

IMG_2997 copia

 

Durante una hora y media podemos disfrutar de este espectáculo que nos brinda la naturaleza. Ver los gestos tan similares a los humanos que tienen, cómo comen, cómo protegen a sus crías y lo bonitos que son. Las fotos no hacen honor, de verdad. Y como más vale una imagen que mil palabras os dejo algunas fotos de las cientos que eché aquel día.

 

IMG_3023 copia

Subiendo a la plataforma

 

IMG_3015 copia

son unos “ansias”… después de hartarse en la plataforma, se llenan la boca y las manos y suben a los árboles a seguir comiendo

 

 

IMG_3007 copia

 

IMG_3058 copia

 

IMG_3044 copia

¡me encantan las crías!

 

IMG_3070 copia

 

IMG_3075 copia 2

solo quedan los restos sobre la plataforma…

 

Hace muchísimo calor aquí, una humedad tremenda y no corre ni una gota de aire… tras disfrutar de lo lindo, volvemos al barco siguiendo el mismo camino que antes.

 

IMG_3094 copia

 

Junto al embarcadero hay unas pocas casas dónde viven los ranger y policía del parque, y la guía nos enseña algunas plantas medicinales que cultivan en la zona.

 

IMG_3087 copia

las hormigas aquí son especialmente grandes…

Al llegar al barco, nos refrescamos un poco en el lavabo (hoy no nos podremos duchar) y luego nos sirven la merienda, unas galletas, unas chips y unos refrescos y nos dicen que hoy haremos noche aquí y mañana saldremos temprano hacia el siguiente campamento. La guía nos explica que hay opción de hacer un paseo nocturno por la selva de una hora más o menos dónde te enseñan nidos de tarántula, puedes ver serpientes, murciélagos y orangutanes entre otros animales, pero no lo vemos claro y les decimos que mejor nos quedamos a descansar que aquí en cuanto salga el sol estaremos en pie y en Indonesia eso ocurre sobre las 5,30-6h.

La tripulación del barco se sientan en el muelle con algunos ranger a charlar y nosotros nos dedicamos a disfrutar de la vista del atardecer sobre este lugar. En los árboles de la otra orilla vemos algunos macacos y narigudos que se pelean entre ellos con muy mala leche…

 

IMG_3115 copia

 

IMG_3112 copia

Esta es zona de riesgo de dengue y malaria, así que nos vamos reforzando el repelente anti-mosquitos a menudo, además ellos nos ponen unos inciensos en la cubierta que dicen que es para repelerlos y la única luz que tenemos es la de unas velas para evitar que acudan los bichos.

A las 18,45 nos traen la cena. Esta vez langostinos con salsa agridulce, espinacas con salsa, arroz blanco, tempura de tofu y melón. ¡Menudo festín nos pegamos de nuevo!  A eso de las 20h nos montan la cama en la cubierta con una mosquitera alrededor y bajan unas lonas en los 4 costados del barco para resguardarnos un poco del frío y de la humedad, y con el sonido de la selva nos vamos dormir. Hoy ha sido un día espectacular, de esos que no se olvidan nunca.

Anuncios

Publicado el 01/14/2015 en INDONESIA 2014 y etiquetado en , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Que pasada de experiencia!!! lo queno se yo…me maree hasta en el barco del nilo U.U ais…

    Oye un puntazo lo de comprobar que te llevas tu maleta! es algo que siempre me ha rallado xD

    un saludo!

    Le gusta a 1 persona

  2. El barco se movía y daba un poco de yuyu caminar por la cubierta porque la barandilla era bajita, pero lo llebamos bien.
    Lo de las maletas es algo que siempre he pensado porqué no lo hacen y verlo en Indonesia me sorprendió gratamente.
    Gracias por pasarte!

    Me gusta

  3. La verdad es que es una experiencia de las que te llevas y no olvidas. Fotos chulísimas!! Y os pusisteis las botas a comer en el barquito jeje.

    Le gusta a 1 persona

  4. ya te digo Oscar! comimos re-que-te-bien en el barco!!! y esa experiencia no la olvidaré jamás… se fue directa al top ten de momentos viajeros!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: